JUAN MATOS GAY "PANOJITA " (XXXX - 1935)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Aguasal, Valladolid 

Novillero de Medina del Campo que falleció por asta de toro en Aguasal (Valladolid) un mes de Mayo (Revista La Montera/ editorial de don Rafael González Zubieta/ “Mayo un buen mes para morir en los ruedos”)

 

Por su parte el cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo”,  que <<Juan Matos (Panojita), matador de novillos, del que sólo hemos logrado saber la fecha de su muerte, en la Plaza de Toros de Aguasal (Valladolid), la tarde del 19 de mayo de 1935, a consecuencia de una cogida, sin que podamos citar la región anatómica que sufrió el percance.

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador, reseña de ésta víctima de la fiesta, que << en el pequeño municipio de Aguasal (Valladolid) encontró su final el modesto diestro Juan Matos Gay (Panojita), nacido en Medina del Campo, en la misma provincia. La cogida se produjo el 19 de mayo de 1935 y la consideración de las heridas que recibió motivaron su inmediata muerte. "

FRANCISCO GIL CHACÓN (1909 - 1935)

Cortesía de
http://www.toreria.es/2008/11/15/museo-taurino-pepe-cabrera-ii-heroes/

Aspirante a novillero que en el transcurso de una novillada sufrió un imprevisto accidente, al tropezar y caer sobre su propia espada causándose la muerte la tarde del  24 de junio de 1935.

Sobre su vida,  el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere que <<Gil Chacón, fue un matador de novillos, nacido en Estepona (Málaga) el año 1909. Se presentó como torero en Málaga en la temporada de 1934, en un festejo sin picadores, y fue tal su buen éxito que ajustó 24 novilladas aquel año. En 1935 toreó en Málaga el domingo de  resurrección, y después en Valencia sustituyendo a “Rafaelillo”, que estaba entonces herido. El 25 de junio de 1935 fue a torear a Estepona en una plaza provisional de madera. Fue, además de matador, empresario en unión de otros amigos, en varias corridas; pero aquella tarde hizo mucho viento –el molesto y hasta angustioso "levante"-, y procurando Chacón mantener tensa la muleta ayudándose con el estoque, pero en un acoso del novillo, que era de la ganadería de don Antonio Flores (antes González Nandín), tuvo la mala fortuna de que se le clavara el estoque en la pantorrilla derecha. La hemorragia fue tan intensa que falleció a consecuencia de un colapso. Fue valiente y tenía una gran afición. Probablemente aquella fatídica tarde se malogró un torero de porvenir. "

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el afamado escritor, refiere de esta víctima de la fiesta, que << actuaba no solo como espada, sino también como coempresario de un festejo celebrado en una plaza provisional montada en su natal Estépona (Málaga) el 24 de junio de 1935. Al muletear a su segundo enemigo, de la divisa de los herederos de González Nandín, se produce un profundo corte con el estoque en la pantorrilla derecha. No puede superarse la gran pérdida de sangre registrada y muere en el Hospital Provincial de Málaga al siguiente día por anemia aguda. "

VICENTE RUÍZ (1913 - 1935)

Solo para efectos ilustrativos

“Boceto de una tarde” (2008)

Obra del pintor colombiano Gerardo Borda 

Vicente Ruiz, matador de novillos, natural de la provincia de Soria donde nació en 1913, falleció en 1935, cuando contaba 22 años de edad. El 28 de agosto de 1935 mataba en la Plaza de Toros de Soria una novillada de Orive. El desgraciado novillero fue cogido y volteado, y a consecuencia de un tremendo paletazo -con la pala del pintón- , en el pecho,  falleció en la madrugada del siguiente día. Hacía muy poco que se dedicaba al toreo. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino, refiere que << en una modesta novillada matutina celebrada en la plaza de Soria el 28 de junio de 1935, el espada natural de dicha provincia Vicente Ruiz fue cogido y revolcado por un astado de la vacada de Orive. No se le aprecia herida externa alguna, pero si un fuerte varetazo en la región pectoral que le produciría el fallecimiento en la madrugada del siguiente día. "

GONZALO BUSTINDUY GUTIÉRREZ DE LA SOLANA (1906 - 1935)

Solo para efectos ilustrativos

A las cinco de la tarde

Obra del excelso pintor español Luis Pineda

Corredor de encierros originario de San Luis Potosí (México), nacionalizado español y  radicado en San Sebastián,  de 29 años que fue empitonado  en el centro del ruedo el 10 de julio de 1935 en los festejos de San Fermín en Pamplona España, por un toro de la dehesa de Carmen de Federico (Murube), al que había citado con una chaqueta (a pesar de que varios guardias lo habían metido en el callejón), y el cual le infringió una terrible cogida en la axila. Hospitalizado en la Clínica San Miguel, fue trasladado a San Sebastián, donde murió 3 días más tarde. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El erudito taurino, don Juan José Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << otro mozo hallaría su fin en un encierro sanferminero pamplonés, Gonzalo Bustinduy Gutiérrez de la Solana, quien en la mañana del 10 de julio de 1935 sería herido por un toro de la divisa de Carmen de Federico, que provocó su muerte el posterior 13 de julio de 1935. "

 

FRANCISCO MORENO HUERTAS "DIENTES " (1894 - 1935)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del famoso pintor y caricaturista mexicano  “Pancho Flores”  (1919-1984)

Banderillero nacido en Chinchón (Madrid) el año 1894, falleció en 1935, cuando contaba 41 años de edad. El  5 de agosto de 1935, toreando en la Plaza de Toros de La Coruña, al clavar un par de rehiletes al cuarto toro, llamado “Rosito”, de don Ernesto Blanco –en otro lugar se dice que era de Escudero-, se resbaló ante la cara del toro y éste, antes de que cayera el bicho le enganchó por el vientre, causándole una herida tan grave que falleció a las pocas horas. Fue un buen rehiletero y un eficaz peón de brega. Vivía en Vallecas a su fallecimiento, dejando esposa e hijos. Don José María de Cossío nos dice no tener noticias de su vida taurina hasta que vio su nombre en un cartel en el que figuraba en la cuadrilla de Juan Martín Cases (Chiquito de la Audiencia), primero en sus campañas novilleriles, hacia 1930, y después cuando toma la alternativa. Al hacerlo su hermano Curro Caro, en 1934, pasó a su cuadrilla. (Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega).

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador taurino, refiere de este personaje de la fiesta, que << había figurado el madrileño, de Chinchón, Francisco Moreno Huertas (Dientes) en la cuadrilla de Juan Martín Caro (Chiquito de la Audiencia) y pasó más tarde a la del hermano de éste, Francisco (Curro Caro) a cuyas órdenes toreó en La Coruña el 5 de agosto de 1935. Aquella tarde fue herido mortalmente en el vientre por un toro de Ernesto Blanco, al intentar colocar un par de palitroques. " 

Refiere "don Víctor", el cronista contemporáneo que mantiene en la Red el Blog taurino "A los Toros", que el 5 de agosto de 1935, el banderillero Francisco Moreno Huertas (Dientes) fue corneado mortalmente en la segunda corrida de feria de la Coruña al intentar clavar un par de banderillas al toro "Rosito", quinto de la tarde, se resbaló ante la cara del toro y antes de que cayera fue empitonado por el vientre. En la enfermería nada pudieron hacer por salvarle la vida dada la extrema gravedad de las heridas, a los pocos momentos de que el coadjutor de Santa Lucía le administró la Extremaunción el infortunado torero dejó de existir. Se lidiaron ocho toros de Parladé por los diestros Cagancho, Barrera, Ortega y Curro Caro.

LA MUERTE DE "EL HONRAO" EN PUQUIO, PERÚ (XXXX - 1935)

Foto del afamado novelista peruano, don José María Arguedas quien refiere haber presenciado en 1935, en Puquio, la muerte de un capeador peruano apodado "el Honrao"

Yawar Fiesta es la primera novela del escritor peruano José María Arguedas publicada en 1941. Pertenece a la corriente del indigenismo. Ambientada en el pueblo de Puquio (sierra sur del Perú), relata la realización de una corrida de toros al estilo andino (turupukllay) en el marco de una celebración denominada yawar punchay (fiesta de sangre). Según los críticos, es la más lograda de las novelas de Arguedas, desde el punto de vista formal. Se aprecia el esfuerzo del autor por ofrecer una versión lo más auténtica posible de la vida andina sin recurrir a los convencionalismos y al paternalismo de la anterior literatura indigenista de denuncia. El tema de una corrida de toros al estilo andino (o "indio") como centro de un conflicto que enfrenta a razas y grupos sociales en un poblado de la sierra peruana nació en la mente de Arguedas cuando, según su confesión, asistió a una corrida en Puquio, en julio de 1935. En esa ocasión uno de los capeadores indios, apodado "el Honrao", fue destrozado por el toro. En 1937 Arguedas publicó dos relatos que son antecedentes de la novela: uno titulado "El despojo", que apareció en la revista limeña Palabra, nº 4, mes de abril (que luego se constituyó en el segundo capítulo de la novela); y el otro titulado "Yawar (Fiesta)", publicado en la Revista Americana, año XIV, Nº 156, en Buenos Aires (que es una versión primigenia de la novela). Su deseo de rehacer este relato se vio interrumpido por su estancia en la cárcel de El Sexto, entre 1937-38, por lo que solo pudo llevarlo a la práctica en el segundo semestre de 1940, luego de asistir al Congreso Indigenista de Patzcuaro, en México. Se hallaba entonces en Sicuani, donde ejercía la docencia en un colegio nacional. Aprovechando unas vacaciones de medio año, Arguedas escribió de corrido la novela. Un incentivo fue un concurso continental de novela hispanoamericana convocada por una editorial de los Estados Unidos: jurados reunidos en cada país hispanoamericano debían elegir una novela representativa que sería enviada a un jurado internacional auspiciado por dicha editorial. En el Perú el jurado nacional estuvo conformado por Augusto Tamayo Vargas, Estuardo Núñez, Luis E. Valcárcel, entre otros. A medida que avanzaba los capítulos de su novela Arguedas los iba enviando a Lima, a su amigo el poeta Manuel Moreno Jimeno. La correspondencia entre ambos documenta al detalle la labor de Arguedas. Pero para éste debió ser una decepción que no se eligiera su novela como representante del Perú en el concurso internacional, siendo desplazado por la obra de un desconocido, José Ferrando, titulada Panorama hacia el alba. Cabe agregar que la ganadora del concurso internacional fue nada menos que la gran novela indigenista de Ciro Alegría, El mundo es ancho y ajeno, enviada en representación de Chile, donde dicho escritor se hallaba desterrado. La novela relata una de las costumbres más tradicionales de las comunidades indígenas del Perú: la "corrida india", que se celebra todos los años el 28 de julio, aniversario de la fundación de la República del Perú. La corrida india es un evento espectacular donde un toro debe enfrentarse, en un pampón, a unos cien o doscientos indios a manera de toreros o capeadores espontáneos, y del cual son parte otros elementos como la música de los wakawak`ras, (trompetas de cuerno de toro), cánticos populares (huaynos), el consumo de aguardiente, el uso de dinamita para matar al toro, e incluso la muerte de muchos indios, despanzurrados por el cornúpeta. Esta tradición se ve amenazada por una orden proveniente de la capital, que la prohíbe pues la considera una práctica "bárbara". Ante la negativa de los indios para acatar la orden, las autoridades buscarán la manera de permitir las corridas pero "decentemente": contratan un torero profesional que lidiará a la manera "española". Con ello quitan la esencia misma de la fiesta, pero esta finalmente se realiza, imponiendo los indios su tradición ante los ojos de los principales del pueblo. Cabe señalar que en este relato de Arguedas no se menciona al cóndor atado al lomo del toro, que actualmente es la variante más conocida del yawar fiesta. El tema principal es la realización de la corrida de toros al estilo andino. Temas secundarios son: la invasión de los blancos o mistis a Puquio, los abusos y violencias de los gamonales sobre los indios, la construcción de la carretera de Puquio a Nazca, la migración de miles de serranos a Lima.
Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Yawar_Fiesta_%28novela%29

JUAN DE LA CRUZ RAFAEL MUÑOZ MARTÍN (1882 - 1935)

Cartel del festejo de ese trágico Carnaval de 1935
De la hemeroteca de Juan Tomás Muñoz Garzón

Me cuenta el investigador del Centro de Estudios Mirobrigenses, don Juan Tomás Muñoz Garzón, que en el Carnaval de 1935 de Ciudad Rodrigo, tras el segundo espante del ganado que participó en el encierro del Domingo de Carnaval -3 de marzo- uno de los astados se desmandó -eran del tratante y ganadero José Martín González, Che- en el entorno del paraje conocido como Torroba, ya en el casco urbano, y se enfiló hacia un pescador -iba con su caña al río-, quien, en principio, era ajeno al festejo.

El toro se enceló con él y le causó graves heridas, siendo trasladado al Hospital de la Pasión para recibir asistencia sanitaria. No sirvió de mucho, dado que tres días después, el 6 de marzo de 1935, Miércoles de Ceniza, falleció a consecuencia de las cornadas recibidas, complicadas, según se apunta en la partida de defunción, con una gangrena. Se trata de Juan de la Cruz Rafael Muñoz Martín, nacido en Ciudad Rodrigo el 24 de noviembre de 1882 y fallecido, como queda expuesto, el 6 de marzo de 1935. Era mi abuelo. (JTMG)


Don Juan de la Cruz Rafael Muñoz Martín vestido con traje charro en su etapa juvenil
Foto propiedad de don Juan Tomás Muñoz Garzón

LONGINOS MONTERO DÍAZ (XXXX - 1936)

Longinos Montero, el mayor hacendado de Escalona en 1931.
http://torrijosysucomarca.blogspot.mx/2013/12/proclamacion-de-la-ii-republica-en_6.html

En una editorial publicada por "Cadahalseño" en su interesantísimo Blog Taurino en la Red "Extrapicurciela", refiere que el empresario taurino Longinos Montero Díaz murió asesinado en el kilómetro 17 de la Carretera de Toledo a Ávila (término de Rielves) el 7 de agosto de 1936, durante los amargos sucesos de la Guerra Civil Española.

Corría el año 1930, primero después del crash del 29. En Escalona Longinos Montero Díaz, un emprendedor vecino del pueblo, estaba terminando la construcción de una nueva plaza de toros y, aún sin concluir, programó su inauguración para el día 29, festividad de San Pedro, con dos novilleros toledanos y una ganadería de la zona, anunciándolo en la prensa toledana.


Diario "El Castellano" de Toledo, 07/06/1930

La ganadería anunciada, del cadalseño Paulino Alcázar, procedía de la famosa colmenareña de Vicente Martínez (jijón-vázquez-ibarra). La animación fue extraordinaria y los novillos fueron grandes, broncos y poderosos. Pedro Montes estuvo superior con el capote y realizó dos faenas temerarias con la muleta, amenizadas con la música, y con el acero estuvo breve. Natalio Sacristán Fuentes, muy artístico con el capote, superior con la muleta y acertadísimo con el acero. Ambos salieron a hombros ("El Imparcial" 30/06/1930). Dado el éxito del festejo del día de San Pedro y la íntima amistad que unía al empresario con los diestros, la empresa repitió el cartel para la festividad de Santiago, el 25 de julio de 1930, anunciándose dos novillos de Paulino Alcázar y otros dos del también ganadero cadalseño Ricardo Sáez, de la misma procedencia de Martínez.

Este festejo del día de Santiago comenzó con un lleno rebosante (según "El Imparcial", aunque para "La Libertad" solo había media entrada) y Pedro Montes obtuvo gran éxito toreando con capote y muleta al primer bicho de Saéz, bravo y de pelo negro, al que después de una gran faena amenizada por la música y entre el entusiasmo del público, despachó de un enorme volapié, cortando una oreja (según "La Libertad", aunque para "ABC" sólo hubo petición) o las dos orejas y el rabo (según "El Imparcial" y "El Siglo Futuro").

Salió el segundo novillo, de la ganadería de Ricardo Sáez, número 31 y de nombre "Español", el mismo del semental vazqueño que Vicente Martínez compró en 1875 a Joaquín Pérez de la Concha (procedencia Concha y Sierra) y que introdujo en la ganadería colmenareña la característica capa de berrendo aparejado o "berrendo Martínez". El de Sáez, sin embargo, era negro, además de hormigón, bravo y pegajoso y Sacristán Fuentes oyó una gran ovación toreando ceñidísimo a la verónica, después de voltear al banderillero Muntaner, lanzándolo a gran altura. En su turno entró Pedro Montes al quite, se echó el capote a la espalda y dio tres lances de frente por detrás enormes y media colosal. Al rematar, el bicho se le quedó debajo y achuchó, obligando al portillano a intentar refugiarse en un burladero, pero antes de entrar fue prendido por el novillo furiosamente contra las tablas, dándole un tremendo hachazo en el muslo derecho. Acudieron todos al quite, entre ellos su hermano Luis, banderillero que se encontraba en el callejón. Pedro, intensamente pálido y sin conocimiento, arrojando un tremendo caño de sangre por la pierna, fue trasladado por su hermano y por los monosabios a la enfermería, donde esperaban los médicos de Escalona y sus colegas de Santa Olalla y de Cadalso que habían acudido a presenciar la corrida. Todos ellos se apresuraron a reconocer al herido, que presentaba un tremendo boquete en el muslo derecho, por encima de la rodilla, con rotura completa de la arteria femoral, penetrando a la cavidad abdominal. Mientras unos intentaban ligarle la arteria y otros contener la hemorragia, se le pusieron varias inyecciones de cafeína, pero la reacción no se operó en el desventurado torero, que falleció a los pocos instantes, sin haber recobrado el conocimiento, ante los ojos de sus hermanos Luis y Jerónimo, en una escena de honda y dolorosa emoción.

El parte médico decía lo siguiente: "Durante la lidia del segundo toro ha ingresado en esta enfermería el diestro Pedro Montes, a consecuencia de una herida por asta de toro, en la región inguino-abdominal derecha penetrante en el vientre, seccionado la femoral y otros vasos importantes, de veintitantos centímetros de profundidad, con dirección de abajo arriba y de dentro afuera. El estado, de profundo shock, falleciendo a los pocos momentos de ingresar".

La cogida del bravo novillero produjo enorme impresión en el público, accidentándose no pocas mujeres y abandonando otros espectadores la plaza. Sacristán Fuentes, después de estoquear con pinchazo y media baja a "Español" y obtener las dos orejas y rabo, se acercó a la enfermería, a la que le negaron el acceso. Muy afectado el de Santa Olalla al conocer el fallecimiento de su compañero, fue a conferenciar con el alcalde de Escalona, que presidía el festejo, quien consultó sobre la suspensión de la novillada. Dado que la mayoría de los espectadores abandonaron el coso al conocer el trágico resultado, se decidió suspender definitivamente la función a la muerte del tercer novillo, este de Paulino Alcázar, al que Sacristán hizo una de aliño, revistiéndose el palco de crespones negros. Hubo de intervenir la Guardia Civil para despejar la enfermería del público que pretendía entrar en ella ("ABC", cuyas páginas reprodujo Tony Montón en su blog).

Dada cuenta de la noticia a la familia, de Madrid llegó en automóvil el padre y dos hermanas del fallecido, desarrollándose al llegar a Escalona una escena tristísima. La enfermería había sido convertida en capilla ardiente con el cadáver velado por los familiares, todos los toreros que actuaban en la trágica novillada y las autoridades locales. Todo el pueblo desfiló por la capilla ardiente dando muestras de gran sentimiento.

El día siguiente, lunes, tras realizarle la autopsia, y saliendo los vecinos de Escalona a despedirle en masa hasta la salida del pueblo, el cadáver de Pedro Montes fue trasladado en un automóvil a Portillo para su entierro. En la entrada del pueblo esperaban las autoridades, el clero y el vecindario en masa. El féretro fue trasladado a la casa familiar donde se cantó un responso. Centenares de personas desfilaron ante el cadáver. De Madrid se habían recibido centenares de telegramas de pésame y algunas coronas de compañeros y amigos y una del Montepío de Toreros. El cadáver recibió sepultura en el panteón familiar del cementerio de Portillo, donde reposaban también los restos de su hermano Mariano, muerto de forma casi idéntica en 1926, como ya se ha dicho.

La muerte del diestro toledano fue sentidísima en los círculos taurinos de Madrid donde se le quería y se le estimaba por sus excelentes dotes de seriedad, modestia y hombría de bien.

La ganadería de Paulino Alcázar volvió a anunciarse en Escalona en las fiestas de septiembre de ese mismo año de 1930, ya terminada la plaza de toros, actuando como torero Fuentes Bejarano y como novillero, de nuevo, Natalio Sacristán. Éste sería testigo después de otra cornada mortal, esta vez la de Pedro Vela Mejías el 09/09/1934 en la plaza de toros de Ocaña, por un novillo de Juan Cobaleda.

El empresario Longinos Montero Díaz murió asesinado en el kilómetro 17 de la Carretera de Toledo a Ávila (término de Rielves) el 7 de agosto de 1936.

Fuente:
http://extrapicurciela.blogspot.mx/


Plaza de Escalona el 29 de marzo de 1914.
http://torrijosysucomarca.blogspot.mx/2013/12/proclamacion-de-la-ii-republica-en_6.html

ROBERTO CANTÚ (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos
“Picador”
Obra del pintor español Javier Núñez Alberka

Novillero mexicano que fue cogido por un astado el 24 de febrero de 1936 y que falleció el día 10 de marzo del mismo año.

Roberto Cantú, matador de novillos mexicano, nacido en Zapatías y muerto en la ciudad de Guadalajara (Jalisco, México) el día 10 de marzo de 1936, a consecuencia de una herida que le infirió un toro de la ganadería de Paso Blanco, toreando el 24 de febrero de 1936 en la Plaza de Toros portátil de Río Grande (Zacatecas). Empezó su carrera, como la mayoría de los diestros mexicanos, en calidad de valiente. (Crónica del historiador Juan José Zaldívar Ortega)

El maestro, Juan José de Bonifaz Ybarra refiere de esta víctima de la fiesta, que << el mexicano, de Zapatías, Roberto Cantú caería gravemente herido en la plaza de Río Grande, en el estado azteca de Zacatecas, el 24 de febrero de 1936. La cornada la infirió una res de la divisa de Paco Blanco y el óbito tuvo lugar el posterior 10 de marzo en Aguascalientes. "

Refiere el erudito taurino, don Luis Ruiz Quiroz, en sus leídas efemérides taurinas de la página de Internet, "Campo Bravo-México" de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que el 10 de marzo de 1936 fallece en Aguascalientes (México), Roberto Cantú a consecuencia de cornada recibida el 24 de febrero anterior en Río Grande (Zacatecas) por un novillo de Paso Blanco.

Cita el acreditado cronista Rafael Gómez Lozano en su Blog enciclopédico en la Red "Toreros Mexicanos" de ROBERTO CANTÚ -Matador de novillos-. Debutó en la Plaza de toros "El Toreo" el 29 de junio de 1930. Alternó con David Liceaga y Antonio Rizo "El Espontáneo" con novillos de Piedras Negras. El 24 de febrero de 1936 en Río Grande, Zacatecas, un novillo de Paso Blanco le infirió una grave cornada, la cual le quitó la vida, el 10 de marzo siguiente en Aguascalientes, a donde había sido trasladado.

ANTONIO NAVARRO "NAVARRITO " (1888 - 1936)

Foto Cortesía de la Hemeroteca del Diario ABC

La  fotografía fue tomada,  cuando los compañeros de Navarrito hacían una colecta para la familia de éste,  al anuncio  de su muerte en la propia plaza (Foto Elorza)

Banderillero y cómico-taurino valenciano, nacido en 1888, y que  falleció el 24 de mayo de 1936, cuando contaba 48 años de edad. Ese día se celebró en la Plaza de Toros de Vista-Alegre de Bilbao una charlotada. Debía haber toreado ese día “Navarrito” en Zaragoza, con Ruiz Toledo; pero por haber sido suspendida la becerrada el domingo anterior y el jueves siguiente, se quedó a torear en Bilbao. Un becerro le alcanzó, como por broma, o sin quererlo, le habían alcanzado tantas veces,  pero esta vez tuvo la mala fortuna que le infringiera una cornada en la axila izquierda, con fractura de varias costillas e interesando el pulmón. Falleció a consecuencia de ella a los pocos momentos. La becerrada fue suspendida, y el duelo, lo mismo en Bilbao que en  Valencia, donde era muy querido, fue general y muy sincero. Fue un auxiliar ejemplar, que consiguió dar realce a sus modestos servicios, alcanzando tanta popularidad como sus jefes, y un hombre intachable en su vida particular, plenamente entregado al cariño y el auxilio de su familia. Comenzó a ejercer su profesión en 1911, llegando a hacerse un buen peón de brega. Con “Rodalito” estuvo tres años siendo su peón de confianza. Al organizarse el espectáculo de “Los Charlots”, entró a formar parte de la cuadrilla, en la que con el mote, y función, de Botones adquirió gran popularidad. A consecuencia de una cogida tuvo la desgracia de quedar cojo, y ello le hizo abandonar, aunque no de todo, el toreo serio. Con “Llapisera” y “Charlot”  fue el colaborador más eficaz, y daba constantes pruebas de su inteligencia torera y de su valor, pues riesgo auténtico había en sus actuaciones. Las fechas que le dejaba libre su profesión taurina las dedicaba a trabajar como pintor en los Astilleros de la Unión Naval de Levante.

Al respecto de estos pasajes de su vida, el ilustre cronista, don Juan José de Bonifaz Ybarra, detalla que << en la denominada parte seria de un modesto festejo cómico-taurino-musical celebrado en Bilbao, el 24 de mayo de 1936, fue corneado de muerte en el pecho, con perforación del pulmón izquierdo, el subalterno valenciano, Antonio Navarro (Navarrito) por una res de la ganadería de Julián Sánchez del Saro. No se hizo esperar el óbito, por lo que la función fue suspendida antes de la actuación de la anunciada banda de El Empastre”. "


Antonio Navarro "Navarrito"
Cortesía de don José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/2014/03/antonio-navarro-navarrito.html

Refiere el historiógrafo taurino don Antonio Román Romero que en Bilbao, el 25 de Mayo de 1936, se celebró la reaparición del espectáculo Llapisera, en el que tomaron parte el becerrista Peris y el bombero-torero con su troupe. Durante la lidia, el banderillero "Navarrito" fue alcanzado por un becerro que le infirió una profunda cornada en la axila izquierda con fractura de varias costillas, y una herida pulmonar. El infortunado banderillero falleció a los pocos momentos, por lo que al conocerse la noticia el público pidió la suspensión del espectáculo, acordándose así sin actuar la banda del "Empastre." Se destinaron a la viuda del diestro el importe de los regalos que iban a sortearse entre los espectadores y además se hizo una cuestación recaudándose 1,300 pesetas. "Navarrito" llevaba veinticinco años toreando y perteneció durante tres a la cuadrilla del diestro "Rodalito" como peón de confianza. Las fechas que le dejaba libre su arriesgada profesión taurina las dedicaba a trabajar como pintor en los Astilleros de Unión Naval de Levante. Su vida particular era excelente y se caracterizaba por su laboriosidad y cariño a su familia. El infortunado lidiador contaba cuarenta y ocho años.

JUAN ARCOYAS CABEZAS Y FRANCISCO GALADÍ MELGAR (XXXX - 1936)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who
Fotografía del excelso poeta y mártir hispano-universal
Federico García Lorca, cobardemente masacrado en compañía de los banderilleros Juan Arcoyas Cabezas y Francisco Galadí Melgar

La versión dada por el capitán al mando de la zona durante las ejecuciones, José María Nestares, al periodista Eduardo Molina Fajardo, que aparece recogida en el libro “Los últimos días de García Lorca” (Ed. Plaza y Janés). Es que: Fueron seis los fusilados aquella noche: 2 rateros, uno de ellos apodado ‘El Terrible’, 2 toreros —Cabezas y Galadí—, un maestro de Pulianas,  y Federico García Lorca.

En otro de los testimonios recogidos por el que fuera director de Patria, el de José María Nestares Cuéllar, se apunta que “la vigilancia que existía de noche en aquel sector y que hacía el servicio desde Víznar a Fuente Grande, observa lo que pasa, y por la mañana le da la novedad al capitán Nestares diciéndole que han fusilado a seis, que los han echado a un hoyo y que encima de todos los fusilados hay unas muletas, al parecer de un cojo. Al día siguiente, esta misma vigilancia vuelve a informarle de que han sido enterrados”. Las muletas pertenecían al maestro Dióscoro Galindo, a quien le faltaba una pierna.

Según los testimonios recogidos en diferentes investigaciones sobre el asesinato de García Lorca, los 6 fueron ejecutados a pistola y a corta distancia. El mismo José María Nestares sitúa la escena de aquellos crímenes en un terreno entre Víznar y Alfacar, situado a la derecha y en las proximidades a Fuente Grande, que era utilizado como campo de instrucción. Unos pozos abiertos para buscar agua fueron usados como fosas. El cuerpo de García Lorca fue el segundo por abajo, y encima de ellos se colocaron los demás cadáveres.

La versión más extendida hasta el momento del cobarde asesinato, señala que el ilustre poeta granadino Federico García Lorca de 38 años,  vivió sus últimos instantes de vida junto al maestro Dióscoro Galindo González y los banderilleros Juan Arcoyas Cabezas (que no dejó descendencia)  y Francisco Galadí Melgar, acusados de anarquistas y de otros infundios imperdonables. Fermín Roldán García sería el quinto hombre, un inspector de tributos del Ayuntamiento de Granada que, en la madrugada del 17 o 18 de agosto de 1936, fue sacado de su casa y trasladado directamente al paraje entre las localidades de Víznar y Alfacar, mientras que los demás fusilados coincidieron en una finca, en La Colonia, un lugar que servía de antesala de la muerte que les llegaría el 19 de agosto. Fuente: (Sitio web: Letralia-Tierra de letras/Año XIV No 216, Cagua Venezuela 17-08-09)

La recuperación de la memoria histórica.
Los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín A. Cabezas

En la madrugada del 18 de agosto de 1936, el poeta Federico García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo González y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas Cabezas coincidieron en La Colonia, un cortijo de Víznar que había sido convertido por los falangistas en antesala de la muerte. Allí compartieron sus últimas horas de vida antes de ser asesinados. Eran los anarquistas Francisco Galadí Melgar y Joaquín Arcollas Cabezas muy conocidos en Granada, sobre todo en el mundo taurino del que llegaron a ser afamados banderilleros.
Fuente:
http://www.portaltaurino.com/enciclopedia/doku.php/joaquin_arcollas_cabezas

FRANCISCO GUTIÉRREZ SERRANO "SERRANITO DE CÓRDOBA " (1892 - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Antiguo coso cordobés de Los Tejares (1846-1965)

Cortesía del Sitio Web: http://wikanda.cordobapedia.es

Torero nacido en Córdoba el 26 de junio de 1892, era hijo del capataz de la finca “Hacienda de San Rafael”, propiedad de Rafael González Madrid "Machaquito". Fue un torero modesto que empezó su en la plaza de los Tejares llevándolo “Machaquito”como sobresaliente a Pozoblanco el 20 de junio de 1913 cediéndole el maestro la muerte de uno de los cuatro toros que lidió. Se presenta en Madrid el 31 de agosto de 1913 alternando con José Muñagorri y Matías Lara “Larita”, con novillos de Esteban Hernández. No fue un torero que actuara en muchas novillas, sólo participó en una el año de su alternativa, siendo otorgada ésta en Córdoba el 25 de julio de 1921 por José Flores González "Camará", con toros de Andrés Sánchez Coquilla y como testigo Francisco Ferrer “Pastoret”. Con el doctorado no llegó a arribar, “Serranito”se ve obligado a renunciar a su nombramiento al aceptar únicamente contratos en modestas novilladas. Al observar que la profesión de toreo no le resolvía su vivir, entró a forma parte como operario de la Telefónica. Sin embargo, ocho años más tarde, el día 25 de julio de 1929, fue contrato “Serranito”en una corrida mixta en el coso cordobés de los “Tejares”. Actuaban como compañeros el matador Pedro Castro “Negro Facultades”y como novillero “Parejito”. “El Negro” fue herido de gravedad al recibiendo una cornada en el vientre, igualmente fue herido “Serranito” al sufrir una cogida en el muslo izquierdo. Un mes más tarde se le produjo gangrena en la pierna, lo que tuvo como consecuencia la amputación de la misma en el Hospital de los Agudos por los doctores José Altolaguirre y Jacinto Navas González, y que le condujo al abandono de la profesión cuando contaba con 42 años. Posteriormente, durante la Guerra Civil, murió al ser alcanzado por la metralla de una bomba de aviación en una calle de Córdoba, cuando iba con una burra en la modesta profesión de aguador, hecho ocurrido el 20 de agosto de 1936. (Fuente: http://wikanda.cordobapedia.es)


Francisco Gutiérrez Serrano
"Serranito de Córdoba"
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

Refiere don José Antonio Román Romero, el docto cronista español, en su visitado Blog en la Internet: "De hombres, Toros y Caballos", que Francisco Gutiérrez "Serranito de Córdoba", fue Torero nacido en Córdoba el 10 de enero de 1886, era hijo del capataz de la finca “Hacienda de San Rafael”, propiedad de Rafael González Madrid "Machaquito". Fue un torero modesto que empezó su carrera en la plaza de los Tejares llevándolo “Machaquito” como sobresaliente a Pozoblanco el 20 de junio de 1913 cediéndole el maestro la muerte de uno de los cuatro toros que lidió. Se presenta en Madrid el 31 de agosto de 1913 alternando con José Muñagorri y Matías Lara “Larita”, con novillos de Esteban Hernández. No fue un torero que actuara en muchas novillas, sólo participó en una el año de su alternativa, siendo otorgada ésta en Córdoba el 25 de julio de 1921 por José Flores González "Camará", con toros de Andrés Sánchez Coquilla y como testigo Francisco Ferrer “Pastoret”.

Con el doctorado no llegó a arribar, “Serranito” se ve obligado a renunciar a su nombramiento al aceptar únicamente contratos en modestas novilladas. Al observar que la profesión de toreo no le resolvía su vivir, entró a formar parte como operario de la Telefónica. Sin embargo, ocho años más tarde, el día 25 de julio de 1929, fue contratado “Serranito” en una corrida mixta en el coso cordobés de los “Tejares”. Actuaban como compañeros el matador Pedro Castro “Negro Facultades” y como novillero “Parejito”. “El Negro” fue herido de gravedad recibiendo una cogida en el muslo izquierdo. Unos días después de la fatídica corrida se le produjo gangrena en la pierna, lo que tuvo como consecuencia la amputación de la misma en el Hospital de los Agudos por los doctores José Altolaguirre y Jacinto Navas González, y que le condujo al abandono de la profesión cuando contaba con 43 años.

Posteriormente, durante la Guerra Civil, murió al ser alcanzado por la metralla de una bomba de aviación en una calle de Córdoba, cuando iba con una caballería en la modesta profesión de aguador, hecho ocurrido el 20 de agosto de 1936.

JUAN LUIS DE LA ROSA DE LA GARQUEN (1901 - 1936)

Cortesía del Sitio Web: http://.historiadeltorero.com

Torero notabilísimo con capa y muleta, deficiente estoqueador y carente de afición. Esto último y su vida desordenada le impidieron llegar a la primera fila. Nació en Jerez de la Frontera el 1º de febrero de 1901; empezó la profesión como becerrista, y al hacerse novillero se presentó en Madrid el 20 de julio de 1919, con Ernesto Pastor y Pedrucho y ganado de Villamarta, en cuya ocasión dio la medida de un torero grande. En aquel mismo año, el 28 de septiembre, tomó la alternativa en la plaza Monumental de Sevilla --de efímera existencia--, concedida por Joselito, con Camará y Varelito de testigo y toros de Guadalest. El de la cesión, negro bragado, se llamaba Celeste. Y el 24 de mayo de 1920, le confirmó Juan Belmonte dicho doctorado en Madrid, con Varelito de segundo espada y toros de Gamero Cívico. Cayó rápidamente por las razones dichas; realizó excursiones a varias Repúblicas americanas; al regresar de una de ellas en el año 1936, toreó tres corridas en Barcelona, la última el 6 de septiembre, y pocos días después, por motivos ignorados, fue fusilado por los rojos en la mencionada capital catalana. (Fuente: http://.historiadeltorero.com)


Cortesía de
http://lafiestaprohibida.blogspot.mx/p/gestos-toreros.html

Refieren en el "Diario Plaza Juárez.com", de la airosa Pachuca, Hidalgo, México, en una editorial de "Entre el Callejón y el Tendido", titulada "De Superstición y Tragedia en los Toros", del 14 de febrero de 2010, que " Juan Luis de la Rosa, originario de Jerez y testigo de la alternativa de Manolo Granero, quien también tomó la alternativa en Sevilla, el 28 de septiembre de 1919, un año antes que Granero, murió asesinado de un tiro en el corazón en pleno centro de Barcelona en 1936, en una revuelta callejera durante la guerra civil española."

Anota el historiógrafo don Juan de la Plata, en una brillante editorial publicada en el Diario de Jerez: Al que no pude conocer fue a Juan Luis de la Rosa, del que tanto escuchara hablar a viejos aficionados, que lo solían poner por las nubes, como torero. Pero investigando se consiguen muchas cosas, hasta que descubrí que en Jaén vivía un sobrino suyo, llamado igual que el diestro y éste sería quien me aportase importantes datos, para la biografía de Juan Luis de la Rosa Jarquín, nacido en Jerez en 1900, aunque otras fuentes lo dan como nacido el 2 de febrero de 1901. Todo lo que De la Rosa tenía de buen torero lo tuvo también de juerguista, derrochador y mujeriego. Hasta el punto de dilapidar en múltiples francachelas todo lo que ganaba en los ruedos. Y esa mala vida le llevó a que, con motivo de la guerra civil, fuera detenido en Barcelona, donde vivía, y fuera vilmente asesinado. Me lo contaba así su sobrino: "A mi tío lo asesinaron los rojos en Barcelona, pues se complicó la vida con una mujer francesa que tenía un amigo que era comisario y su misma madre delató el romance que tenía con el torero. Por celos, el comisario la detuvo a ella y, junto a él, los fusilaron a los dos, en el cementerio de Barcelona." De la Rosa tomó la alternativa, en la antigua plaza Monumental de Sevilla, el 28 de septiembre de 1919. Padrino: Joselito el Gallo y testigos Camará y Varelito, sustituyendo este último a Ignacio Sánchez Mejías, cogido en un festejo anterior, después de estar anunciado en el cartel de dicha ceremonia. "Celeste" se llamaba el toro de la alternativa de De la Rosa, marcado con el hierro de la ganadería de Guadalest. Curiosamente, a esa misma hora, en la Plaza de la Real Maestranza, tomaba también la alternativa, de manos de Juan Belmonte, su gran amigo, Manuel Jiménez "Chicuelo" el que, años después, toreando en Barcelona, al ver a De la Rosa en el tendido, le brindó un toro y el diestro jerezano, al devolverle la montera, le hizo llegar una esquela en la que le decía "Gracias, Manolo; y convídame esta noche a cenar, que estoy a dos velas". La alternativa se la confirmaría, en Madrid, el 24 de mayo de 1920, el eterno rival de Joselito, Juan Belmonte, que le cedió un toro de la ganadería de Gamero Cívico. En el diario "Ayer" del 1º de agosto de 1946, el crítico "Currito" escribiría que la afición esperaba mucho de este torero, pero que no llegó a triunfar. Pero el crítico se equivocaba al afirmar que "la muerte de Juan Luis de la Rosa fue un final heroico" y que "su muerte fue un bello final de romance a su toreo de filigrana". Nada de eso. Fue una venganza, un asesinato de un rival amoroso que se aprovechó de su cargo de comisario, para hacerle fusilar.
Fuente:
Don Juan de la Plata/Tres toreros sin fortuna: 'El Jerezano', De la Rosa y Venturita.
http://www.diariodejerez.es/article/jerez/894412/tres/toreros/sin/fortunael/jerezano/la/rosa/y/venturita.html

Publica el cronista "Don Víctor", en su visitado Blog taurino en la Internet "A los Toros", un detalle que ilustra el buen entender de los toros que tenía este lidiador, al referir que el 18 de junio de 1922 se celebró en la plaza de toros de Madrid la décima corrida de abono, que presenció desde el palco 103 el director general de Seguridad, Sr. Millán de Priego, y en la que , por obra y gracia, casi exclusivamente de la ineptitud presidencial, se organizó un escándalo de proporciones inusitadas. La terna estaba formada por el madrileño José Roger "Valencia I", el jerezano Juan Luis de la Rosa y el malagueño José Gómez Roca "Joseíto de Málaga". En total se lidiaron reses de cuatro ganaderías distintas. El segundo de la ganadería de Daudarne, pequeño y escurrido de carnes, fue devuelto y sustituido por uno de Albaserrada., grandote y gordo. Juan Luis de la Rosa, a quien correspondía su lidia, alegó que estaba tuerto y por tanto no quería torearlo. Fue obligado por la presidencia y de la Rosa lo hizo de cualquier manera, al toro se le había fogueado. En el último toro, de Daudarne, grandote, burriciego, mansurrón, que no había forma de sacarle de las tablas junto a chiqueros, un banderillero clavó desde el callejón un par en los cuartos traseros. Acabada la corrida el presidente impuso a Juan Luis de la Rosa una multa de 500 pesetas por considerar que se había dirigido al público diciéndole que el toro estaba tuerto, y por tanto dio lugar a que éste se manifestase escandalosamente; otra de idéntica cantidad al no imponerse como director de lidia -Valencia había ingresado en la enfermería con un puntazo en el glúteo-, y no obligar a los toreros a que trabajasen con arreglo a lo que dictaba el reglamento. También se sancionó con 100 pesetas a cada uno de los picadores y banderilleros que intervinieron en la lidia de los toros cuarto, quinto y sexto; otra de 500 pesetas al banderillero que clavó el par desde la barrera y de 125 pesetas al resto de los banderilleros de dicho toro. El usía ordenó que fuese reconocida la cabeza del toro por si era cierto que tenía defectos en la vista. Efectuado el reconocimiento por dos veterinarios, con asistencia del delegado de la Autoridad, el apoderado y el representante de la Empresa, un representante de la Sociedad de Ganaderos, don Horacio Riesgo, y dos espectadores, los dos veterinarios afirmaron que el toro tenía cinco años y no padecía lesión alguna en la vista. El torero no se conformó con el dictamen y recurrió al director general de Seguridad, quien dispuso que cuatro veterinarios, tres de ellos catedráticos de la Escuela Oficial, con el veterinario afecto a la Dirección General de Orden Público, hicieran un nuevo reconocimiento. La resolución final fue la de que el toro era tuerto del ojo izquierdo y que casi no veía con el derecho. Tras este dictamen se multó con 500 pesetas a cada uno de los veterinarios anteriores, a la vez que se les incapacitaba para ejercer nuevos reconocimientos durante el año en curso. El abogado de la Sociedad de matadores, Sr. Guitarte, que se hallaba presenciando el festejo, se encargó personalmente de que las peticiones de Juan Luis de la Rosa fuesen atendidas.

CAYETANO DE LA TORRE "MORATEÑO " (1912 - 1936)

El 25 de octubre de 1934 se celebró en la Monumental de Las Ventas la primera novillada con reses de Germán Pimentel que fueron estoqueadas por Joselito de la Cal, Jesús González “El Indio” y Cayetano de la Torre “Morateño”, que falleció dos años más tarde a consecuencia de un accidente de moto. Su actuación fue una de tantas y ninguno de los tres llegó a tomar la alternativa. (Fuente: Foto y Crónica de don Víctor, del Sitio Web: http://alostoros.blogsome.com)


Cortesía del historiógrafo taurino José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

Para mayor abundamiento sobre la andadura taurina de este valeroso personaje de la fiesta de mérito heroico, la hermosa y muy completa página taurina en la Internet, http://www.arteytoreo.com, refiere que: Cayetano de la Torre "Morateño", nació el día 3 de febrero de 1912 a las once y media de la noche en la calle de la Carrera de Mediodía número 11, en el pueblo madrileño de Morata de Tajuña. Hijo de Indalecio de la Torre Pascual y de Amparo Casado Bermejo. Pronto se despertó en él la afición taurina, su padre había sido maletilla, y quiso probar las dotes del muchacho y en las fiestas de 1927 mata su primer novillo en la plaza de Morata, haciendo una rápida carrera como maletilla. Viste su primero traje de luces en 1931 en la becerrada del Comercio. Debuta en 1932 en la Plaza madrileña de Tetuán de las Victorias, el 25 de octubre de 1934 se presenta en la plaza de las Ventas de Madrid con reses de Germán Pimentel alternando con José de la Cal y Jesús González "El Indio"; está valiente, y acentuando esta característica torea 17 novilladas en la temporada de 1935. Es novillero puntero en la temporada de 1936, tenía previsto tomar la alternativa el 20 de julio de 1936 en la plaza de la Maestranza de Sevilla en virtud de la exclusiva que había firmado con el gerente de la plaza, D. Eduardo Pagés. El 18 de julio de 1936 estalla la Guerra Civil que da al traste con su carrera y Cayetano de la Torre se enrola en la Brigada Motorizada del Ejército del Centro. Fallece en la Cuesta de las Perdices de Madrid a consecuencia de un accidente de tráfico en el otoño de 1936, al ser arrollado por un camión.

CARLOS VILLANUEVA "RELAMPAGUITO" (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos
“Cuatro Rejoneadores”
Obra del pintor español Salvador Pérez Bassols

Novillero mexicano muerto en 1936.

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, relata en su obra “Víctimas de la Fiesta”, en el apartado de Novilleros, que << el 7 de noviembre de 1936 expiraba en la localidad mexicana de Torreón (estado de Coahuila) el diestro azteca Carlos Villanueva (Relampaguito) como resultado de la herida que le propinó un cornúpeta del hierro de Santo Domingo, fechas antes, en el coso de Parras de la Fuente en el estado de Coahuila. " 

El cronista Ángel Villatoro, añade en su "Antología Taurina Mexicana" (página 269), que esta trágica actuación acaeció el 24 de febrero de 1936.

(LRQ) cronista de las efemérides taurinas de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia en México, consigna que el 7 de noviembre de 1936, muere en Torreón el novillero Carlos Villanueva Relampaguito a consecuencia de un golpe de toro recibido días antes en Parras, Coahuila.

Refiere el docto cronista Rafael Gómez Lozano (Dientefino) en su Blog Enciclopédico en la Internet: "Toreros Mexicanos", que de acuerdo a una nota aparecida en el diario "El Siglo de Torreón", del día 8 de noviembre de 1936, falleció en Monterrey, Nuevo León, México, el 5 de noviembre de 1936, a consecuencia de una lesión sufrida al estar toreando en la plaza de toros de Parras de la Fuente, Coahuila.

VICTORIANO ROGER SERRANO "VALENCIA II " (1898 - 1936)

Cortesía de
http://memoriazul.lacoctelera.net/post/2010/09/26/la-revista-del-grupo-estudios-del-frente-madrid-habria

Diestro fue éste a quien sus arranques y guapezas le dieron mucho cartel; toreaba generalmente muy parado y ceñido, tanto con el capote como con la muleta, y aunque solía manejar ésta casi exclusivamente con la mano derecha, los públicos se lo perdonaban al verle clavar los pies en el suelo y sacar dicho engaño por el rabo de la res. Además era valeroso al matar. Nació en Madrid el 18 de diciembre de 1898; fue hermano de Pepe --a quien ya hemos dejado atrás--; empezó sus actividades taurinas como monosabio en la plaza de Madrid, y se presentó en ésta para matar novillos el 6 de abril de 1919, estoqueando reses de la Viuda de Soler con Carnicerito y Ernesto Pastor. En dicha plaza madrileña tomó la alternativa el 17 de septiembre de 1921 de manos de Manuel Granero, con Joseíto de Málaga como segundo espada y toros de Darnaude y de Villagodio, y el toro de la cesión, de la primera de dichas ganaderías, llevaba por nombre Cigarrón. Se mantuvo ocho años con un promedio de 36 corridas por temporada (pasó de 40 en 1927, 1928 y 1929), y en 1930 descendió bruscamente; desde 1932 a 1934 estuvo sin torear; en 1935 y 1936 despachó siete y cuatro corridas, respectivamente, y el 18 de diciembre de este último año fue muerto por los rojos en Hortaleza (Madrid). (Fuente: Crónica de don Abel Murillo Adame/ http://www.historiadeltorero.com)

Su apodo taurino le venía de su padre, un modesto banderillero y compartía profesión con su hermano José ("Valencia I"), desde que debuta como novillero en 1916, tomando la alternativa en 1921. Se cuenta de su torero que era muy parado y ceñido .aunque arrojado y valeroso. Fue el proto-falangista del taurinísimo, militó en la Falange fundacional y se hizo tristemente famoso por un incidente que le enfrentó al colectivo de taxistas de Madrid, en el que una discusión referente al servicio prestado por el taxista, degeneró en una pelea en la que este llevó las de perder. Conocida su adscripción falangista, el colectivo gremial no dudó en organizar un boicot a su presentación como matador en Las Ventas, con una huelga del servicio para ese día y una campaña de desprestigio del "Señorito torero y fascista" con lanzamiento de octavillas por todo Madrid. El día de autos "Valencia II" fue recibido en la plaza por una hostil concurrencia, encabezada por una parte del tendido ocupada por los taxistas. Victoriano se lanzó a una faena temeraria que levantó al público de sus asientos, y que al finalizó fue culminada con el desafortunado gesto de agarrarse los genitales, dirigido al sector hostil. Ni que decir tiene que desde entonces pasó a engrosar la lista de "enemigos del pueblo". Al comenzar la contienda se escondió en la casa de su amante, que según dicen le denunció para quedarse con sus pertenencias de valor. Victoriano Roger, fue "paseado" en el pueblo de Hortaleza, el 18 de diciembre de 1936. Cuentan que se ensañaron con él y que su cuerpo, recosido a cornadas, tenía más balazos que cicatrices.
Fuente:
http://memoriazul.lacoctelera.net/post/2010/09/26/la-revista-del-grupo-estudios-del-frente-madrid-habria

El ilustre cronista taurino, don Rafael González Zubieta "el Zubi", refiere en una brillante editorial de su autoría titulada: "República, Guerra Civil y Toros VII", que la misma mala suerte que otros lidiadores fallecidos en la Guerra Civil, tuvo el matador Victoriano Roger "Valencia II", que fue denunciado de "fascista" por su amante para así apropiarse de su joyas y fusilado por "falangista".

Fotografía tomada en la plaza de la Cd. de México el día 23 de nov. de 1924 al torero español Valencia II en el momento de ejecutar una verónica por el lado derecho uno de los toros que lidió aquélla tarde.
http://bivir.uacj.mx/Postales/Postal.asp?CodBar=001427378

JOSÉ GARCÍA CARRANZA "PEPE EL ALGABEÑO HIJO " (1902 - 1936)

Cortesía de
http://fusiladosdetorrellas.blogspot.com/2009/10/grandes-asesinos-fascistas-iii-pepe-el.html

José García Carranza (Pepe el Algabeño hijo) nace en La Algaba Sevilla el 26 de febrero de 1902, y fallece en Córdoba el 30 de diciembre de 1936. Matador de toros, garrochista, rejoneador y terrateniente que se significó por su ideología de extrema derecha y una cuestionable colaboración radical y en extremo violenta que prestó al general franquista Queipo de Llano durante la Guerra Civil Española. Cayó herido en el frente de Lopera (Jaén) contra las “Brigadas Internacionales” en la toma del Cerro de San Cristóbal, el 29 de diciembre de 1936 en la carretera de Villa del Río, muy cerca del cortijo Medina. Trasladado al Hospital de la Cruz Roja de Córdoba, fue operado de graves heridas abdominales a las que no sobrevivió. Queipo de Llano impuso al cadáver la Medalla Militar y fue nombrado a título póstumo por Franco Teniente Honorario de Caballería. Era hijo del espada de alternativa  español, José García Rodríguez (el Algabeño). “Pepe el Algabeño hijo” tomó la alternativa el 29 de julio de 1923 en Valencia, de manos de Rafael Gómez “el Gallo” y Juan Silveti "el Tigre de Guanajuato" como testigo, con toros de Campos Valera. El Cossío le dedica mucho espacio y describe su toreo como tosco y campero aunque lleno de vigor igual que su complexión física viril. Nunca alcanzó grandes cotas taurinas, acaso destacó en la suerte de matar, donde "hincaba la espada hasta el puño”. Tras actuar en la inauguración de la plaza de toros de Cádiz en mayo de 1929, sufrió una grave cogida en Bayonne (Francia) el 28 de septiembre de 1929. Posteriormente actua ya siempre como rejoneador. Fue uno de los padres del rejoneo moderno con un estilo campero. Fue herido por los toros en 3 ocasiones. Intervino en las películas "La medalla del torero" (1924), "La hija del Corregidor" (1925) ambas de José Buchs, y "Currito de la Cruz" de Alejandro Pérez Lugín (1926).  Fuentes: http://es.wikipedia.org y otros estudiosos de la Fiesta.

PABLO LALANDA GUTIÉRREZ (1902 - 1936)

El Clarín- Almanaque 1925
Cortesía de don Rafael Gómez Lozano

Formó cuadrilla con su primo Marcial Lalanda y con éste torearon juntos como becerristas. Nació el 11 de enero de 1902 en Ventas con Peña Aguilera (Toledo). Tomó la alternativa en Madrid, de manos de “Fortuna”, el 2 de octubre de 1921, con “Chicuelo” de segundo espada y toros del marqués de Llen. Fue torero fácil y completo, pero apático, frío y sin personalidad. Por eso no salió nunca de la tercera fila. Llevaba algunos años sin torear cuando al estallar la Revolución de 1936 fue asesinado por los milicianos rojos en El Puncal (Toledo).

También murieron fusilados otros miembros de la familia de Marcial Lalanda: Su primo Pablo Lalanda Gutiérrez (aquí referido), antiguo matador, junto a sus hermanos Martín, Marcial, Salvador y los hijos de este, que fueron ejecutados en su propia finca, cerca de Toledo (en total doce muertos de la misma familia).

Fuente: Don Rafael González Zubieta (el Zubi) http://rafazubi52.blogspot.com/2010/05/republica-guerra-civil-y-toros-vii.html

Don "Victor", propietario del Blog Taurino "A los Toros", refiere en sus leídas efemérides, que el 10 de abril de 1920, Marcial y Pablo Lalanda -diecisiete y dieciocho años respectivamente- torean en Madrid, no fue su presentación oficial, en una fiesta organizada por el Palacio Real para que los marqueses de Carisbrooke, hermanos de la reina Victoria, pudieran presenciar un festejo con lidia de reses bravas. La asistencia a la novillada era por invitación y además de la familia real y sus egregios huéspedes asistieron todo el elemento oficial, la aristocracia madrileña, militares y gran número de personalidades. Vestido "a la federica", actuó como rejoneador Basilio Barajas, se desencadenó la lluvia, y cuando se lidiaba el tercer novillo hubo de suspenderse el festejo ya que era tanta la cantidad de agua que caía que hacía imposible el permanecer en los tendidos. Con el fin de que hicieran oficialmente su presentación ante el público madrileño, la Empresa organizó el siguiente 24 de junio una novillada con reses de Veragua, los novillos salieron muy malos aunque los aficionados pudieron darse cuenta de las aptitudes taurinas de los debutantes.

En otra efeméride de este mismo cronista, refiere que el 11 de enero de 1902 nace en Ventas con Peña Aguilera (Toledo) Pablo Lalanda Gutiérrez, primo de Marcial se inició como becerrista y ambos formaron pareja hasta 1921. Se presentó en Las Ventas el 25 de septiembre de 1915, era la primera vez que lo hacían en público y estoquearon cada uno un becerro de Benjumea. En 1919 torearon en Toledo novillos de Miura. El 10 de abril de 1920 toreó junto a Marcial, en Madrid y a puerta cerrada, para la reina Victoria Eugenia; el 24 de junio siguiente lo hicieron con utreros de Veragua. El 2 de octubre de 1921, tras haber toreado 48 novilladas, tomó la alternativa en Madrid de manos de Fortuna y con Chicuelo de testigo, el toro de la ceremonia atendía por "Ropero" y pertenecía a la ganadería del marqués de Llen. Se retiró en la temporada de 1932 fijando su residencia en la finca de la Salceda, en el pueblo que le vió nacer. Fue un torero completo y fácil con los engaños, pero falto de personalidad pecaba de frialdad. Al comienzo de nuestra contienda civil fue detenido por los milicianos rojos y asesinado en El Puncal (Toledo).

El colega Juan Moreno Castro, consigna en su leído Blog taurino en la Internet: "Blanco y Oro", que PABLO LALANDA Gutiérrez: Nació en Las Ventas con Peña Aguilera (Toledo) el 11-1-1902., con alternativa en Madrid el 2-10-1921. Hijo del Secretario del Ayuntamiento procedente de Alameda de la Sagra. Primo de Marcial Lalanda. Un sobrino suyo (hijo de su hermana Ángeles y de su primo Eduardo) Pablo Lalanda Lalanda fue también torero. Se retiró en 1932. Falleció víctima de la guerra, asesinado por las fuerzas rojas en El Puncal (Toledo) el 11-8-1936.

LAS MATANZAS EN LA PLAZA DE TOROS DE BADAJOZ (XXXX - 1936)

Lúgubre aspecto de la Plaza de Badajoz, sitio de las protervas matanzas durante la Guerra Civil Española

Cortesía del Sitio Web: http://www.sbhac.net/Republica/TextosIm/Badajoz/Badajoz.htm

Las matanzas de Badajoz durante la Guerra Civil Española tienen un responsable, y ese responsable es el teniente coronel Juan Yagüe, quien declaró sobre el hecho: «Naturalmente que los hemos matado. ¿Qué suponía usted? ¿Iba a llevar 4.000 prisioneros rojos con mi columna, teniendo que avanzar contra reloj? ¿0 iba a dejarlos en mi retaguardia para que Badajoz fuera rojo otra vez?».  Resulta muy difícil creer que los guardias civiles se hicieron dueños de la Plaza de Toros y asesinaron a tanta gente sin contar con la aprobación del teniente coronel Yagüe. En agosto de 1936, las tropas victoriosas amontonaron a los prisioneros y, sin establecer responsabilidades o buscar a los culpables, los ejecutaron. Sacaban a las víctimas por la puerta de caballos y los dejaban en el ruedo sin defensas. Las ametralladoras habían sido fijadas en las contrabarreras del toril. Para este espectáculo hubo entradas e invitaciones, a él acudieron señoritos de Andalucía y de Extremadura, terratenientes sedientos de venganza y falangistas de reciente camisa; también acudieron mujeres. Allí fueron sacrificados milicianos, soldados, hombres de izquierda, campesinos sin partido, jornaleros, pastores y sospechosos. Las arenas quedaron rojas y húmedas de sangre. El periodista norteamericano Jay Allen, que entró en Badajoz poco después, dijo que hubo 1,800 ejecuciones en las primeras doce horas y oyó decir a oficiales rebeldes que había habido 4,000 ejecuciones en total, número que concuerda con las declaraciones del sanguinario Yagüe y de esas.

Fuente: Don Rafael tenorio/Las Matanzas de Badajoz/ Tiempo de Historia nº 56 julio 1979/

http://www.sbhac.net/Republica/TextosIm/Badajoz/Badajoz.htm

En 2002 se llevó a cabo la demolición de la antigua plaza de toros, y se levantó en el lugar el nuevo Palacio de Congresos de Badajoz, inaugurado en 2006. En el edificio se ubicó una escultura en recuerdo de las víctimas, obra de Blanca Muñoz, cuya sombra forma unas líneas inconexas pero dibuja una espiral cada 14 de agosto.

AURELIO RODERO (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Famosa fotografía del 8 de julio de 1915 de Aurelio Rodero, conocida como “El Par de Pamplona”, segundo par del torero mexicano  Rodolfo Gaona al toro “Cigarrito” primero de su lote, y que diera la impresión que se ejecuta entre los cuernos del toro y no sobre el pitón de salida.

La primera víctima de la guerra civil, relacionada con el mundo de los toros, fue el reportero gráfico Aurelio Rodero asesinado en Madrid por unos milicianos el 25 de julio de 1936.


Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

ARGIMIRO PÉREZ TABERNERO SANCHÓN E HIJOS (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos
Panorámica de la Plaza de Toros de la Malagueta
Cortesía del Sitio Web: http://www.malagacard.com/imagenes_recursos/recursos/plazatoros.jpg

Refiere don José Miguel de Mayoralgo y Lodo, Conde de los Acevedos, Académico de Número, en un estudio titulado “Movimiento Nobiliario de 1936” que << El conocido ganadero de reses bravas don Argimiro Pérez Tabernero Sanchón y sus hijos Fernando (Abogado), Juan y Eloy Pérez Tabernero Lamamié de Clairac, murieron por Dios y por España, vilmente asesinados en Málaga por las hordas marxistas, los días 15 (don Argimiro) y 30 de agosto (Fernando y Juan) y 24-septiembre-1936 (Eloy). Esposa y madre, doña Purificación Lamamié de Clairac. Hijos y hermanos, Lucía y Argimiro. Madre y abuela, Lucía Sanchón (viuda de Pérez Tabernero). Hermanos y tíos.
Fuente: http://www.insde.es/ramhg/admin/data/movimiento_1936_ago.pdf

Sánchez López, el cronista coetáneo, en su interesante y visitado blog taurino “Desde el Tendido 6”, refiere en una brillante editorial titulada “Padierno, el hogar de Don Argimiro” que << Ni Matilla, ni Linejo, ni San Fernando, fue otra finca cerca de la casa madre de El Villar de los Álamos la que correspondió a Argimiro Pérez-Tabernero Sanchón y en la que creó un tipo de toro parecido al de sus hermanos Graciliano y Alipio, pero que nada tenía que ver con los apes de su otro hermano. Fueron los cercados de Padierno a donde llegaron en 1914 más de cien vacas y dos sementales con los hierros de Santa Coloma y Saltillo, compradas a Don Dionisio Peláez. Más tarde añadió ganado del Duque de Tovar, de la misma procedencia que lo adquirido años atrás. A Don Argimiro, al igual que a sus hermanos, tampoco le agradaba el ganado heredado de su padre y fue el primero de la familia que se decidió por la sangre santacoloma. Quizás sin proponérselo influyó en la creación de la ganadería más brava que ha pastado en el Campo Charro al hacer ver a su hermano Graciliano la bravura de ese encaste en la placita de Padierno. En 1920 los dos hermanos fueron a comprar 139 vacas y dos sementales al Conde de Santa Coloma, y ese ganado se lo quedó Graciliano dando lugar a una vacada sencillamente extraordinaria. Argimiro se inclinó más por la rama asaltillada del encaste mientras que su hermano mayor tiraba más hacia la ibarreña. Pero volvamos a nuestro protagonista. No hubo toros de escándalo, ni triunfos rotundos en plazas de importancia, pero hubo mucha afición y buen criterio. Debe ser duro estar a la sombra no de uno, ni de dos, sino de tres hermanos pero, seguro, se hubiese puesto a la altura de ellos de no ser porque en 1936 él y sus hijos fueron fusilados. El año de la maldita guerra se vendió la ganadería a varios compradores, entre los que destacan Manuel García Boyero – la mayoría de las reses- y Antonio Escudero – sobrino de Julia Calvo y administrador del viejo hierro de Albaserrada-. En 1941 Don Bernardino García Fonseca, esposo de Eusebia Cobaleda, compra la vacada de García Boyero y la mantiene en su poder hasta 1980. A su muerte la hereda su hija María del Carmen, mujer de S.M. EL Viti, y unos años más tarde se vende el ganado que enseguida es eliminado por sus nuevos propietarios. La única reminiscencia de la ganadería que formó Don Argimiro pasta, curiosamente, muy cerca de Padierno. En concreto en la finca “Cabeza de Diego Gómez”, de los herederos de Miguel Zaballos. En la década de los sesenta llegaron a esas tierras reses de distintas procedencias, pero la gran mayoría procedía de Argimiro Pérez-Tabernero, un ganadero del que poco se sabe – me encantaría encontrar la forma de investigar más- y que de no ser por la maldita guerra hubiese formado el póquer perfecto junto con sus tres hermanos.>>

Como toda decisión tomada (para mejorar la bravura de las reses), se afinca en las malas experiencias sufridas, bástenos leer a "Don Víctor" , el cronista coetáneo propietario de la página en la Internet "A los Toros", quien en sus efemérides del 27 de marzo de 1913 apunta: Debutan como ganaderos en la plaza de toros de la carretera de Aragón de Madrid los hermanos Graciliano y Argimiro Pérez Tabernero, con seis toros de muy buena presentación pero de escasa bravura, fueron fogueados el primero y el sexto. Torearon Rafael El Gallo, Cocherito de Bilbao y Curro Martín Vázquez. Los toros lidiados, según el orden de salida al ruedo, atendían por: "Calvito", berrendo en negro, botinero y gacho de cuerna; "Chimeneo", cárdeno, armado de pitones; "Mesonero", negro, entrepelao, bragao y cornicorto; "Bolichero", jabonero sucio, salpicado, veleto y muy grande; "Macareno", negro, gacho de pitones, bizco del derecho y meano; "Religioso", berrendo en jabonero, abierto y corto de cuerna.

CAMILO REYES (1896 - 1936)

Plaza de Toros Camilo Reyes en Liberia, Guanacaste, Costa Rica
Cortesía de http://www.aldia.cr

Camilo Reyes fue un legendario y afamado montador de toros que falleció la tarde del 7 de enero de 1936 en Liberia, provincia de Guanacaste, en la Centroamericana República de Costa Rica. Después de aquella fatídica corrida en Liberia, el eximio poeta Rodolfo Salazar Solórzano escribió: “Mas vino un día nefasto, unas vísperas recuerdo, cuando en la plaza caíste, por falta de vaqueteros. Las fieras astas del toro te iban quebrando las sienes, y tú siempre sobre el lomo, manando sangre a torrentes. Fuiste hombre entre los hombres, Camilo Reyes, Camilo...”.
Fuente:
Don Ufrán García/ Un Montador/ Revista SoHo, Costa Rica./ Grupo Nación GN, S. A.
http://www.revistasoho.co.cr/contenido/articles/569/2/Cero-Miedo/Paacuteginas2.html

Por su parte, don Roberto Cabrera Padilla, autor del libro "Tierra y Ganadería en Guanacaste" Historia de vida y trabajo de Virgilio Angulo Reyes- (Ed. Tecnológica de Costa Rica), refiere de estos testimonios, en su página 351, que Camilo Reyes fue un afamado y legendario montador de toros costarricense fallecido en 1939 a los 40 años de edad, al ser degollado con los cuernos por el toro que intentó montar en las fiestas y montaderas de Liberia, capital de la provincia de Guanacaste en Costa Rica. Personaje vuelto leyenda y mito del auténtico sabanero y montador de toros, del que poco se sabe con certeza y solo sus compañeros de trabajo se refieren y enaltecen su valentía, destreza y trabajo en las haciendas y montaderas, siendo un personaje de la fiesta de los toros perteneciente a la historia oral más que al documento histórico escrito. Los que lo conocieron testimonian su vida, corta pero intensa, en el duro oficio del peón montado que se realiza social y colectivamente, en los redondeles y plazas de toros en las fiestas de los Santos Patronos o en el campo abierto trabajando el ganado cimarrón y chúcaro, diestro en las labores de lazo o la soga, gran jinete y todo lo que caracteriza a los hombres curtidos por el sol, la lluvia, el viento, el polvo, y todo lo que son las inclemencias de la sabana y la montaña bruta. De ahí su grande fama en la cultura popular guanacasteca y los homenajes poéticos y musicales que se le han rendido. Así el poeta y músico regional Héctor Zúñiga Rovira, le dedicó el hermoso poema épico y canción: "La muerte del sabanero".

Se cuenta que estaba ebrio cuando montó ese toro. Es temerario montar un toro en ese estado. La montadera no solo requiere destreza y temple, sino integración refleja y consciente del montador con el toro. Es una especie de baile que dura pocos segundos, midiendo fuerza e instinto animal, además de energía y concentración humana. Por eso, sus compañeros y parientes dicen que el toro lo mató porque estaba ebrio. Otra canción -letra de Aníbal Reni y música de Isidro Fernández- pasó por alto este hecho e inmortalizó popularmente al "valiente", en la canción "La muerte de Camilo Reyes".

DEMETRIO Y RICARDO AYALA LÓPEZ (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Nuestra Señora  de la Encarnación en día de Romería

Cortesía de Ángel F. Monge: http://www.mispueblos.es/fotos/foto/g/00081426.jpg

La raza Jijona que ha sido importantísima para el desarrollo del toro bravo, continuó también a través de la rama de Gil Flores, ganadero de Vianos (Albacete), que en el siglo XVIII ya hizo algunos cruces para depurar la casta con sangre directa del tronco antecesor. En el siglo XIX se hicieron algunas subdivisiones y ya en 1936 eran propietarios de una de las partes los ganaderos don Demetrio y don Ricardo Ayala López, de Ciudad Real, cuyos finos animales se presentaron en Madrid hacia 1932. Ambos fueron asesinados el 17 de diciembre de 1936, fusilados en Carrión de Calatrava, además del hijo de éste, Ricardo Ayala Cueva. La ganadería quedó tan esquilmada  que sus herederos enajenaron las escasas reses que pudieron salvarse de la guerra.

 

Fuente: Don Rafael González Zubieta (el Zubi)

http://rafazubi52.blogspot.com/2010/05/republica-guerra-civil-y-toros-vii.html

http://laaldeadetauro.blogspot.com/2009_06_01_archive.html

EMILIO BUENO BUENO (1894 - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Villanueva del Arzobispo, Jaén, España

Cortesía de: http://www.artetoreo.com/feria-de-villanueva-del-arzobispo-2009

La ganadería de don Emilio Bueno Bueno, de Villanueva del Arzobispo (Jaén), que la aumentó con vacas de Santa Coloma y Aleas. La vacada resultó muy deteriorada con los nefandos y trágicos efectos de la Guerra Civil,  aunque se pudo rehacer a duras penas. A quien no se pudo recuperar fue a don Emilio Bueno, que fue asesinado en diciembre de 1936, fusilado por un piquete comunista. La ganadería continuó operando después a nombre de su viuda, doña  Francisca Marín Millán.

 

Fuente: Don Rafael González Zubieta (el Zubi)

http://rafazubi52.blogspot.com/2010/05/republica-guerra-civil-y-toros-vii.html

 

En 1935, don Argimiro Pérez Tabernero Sanchón (que también sería masacrado en esta Guerra Civil) vendió gran parte de su ganado a Rodríguez Santana, quien a su vez lo revendió a Don Emilio Bueno, que debutó en Madrid con reses a su nombre el 31 de julio de 1932. A su asesinato en 1936, su viuda Doña Francisca Marín se deshizo de la mayoría de esta magnífica ganadería. Don Emilio Bueno había tenido ya una vacada desde 1930, procedente de don Joaquín López y Moreno de Villena, que también fue destruida en 1936. Al final de la guerra, la señora viuda de Bueno, con las pocas reses que sobrevivieron y un semental santa-colomeño de don Joaquín Buendía se traslada a la finca "Toreras", en Villanueva del Arzobispo (Jaén) y va poco a poco rehaciendo la ganadería.

Fuente:

http://www.terralia.com/index.php?revista=13&articulo=79

EDUARDO MARGELI CURCÓ << GADITANO >> (XXXX - 1936)

Eduardo Margeli (Gaditano)
Cortesía del historiador hispano zacatecano
Don Juan José Zaldívar Ortega

Eduardo Margeli, apodado “Gaditano”, fue un banderillero, nacido, lógicamente en Cádiz, a principios de la tercera parte del siglo XIX, que llegó a México siendo muy joven, para dedicarse a su primer oficio, el de carpintero; pero una vez aquí -según cuenta la leyenda que, tras haber presenciado una corrida en la San Pedro-, se aficionó al toreo hasta el extremo de abandonar su profesión para dedicarse a la nueva que le solicitaba. Se presentó en la Plaza de Toros de la Ciudad de México el (26-03-1899) y después llegó a colocarse entre los mejores. La tarde del día (14-10-1900), un toro de la  ganadería mexicana de Santín, de pelaje castaño, aldinegro, cornalón y con seis años de edad, le empaló al entrar a banderillear, infringiéndole una cornada profunda en el hipocondrio izquierdo. Desde entonces dejó de torear y se dedicó a representar a sus paisanos, que venían a México. Fue por ello que, en esa especialidad, en la que demostró notable competencia; si bien, muchos diestros archivaron de él desagradables recuerdos de sus gestiones. Se le vio mucho en la Ciudad de Zacatecas, hospedándose en los modestos hoteles de la Capital y, al parecer, fue consejero taurino influyente en las empresas de la Plaza de Toros San Pedro, durante más de treinta años. El 21 de septiembre de 1936, un novillero mexicano, apodado “Popoca”, disgustado con Eduardo Margeli por diferencias existentes entre ellos, preferentemente por incumplirle en varias ocasiones, entre ellas la de no incluirle en un cartel novilleril, lo asesinó en su propio despacho de la Empresa. Fue su sino -igual hubiese muerto en España durante la Guerra Civil- o la contribución que pagó por ser «árbitro de los negocios taurinos de México, en todas sus derivaciones», algunos de los cuales debieron ser deshonestos.
Fuente:
Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega
http://www.fiestabrava.es/pdfs/SANP-3.pdf

Refiere el acreditado cronista taurino Xavier González Fisher, en su visitado sitio taurino en la Internet: "La Aldea de Tauro", que don Eduardo Margeli Curcó "el Gaditano", empresario taurino, en conjunto con Manuel Martínez Feria, presentaron a la "Cuadrilla Juvenil Mexicana" en plazas europeas en la temporada de 1909. Tuvo durante varios años a su cargo la plaza El Toreo y junto con Antonio Casillas "el Berrendo", fue propietario de la ganadería de Malpaso. El 21 de septiembre de 1936 fue herido a tiros por el novillero Antonio Popoca, quien le reclamaba un puesto en una novillada. A causa de las lesiones sufridas, falleció 5 días después.
Fuente:
http://laaldeadetauro.blogspot.com/2010_06_01_archive.html

En las efemérides de la afamada página taurina: "Suerte Matador" del 21 de septiembre de 1936, refieren que <<el novillero Antonio Popoca hiere mortalmente, de dos tiros, en su despacho ubicado en la calle de Meave, número 24, en el centro de la ciudad de México, al empresario taurino Eduardo Margeli Curco, debido a que se negaba a ponerlo en una novillada y porque lo corrió de su oficina. Fallecería cinco días después. >>

El día 15 de abril de 2015, recibí una amable carta del Sr. Juan Carlos Popoca Muñoz, nieto de don Antonio Popoca Medina, donde me cuenta, en descargo de las acusaciones que injustamente hace la historia de los supuestos actos delictivos su abuelo, que: "Lamentablemente y debido al poder económico del Sr. Margeli se le puso como víctima. La prueba del no homicidio es que el Sr. Antonio Popoca Medina jamás fue encarcelado. Ante las autoridades se logro comprobar su inocencia al encontrar que la pistola era de Eduardo Margeli. En aquella época no había dictámenes forenses precisos, pero corre la versión en los bajos mundos del toreo, que el Sr Margeli se aprovechaba de los novilleros. Lo único que puedo probar de la inocencia de mi abuelo es el no encarcelamiento del mismo por ese supuesto delito a pesar de no contar con recursos económicos como los que tenía el Sr. Margeli. El día 21 septiembre efectivamente Antonio Popoca Medina fue a ver a Margeli. Quería que le devolviera el dinero que le había cobrado el empresario por aparecer en un cartel que finalmente se canceló. Margeli y él empezaron a discutir, por lo que el empresario saco de su escritorio una pistola y tras apuntar con el arma y amenazar de muerte al novillero, este último se fue sobre el empresario y hubo una pelea donde se disparo la pistola hiriendo al empresario de muerte. El novillero por obvias razones salió corriendo de ahí. Gente de Margeli dio el aviso a la policía. Después de las investigaciones se determino que el novillero jamás accionó el arma, por lo que se le dejo en libertad. Margeli cobraba bastante dinero para que los novilleros destacaran. Era un hombre poco apreciado. Sin embargo su dinero y posición lo volvieron víctima.

Asimismo le comento, que a él no lo apodaban "Popoca", sino que ése era su apellido... nuestro apellido. A él se le conocía como "Don Gastón", o simplemente "Gastón".

Mi abuelo fue una persona muy querida en el ambiente. Posteriormente se fue a vivir a Caracas, Venezuela, donde estuvo en la inauguración de la Plaza de Toros “El Nuevo Circo” en las últimas corridas antes de que se cerrara. Don Antonio Popoca falleció en Caracas de un ataque al corazón. Jamás pudo tener la alternativa, sin embargo siempre se entrego con bravura... algo torpe, de arropon brusco, peleonero con el bicho.

Mi padre Don Antonio Popoca Romero, que aun vive, puede relatarle miles de historias al pie del callejón del antiguo torero; no lo que está en los libros, sino... la realidad. El fue el primogénito de Don Gastón."

En abundamiento del devenir de este desafortunado novillero consulte el Blog taurino "A los Toros" del historiador Rafael Gómez Lozano:
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Antonio%20Popoca

TOMÁS MURUBE Y TURMO (1905 - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Hermoso ejemplar del  encaste Murube-Urquijo

http://eltoro.iespana.es/newcasta/fotos/tassara1.jpg

Refiere don José Miguel de Mayoralgo y Lodo, conde de Los Acevedos, en su obra: Movimiento Nobiliario del Año 1936, que el 28 de julio en La Roda de Andalucía fue derribada una avioneta en la que iban los aviadores Tomás Murube y Sebastián Recaséns, que fueron hechos prisioneros por los rojos y fusilados. Los sepultaron en una fosa oculta, de donde lograron sacar sus cuerpos las tropas que liberaron el pueblo, siendo llevados a Sevilla. Don Sebastián Recaséns Méndez Queipo de Llano, era estudiante de Medicina y piloto aviador civil, murió gloriosamente por la Patria a los 21 años, mientras que don Tomás Murube y Turmo, de 31 años de edad, era piloto aviador civil y ganadero de bravo, estando casado con doña María del Carmen de Urquijo de Federico, siendo sus hijos Carmen, Tomás y Jaime. Don Tomás Murube y Turmo fue posteriormente condecorado con la medalla del mérito militar.

Fuentes:

Larga Cordobesa/El Zubi/http://rafazubi52.blogspot.com/

http://www.ariasdereyna.com/Documentos/Libros-otros/Movimiento%20nobiliario%201936%20%20%28Zayas%20y%20Arias%20de%20Reina%29.pdf

CRISTOBAL COLÓN DE TOLEDO << XV DUQUE DE VERAGUA >> (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Don Cristóbal Colón de la Cerda (1837-1910)

Padre de Don Cristóbal Colón de Toledo de Larreategui y Aguilera

Asesinado en la Guerra Civil Española de 1936

 

En 1833 falleció el rey Fernando VII, pasando la Real Vacada a poder de su cuarta esposa y viuda, doña María Cristina de Borbón de Nápoles, llamándose oficialmente a partir de entonces “Real Vacada de Su Majestad la Reina Gobernadora” quien, en 1835, por un valor de 300.000 reales, precio similar al pagado por su regio marido, la enajena a los duques de Osuna y Veragua, que se estrenaron como ganaderos en Madrid el 4 de julio de 1836 y que la llevan juntos hasta 1849, año en que el primero de ellos vende su parte al XIII duque de Veragua, don Pedro de Alcántara y Colón de Larreategui, quedando éste como único criador y continuador de lo más selecto, importante y puro de la raíz vazqueña. Su estreno en solitario como ganadero en Madrid data del 29 de septiembre de 1850. Esta ganadería estuvo en poder de los sucesivos duques de Veragua desde 1849 hasta 1928, en que se enajena a don Manuel Martín Alonso, vecino de la Alameda de la Sagra (Toledo) y abuelo por vía materna de los importantes y actuales empresarios señores Lozano. Dos años más tarde pasaría su propiedad a don Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, trasladándola a Jerez de la Frontera, en la provincia de Cádiz. En estos 79 años, fundamentales para la historia del toreo, pues abarcan desde la mitad del siglo XIX hasta el primer tercio del XX, estos toros llegaron a conocerse como veragueños, o de Veragua, y se mantuvieron con el estado puro de la raíz vazqueña, llegando incluso a superar a la fundacional. Solo se conoce un cruce, realizado entre un reducido número de vacas con un semental de Miura, a finales del siglo XIX. A la muerte del XIII duque de Veragua, en 1866, le sucedió su hijo don Cristóbal Colón de la Cerda (1837-1910), quien con el título de XIV duque de Veragua continuó esmerándose en la crianza y selección, con los mismos resultados y éxitos. Su presentación en Madrid data del 24 de abril de 1867. De toda la familia fue el que más celo puso en el empeño ganadero. Para ello tentaba los utreros de cuatro hierbas todos los años, dejando para el matadero o para labor a los menos bravos. Lo mismo hacía con las vacas cada cinco o seis años. A la muerte de este último, en 1910, le sucede, al frente de la ganadería, su hijo don Cristóbal Colón de Toledo de Larreategui y Aguilera, XV duque de Veragua (1878-1936), estrenándose en Madrid el 17 de septiembre de 1911, quien la mantiene hasta su enajenación, antes mencionada, en 1928. El hierro de los toros de Veragua era una V con la corona ducal y la divisa encarnada y blanca.

 

Don Cristóbal Colón de Toledo de Larreategui y Aguilera, XV duque de Veragua, nacido el 12 de septiembre de 1878, era descendiente en línea directa de Cristóbal Colón, el famoso descubridor de la Nueva España, y quien sin lugar a dudas, como mérito importante, durante el período de 1920 al 36 da un toque personal muy importante a la crianza de caballos española. Apasionado por el purasangre árabe (aparentemente más que su gusto por los toros), obsesionado por el deseo constante de mejorar, siempre más, el patrimonio genético de sus caballos, no vacila en recorrer el mundo entero para importar caballos. La Guerra Civil estalla en 1936. Los Republicanos llegan a ocupar Madrid y Toledo. El Duque de Veragua muere asesinado en su palacio el 21 de septiembre (otras fuentes lo refieren sepultado el día 16 de septiembre), así como su hermano político y algunos criados, incluso queman el palacio con todo lo que contiene y se roban los animales de esa finca. Refieren testigos de la tragedia, que la realidad fue que un buen día se presento un pelotón de milicianos en la calle San Mateo, donde vivía esta persona, y sin orden ni papel alguno se llevaron al duque de Veragua, a su cuñado Manuel Carvajal, a un criado del duque que dijo que donde iba su señor, el iba también y una auxiliar de cocina de quince años que se atrevió a llamar a los milicianos por lo que eran, ¡Asesinos!  Al tiempo el hijo mayor de Manuel Carvajal, era detenido por los milicianos en Toledo. Los milicianos tenían orden de no matarle, pues era un preso importante, pero consideraron una idea divertidísima ponerle en el paredón con los presos que llevaban en el camión camino de Madrid, junto con los "fascistas" de cada pueblo que encontraron. Fue " fusilado" catorce veces. Su hermano Ramón desapareció en la Checa de Fomento y fue rescatado " in extremis" por el embajador de Chile. Mientras las hijas de Ramón Carvajal peregrinaban por Madrid buscando apoyos entre el cuerpo diplomático. Bergamin fue un paradigma de nobleza al ponerlas en la calle al grito de "Fuera que me comprometéis". El cuerpo diplomático iberoamericano en pleno, excepto Méjico, se presentó ante el ministro de Gobernación y exigió la liberación inmediata del duque y su familia ya que este era ciudadano honorario de todos los países americanos. El ministro solo pudo reconocer su total impotencia ya que no sabía absolutamente nada de lo sucedido ni podía controlar a los elementos de las Chekas. A los pocos días aparecieron en Fuencarral los cuerpos sin vida del duque y su cuñado. A quien cortaron el dedo no fue al duque de Veragua,  fue a Manuel Carvajal, y se lo pusieron en la boca. Lo se por que mi padre fue uno de los testigos cuando inhumaron los cadáveres en el 39. El único que queda vivo. Tras el asesinato se consiguió poner a salvo a lo que quedaba de la familia y las diferentes republicas americanas, menos Méjico, rompieron relaciones diplomáticas con la republica Española. Poco después reconocieron al gobierno de Burgos. Hasta el año 1939 se estuvieron cobrando cheques en el banco de España con las firmas del duque de Veragua y de su cuñado Manuel Carvajal, cheques al portador que les obligaron a firmar en la Cheka de la calle Fomento. Su muerte ocurrió en la carretera de Fuencarral en donde se bajaron cuatro milicianos, y el jefe de las “checas” que tendría más de 23 ó 24 años. Era Santiago Carrillo. Apearon a tres señores y una señora, les hicieron andar sobre la cuneta unos doce metros, sacaron las metralletas y los mataron a los cuatro. Después Carrillo sacó una pistola y disparó tres tiros sobre el cráneo del Duque, que ya estaba bien muerto.

 

Refiere don José Miguel de Mayoralgo y Lodo, conde de Los Acevedos, en su obra: Movimiento Nobiliario del Año 1936, que el  16 septiembre 1936 fueron enterrados en Madrid don Cristóbal Colón, Duque de Veragua, y su hermano político el Duque de la Vega, asesinados en las inmediaciones de la villa por los marxistas. Al entierro asistieron varios representantes diplomáticos hispanoamericanos y un funcionario británico amigo de los Duques, que fue quien descubrió los asesinatos.

 

Crónicas:

1) http://www.terralia.com/revista17/pagina84.htm

2) Don Carlos Abella/Historia del Toreo/Tomo 2 /Página 149/ Alianza Editorial

3)http://www.militar.org.ua/foro/anecdotas-curiosidades-refranes-cancionero-t7097-240.html

4)http://www.diarioya.es/content/un-documento-comprometedor-para-santiago-carrillo-vuelve-a-la-luz

5)http://www.ariasdereyna.com/Documentos/Libros-otros/Movimiento%20nobiliario%201936%20%20%28Zayas%20y%20Arias%20de%20Reina%29.pdf

ANTONIO DÍAZ DEL MORAL (XXXX - 1936)

Solo para efectos ilustrativos

Milicianos disfrazados con vestiduras religiosas tras el saqueo de una iglesia en la Guerra Civil Española

http://laecristiana.blogspot.com/2008/09/la-matanza-de-sacerdotes-durante-la.html

Durante la Guerra Civil Española (en la que se cuentan cerca de 6,844 religiosos masacrados), en Ciempozuelos (cerca de Madrid), encerraron al indefenso sacerdote y mártir, Antonio Díaz del Moral, en un corral lleno de toros de lidia, que lo cornearon hasta dejarlo inconsciente. Después le cortaron una oreja, a imitación de la amputación de la oreja del toro, que se hace en honor del torero después de una buena faena.

 

Fuentes:

1) http://laecristiana.blogspot.com/2008/09/la-matanza-de-sacerdotes-durante-la.html

2) Don Carlos Abella/ Historia del Toreo 2/ Página 148/ Alianza Editorial

JUAN COLOMINA PÉREZ (1896 - 1936)

Solo para efectos ilustrativos
“Cabeza de Picador 2”
Obra del excelso  pintor español Juan Casado Clemente

 

A solicitud de parte, el erudito Rafael Gómez Lozano (Dientefino) me refiere que en el “Cossío” anotan: COLOMINA PEREZ (JUAN)  Picador de toros.  Nació en Almería el 27 de noviembre de 1896. Toreó como reserva en diversas plazas.  Más diestro cada vez en su profesión, torea en las cuadrillas de Nacional II, Antonio Márquez y Jaime Noaín. Fue vilmente asesinado por las hordas rojas el 26 de agosto de 1936. (Tomo III, Pag. 197).

 

Durante la Guerra Civil Española, también muere asesinado en Almería (Pozos de Tabernas) el picador Juan Colomina Pérez que había figurado en las cuadrillas de Nacional II, Antonio Márquez y Jaime Noaín.

Fuentes:

Larga Cordobesa/El Zubi/http://rafazubi52.blogspot.com/

http://heroesymartires.blogspot.com/2009/11/almeria.html

 

JUAN ANTIBÓN GARCÍA-SOTOCA (1909 - 1936)

Juan Antibón García-Sotoca, Nació en Jaén en el año 1909, siendo bautizado en la Parroquia de San Ildefonso. Desde muy pequeño se trasladó con la familia a Córdoba y por tal motivo es considerado como cordobés de adopción. Era hijo de José Antibón Braun y Josefa García-Sotoca Díaz de Vivar, que contrajeron matrimonio en 1905. De esta unión nacieron siete hijos: Conchita, Pepita, Juan, José, Carmela (murió con 3 años), Gloria e Inés. Juan, tras los pasos normales de los aspirantes a toreros, llámese escapadas a los cerrados del ganado bravo, el joven Antibón se probó como torero completo y no tuvo suerte, no desarrolló la importancia del arte que él instruía y que no logró consolidar. Ejerció de banderillero hasta que en la temporada de 1934 se vio obligado a dejar la afición, por culpa de un rehilete que se le clavó en la pierna izquierda y que le causó un daño importante. En 1936, nada más llegar al cuartel militar donde provisionalmente se disponía a pernoctar, unos compañeros le gastaron una broma tan pesada que le costó la vida; concretamente ocurrió que simulando estar embriagados, entraron en la habitación donde se encontraban sentados en el poyete de la ventana, Juan y un tal Joaquín los asuntaron, amagando un empujón, con tan mala fortuna que el ex-banderillero resbaló y cayó desde un tercer piso, muriendo a las dos horas del accidente descrito.

Fuentes: Francisco Bravo Antibón/ Revista Toreros, año 1997, Nº 32, página 35

http://wikanda.cordobapedia.es/wiki/Hermanos_Antib%C3%B3n_Garc%C3%ADa-Sotoca