MANUEL VENEGAS (XXXX - 1955)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del pintor español Baldomero Romero Ressendi (1924-1977)

Refiere el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, en su obra “Víctimas de la Fiesta”, en el apartado de novilleros, que << el 26 de junio de 1955, en Tezampa (México), fallecería el novillero Manuel Venegas " y es toda la información de la que se dispone.

Por su parte el afamado cronista taurino "José Alameda", cita en su obra "Crónica de Sangre" que " el novillero Manuel Venegas sufre cogida de muerte el 26 de junio de 1955, en la población de Tezampa por un toro homicida de la ganadería de Los Volcanes. "

ALEJANDRO CABRERA (1938 - 1955)

Cortesía del historiador hidrocálido Andrés Díaz Herrada

Matador de novillos mexicano, del que sólo se tiene la noticia de su trágica muerte, a los 17 años de edad,  en el matadero de la ciudad de Aguascalientes (Méjico), el 14 de julio de 1955. Solicitó permiso para torear un novillo que estaba en uno de los corrales, y en plena faena de muleta fue alcanzado por la res, recibiendo una cornada en el cuello, que le  seccionó la yugular, produciéndole la muerte en el acto. (Fuente: Crónica del historiador, Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”)


Recorte del Diario ESTO
Cortesía del historiador hidrocálido Andrés Díaz Herrada

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, cronista taurino y autor del libro “Víctimas de la Fiesta”, refiere en éste, que << muy joven aún, pues tenía tan solo 17 años de edad, el mexicano Alejandro Cabrera habría de encontrar su final el 14 de julio de 1955 en la ciudad azteca de Aguascalientes, al recibir una herida en el cuello que seccionó la yugular, al pasar de muleta a una de las reses de su lote. "

A finales del mes de abril de 2015, recibí un correo electrónico del historiador hidrocálido Andrés Díaz Herrada, hijo del finado novillero Andrés Díaz Herrera "Picorete" (compilado en esta necrología de tragedias taurinas por haber muerto de un infarto en una tienta), donde me cuenta que su padre fue compañero de andanzas de Alejandro Cabrera, y al respecto dice: "Le adjunto una foto y recorte de periódico del día que murió Alejandro Cabrera, que era amigo de mi padre. De vez en vez mi papa viendo los recortes y fotos que guardaba, comentaba de la muerte de su amigo, del cómo se enteraron de ese toro, y de cómo fueron a pegarle las tres; él contaba que fue el primero en salir a ver que tenía el marrajo, pero de plano salió por piernas pues el animal estaba toreado y era muy peligroso; enseguida de esto, Alejandro tomo los avíos y se fue a la cara de la bestia y fue cuando le prendió y lo lanzo al aire, recibiéndole cuando caía, y dándole la cornada fatal. No hablaba mucho del incidente porqué era evidente que después de ya tanto tiempo era algo que no podía olvidar".

A finales del mes de abril de 2015, recibí un correo electrónico del historiador hidrocálido Andrés Díaz Herrada, hijo del finado novillero Andrés Díaz Herrera "Picorete" (compilado en esta necrología de tragedias taurinas por haber muerto de un infarto en una tienta), donde me cuenta que su padre fue compañero de andanzas de Alejandro Cabrera, y al respecto dice: "Le adjunto una foto y recorte de periódico del día que murió Alejandro Cabrera, que era amigo de mi padre. De vez en vez mi papa viendo los recortes y fotos que guardaba, comentaba de la muerte de su amigo, del cómo se enteraron de ese toro, y de cómo fueron a pegarle las tres; él contaba que fue el primero en salir a ver que tenía el marrajo, pero de plano salió por piernas pues el animal estaba toreado y era muy peligroso; enseguida de esto, Alejandro tomo los avíos y se fue a la cara de la bestia y fue cuando le prendió y lo lanzo al aire, recibiéndole cuando caía, y dándole la cornada fatal. No hablaba mucho del incidente porqué era evidente que después de ya tanto tiempo era algo que no podía olvidar".


Recorte del Diario ESTO
Cortesía del historiador hidrocálido Andrés Díaz Herrada

Me cuenta don Pedro Julio Jiménez Villaseñor, un admirado cronista taurino mexicano, respecto de la historia de este infortunado novillero aficionado, que << El centro de la ciudad de Aguascalientes, sobre todo por el lado sur, ha sufrido varios positivos cambios urbanísticos. A escasos 50 metros de las dos principales oficinas gubernamentales había un arroyo, hoy es la avenida Adolfo López Mateos que corre de oriente a poniente y atraviesa la ciudad, a pocos pasos de esa hoy grande vía existió por muchos años el rastro municipal, concretamente en la calle Guerrero y llegaba hasta la de Matamoros, viejo, sucio, con olores muy característicos de esos lugares, corriendo aguas de mil colores por todos lados, la mezcla de las sangres de los animales sacrificados hacia el piso muy resbaloso, poco antes de la puerta trasera de las instalaciones estaba un pequeño cubículo a casi dos metros de la altura del ras del piso y ahí era la parte más visitada de quienes aspirábamos a hacernos toreros, ahí era el lugar a donde se daba la puntilla a las reses que al día siguiente se fileteaban en las carnicerías de los diferentes mercados locales. Junto a esa parte desde luego, y por supuesto, que estaban los corrales de los toros y vacas que alimentaban a un Aguascalientes todavía muy chico, que no contaba con más de ochenta mil habitantes. Hacia el lado norte, también muy cerca del centro, se encontraba el viejo Parían, toda la cuadra aceptaba comercios diferentes, boticas, tiendas de ropa para dama y caballero, neverías, librerías y hasta una radiodifusora se encontraba en ese centro comercial. Lo más clásico de todo era que en cada una de las cuatro esquinas había instaladas dos bolerías donde se aseaban los zapatos todo tipo de personajes y en cada una de ellas los temas eran diferentes, la del lado sur oriente se llamaba “Calesero”, era la más famosa y concurrida, propiedad de Julián Rodríguez, desde luego que ahí se hablaba constantemente de toros. En ese lugar era común encontrar diariamente a toreros como don Fermín Espinosa, “Armilla”, a don Alfonso Ramírez Alonso, a quien se le rendía el homenaje de poner el nombre al lugar, “Calesero”, a Jesús Delgadillo, “El Estudiante”, a Rubén Salazar, a subalternos, apoderados, ganaderos y taurinos que llegaban de paseo, desde luego que a infinidad de novilleros que por aquellos años había bastantes nativos y de otras partes de nuestra republica. Era común que en ese lugar se pusieran de acuerdo para irse a torear a tentaderos o pueblitos, fue ahí donde se le avisó a Alejandro Fullón Cabrera que la empresa de la plaza “El Toreo” de Cuatro Caminos quería conocerlo y de inmediato en la compañía de Fernando Brand, novillero puntero por aquellos años, se trasladaron a las oficinas de conocida línea de camiones foráneos para tramitar un pase a nuestra capital, la economía de Alejandro era nula. Habiendo hablado con la empresa de dicha plaza regresó con la promesa de ser programado en unas semanas más, desde luego que al bajar del autobús al primer lugar a donde se encamino fue a la boleria “Calesero” donde le informó Julián que al rastro acababa de llegar un viejo toro que sería sacrificado y, según la costumbre de aquellos años, se le permitiría torearlo en el empedrado corral. Se hizo acompañar por otro novillero, Andrés Díaz, “El Picorete”. Es bastante descifrable que en un espacio no mayor a 200 metros cuadrados y entre las demás reses que esperaban ser apuntilladas, es incomodo y peligroso torear, Alejandro lo sabia pero había que intentarlo, claro y entendible que nunca jamás podría bordar una faena, pases sobre piernas, algún adorno que se le pudiese robar y sería todo, sin embargo en un descuido no pudo evitar el derrote defensivo del animal y este fue a dar al cuello del prometedor novillero cercenándole por completo la vena yugular que de inmediato le baño con su propia sangre. Con la rapidez y urgencia del caso fue trasladado al hospital civil, que hasta la fecha se encuentra en la acera de enfrente y solo unos pasos de donde fue herido Alejandro, han de imaginar que el novillero llegó sin vida al nosocomio, la cornada era mortal por necesidad y así perdió la existencia una humilde promesa del toreo mexicano que supongo los pocos instantes posteriores al percance que permaneció con vida, habrá pensado en que eso no lo detendría para debutar en El Toreo de Cuatro Caminos. Años después yo comencé a ir al rastro y nunca se va a borrar de mi mente que a un costado del portón, por donde desembarcaban a las reses, había una cruz de aproximadamente 40/50 centímetros, roja, de un púrpura muy desteñido, del decoloro que causa el paso de los años, hacían ya casi seis de la cornada, e indicaba que ahí había muerto, mas no herido, hasta ese lugar alcanzo a llegar por su propio pie y caer sin vida, una de las personas que le auxiliaron al darse cuenta que no había nada que hacer, con la propia sangre derramada por el novillero formo la cruz referida. He dejado al último ciertos datos, el tiempo los va borrando y comienzan mitos, leyendas y cuentos que lo que más hacen es desinformar. La fecha exacta nadie la recuerda, tengo entendido que fue por el año de 1954 ó 55, por el mes de junio o julio, el toro me cuentan era de Luís Solano que quería formar una dehesa aquí cerca de Aguascalientes, que lo mandó al matadero ya que al pelear con uno de sus hermanos se había despitorrado y que nunca se le había toreado. Esto tiene que ser mentira rotunda ya que siendo Solano un matador de toros en activo por aquellas fechas, de tonto no lo aprovecha para entrenar. Otras personas platican el toro era de don Ramiro González y como suele suceder en estos casos todo mundo dice estaba presente, la verdad es que solo Andrés Díaz le acompañaba, los viejos matanceros que a esas horas se preparaban para iniciar sus labores ya fallecieron, testigos fidedignos tampoco quedan y hasta cierto punto esto es lo de menos, lo triste del caso es que ese medio día se perdió una promesa novilleril que se suma a la larga lista de los caídos en busca de la fama, solo nos queda honrar la afición de todos ellos que han muerto tratando de encontrar su destino y creo firmemente que el mejor homenaje que les podemos, y debemos de rendir, es una oración... ¡Señor, hágase tu voluntad!. >>
Fuente: http://www.noticierotaurino.com

Refiere el prestigiado cronista Adiel Armando Bolio en las efemérides que le publican en el portal taurino en la Internet “Suerte Matador” que el 13 de julio de 1955.- El novillero Alejandro Fullón Cabrera muere en el matadero municipal de Aguascalientes a causa de una cornada en el cuello cuando trataba de torear.

RAFAEL GARCÍA PÉREZ "EL HOMBRE DE PIEDRA" (1911 - 1955)

Plaza de Toros de Aroche  (Huelva)

El 12 de Agosto de 1955 la prensa publicaba la muerte en esta plaza de Rafael García Pérez, "El hombre de Piedra", torero cómico cordobés, que había recorrido los ruedos en distintos grupos cómico-taurino-musicales, como "Carrusel" y  "Los Calderones", coincidiendo en éste último con el inmortal Manolete. Según la información periodística, al matar una becerra y hacer un extraño el animal, saltó el estoque clavándosele en el vientre.  Rafael García Pérez, "El hombre de Piedra"  murió en la clínica del Dr. José María Polo Herrera, médico titular de Aroche, a los pocos minutos de ingresar en dicha clínica.

Fuentes:

http://portaltaurino.com/plazas/andalucia/huelva/aroche.htm  http://es.wikipedia.org/wiki/Efem%C3%A9rides_de_la_Provincia_de_Huelva)

 

El cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere de este personaje, que fue un << matador de novillos de modesta categoría, del que sólo se sabe su fatalidad de que cuando actuaba el 20 de agosto de 1955, en la Plaza de Toros de Aroche (Huelva), y al ir a clavar el estoque a una de las reses que le correspondieron, sufrió gravísimas lesiones, de las que falleció, por haber hecho la espada un extraño y al salir rebotada, de le clavó en el vientre del infortunado torero. "

 

En otra crónica se dice: "Hombre de Piedra, cómico que trabajando como tal, formando parte del "Carrusel Andaluz", en la Plaza de Toros de Aroche, la tarde del 20 de agosto de 1955, se clavó el estoque en el vientre, a consecuencia de lo cual murió."

 

El erudito, d. Juan José de Bonifaz coincide con la fecha del fallecimiento que refiere el Dr. Zaldívar,  al comentar en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el infortunio se cebó con el diestro principiante Rafael García cuando actuaba el 20 de agosto de 1955 en la plaza de Aroche (Huelva), ya que al entrar a matar a un astado salta el estoque y se clava en el vientre de Rafael, produciéndole la muerte. "

De nombre Rafael García Pérez, nace en Córdoba en el año 1911 de profesión torero-cómico, llamado el "Hombre de Piedra" por sobrellevar de una forma estoica las volteretas y testarazos que conseguía con su toreo bufón. La historia taurina de Rafael parte del grupo musical cómico taurino "Los Califas" que provenía de la banda infantil llamada "La Mezquita" que tanto éxito obtuvo y que fue formada por alumnos pertenecientes a las Escuelas del Ave María que fundara del famoso cura de S. Francisco Carlos Romero Berral. Pues bien el promotor del espectáculo Juan J.de Lara en el año 1930 se fija en Rafael, muchacho bajo de estatura, fuerte y decidido que tenía un gran valor al ponerse sin engaño delante de los astados, que después habría de destacar como uno de los "Charlots" de más acusada personalidad en ese ambiente taurino, por su agilidad, sus graciosos trucos y su originalidad y destreza. No se preocupaba de lo que le echaran por lo toriles pues era un arrojado. Tal vez estuviera falto de orientación por una persona que lo aconsejara, pues no hacía caso de nadie, e iba como se dice por libre. Actuó con el toreo bufo de una forma continuada durante veinticinco años, consiguiendo siempre excelentes éxitos artísticos y económicos. Participó varios años en grupo de "Los Califas", con ellos recorrió toda España, Portugal, sur de Francia y algunos lugares del entonces Marruecos francés-español. Que por cierto, en aquellos años treinta iba Manolete acompañándolos como novillero, encargándose de la parte seria del espectáculo al lidiar un novillo en cada actuación. Más tarde estuvo en la valenciana agrupación llamada "El Empastre", la que fuera la primera banda musical de este estilo. Continuó en otras como "Los Calderones" y la sevillana "Carrusel Andaluz". Rafael García era un hombre que ganó bastante dinero, pues hubo "Charlotas" que cobraba hasta mil pesetas de aquellos años, llegando a ganar hasta un millón de pesetas, pero nunca supo lo que era ahorrar una peseta al no administrase, y lo mismo que lo ganaba lo gastaba. De forma que cuando llegaba la invernada se le veía trabajar en oficios peón de albañil o de camarero en un bar, para alimentar a su familia. Él solía decir: -Siempre trabajando, pero siempre sin salir de apuros. Pudo tener Rafael el deseo de ser toreo serio, pues demostró en ocasiones que podía hacerlo, pero su baja estatura y su modestia y su forma de ser desorganizada sólo le permitió ser un modesto pero aclamado "Charlot" del toreo. Murió 19 de agosto de 1955 con las zapatillas puestas, pues actuando en la plaza de Aroche (Huelva) en el espectáculo cómico-musical "Carrusel Andaluz", al entrar a matar un novillo, éste hizo un extraño y salto el estoque, con tan mala fortuna que se le clavo en el vientre del Rafael, falleciendo a los pocos minutos. Dicen que herido de muerte sonreía mirando al tendido como si se tratara de una pirueta. El público en un principio creyó que se trataba de un nuevo truco del genial torero El "Hombre de Piedra" era así. Un gran artista bohemio, que sólo pensaba en ganar dinero para gastarlo con los suyos, y en vivir lo más alegremente que pudo. Con el paso del tiempo este cordobés figura del toreo-cómico, está olvidado, y sería junto que se recordara su nombre con una calle.

Fuente de la crónica biográfica:
http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/El_Hombre_de_Piedra

CARL DOSSEY (1918 - 1955)

Cortesía del Sitio Web

http://www.chandlermuseum.org/SHOF2005.html

Miembro del Salón de la Fama de los Deportes de Chandler  Arizona, USA

Fue un afamado cowboy completo, y juez profesional de rodeos, que empezó sus andanzas en 1935. Se le recuerda con alegría por ser uno de los primeros jinetes en usar llamativos atuendos al montar (como las camisas de satín y seda  que usan actualmente algunos jinetes que gozan del patrocinio de grandes corporaciones). En 1940, a los 22 años de edad, obtuvo el prestigiado título de Campeón del Mundo de monta a pelo la RCA. Compitió durante años en monta a pelo de broncos, toros,  y derribo de becerros,  hasta que una dolorosa lesión le impidió continuar de jinete, dedicándose a ser juez profesional de rodeo durante 12 años. Hacia 1950, Carl Dossey ya contaba con un récord de 7 apariciones seguidas como juez profesional del prestigioso certamen de Rodeo del Madison Square Garden. Se le considera el co-inventor del ojo conducto eléctrico de tiempo de salida del chute que fue aprobado para su uso en muchos de los más grandes rodeos de la RCA. Desafortunadamente hacia 1955, en las festividades del Rodeo Chandler en Arizona, el valeroso Carl Dossey,  murió protegiendo a su hijo Eddie de solo 5 años y a otras personas de la estampida de unos caballos desbocados durante el desfile. El estuvo felizmente casado con la hermosa Berenice Blair Dossey Bolen (1913-1974), una fantástica y reconocida amazona de los rodeos norteamericanos, con quien tuvo dos hijos hasta su muerte.

STEPHEN T. RINGHAUSEN (1894 - 1955)

Solo para efectos ilustrativos

Mr. & Mrs. B.J. Martel, Les Jaonnets Farm, St Saviours, Guernsey.

Stephen T. Ringhausen fue un prominente agricultor y horticultor norteamericano que fue corneado a muerte por un toro Guernsey en su finca ubicada a dos millas al este de Jerseyville, Estado de Illinois en USA, el 15 de marzo de 1955. Su cuerpo fue encontrado por uno de sus hijos, quien relató que su padre salió de la casa cerca de 8 AM del martes,  y cuando él regresó de hacer unos pendientes que le había encomendado su padre,  a eso de las 10:30 AM, lo vio tendido en el suelo  como a 100 yardas de su casa. Llamó rápidamente a su madre para pedir una ambulancia. Al investigar, descubrió que su padre estaba muerto. El toro asesino tenía cuatro años y medio de edad,  y al parecer era muy manso. El forense emitió un veredicto de muerte instantánea como resultado de la herida infligida por el toro. El Sr. Ringhausen había nacido en el Condado de Calhoun, Illinois, USA, el 8 de agosto de 1894 y era un hombre muy trabajador y dedicado a su familia. (q.e.p.d)

MIROSLAVA STERNOVA (1926 - 1955)

Ocho días después de la boda del matador de toros Luis Miguel Dominguín con la actriz italiana Lucía Bosé, aparece muerta por ingesta excesiva de barbitúricos, el 9 de marzo de 1955, la afamada actriz Miroslava Stern y la prensa mexicana señala la relación entre estos hechos como causa aparente del suicidio de la actriz. Luis Miguel, ajeno a ello,  contaba su versión de los hechos en la obra de Andrés Amorós (Luis Miguel Dominguín, el número uno). «Hacía tiempo que habíamos quedado como amigos. Pocos días después de mi boda con Lucía, me envió un pequeño paquete con la mitad de una moneda mexicana de oro que le había regalado y de la que yo guardaba la otra mitad».

 

Ver biografía completa de la artista en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Miroslava_Stern

LAS VÍCTIMAS DE HUNUCMÁ, EN YUCATÁN, MEXICO (XXXX - 1955)

“Descanso de la Cuadrilla”
Obra del pintor Sevillano
José Villegas Cordero (1844-1921)

Refiere el docto cronista taurino (LRQ), en las leídas efemérides taurinas de la página de Internet, Campo Bravo-México, de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL),  que el 13 de febrero de 1955 se derrumba parte de la plaza de toros de Hunucmá, en el estado de Yucatán, en México, durante una novillada que en toreaban Alfredo Sosa y Carlos Hube con resultado de varios muertos y heridos.

PEPÍN JIMÉNEZ (XXXX - 1955)

Pepín Jiménez
(Foto Iglesias) El Ruedo
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

El 4 de diciembre de 2014, recibí una amable carta de don Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog enciclopédico en Internet: "Toreros Mexicanos", quien me allega una digitalización del Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", número 568, del 12 de mayo de 1955, donde refieren en su página 24, que en Chiclana ha fallecido el novillero Pepín Jiménez, que el pasado domingo sufrió un accidente de moto cuando regresaba de realizar faenas de tienta en la finca Jandilla, en Alicante, y que se encontraba hospitalizado en el Provincial de Alicante. Cuando se agravó, el martes por la mañana, fue trasladado a su domicilio en Chiclana, donde falleció poco después, rodeado de sus familiares. El acto del sepelio se efectuó ayer, miércoles, en Chiclana. Descanse en paz el infortunado muchacho, que ha visto cortadas en flor sus ilusiones de gloria por la muerte en edad temprana. Dios tenga piedad de su alma. A sus familiares, amigos y admiradores hacemos patente nuestro sentido pésame.

VALERIO MERINO MARTÍNEZ "EL TIGRE" (1929 - 1956)

Solo para efectos ilustrativos
Propaganda de la Compañía Cervecería Toluca y México S.A.
Colección Mexicana de Tarjetas Postales Antiguas

Picador cordobés  muerto en la desaparecida Plaza de Toros de los Tejares el 15 de abril de 1956, al sufrir la caída del caballo fracturándose la base del cráneo en una novillada en la que también actuaron Manuel Ávila, Juan Jiménez, y Manuel Cadenas Torres con toros de Díaz Tregallo. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << en la novillada que tuvo por marco el circo taurino de Córdoba, su ciudad natal, una res de la ganadería de Fermín Díaz propinó tal batacazo a Valerio Merino Martínez (el Tigre), que le ocasionó la fractura de la base del cráneo. El luctuoso suceso ocurrió el 15 de abril de 1956 y el siguiente día falleció en un hospital de la ciudad de los Califas. "

Refiere el historiador D. José Antonio Román Romero en su Blog taurino en la Red: De Hombres, Toros y Caballos, que, el picador cordobés Valerio Merino Ramírez (El Tigre), nacido en Córdoba en 1929 y fallecido el 16 de abril de 1956, sufrió la caída del caballo fracturándose la base del cráneo en una novillada en la que actuaron Manuel Ávila, Juan Jiménez, El Tigre, y Manuel Cadenas Torres con toros de Díaz Tregallo y que se celebró el día anterior en la antigua plaza de toros de Los Tejares en Córdoba.
Durante la lidia del tercer novillo sufrió una caída al descubierto el picador. Valerio Merino Ramírez (El Tigre), de veintisiete años, de Córdoba. Trasladado a la enfermería, se le apreció una herida contusa en la región occipital y fractura de la base del cráneo. Le asistió el doctor Ortiz Clot, quien calificó su estado de gravísimo. El párroco de San Nicolás de la Villa, reverendo don Casimiro Pedrajas López, administró al herido los últimos sacramentos. Hasta las diez de la noche permaneció en la enfermería, y después fue trasladado al hospital provincial, donde se le practicaron diversas transfusiones de sangre. Para que su familia no se enterase de que iba a actuar, entró en la Plaza de paisano y se vistió de luces en una dependencia. Durante varios meses pidió al empresario que lo contratara. Era huérfano de padres. Estaba empleado en la compañía eléctrica y dependían de él dos hermanos pequeños. Falleció el lunes 16 de abril de 1956.


La foto recoge el momento en que las asistencias recogen al picador mortalmente herido

MODESTO REYES LARA (EL PIANISTA) (1933 - 1956)

"EL PIANISTA"
Modesto Reyes Lara
Cortesía de la Lic. Carmen Calderón

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, historiador taurino y autor del libro "Víctimas de la Fiesta", refiere que: en Coatepec, en el estado mexicano de Puebla, en abril de 1956, encontró el final de sus días el novillero Modesto Reyes". Y es cuanto escribe el historiador de este desconocido personaje de la fiesta.

Al respecto, hay que aclarar que este "banderillero" leonés, no falleció donde el erudito Bonifaz refiere, sino en la población de Coatepeque en la hermana República de Guatemala. Lo anterior con base en el siguiente documento recibido de la Lic. Carmen Calderón, Creativa Escénica y Gestora Cultural, cuya empresa se denomina: JULIO CASTILLO, teatro; Directora General y responsable de la búsqueda de las historias y leyendas que componen el Proyecto de Resguardo del Patrimonio Cultural Intangible: LEYENDAS, CRÓNICAS Y SUCESOS DEL PANTEÓN SAN NICOLÁS, (recorridos nocturnos), en la ciudad de León, Guanajuato, México y donde me cuenta que:

Hoy, 17 de marzo del 2011, aniversario luctuoso número 55, de MODESTO REYES LARA "EL PIANISTA", y por "coincidencias" del destino, encontré su página: LOS TOROS DAN Y QUITAN; en la Internet. Permítame colaborar un poco con el espacio que le ha otorgado al "PIANISTA", anexando un pequeño documento que nos brinda luces sobre la vida de éste banderillero leonés. La referencia pertenece a una revista taurina local (ya fuera de circulación desde hace algunos años y de la cual no recuerdo el No.) llamada: ESPONTÁNEO. Fraternalmente, Lic. Carmen Calderón.

En la ciudad de León Guanajuato, en el viejo panteón municipal de San Nicolás fundado en 1867; cerca de la antigua puerta principal, se observa una lápida sencilla, sucia y abandonada, donde ocasionalmente alguien lleva humildes flores; sobresale de las demás, gracias a uno s versos:

"Desde niño yo soñaba
con vestir de grana y oro
y en mis sueños
les cortaba, ¡las orejas a los toros!"

Mientras que en uno de sus muros se dibuja la silueta espigada de un banderillero que con paso garboso, levanta en todo lo alto un par de banderillas. Modesto Reyes Lara "El Pianista", nació en la hacienda de San Antonio de Salasanas de Nuevo Valle de Moreno, municipio de León Guanajuato en 1933. A la edad de 3 años, emigró con su familia a León, Gto. Aprendió el oficio de zapatero en un pequeño taller de calzado. Desde pequeño, Modesto daba muestras de pasión por el toreo; con varios chiquillos del barrio jugaba al toreo de salón. "El Pianista" devenía de familia torera y ganadera; fueron sus tíos el Matador Francisco Aranda (muerto en la ciudad de Fresnillo, Zacatecas; un toro le infirió una cornada en el muslo derecho, destrozándole la femoral), y Juan Aranda, Banderillero. En algunos festejos, Modesto actuó como base del cartel, en los años de 1948 - 1951. Anduvo en las llamadas cuadrillas libres como banderillero, haciéndoles el avío a algunos novilleros de ese entonces. El nombre de este personaje es desconocido en el mundo taurino nacional, pero la fiesta brava de León, Gto., tiene sus cimientos en éstas gentes sencillas. Algunas de las plazas que pisó "El Pianista" fueron:

  • Tecatitlán, Jalisco.
  • "La Tapatía", en San Diego de Alejandría, Jalisco.
  • San Julián, Jalisco.
  • "Revolución", Irapuato, Gto.
  • "La México", en México, DF.
  • La Placita de Tientas, en Ibarra Gto., etc.

El ganado bravo al cual se enfrentó al cubrir el segundo tercio con banderillas, provenían de las dehesas como: La Estrella, Cerro Viejo, El Vergel, Jalpa, José L. Fox, Campos Aranda, El Rosario, Zacapisco, San Cristóbal, La Concepción, Almoloyas, etc. El 12 de junio de 1951, la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros le expidió un documento donde autorizaban a Modesto para actuar como aspirante a banderillero, y encuadrarlo como socio de esa organización. A partir de entonces se enroló con cuadrillas que hacían su paseíllo con diestros de renombre. Modesto Reyes Lara, se marchó a Centroamérica con el novillero leonés Guillermo Becerra, con la intención de torear y comprar ropa adecuada y presentable para su examen final; su idea principal era llegar con cartel a las filas de socios activos de La Organización de Picadores y Banderilleros. En 1955, en el mes de diciembre, llegó a la población de Génova, Departamento de Quetzaltenango, los días 5,6 y 7. Andaban de pueblo en pueblo, hizo paseíllo en la región de Tiquizate el 24, 25 y 31. El domingo 17 de marzo de 1956, Modesto vistió de luces por última vez. En una plaza provinciana de la República de Guatemala, llamada Coatepeque, Modesto Reyes Lara "EL PIANISTA", levantó en todo lo alto su segundo par de banderillas, justo con el segundo astado de la tarde. El cuerpo de Modesto fue embestido por el toro; y en unos segundos, la muerte lo tocó. Modesto murió a la edad de 23 años, víctima de un toro que le destrozó el iliaco renal. Las autoridades de Guatemala y la cooperación económica del pueblo de Coatepeque y de sus compañeros y amigos, hicieron un esfuerzo para trasladarlo a su tierra natal.

En las efemérides taurinas del erudito taurino Luis Ruiz Quiroz, insertas en la página en la Internet, "Campo Bravo México" de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL) refiere que "el 17 de Marzo 1956 muere en Cuautepeque, Guatemala, por cornada al salir de un par de banderillas el peón mexicano Modesto Reyes El Pianista". Sin duda se trata de un error en el nombre del poblado, al igual que el cometido por Bonifaz, puesto que el nombre correcto del poblado es Santiago de Coatepeque, en el departamento de Quetzaltenango, Guatemala.

PRÓSPERO HERRERA SANABRIA "CAPITA " (1893 - 1956)

Foto antigua del Nuevo Circo de Caracas

Cortesía del Sitio Web: http://portaltaurino.com

Banderillero venezolano, fue el primer y único diestro fallecido a consecuencia de un palotazo en el pecho, en la Plaza de Toros Nuevo Circo de Caracas, la tarde del 24 de agosto de 1920, y quien falleció el 5 de septiembre del mismo año. (Crónica del historiador Juan José Zaldívar Ortega, de su obra web-2009 “Víctimas del Toreo-Apartado de Banderilleros”)

 

Buscando profundizar, acerca de la muerte de este desconocido personaje , le pedí a mi amigo e historiador venezolano,  don Nilson Guerra Zambrano,  que me diese la mano para indagar más a fondo, y siendo él amigo, de una de las catedrales de la información taurina de aquel país, encontró con el notable erudito Nelson Arreaza lo siguiente, y que transcribo para cultura general de los amantes de la fiesta, porque no deja de sorprenderme el hecho que no sea una víctima de la fiesta : << Próspero Herrera Sanabria, nació en Caracas Venezuela el 28 de julio de 1893, dejando huella de su rodaje taurino en tierras colombianas en los años de 1917 y 1918, regresando al poco  a torear a su suelo patrio, y haciendo su debut como novillero hacia 1924.  El Doctor Tulio Carnevali Salvatierra, miembro distinguido de la Sociedad Internacional de Cirugía Taurina y en un tiempo Presidente de la  Comisión Taurina Municipal de Caracas, en un trabajo -ponencia presentada para un congreso de la primera institución mencionada- ,  no registra en el año de 1920 (como lo afirma el historiador Zaldívar Ortega) un percance de Herrera Sanabria en la Plaza de Toros Nuevo Circo de Caracas, siendo la historia cierta, que sigue actuando como matador de novillos hasta fecha indeterminada, produciéndose su muerte natural, tras penosa enfermedad el 25 de febrero de 1956 en Caracas. "

 

Considero conveniente incluir  a este lidiador venezolano en esta primera Cronología Biográfica Ilustrada de Tragedias Taurinas de 1700 a 2009, para efectos de aclarar al mundillo taurino, que Próspero Herrera Sanabria (Capita),  murió de muerte natural y no por el referido palotazo del 5 de septiembre de 1920, en la Plaza de Toros Nuevo Circo de Caracas, y esto se lo debemos, sea dicho con justicia, a la innegable aplicación de los doctos venezolanos don Nelson Arreaza y  don Nilson Guerra Zambrano. ¡Enhorabuena por ellos!,  que tienen por virtud  admirable, el  corregir la historia conocida.

JOSÉ NAVARRETE AMBRIZ (1939 - 1956)

Solo para efectos ilustrativos

San Juan Tumbio, Michoacán, Méjico

Cortesía del Sitio Web: Sanjuantumbiomich.com

Matador de novillos mexicano. Perteneció al abultado montón de los principiantes. Contaba con 17 años de edad, cuando en un festival celebrado en la Plaza de Toros mexicana de Cuiramangaro (Estado de Michoacán), recibió una cornada en el vientre, a consecuencia de la cual falleció el 10 de octubre de 1956. Curiosamente, no es citado en la obra de don Ángel Villatoro, “Antología Taurina Mexicana”, de 1964. (Fuente: Crónica  de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”)

 

El ilustre cronista, Juan José de Bonifaz, refiere de este personaje de la fiesta, que << el 8 de octubre de 1956 es gravemente herido en el vientre al torear en el coso de Cuiramangaro, en el estado mexicano de Michoacán, el diestro de modesta categoría artística José Navarrete Ambriz. El óbito se produjo el día 10 en la capital azteca. "

 

Por su parte,  el diario ABC de Madrid refiere,  que << con fecha 10 de octubre de 1956, el novillero mejicano José Navarrete Ambriz falleció a la edad de 17 años, a consecuencia de una cogida que sufrió el lunes 8 de octubre  en el curso de un festival taurino celebrado en la localidad de Cuiramangaro (Michoacán). Navarrete Ambriz había recibido una cornada en pleno vientre. Aunque era poco conocido en la capital mexicana, había actuado en numerosos festivales de provincia y tenía fama de valiente y de buen arte para torear. Ha muerto cuando empezaban a presentársele favorables perspectivas para sus futuras actuaciones. " (Fuente: EFE)

 

Según mi personal apreciación, debe tratarse de una tragedia ocurrida en el poblado de Santa María Huiramángaro (San Juan Tumbio) Michoacán, situado en el Municipio de Pátzcuaro (en el Estado de Michoacán de Ocampo), tiene 2,492 habitantes. 

ANTOINE TOSI (XXXX - 1956)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia en Générac, (Gard, Francia)
Foto cortesía de Ravenclaw

La página de Internet de la FFCC (Federación Francesa de la Corrida Camarguesa) consigna en sus archivos de decesos de "raseteurs" que fueron víctimas de cornadas de toros, que el 8 de abril de 1956, un resuelto raseteur, en St Remy de Provence (comuna y población de Francia, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, departamento de Bocas del Ródano, en el distrito de Arlés) llamado Antonio Tosi, fue muerto al afrontar un irascible toro de nombre "Cigalier" de la manada de Rébuffat.
Fuente:
http://www.ffcc.info/article743.html

El medio informativo en la Internet: "EXPATICA.COM", publicó el 7 de septiembre de 2006 una descriptiva editorial titulada "Corridas de Toros, no solo para los españoles", donde abordan el tema de las añosas Corridas de Toros de Camargue, deporte practicado sin matar al toro en el sur de Francia, en el que los participantes intentan captar los atributos adjuntos a los cuernos de un toro. Este juego es un deporte muy popular en el Gard, Herault, una gran parte de los Bouches-du-Rhone, y en algunas comunas de la Vaucluse, donde cada año tres torneos captan la atención de los aficionados: El prestigioso "Medallón de Oro de Arles", "La Palma de Oro Beaucaire" y "Los ases del trofeo final" que se celebraran alternativamente en Nimes y Arles. El juego, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, se catalogó oficialmente como deporte en 1975, año en que las normas se estandarizan, se entregan a los jugadores premios, y se les otorga el beneficio de contar con seguro médico y de vida, de manera que se ha convertido en un importante evento en cuatro departamentos que comprenden tales destinos turísticos bien conocidos como son Arles, Nimes, Avignon, Montpellier y Marsella. En la tauromaquia Camarguesa, un equipo de hombres vestidos de blanco, conocido como "raseteurs", corren por la arena tratando, con la ayuda de un pequeño gancho, para arrebatar borlas y cordones de cinta alrededor de los cuernos de su adversario. Este festejo se realiza en recintos cerrados y en la mayoría de los casos fijos, como las plazas de toros españolas pero que en esta región reciben el nombre de Arenes (arenas). El ruedo cuenta con una forma de elipse y la barrera es baja para facilitar el salto de los razeteurs, en los muros de las gradas barras y peanas ayudan a librarse de las embestidas y posibles saltos del animal. El festejo comienza con el desfile de una banda de música, le siguen un grupo de mujeres ataviadas con el traje típico arlesín y a continuación los representante de cada manade (ganadería) montados a caballo, juntos forma un pasillo por el que atraviesan los razeteurs atraviesan al son de la música de "Carmen" para saludar a los miembros de la presidencia, a este desfile-presentación de le denomina Capelado. Llegados a este punto conviene destacar que existen varias categorías y tipos de corridas: As Elite 1 (algo así como la primera división), Avenir, Etalons, Protection. En estas categorías los animales participantes son toros capones pero también hay otras course en las que toman parte vacas y toros aun sin castrar. Lo mas normal es que cada toro participante, siete en toda la tarde, sea de una ganadería diferente y los toros tienen una preferencia por encima de los razeteurs en la elaboración de los carteles, son animales que gozan de mayor fama que las vacas de nuestra zona y arrastran tras de si años de experiencia en diferentes ruedos. En todos los casos el orden que se sigue en una corrida camarguesa es el mismo: Al primer toque de trompeta se abre la puerta del toril y sale el toro al ruedo. Durante un minuto el animal tiene la oportunidad de desplazarse a sus anchas para reconocer la plaza. Cuando suena el segundo toque, los "razeteurs" comienzan a realizar los razets (recortes) que tienen por objetivo quitarle los atributos sujetos en los cuernos del toro, con la ayuda de un crochet (gancho).
El orden para quitar los atributos es inamovible:
Coupe de la cocarde (corte de la divisa o escarapela) : hay que cortar el pequeño trozo de tela rojo sujeto por una hilo y situado en medio de la testuz.
Cocarde (divisa o escarapela): la cinta roja.
Glands (borlas): pequeños pompones de lana blanca sujetos por una goma, cada una en un cuerno.
Frontal: cordel que une los cuernos entre ellos en l
a parte de la nuca. Ficelles: son una serie de hilos que rodean los cuernos del toro en su cepa.

El presidente de la corrida va dando los premios a medida que se desarrolla la corrida. Estos son donados tanto por simpatizantes del club taurino organizador como por cualquier otra persona que lo desee. La cuantía de los premios aumenta dependiendo de la categoría e importancia del festejo y también por la dificultad que presenta el toro. En la lidia del animal, que se alarga en un cuarto de hora, los razeteurs cuenta con la ayuda de los torneurs, hombres que colocan al toro en la mejor situación. Al finalizar se realiza un recuento de los atributos quitados y permiten a los razeteurs contabilizar el dinero y los puntos obtenidos. Con esos puntos se realiza una clasificación ya que al igual que los toreros y novilleros, también existe un escalafón de razeteurs. Detrás de una course camarguaise hay mucho trabajo y bien organizado gracias a la Federación Francesa de la Course Camarguaise www.ffcc.info , en su web pueden comprobar con meses de antelación el calendario de festejos con los toros participantes, razeteurs, precio de las entradas e incluso quien será el presidente del festejo. Todo un ejemplo de eficacia.
Fuente:
Víctor Manuel Giménez Remón
http://www.festejospopulares.net/reportajes/2007/la_camarga/camarga.htm

JUAN MAQUEDA RUIZ (1908 - 1957)

Solo para efectos ilustrativos

Foto de 1905 de la antigua Plaza de Toros El Progreso de Guadalajara Jalisco, México.

Fue demolida en 1979

Cortesía de JCM-Anticuario/ http://.skyscrapercity.com

No tan solo matador de novillos, sino también picador, había sido el mexicano Juan Maqueda Ruiz antes de dedicarse a las funciones propias de los banderilleros. A consecuencia de una cogida que sufriera en la Guadalajara azteca, dejaría de existir en la mencionada ciudad el 28 de abril de 1957. El cornúpeta culpable de la tragedia portaba la divisa de la ganadería de Presillas. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra, “Víctimas de la Fiesta”).

El docto "José Alameda", lo compendia en su libro "Crónica de Sangre" al referir que " Juan Maqueda fue un banderillero que recibió mortal cogida en abril 28 de 1957, en la plaza de Guadalajara, por un toro homicida de la ganadería de Presillas. "


Foto del banderillero Juan Maqueda Ruiz
Cortesía del historiador Rafael Gómez Lozano

Cita el acreditado historiador taurino mexicano Rafael Gómez Lozano en su Blog en Internet "Toreros Mexicanos", que Juan Maqueda Ruiz, fue un banderillero de toros que también fue picador y antes novillero. Nació el 8 de marzo de 1908 en México, Distrito Federal, o según otros autores, en Guadalajara, Jalisco. El 14 de abril de 1957 actuó en la novillada que se llevó a cabo en la Plaza de toros "El Progreso" de Guadalajara, en la que Rafael Rodríguez Vela "Lagartijillo", Juan Vázquez y Víctor Huerta lidiaron un encierro de la ganadería de San José Buenavista. Se dice que en ese festejo un novillo lo estrelló contra las tablas y le provocó una lesión craneal que le causó la muerte el día 28 de abril. Federico Garibay, en su obra Drama y tragedia de Guadalajara en el toreo, dice que por testimonios por él recogidos, a Juan Maqueda "no lo mató ningún toro", sino que el golpe se lo propinó un militar en una riña.
Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/2016/07/juan-maqueda.html

MANUEL SANTOS CABRERA (1926 - 1957)

Fotografía del novillero Manuel Santos (derecha) junto al torero Enrique Molina (izquierda) en la plaza
de Casillas de Flores el día de la fatal cogida.
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

Matador de novillos, nacido el 8 de agosto de 1926 en Ciudad Rodrigo, Salamanca, falleció en 1957, cuando contaba 31 años de edad. El 25 de julio de 1957, en la placita de toros de Casillas de las Flores, localidad próxima a la frontera portuguesa, fue cogido y volteado por el último novillo, sufriendo la fractura de la base del cráneo, a consecuencia de lo cual falleció a los pocos momentos. Empezó a torear en público en 1944. El 14 de agosto de 1949 se dio a conocer en la Plaza de Toros Monumental de Madrid, alternando con Miguel López (Trujillanito) y Rafael Ortega, en la lidia de novillos de la señora viuda de Arribas y Gabriel González. Estuvo discreto y siguió en la profesión oscuramente, toreando cómo y cuándo podía. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”).

El historiador Juan José de Bonifaz Ybarra nos ilustra sobre este lidiador,  al citar en su afamada obra “Víctimas de la Fiesta”, que << llevaba catorce años en las lides taurinas el salamantino, de Ciudad Rodrigo, Manuel Santos Cabrera e, incluso, había realizado su sueño de presentarse en el coso madrileño de Las Ventas. No le sonríe la fortuna y retorna a intervenir en corridas pueblerinas. El 25 de julio de 1957 lo hace en Casillas de las Flores, en su provincia natal, siendo volteado con tan mala suerte que se fractura la base del cráneo, lesión que le lleva al más allá minutos más tarde. "

El afamado cronista, ya extinto, "José Alameda", lo relaciona en su obra "Crónica de Sangre" al referir que " MANOLO SANTOS, fue un novillero que sufrió mortal cogida el 25 de julio de 1957 en la plaza de Casillas de Flores. "


Manolito Santos y Emilio Martín "El Titi"
De la hemeroteca de don Juan Tomás Muñoz Garzón

RICARDO LÓPEZ GARCÍA (1935 - 1957)

El valeroso novillero Ricardo López García
Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Matador de novillos de modestísima categoría, nacido en Albacete el 19 de octubre de 1935. El 3 de septiembre de 1957, cuando actuaba en la localidad de Castellar de Santisteban (Jaén), sufrió una gravísima cornada en un muslo. A la magnitud de la herida vino a unirse la falta de una asistencia inmediata y las molestias de su traslado de Linares para que fuera intervenido, resultaron demasiado tarde, puesto que falleció a las pocas horas, cuando contaba 22 años de edad. La res causante de la tragedia procedía de la vacada sevillana de doña Amalia y don Alberto Márquez. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

La falta de asistencia médica inmediata fue, posiblemente, la causa fundamental de la muerte del Albacetense Ricardo López García, quien fue corneado por una res de la vacada de Amelia y Alberto Márquez, el 3 de septiembre de 1957, en la Villa de Castellar de Santisteban (Jaén). No puede ser intervenido hasta que llega el herido a Linares, donde dejaría de existir el día siguiente. (Fuente: Crónica de d. Juan José Bonifaz Ybarra, de su libro “Víctimas de la Fiesta”.)


Cortesía de don José Antonio Román Romero

Refiere don José Antonio Román Romero en su Blog taurino en la Red "De Hombres, Toros y Caballos" respecto a Ricardo López García.- Matador de novillos nacido en Albacete el 19 de octubre de 1935. El 3 de septiembre de 1957, cuando actuaba en la localidad de Castellar de Santisteban (Jaén), sufrió una gravísima cornada en un muslo. A la magnitud de la herida vino a unirse la falta de una asistencia inmediata y las molestias de su traslado de Linares para que fuera intervenido, resultaron demasiado tarde, puesto que falleció a las pocas horas, cuando contaba 22 años de edad. Actuó brillantemente los dos primeros días de feria -domingo y lunes- con estas dos corridas había terminado prácticamente su actuación, pero, llevado de su enorme afición, pidió a los, diestros que componían el cartel del martes, que le dejaran intervenir en la lidia y vestirse de luces una vez más. La cogida surgió al lancear, de capa al novillo "Palomito", de la ganadería de doña Amelia y don Alberto Márquez; antes Villamarta de Sevilla. El animal lo enganchó en la ingle, lo tuvo colgado de un cuerno y luego lo despidió con violencia. Rápidamente fue llevado a la enfermería, donde le asistió el doctor don Fernando Malo Albacete. Después de la primera cura fue llevado a Linares en una ambulancia, donde falleció.


Solo para efectos ilustrativos
Castellar de Santisteban (Jaén)
Cortesía de Joan Josep Nuet

ANDRÉS MONTESINOS JIMÉNEZ (1935 - 1957)

Andrés Montesinos Jiménez
Foto tomada en 1957
Cortesía de María del Carmen Castilla Ramos (Sobrina-nieta del fallecido).

Matador de novillos, nacido en Utrera en 1935, falleció en 1957. El 7 de septiembre de 1957, cuando contaba 22 años de edad, una vaca, en la Plaza de Toros de Nava del Rey, le infringió una cornada mortal en el pecho, de la que falleció al ser trasladado  urgentemente a un hospital de Valladolid. Pertenecido al grupo de los incontables diestros que luchando oscuramente, pero pletórico de ilusiones, buscaron abrirse camino, hallando la muerte en la dura y difícil lucha por hacerse torero. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Abundando sobre su vida, el erudito Juan José Bonifaz refiere sobre este lidiador, que << cuando es trasladado a Valladolid muere el novel espada sevillano, de Utrera, Andrés Montesinos Jiménez, herido de consideración en el pecho en el modesto festejo celebrado el 7 de septiembre de 1957 en la ciudad vallisoletana de Nava del Rey. "

LOS SEIS MUERTOS DE ALCALÁ LA REAL (XXXX - 1957)

Foto de la plaza portátil derrumbada (Archivo de don Manuel Aceituno)

En la feria de 1957 la plaza se instaló en la Magdalena, junto a la Carretera de Granada, y el cartel anunciaba al rejoneador Bernardino Landete y a los novilleros Rafael García y José Urquiza "Pepete", este último ídolo local. Los precios de las entradas anduvieron entre las 35 pesetas en tendido general de sol y las 75 pesetas en barrera numerada de sombra. Con un lleno casi absoluto (más de tres mil personas), a las 5 de la tarde del 22 de septiembre de 1957 dio comienzo el festejo. Landete abrió plaza y toreó a caballo al primer novillo; le siguió el granadino Rafael García y cerró la primera tanda "Pepete" con una faena que encandiló a la afición y que fue premiada con dos orejas, rabo y hasta una de las cuatro patas del toro, junto con una ovación tan generosa que mantuvo en pie a sus paisanos durante varios minutos. En ese momento, cuando "Pepete" recibía el caluroso aplauso del público, se oyó un crujido seco que prevenía del cinturón de acero que afianzaba el armazón de la plaza. Había reventado. Eran las cinco cuarenta y cinco, y en cuestión de segundos la plaza se abrió como un abanico atrapando a cientos de alcalaínos en su interior. En los primeros instantes la confusión se apodera del gentío, pero con las estructuras vencidas y conscientes de lo sucedido, la serenidad fue imponiéndose y rápidamente los ilesos procedieron a sacar de las entrañas de la plaza a los heridos, la mayoría situados en la parte superior de los tendidos. Todos los coches disponibles en la zona comenzaron a trasladarlos al Hospital Civil, que se vio obligado a desalojar gran parte de la casa cuna para dar cabida a la ingente cantidad de afectados que recibía. A pesar del trabajo frenético de médicos, enfermeras y de todo aquel que con conocimientos básicos de medicina se prestó a ayudar, los heridos se amontonaban y la situación empezó a desbordarse. Ante la magnitud de la tragedia, D. José Garnica, alcalde de la ciudad, pidió auxilio a los pueblos mas cercanos y a las autoridades de Granada y de Jaén, que a lo largo de la noche enviaron varios equipos de transfusión de sangre, médicos y ambulancias para recoger a los heridos mas graves y trasladarlos hasta los centros hospitalarios de ambas ciudades. Al mismo tiempo la Iglesia de Consolación abría sus puertas ante la avalancha de devotos en plegaria por la suerte de los heridos y el Altar Mayor se llenaba de velas como nunca después se ha vuelto a ver. El templo permaneció abierto durante toda la noche. Fallecieron en el Hospital Civil de la calle Rosario: D. Pedro Lizana Veja, de sesenta años; D. Juan Antonio Sánchez Salas, de veinte años y natural de Montefrío, y D. Juan Garrido Martín, de veintidós años. Fueron enterrados el día 23 a las doce y media de la mañana en una ceremonia celebrada en la iglesia de Consolación y a la que asistieron las autoridades provinciales. El comercio local cerró y se suspendieron los días que quedaban de fiestas. Días después fallecían en los sanatorios de la Salud y de la Purísima de Granada: D. Marcelo López Castillo y D. José Romero Nieto. Francisco Ramírez Ruíz lo hacía en Jaén. En cuanto a los heridos, las crónicas no llegan a cuantificar el número exacto aunque lo eleva por encima del centenar, ya que muchos, los más leves, fueron atendidos en farmacias y en casas particulares escapando al control médico. Como suele decirse en cada tragedia, la cosa podría haber sido peor y la suerte jugó un papel fundamental. En el momento que cayó la estructura el único toro que había en el ruedo estaba muerto, mientras que los toriles se mantuvieron en pie, lo que evitó que los dos que aguardaban en su interior quedaran libres y la emprendieran a cornadas con los aterrados alcalaínos, que ya tenían bastante con reaccionar a lo sucedido. El día 4 de octubre de 1957 se celebró un funeral por las víctimas y se rezó una salve de acción de gracias. Inmediatamente la justicia abrió diligencias en busca de los responsables del accidente. Puede que la ruptura del cinturón de acero, al margen de la masificación, se debiera a un cúmulo de fatales circunstancias entre las que no cabe desdeñar el posible mal estado del cinturón, la irregularidad del terreno o el montaje defectuoso de la estructura. Según narraron a la prensa algunos testigos, nada más iniciada la corrida, varias puertas quedaron sin vigilancia y un gran número de personas lograron entrar sin localidad, lo que pudo sobrecargar la estructura de la plaza. Por otro lado, el hecho de producirse el derrumbe en el momento exacto en que el público se encontraba en pie y ovacionando al diestro local "Pepete", hace pensar que el movimiento de los espectadores pudo ayudar a desestabilizar la plaza y provocar el derrumbe. (Fuente: Página web: llanillo.com y Página web: Blanco y Oro,  del cronista, don Juan Moreno Castro) 

Un mayor detalle de esta tragedia taurina puede verse en:
TRAGEDIA TAURINA EN ALCALÁ LA REAL (Don Ignacio Trillo Huertas)
https://ignaciotrillo.wordpress.com/2016/08/26/29375/

PABLO PÉREZ GÓMEZ (1892 - 1957)

De la hemeroteca de D. Rafael Gómez Lozano
"El Ruedo" Número 694 /p>

Empleado de la plaza monumental de Las Ventas, de Madrid, muere el 6 de octubre de 1957, al ser corneado por un toro de la divisa de Flores Albarrán. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Victimas de la Fiesta”, Capítulo 7, Página 198).

En la hermosa como interesante página taurina en la Internet,  “El Rincón de Ordóñez” (http://elrincondeordonez.blogspot.com),  informa que el 6 de octubre de 1957, el tercer toro de Flores Albarrán hirió al carpintero de la plaza, Pablo Pérez  Gómez, que moriría en la enfermería de la plaza.

El 26 de agosto de 2014 recibí una amable carta del esforzado historiador taurino mexicano, D. Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos", donde me allega la digitalización del Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", número 694, del 10 de octubre de 1957, y donde en una editorial titulada "La trágica muerte de Pablo Pérez Gómez" refieren: Nota tristemente trágica de la corrida fue la muerte impensada del empleado Pablo Pérez Gómez, espantosamente corneado por el toro "Cedacero", lidiado en tercer lugar. El toro tomó unos lances del espada de turno Fermín Murillo, y algo hubo en su pelea que hizo que uno de los carameleros que andaba por el callejón al lado del recibidor Pablo Pérez le advirtiese: —Ten cuidado, que el toro va a saltar. Casi simultáneamente, "Cedacero" salía suelto de los vuelos del capote de Murillo, se acercaba a tablas entre el 6 y el 7 y saltaba al callejón, mientras el infortunado empleado hacía un primer movimiento para entrar en uno de los burladeros interiores destinados a la fuerza pública. Pero como el movimiento de cuantos estaban alrededor fue el mismo, le fue imposible entrar. Rectificó su primer movimiento para saltar del callejón a la plaza, y al cruzar la breve anchura del callejón es cuando el toro le dio alcance. La cogida fue breve, pero a los que la presenciaron de cerca les pareció interminable. Enganchado a placer por el toro, fue campaneado horriblemente sobre el testuz dos o tres veces; el cuerpo del infortunado se veía ascender una y otra vez por encima de las tablas, sin que nunca terminase la presa mortal; al mismo tiempo el toro le corneaba en el suelo y le golpeaba brutalmente contra las tablas. Fueron unos horribles instantes. Todo cuanto se hizo por llamar la atención de "Cedacero" y separarlo de su víctima fue inútil. Otros auxiliares de plaza, el servidor de banderillas y el peón Isidro Ballesteros intentaron todo lo que en aquellos momentos angustiosos se les pudo ocurrir, pero sin resultado. Cuando "Cedacero" salió de nuevo al redondel, Pablo Pérez, horriblemente destrozado, estaba prácticamente muerto. —Ha sido la cogida más dramática que he visto en mi vida —nos relata un viejo aficionado— desde la muerte de Manolo Granero. Es extraño que el toro, que estaba en el principio de su lidia, aún sin picar y huido del capote hiciese una y otra vez por el bulto, cuando lógicamente debía seguir corriendo. Los que intentaron hacer el quite, en el azoramiento del dramático momento, echaban los capotes encima del toro, es decir, encima del infortunado portero, y así el toro se cebó más con él; tal vez si lo hubiesen llamado desde más lejos, por la parte del tendido 7, hubiese seguido su carrera y hubiese dejado antes y con posibilidad de salvación a su víctima... Pero todo esto son reflexiones hechas después, cuando, el trágico Destino se ha cumplido y la mente reposada puede hacer estudió sobre lo pasado. En el momento tan inesperado, los resortes mentales están agarrotados por la sorpresa y las reacciones son primariamente instintivas. Pablo Pérez fue materialmente destrozado por "Cedacero". Cuando f u é llevado al quirófano de la Plaza y los doctores soltaron el pantalón, el paquete intestinal fue proyectado fuera de la cavidad abdominal. Las heridas fueron mortales, y por más que los médicos lucharon largamente con la muerte, ésta se produjo fatalmente. De la tremenda importancia de las heridas recibidas por el infeliz funcionario da cuenta exacta el parte facultativo: El empleado de servicio en el callejón Pablo Pérez Gómez ha sido asistido de varias heridas. Una, en la cara anterior, tercio superior del muslo izquierdo. Otra, que abarca desde la espina iliaca anterosuperior izquierda a la región inguinocrural derecha, con destrozos extensos y salida en masa del paquete intestinal, con roturas múltiples del intestino delgado y desinserción mesentérica, que ha hecho precisa la resección intestinal. Otra, en la cara posteroexterna, del muslo izquierdo, de 30 centímetros, con grandes destrozos en la región antes citada. Otra, en la región perineal, que diseca el recto. Contusión nasal con fractura de los huesos propios de la nariz. Contusiones y erosiones múltiples. Shok y, hemorragia interna, que precisó la aplicación de 2,700 centímetros cúbicos de sangre. Se le administraron los Santos Sacramentos. Pronóstico gravísimo. La hora en que "Cedacero" saltó la barrera fue la de las seis y veinte de la tarde. A las nueve y veinte de la noche, Pablo Pérez Gómez había dejado de existir. La impensada víctima de la corrida del domingo llevaba como empleado en la Plaza de toros treinta y nueve años. El contaba en la actualidad la edad de sesenta y cinco, y sus familiares inmediatos son su esposa y una hija casada que, avisadas del accidente, se personaron en la enfermería, donde tuvo lugar una penosa y emocionante escena. La fatalidad estuvo presente en toda la tragedia. Pablo Pérez había regresado en la noche del sábado anterior con la emoción y la fatiga consiguiente a la asistencia en Cuenca al entierro de su sobrino Eusebio Resino Pérez, oficial de la Guardia Civil muerto en la catástrofe del autobús que cayó con sus ocupantes al río Júcar. Su intención primera fue la de no asistir a la corrida, y hasta expresó su intención de no acudir al habitual trabajo; a la hora de los toros, sin embargo, cambió de opinión, y una vez terminado su trabajo en las puertas, pasó a presenciar la corrida desde el callejón, donde le había dado cita -invisible- la muerte. El capellán de la Plaza le administró los últimos sacramentos, y en la enfermería de la Plaza acompañaron hasta el último momento a la viuda e hija de la víctima los señores Stuyck, Jardón y Melero, de la Empresa de las Ventas. EÍ Juzgado de guardia, número 22, se personó en la enfermería y dispuso el traslado de los restos mortales de Pablo Pérez al Depósito Anatómico, donde el pasado lunes se le practico la autopsia. El martes, a las cinco y cuarto de tarde, se verificó el entierro del finado con representación de la Empresa y de los compañeros que con él trabajaban en la Plaza y en el Tribunal Supremo, de donde era portero de la Abogacía del Estado correspondiente a la Dirección de lo Contencioso; la asistencia de público condolido por la desgracia fue muy numerosa. Descanse en paz el infortunado Pablo Pérez Gómez, por cuya alma solicitamos una oración de nuestros lectores, al tiempo que expresamos a sus familiares -especialmente a su esposa e hija- el testimonió de nuestra profunda y sincera condolencia.


Al entierro de la victima acudieron los matadores que tomaron parte en la corrida del domingo.
En la foto de Torracilla aparecen Marcos de Celis, Fermín Murillo y Juanito Bienvenida

ANACÁRSIS "CARCHO" PERALTA (XXXX - 1957)

Don Anacársis “Carcho” Peralta

Cortesía de

http://memoriaurbana.foroactivo.com/restaurantes-y-lugares-de-interes-f15/hotelesrestaurantescabarets-y-cines-de-mexico-t186.htm

En las efemérides taurinas de la gustada pagina en la Internet, “Suerte Matador”, refieren que el 28 de noviembre de 1957 muere en accidente de aviación el empresario taurino Anacársis “Carcho” Peralta.

Fuente:

Don Adiel Armando Bolio 

http://suertematador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=3963&Itemid=312

 

Tras el cierre de la Plaza de Toros El Toreo de la Condesa  (1907-1946), don Anacársis Peralta y Don Emilio Azcárraga Vidaurreta capitalizan  la edificación de Plaza de Toros el Toreo de 4 Caminos en las cercanías del antiguo San Bartolo, hoy Naucálpan de Juárez, conocido como Cuatro Caminos, justo en el lindero del Distrito Federal con el Estado de México y que fuera inaugurada hacia el 23 de noviembre de 1947. Don Anacársis “Carcho” Peralta falleció el 28 de noviembre de 1957 en un accidente aéreo, cuando venia volando de Cd. de Victoria a México D.F. con propuestas para la remodelación y engrandecimiento de su Hotel Regis, misma que fue realizada por su familia posteriormente,  y  que fue destruido por el temblor de México, D.F. en 1985.

 

Entre los amigos y beneficiarios del general Maximino Ávila Camacho estuvieron don Rómulo O”Farrill y don Anacársis “Carcho” Peralta, a cuyos nombres se encontraban algunos de los negocios del malogrado revolucionario poblano, quien al fallecer antes de tiempo dejó su legado y fortuna a esos fieles contertulios.

Fuente:

http://www.ciudadanosenred.com.mx/node/15995

Solo para efectos ilustrativos Plaza de Toros el Toreo de 4 Caminos http://laaldeadetauro.blogspot.com/2010/11/23-de-noviembre-de-1947-se-inaugura-el.html

DESIDERIO TORRES (EL CHURI) (XXXX - 1957)

Antiquísima Plaza de toros Rodolfo Gaona en Cañadas de Obregón, Jalisco, México
Con capacidad para 5,000 aficionados, data de 1680
http://mexico.postecode.com/municipio.php?estado=Jalisco&municipio=Ca%C3%B1adas+de+Obreg%C3%B3n

Refiere don Luis Ruiz Quiroz, el afamado escritor e historiógrafo taurino, que un 17 de febrero de 1957 muere por cornada, en Cañadas Obregón (en el estado de Jalisco, en México) el torero bufo Desiderio Torres "El Churi".
Fuente:
http://www.torosdelidia.org.mx/efemerides.php

GUILLERMO GUTIÉRREZ "ARRUCITA" (XXXX - 1957)

La trágica muerte, en accidente, del banderillero Guillermo Gutiérrez "Arrucita"
Editorial del Semanario Gráfico de Los Toros "El Ruedo", No 692, del 26 de septiembre de 1957.
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Cabezuela, noble pueblo castellano de Segovia, coronaba gozosa el final de sus tradicionales festejos. Como todos los años no habían faltado sus dos espectáculos taurinos, y este año habían resultado magníficos; los novillos, de acreditada divisa, habían respondido en bravura y nobleza. Los novilleros Curro Lara, Juan Coello y Ramón Abascal habían triunfado... Pero la tragedia acechaba a dos kilómetros de carretera. En el cruce llamado (El Empalme). Allí, en aquel cruce mal trazado, y sin ninguna señal preventiva, acabaría toda la euforia de una íntima satisfacción de triunfo y, con ella, la vida del desventurado banderillero Guillermo Gutiérrez, "Arrucita". Cuando el taxi, que conducía a una parte de los toreros actuantes, salía de Cabezuela, la despedida que le prodigaron sus habitantes fue unánime y espontánea. Aún se repitieron los cálidos aplausos que horas antes se habían prodigado en la Plaza de toros... Diez minutos después cundió la voz: "El coche de los toreros se ha estrellado." Inmediatamente se movilizan todos los habitantes de Cabezuela, y su alcalde da órdenes concretas. Y todos colaboran: médicos, practicantes, sacerdotes, coches, camionetas. Médicos, más médicos de Cantalejo, de donde sea preciso. Y quien nada puede hacer, el pueblo en masa, se agrupa en una compacta manifestación de dolor. Han quedado suprimidos, sin necesidad de orden, todos los festejos porque ya sa sabe que "Arrucita" ha muerto.. Y Cabezuela está de luto. Y aquella enfermería que no fue preciso hacer uso de ella durante los festejos taurinos fue convertida en capilla ardiente y en hospital de sangre donde se asistía a los demás heridos. Todo Cabezuela asistió al cortejo fúnebre. Y allí, en Palencia, donde reside su anciana madre, han sido trasladados los restos mortales que la tragedia ha hecho presa en ese rejuego de sol y sombra, de brillo y mate, de caireles y luto que constituye la vida del torero, Pobre "Arrucita" J. B

Tristemente había muerto en este fatal accidente ese extraordinario banderillero palentino, que un 8 de octubre de 1954, había sido ensalzado en el diario "La Vanguardia Española", por su diestra y artística participación en una novillada en la Monumental toreada por José María Recondo, el palentino Marcos de Celis, y "El Greco", donde abrió rejoneando don Ángel Peralta y donde destacaron: "No quiero dejar de consignar que en el segundo novillo de la tarde, un subalterno llamado Guillermo Gutiérrez "Arrucita" clavó dos pares de banderillas con tanta arrogancia y valor, que levantaron una de las mayores ovaciones de la novillada." E.P.

HERNÁN CARRERO (1940 - 1958)

Solo para efectos ilustrativos.

Hacienda La Victoria (antes de ser remodelada) en Mérida, Venezuela 

Cortesía de Wikimedia 

Matador de novillos, nacido en 1940, sin que tengamos noticias del lugar que falleció toreando en el campo, en la Hacienda La Romana, de una grave cornada, en abril de 1958, cuando contaba 18 años de edad. Su nombre no está en el Cossío. (Fuente: Crónica del escritor Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”.)

 

Investigando sobre este lidiador, encuentro en la obra “Víctimas de la Fiesta”, del erudito Juan José de Bonifaz Ybarra,  una cita que dice << el joven y modesto novillero venezolano Hernán Carrero no fue herido ante el público jubiloso de una plaza de toros, sino en la semi soledad del toreo campestre. El suceso ocurrió en la hacienda “La Romana” en abril de 1958. "

 

Preguntando con el cronista Nilson Guerra Zambrano sobre la vida de este lidiador venezolano, encuentra que el afamado investigador Nelson Arreaza dice de él que <<nació en lugar y fecha indeterminada en el año 1940. En 1957 actúa en una novillada nocturna en Caracas (no hay datos de este festejo), apuntando muy buenas maneras. En el mes de abril de 1958, cuando toreaba en el campo a un toro criollo de la hacienda "La Romana", fue enganchado por la res, infiriéndole una cornada tan grave que le ocasionó la muerte a los pocos momentos".

 

Asimismo don Nilson Guerra Zambrano, consultando a otra catedral venezolana de la historia taurina, expresa que el  importante  crítico taurino venezolano don José  Antonio Cabello  (Pepe  Cabello) << desconoce esta  incidencia dramática  de  Carrero,  y no lo tiene  entre  los toreros  venezolanos  de los años cincuenta  del siglo pasado,  lo cual puede  tener implicaciones sobre la veracidad  de los acontecimientos  o  del  hecho de haber sido coleta."

JOSÉ GUADALUPE SAUCEDO " EL RATA" (1944 - 1958)

El valeroso novillero José Guadalupe Saucedo "El Rata"

Refiere el ilustre cronista español, don Juan José de Bonifaz,  en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << un matador de novillos con el apodo de (el Rata) fue mortalmente herido, en agosto de 1958, en Teziultlán, en el estado azteca de Puebla "

Con este mote, fue el segundo novillero muerto por asta de toro, el primero fue el madrileño Atanasio Alonso Moreno (el Rata), fallecido el 10 de septiembre de 1886.

Para cultura general y corrección del escrito del erudito Bonifaz, el nombre correcto de la población donde falleció este (Rata) mexicano, es Teziutlán, en el mexicano estado de Puebla, cuyo nombre  proviene de las raíces Nahuas Techuitl: granizo; yolt: expresión de propiedad o localidad; Tépetl: cerro y de ahí la palabra Teziuhyotépetl, que se traduce como "cerro granizoso" ó "cerro lleno de granizo".

Cita el cronista taurino don Jaime Silva Gutiérrez en una editorial de su autoría de nombre "La tragedia en ruedos y de toreros poblanos", que, la más dolorosa de las tragedias taurinas, es la de José Guadalupe Saucedo, "El Rata", que cuando contaba apenas con doce años de edad, se incorporó a la "Cuadrilla de Niños Toreros de Aguascalientes", pues quería ser torero, figura del toreo, para sacar a su familia de la pobreza extrema en que vivía.

Torearon en la feria de Teziutlán, Puebla, el año de 1958 y a José Guadalupe le correspondió el primer novillo, con el que estuvo bien con capote y muleta, pero falló con la espada, "por lo que quiso sacarse la espina en un quite" (comentario del novillerito al periodista "Macharnudo") pero el novillo le tropezó, le echó por los aires y le dio tremenda golpiza, causándole muy serios daños.

Las lesiones le dejaron inválido, sin movimiento en las piernas, se le derramó el líquido cefalorraquídeo y se le resintieron mucho los pulmones. Por no estar afiliado a la Asociación de Matadores no había tenido oportuna y adecuada atención médica y fue hasta abril del siguiente año cuando se le traslado a la Ciudad de México y se le internó en el Hospital Juárez donde falleció a las tres de la tarde del 20 de abril de 1959.

En el mismo hospital le velaron algunos familiares y "cuatro novilleros que pasaron a su lado las vicisitudes relativas a los principios de la profesión taurina". Fue sepultado a las tres de la tarde del día 21 en el panteón San Nicolás de Ixtapalapa. Sólo contaba quince años al morir y días antes de su fallecimiento, cuando esperaba que en el Hospital Juárez recobrara la salud, manifestó a "Macharnudo": "sólo quiero aliviarme para volver a los toros, convertirme en Matador y dar a mis padres una vida desahogada".

Fuente:
https://noticierotaurino.com.mx/blog/2020/06/17/la-tragedia-en-ruedos-y-de-toreros-poblanos/

TOMÁS GÓMEZ MORENO (XXXX - 1958)

Semanario "El Ruedo"
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

El 20 de julio de 1958, sería el inspector de policía Tomás Gómez Moreno quien tuviera tan trágico fin en el coso maestrante de Sevilla al ser empitonado por un novillo del hierro  de Villar. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)

A gracia de encontrar materia de discusión gratuita, me he topado en la Gacetilla Taurina No 30 /Toros en El Puerto/ La Plaza Real/ Dr. Juan José zaldívar Ortega/ quien refiere, que << El callejón es un lugar muy peligroso, entre los  muchos accidentes mortales que en él  se han producido, figura el del día 20 de julio de 1958, en que un toro saltó al callejón de la plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, de la ganadería de Villar e hirió mortalmente al inspector de Policía Tomás González Moreno" . Así el  barullo entre doctos, nos queda a los ayunos la tarea investigar si efectivamente  se apellidaba Gómez o González el difunto, como discrepan los eruditos. 

El docto cronista de mote "Alcalino", atendiendo su naturaleza, esfuma la duda dejándole sin padre, al citar que: el jefe policiaco Tomás Moreno, fue herido mortalmente en la Maestranza Sevillana por un novillo de Vega-Villar destinado a Diego Puerta el 20 de julio de 1958.

El miércoles 16 de octubre de 2013 recibí una amable carta del destacado historiógrafo taurino, don Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog enciclopédico ilustrado en Internet: "Toreros Mexicanos", donde me acompaña, por medio electrónico, una información publicada en el Semanario "El Ruedo", del 24 de julio de 1958, donde anotan: El sexto bicho saltó al callejón, hiriendo al inspector de policía de servicio, don Tomás Gómez Moreno, que fue trasladado rápidamente a la enfermería, donde fue curado de una herida en la región poplítea derecha con tres trayectorias: una que lesiona el bíceps y recto interno; otra superficial y otra de 15 centímetros de profundidad, que deja al descubierto los vasos femorales, hiriendo dos vasos colaterales, con gran hemorragia, contusión de ciático mayor y <> traumático. Ante su gravedad hubo que hacer al herido una transfusión de sangre. Después fue trasladado a la clínica de la Virgen de los Reyes en estado grave. Poco más tarde, a las 11 de la noche, falleció.


Antonio González, quien toreaba esa tarde, dando un pase de pecho. Al fondo, del lado izquierdo, en el callejón, marcado con una X, el inspector de policía don Tomás Gómez Moreno, al que el toro siguiente, al saltar al callejón, hirió mortalmente.
Semanario "El Ruedo"
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

RAFAEL MARTÍN VIGARA "EL ZORRO" (1931 - 1958)

El Zorro
Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

“El Zorro”, oriundo de Almaden, fue mortalmente cogido el 25 de mayo de 1958 en la Monumental de Barcelona por el novillo “Dominante” de la ganadería de Pepe Luis Vázquez. La cornada fue en el vientre análoga a la del inolvidable “Joselito” en Talavera, al entrar a matar. A las nueve y cuarto de la noche entregaba su alma buena a Dios.

Abundando sobre este lidiador, d. Juan José Zaldívar Ortega refiere que <<Rafael Martín Vigara “el Zorro”, fue un novillero nacido en Almaden (Ciudad Real) el 30 de junio de 1931, y que falleció en 1958, a los 27 años de edad. El 25 de mayo de 1958 en la Plaza de Toros de Barcelona, alternando con José Luis Ramírez, Antonio Mahíllo y José Trincheira, al entrar a matar a su segundo enemigo, llamado “Dominante”, de la ganadería del ex matador Pepe Luis Vázquez, fue prendido por el vientre, recibiendo una cornada tremenda a consecuencia de la cual falleció a los treinta y cinco minutos de haber ingresado en la enfermería. Al cumplir los dieciocho años se trasladó a vivir a Barcelona, donde se incuba su afición a los toros y pone en práctica su decisión de ser torero, lanzándose como espontáneo en una corrida celebrada en la Plaza Monumental de aquella ciudad la tarde del 28 de junio de1953. Aquello le valió ser contratado para la corrida de noveles que el 18 de julio siguiente se celebró en la Plaza de Toros de Las Arenas, ocasión en la que vistió su primer traje de luces, alternando con José Ramos, Rubén Preciado, Juan de los Ríos y Juan Vila. El éxito que obtuvo le animó a dejar su oficio de ebanista para dedicarse íntegramente a los toros. No fue mucho lo que toreó en las temporadas de 1954 y 1955. El 29 de junio de 1956 ya actúa con picadores al presentarse en la Plaza de Toros madrileña de Vista-Alegre (Carabanchel), alternando con “Bojilla” y “Caleño” en la lidia de reses de don Manuel Álvarez Gómez. Tal presentación resultó afortunada, pues cortó una oreja y repitió en la misma Plaza el 8 de julio siguiente. Durante la temporada despachó cuatro novilladas picadas, ascendiendo a 7, en 1957, entre ellas la de su presentación en la Plaza de Toros de Madrid, el 11 de agosto, alternando con José Luis Ramírez y “Curro Chaves” en la lidia de novillos de don Enrique Rodríguez Vila, y en los tres que hubo de estoquear, por cogida de Chaves, se mostró valiente, agradó su trabajo y toreó en dos ocasiones en Las Ventas. "

La crónica del maestro Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que << le había costado trabajo lograr cierto cartel a Rafael Martín Vigara (el Zorro), natural de Almadén, (Ciudad Real) y avecindado en Barcelona. El 25 de mayo de 1958 cruza el ruedo de la plaza Monumental barcelonesa en unión de José Luis Ramírez, Antonio Mahíllo y José Trincheira, para dar cuenta de ganado de las vacadas de José Luis Vázquez y Tabernero de Paz. Al estoquear a su segundo enemigo, “Dominante”, de la divisa primeramente citada, es empitonado por el vientre y le ocasiona tan importantes heridas que fallece poco más tarde en la enfermería del coso. "

"La mortal cornada"
Cortesía de la hemeroteca de Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

LUCIO LÓPEZ MORALES " MORENITO DE CUENCA" (1928 - 1958)

Solo para efectos ilustrativos

Fuente de Pedro Naharro (Cuenca)

Cortesía del Sitio Web: Bodegasoledad.com

Matador de novillos, nacido en Fuente de Pedro Naharro (Cuenca) el 14 de mayo de 1928, falleció en 1958, a los 30 años de edad. El 8 de junio de 1958, al torear una vaca brava en la dehesa de Carrascosilla, en Colmenar Viejo, resultó alcanzado por la res y lanzado violentamente contra una pared, sufriendo la fractura de la base del cráneo, a  consecuencias de lo cual falleció al día siguiente. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”)

 

Por su parte,  el maestro Juan José de Bonifaz relata así su trágica suerte, al referir en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que <<acababa de cumplir 20 años de edad el diestro principiante Lucio López Morales (morenito de Cuenca), natural de Fuente de Pedro Naharro, en la provincia que figura en su apodo. El 8 de junio de 1958 es cogido y lanzado contra una pared cuando toreaba una vaquilla en la finca “Carrascosilla”, del término municipal de Colmenar Viejo (Madrid). Se le envía al Sanatorio de Toreros, de Madrid, y allí fallece el día siguiente, al haberse fracturado la base del cráneo. >>

GUY RAMOS "MANOLO" (XXXX - 1958)

Solo para efectos ilustrativos
Arena de Méjanes, Francia
http://www.torosandbulls.com/zz%20informa/torosdiaferiaf.html

La página de Internet de la FFCC (Federación Francesa de la Corrida Camarguesa) consigna en sus archivos de decesos de "raseteurs" que fueron víctimas de cornadas de toros, que el 15 de junio de 1958, en Mejanes, un valiente raseteur de nombre Guy Ramos (conocido como Manolo), fue muerto al desafiar un iracundo toro de nombre "Caillet" de la manada de l'Amarée.
Fuente:
http://www.ffcc.info/article743.html

El medio informativo en la Internet: "EXPATICA.COM", publicó el 7 de septiembre de 2006 una descriptiva editorial titulada "Corridas de Toros, no solo para los españoles", donde abordan el tema de las añosas Corridas de Toros de Camargue, deporte practicado sin matar al toro en el sur de Francia, en el que los participantes intentan captar los atributos adjuntos a los cuernos de un toro. Este juego es un deporte muy popular en el Gard, Herault, una gran parte de los Bouches-du-Rhone, y en algunas comunas de la Vaucluse, donde cada año tres torneos captan la atención de los aficionados: El prestigioso "Medallón de Oro de Arles", "La Palma de Oro Beaucaire" y "Los ases del trofeo final" que se celebraran alternativamente en Nimes y Arles. El juego, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, se catalogó oficialmente como deporte en 1975, año en que las normas se estandarizan, se entregan a los jugadores premios, y se les otorga el beneficio de contar con seguro médico y de vida, de manera que se ha convertido en un importante evento en cuatro departamentos que comprenden tales destinos turísticos bien conocidos como son Arles, Nimes, Avignon, Montpellier y Marsella. En la tauromaquia Camarguesa, un equipo de hombres vestidos de blanco, conocido como "raseteurs", corren por la arena tratando, con la ayuda de un pequeño gancho, para arrebatar borlas y cordones de cinta alrededor de los cuernos de su adversario.

Este festejo se realiza en recintos cerrados y en la mayoría de los casos fijos, como las plazas de toros españolas pero que en esta región reciben el nombre de Arenes (arenas). El ruedo cuenta con una forma de elipse y la barrera es baja para facilitar el salto de los razeteurs, en los muros de las gradas barras y peanas ayudan a librarse de las embestidas y posibles saltos del animal. El festejo comienza con el desfile de una banda de música, le siguen un grupo de mujeres ataviadas con el traje típico arlesín y a continuación los representante de cada manade (ganadería) montados a caballo, juntos forma un pasillo por el que atraviesan los razeteurs atraviesan al son de la música de "Carmen" para saludar a los miembros de la presidencia, a este desfile-presentación de le denomina Capelado. Llegados a este punto conviene destacar que existen varias categorías y tipos de corridas: As Elite 1 (algo así como la primera división), Avenir, Etalons, Protection. En estas categorías los animales participantes son toros capones pero también hay otras course en las que toman parte vacas y toros aun sin castrar. Lo mas normal es que cada toro participante, siete en toda la tarde, sea de una ganadería diferente y los toros tienen una preferencia por encima de los razeteurs en la elaboración de los carteles, son animales que gozan de mayor fama que las vacas de nuestra zona y arrastran tras de si años de experiencia en diferentes ruedos. En todos los casos el orden que se sigue en una corrida camarguesa es el mismo: Al primer toque de trompeta se abre la puerta del toril y sale el toro al ruedo. Durante un minuto el animal tiene la oportunidad de desplazarse a sus anchas para reconocer la plaza. Cuando suena el segundo toque, los "razeteurs" comienzan a realizar los razets (recortes) que tienen por objetivo quitarle los atributos sujetos en los cuernos del toro, con la ayuda de un crochet (gancho).
El orden para quitar los atributos es inamovible:
Coupe de la cocarde (corte de la divisa o escarapela) : hay que cortar el pequeño trozo de tela rojo sujeto por una hilo y situado en medio de la testuz.
Cocarde (divisa o escarapela): la cinta roja.
Glands (borlas): pequeños pompones de lana blanca sujetos por una goma, cada una en un cuerno.
Frontal: cordel que une los cuernos entre ellos en la parte de la nuca.
Ficelles: son una serie de hilos que rodean los cuernos del toro en su cepa.

El presidente de la corrida va dando los premios a medida que se desarrolla la corrida. Estos son donados tanto por simpatizantes del club taurino organizador como por cualquier otra persona que lo desee. La cuantía de los premios aumenta dependiendo de la categoría e importancia del festejo y también por la dificultad que presenta el toro. En la lidia del animal, que se alarga en un cuarto de hora, los razeteurs cuenta con la ayuda de los torneurs, hombres que colocan al toro en la mejor situación. Al finalizar se realiza un recuento de los atributos quitados y permiten a los razeteurs contabilizar el dinero y los puntos obtenidos. Con esos puntos se realiza una clasificación ya que al igual que los toreros y novilleros, también existe un escalafón de razeteurs. Detrás de una course camarguaise hay mucho trabajo y bien organizado gracias a la Federación Francesa de la Course Camarguaise www.ffcc.info , en su web pueden comprobar con meses de antelación el calendario de festejos con los toros participantes, razeteurs, precio de las entradas e incluso quien será el presidente del festejo. Todo un ejemplo de eficacia.
Fuente:
Víctor Manuel Giménez Remón
http://www.festejospopulares.net/reportajes/2007/la_camarga/camarga.htm

MARIO MONTEIRO MARQUES (1925 - 1958)

Solo para efectos ilustrativos
REJONEADOR PORTUGUÉS RUI FERNANDES
Autor: Francisco Arniz, Cádiz, España
https://www.senorcool.com/art/francisco-arniz/rejoneador-portugues-rui-fernandes

El caballero Mário Monteiro Marques, nacido el 17 de mayo de 1925, desde muy nuevo mostró aptitudes para el arte ecuestre, era un artista en la forma de enseñar a los animales. Un accidente de tráfico, ocurrido el 25 de marzo de 1858 (sic, 1958), le quitó la vida y con él fue su gran sueño.

Fuente:
De la hemeroteca de D. Rafael Gómez Lozano
Del libro: Pedacos da historia da Tauromaquia da Vila-José Gameiro
Blog: www.historiasalvaterra.blogs.sapo.pt

FRANCISCO HERNÁNDEZ GONZÁLEZ "PAVÓN " (XXXX - 1959)

Novillero mexicano hijo del ganadero de reses bravas de “Rancho Seco”, don Carlos Hernández Amozurrutia, que fallece en México D.F., el  21 de mayo de  1959, a raíz de la cornada que recibiera  de “Barqueño”, quinto de Peñuelas, el 27 de abril del mismo año, en el Toreo de Cuatro Caminos, al hacer un quite por gaoneras, como sobresaliente,  en una especie de quema o muerte anticipada, pues toreaban ese día mano a mano los maestros Calesero y Procura y los toros de Peñuelas eran de mucho respeto. Había toreado una novillada en Orizaba al lado de Joao da Gama, Gabino Aguilar y Joselino Olvera y cortado oreja. Eso lo animó a dar el salto grande y darse a conocer ante la afición de la capital del país. Lo cierto es que este novel novillero, hermano del también novillero Carlos Pavón,  fue muerto antes de tiempo. Si bien aparece como sobresaliente en una corrida de toros hechos y crecidos para su abreviada experiencia, se le permitió hacer unos quites para su crecimiento en la fiesta, pero terminó corneado en los intestinos. Murió poco tiempo después por los efectos de la espantosa cornada.

 

El maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere de este desafortunado  lidiador que << Francisco Pavón, que el 26 de abril de 1959, actuaba como sobresaliente, en El Toreo de Cuatro Caminos (ciudad de México, D. F.), resultó gravemente herido, por “Barqueño”, de la ganadería de Peñuelas, con una cornada en el vientre, de la que murió el 21 de mayo de  1959. "

 

El célebre erudito taurino español, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << hacía escaso tiempo que Francisco Hernández González (Paco Pavón), hijo del propietario de la ganadería mexicana de “Rancho Seco”, había comenzado, esencialmente por afición, su andadura por los ruedos aztecas. El 26 de abril de 1959 actúa en la capitalina plaza de “El Toreo” como sobresaliente de espada en una corrida de toros en que lidian, mano a mano, los espadas Alfonso Ramírez (Calesero) y Luis Procuna un encierro un encierro del hierro de “Peñuelas”. En mala hora le autorizaron intervenir en un quite, pues es Paco cornado en el vientre, falleciendo, de resultas, bien poco más tarde. " 

Por su parte, el afamado historiador taurino, don Adiel Armando Bolio, en sus efemérides del 26 de abril de 1959 cita que " Al intentar echarse el capote a la espalda, el sobresaliente Francisco Pavón, hijo del ganadero de Rancho Seco, don Carlos Hernández, sufre mortal cornada en el vientre por el quinto toro llamado "Barqueño" de la divisa de Peñuelas en El Toreo de Cuatro Caminos. Esa misma tarde, Luis Procuna le cortó una oreja al cuarto astado y Alfonso Ramírez "El Calesero" regala un séptimo ejemplar y por dificultades con su cuadrilla él mismo se subió al caballo a picar. " Fuente: http://suertematador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2870&Itemid=312