JUAN TORRADO MESA (1886 - 1905)

Faena del diestro José Luis Galloso

Obra del genial pintor español del Puerto de Santa María, Paco Arniz.

Refiere don Enrique Bartolomé, en una brillante editorial publicada en el Diario de Cádiz, España,  el 15 de marzo de 2009 - Muerte de un torero-, que << Juan Torrado Mesa nace en El Puerto el día 12 de abril de 1886, hijo de José Torrado Lorenzo y Luisa Mena Monroy, vio la luz en una casa de vecinos del barrio alto, concretamente en el número 6 de la calle Arena. Desde pequeño, cuando se escapaba a jugar, no lo hacía detrás de un balón como la mayoría de los chavales, Juanito se perdía camino de Jerez en las dehesas de Bolaños o en la Vega de Los Pérez. Su afición a los toros era tal que todas las noches soñaba con ser un gran torero. Año tras año, se aventuraba a vestirse de luces, y lo consiguió. Así, con más pena que gloria, entre el anonimato y rabia contenida, anduvo toda su corta vida. A los 19 años, sin apenas disfrutar de las mieles del triunfo, Juan Torrado Mena es empitonado por un toro en la Plaza Real, el 20 de marzo de 1905. A las 5 de la tarde, la fuerte cogida le llevó a la enfermería inconsciente. Ya no despertó y en la madrugada expiraba, rodeado de los suyos. La prensa de la época recogía en sus ediciones del día después lo acontecido en la plaza. La Revista Portuense del 21 de marzo de 1905  destacaba: "en la madrugada última ha fallecido el joven torero Juan Torrado Mena, muy conocido entre nosotros por haber tomado parte en varias ocasiones en becerradas y espectáculos taurinos. Descanse en paz y reciban sus padres las expresiones de nuestro pésame".El sepelio, al que acudió numerosos portuenses y aficionados taurinos de la provincia, tuvo lugar a las 6 de la tarde del día siguiente. El féretro fue conducido en hombros por los amigos más cercanos y la comitiva la formaban los ancianos del Asilo de San José, La hermandad de Nuestra Señora de los Milagros y el clero parroquial con Cruz Alzada. Y es que el joven torero participaba en cuantos acontecimientos taurinos se organizaban en El Puerto con fines benéficos. En El Puerto, ese fatídico 20 de marzo de 1905, a las cinco de la tarde el joven de 19 años Juan Torrado Mena sufría una cogida mortal. Pocos se enteraron. >>

Fuente: Enrique / Bartolomé / Abogado/El Diario de Cádiz /España/

 http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/374584/muerte/torero.html

DON JOSÉ CERÓN MORAVER Y UN TORERO (XXXX - 1905)

Plaza de Toros “La Taurina” de Huamantla, Tlaxcala, México.

Cortesía del Sitio Web:

http://www.viajestonalli.com.mx/page_1199004359406.html

Refiere el cronista del “Diario Intolerancia”, de Puebla México, don José Alberto Vázquez Benítez en una editorial del 30 de agosto de 2010, titulada: La Huamantlada, expresión taurina de un pueblo mágico, que << La tradición taurina de este pueblo se pierde en los años de los siglos XVIII y encontramos referencias certeras en documentos que resguarda el Archivo Histórico de Tlaxcala de que a finales del XIX ya se lidiaban de manera formal toros en la plaza de Huamantla; los carteles archivados hablan de toros de Atezquilla y La Caldera. Los toros se traían arreándolos a caballo, por lo que curiosamente relata la tradición oral un hecho en 1905 —15 de agosto— muy de mañana al frente de la cuadrilla de arreadores montados, venía don Miguel Cerón Caballero, coronel retirado de las fuerzas de Porfirio Díaz, y con él Pepe Cerón Moraver, y el carnal de éste, Cruz Cerón. Un toro castaño se les escapa y va a la barranca, donde acorrala a los de a caballo, yéndose sobre el de Pepe, echándolo abajo y matándolo; don Miguel logra lazar al toro, apergollándolo contra un árbol y va al pueblo por refuerzos, para llevar el toro a la plaza; durante la corrida por la tarde, sale el toro y mata a quien iba a ser su matante, teniendo entonces el primer banderillero de la cuadrilla o peón de confianza Rafael Limón “Limoncito”, que tiene que matar al toro de marras. Aquella primera plaza curiosamente era de madera; redondel y tribunas, con techos en los tendidos construidos con tejamanil, algo muy propio por la cercanía con la sierra. Pero lo más curioso era su conformación: rectangular, que va contra los dictados más elementales de la tauromaquia, ya que plazas con este tipo de trazas dan lugar a que los toros en lidia puedan “aquerenciarse” en alguno de los ángulos de la geometría aquella; de ahí que se prefieran y predominen las plazas de redondel —vaya la perogrullada— “redondo”. Se ubicaba en las afueras del poblado y al desaparecer dio lugar a la “nueva” de mampostería, cal y canto, localizada en el lugar de la actual; se dice que la muy pinturera y actual “Taurina” es un crecimiento de la anterior, que se limitaba a tres o cuatro hileras de tendidos y techada también con estructura de tejamanil, pero sin redondel. Vino después la que permaneció mucho tiempo y luego fue techada o —mejor dicho— entoldada, como está actualmente, después de la última ampliación hace una docena de años hasta darle la configuración actual, amplia y cómoda, con capacidad para 5 mil aficionados

 

Fuente: http://www.intoleranciadiario.com/2009/despliegue-noticia.php?Noticias-Puebla-La-Huamantlada,-expresion-taurina-de-un-Pueblo-Magico&id=62811

LUIS ROURA "EL MALAGUEÑO" (XXXX - 1905)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx

Cita el acreditado historiógrafo taurino, don José Antonio Román Romero, en su Blog en Internet: "De Hombres Toros y Caballos", que en Febrero de 1905 la prensa de Sevilla daba la noticia del fallecimiento en el término de Gerena (Sevilla) del banderillero Luis Roura, "El Malagueño", en circunstancias que rodean de misterio la repentina desgracia. He aquí cómo da cuenta del suceso el Noticiero de Sevilla: El banderillero de la cuadrilla de Antonio Fuentes, Luis Roura, "El Malagueño", parece que ha sido víctima de un accidente desgraciado. Únicamente sabemos, con respecto al suceso, que se encontraba dicho diestro en cacería de espera, y que al pasar junto al puesto que Malagueño ocupaba, algunas personas que a éste conocían, encontraron el cadáver, y a su lado, vacía, la escopeta que llevó para cazar. Malagueño comenzó a figurar en cuadrillas en forma desde el año 1893, que embarcó para América y estuvo en Puerto Rico, donde mató algunos toros en unión de Chicorro y Jerezano. Regresó pronto a España, y el año 1891 toreo con Lesaca; formó parte en la cuadrilla de "Jerezano" durante el año 1895, y al siguiente toreo algunas corridas con Faico y con "Espartero".


Cogida de Luis Roura (La Lidia)
Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx

Desde 1897 venía figurando en la cuadrilla de Fuentes donde llevaba casi solo el peso de las corridas, pues era banderillero de ambos lados y su trabajo resultaba siempre concienzudo y meritorio. En sus primeras épocas prefería que los toros se le arrancasen para banderillearlos, pues tenía valor para verlos llegar y medía los terrenos con mucha precisión y habilidad. Durante la Corrida de Beneficencia efectuada en Madrid el 1 de Junio de1900, el toro "Rubito", de doña Celsa Fontefrede, le infirió una terrible cornada por debajo de la clavícula derecha, que puso en peligro la vida del simpático banderillero. Era un excelente peón de brega, y su Intervención como tal aliviaba mucho el trabajo de los espadas, que siempre tuvieron en Roura un eficaz auxiliar de no escasos conocimientos en la lidia.

Fuente:
http://gestauro.blogspot.mx/2014/04/luis-roura-el-malagueno.html

HONORIO ROMERO "EL ARTILLERO" (XXXX - 1905)

En los primeros años del siglo XX, la red de tranvías eléctricos creció de manera notable. En la foto uno de los flamantes tranvías "Brill" de 36 pasajeros. Estos vehículos fueron ensamblados en México, dentro de los talleres de Indianilla, que fueron construidos con ese fin desde 1898. Las grandes farolas ornamentales del alumbrado público ya eran eléctricas con focos incandescentes. Los fresnos impedían, cada vez más, la vista de gran parte de la Catedral.

Foto de 1905, cortesía de
http://mexicomaxico.org/zocalo/zocaloCatedral.htm#1905

El 28 de abril de 2020 recibí una amable carta del historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano donde me adjunta una copia del periódico "El Popular" (del lunes 23 de abril de 1906, de J. Bonilla) donde cita en su "ESTADÍSTICA TAURINA de la temporada 1905-1906", que el 5 de octubre último (se refiere a 1905), falleció en la conserjería de la plaza de toros "México" el ex banderillero Honorio Romero "El Artillero" a consecuencia de las graves lesiones y heridas que sufrió al ser arrollado por un tranvía eléctrico en la Calzada de La Piedad.


No debo de estar descaminado al pensar que este valeros banderillero, que en 1885 alineó incluso en la afamada cuadrilla de Ponciano Díaz en corrida de toros celebrada en Guadalajara, Jalisco, hubo de tener garbosas virtudes en su accionar en los ruedos que le merecieron especial reconocimiento en el medio taurino, sirva el referir una editorial del distinguido periodista taurino Carlos Quiroz "El Monosabio" que le dedicó el día en que le hicieron una corrida en su beneficio, y que indica: Plaza del Paseo.- Varios toreros mexicanos y españoles, sintiendo todo el peso de la desgracia que gravita sobre Honorio Romero (a) "El Artillero", se pusieron a contribuir con su trabajo para aliviar en algo las penas de éste. Loable acción ante la cual El Mono Sabio inclina la cabeza y levanta la cola.
Se ofrecieron toros del Cazadero y resultaron becerros; se anunciaron espadas y espadotas y resultaron fabricantes de cecina. Pero el público al fin de México, generoso y noble, acudió al espectáculo, colocó ante el altar de la desgracia su óbolo, y satisfecho con haber aliviado en algo una aflicción, honró con su presencia la novillada.
Todo en ella estuvo malo; desde la cogida de "Rebujina" (por fortuna sin consecuencias) buscada por él, hasta el tropezón de Nava. Pero lo bueno, lo mejor, lo incomparable, lo nunca visto, pero lo más merecido, fue la silba que recibió Antonio González (a) "El Orizabeño"…
Un episodio: La trenza que adornaba la cabeza de "El Artillero", cayó entre el filo de una tijera hábilmente manejada por "Rebujina". Una coleta menos, y un tonsurado más.
Fuentes:
http://www.hndm.unam.mx/consulta/publicacion/crearPDF/558a36427d1ed64f16c53c04.pdf?palabras=
https://ahtm.wordpress.com/2011/03/01/miniaturas-taurinas-6/

JOSÉ BAYARD CORTÉS "BADILA" (1858 - 1906)

Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

Famoso varilarguero que nació en Tortosa el 19 de marzo de 1858, era hijo de padre francés y de madre madrileña, pero fue criado en Madrid, donde laboró como sirviente en la casa de “Frascuelo”. Con tan sabia enseñanza a mano, a  los 12 años picó por primera vez en Santander bajo las órdenes de Gonzalo Mora y pronto por sus habilidades y fuerza le apodaron  “Brazo de Hierro”. Por ser muy serio y parco de habla, decían que parecía que se había tragado el palo de una badila, y como  esto le pareció en gracia, decidió cambiar su apodo por el de “Badila”.


El 15 de abril de 1877 resultó cogido de gravedad “Frascuelo”, y “Badila”, que actuaba de mozo de espadas, saltó la barrera y recogió al herido apartándole del peligro. Agradecido, le redimió del servicio militar dándole trabajo como picador de reserva en su cuadrilla, y más tarde le apadrinó al recomendarlo con los espadas, Valdemoro, Ángel Pastor y  Felipe García,  para que lo consideraran  en sus cuadrillas. Con Manuel Martínez “Agujetas” entró a formar parte en la cuadrilla de Ángel Pastor, llegando a ser considerados como la pareja más brillante. El día de la despedida de “Frascuelo”, además de picar los seis toros, banderilleó a caballo al cuarto de la tarde.


Su afición fue más allá de ser picador, ya que actuó de matador en múltiples becerradas. Cuando era derribado del caballo quebraba a los toros a cuerpo limpio y, en ocasiones, cogía por una punta el capote del compañero que le estaba haciendo el quite y aprovechaba para torear al alimón. En cierta ocasión, junto con “Algabeño”, después de torearlo de esa guisa, se plantaron los dos de rodillas de espaldas al toro.  En su afán de adquirir cultura aprendió el francés, y a tocar el piano y actuaba cuando se terciaba como actor dramático. Llegó a cantar ópera haciendo gala de una portentosa voz. Actuó no solo en España sino que también lo hizo en: Cuba, Montevideo, Francia, Méjico, Argelia y Portugal, tanto en su faceta dramática como lírica. Ídolo de los públicos era el punto fuerte en las cuadrillas en que actuaba.  Picó por última vez en el coso madrileño el 24 de septiembre de 1905,  el toro  se llamaba “Señorito”, colorado, y pertenecía a la dehesa de Doña Francisca Bañuelos. En la mañana del 28 de febrero de 1906, a la edad temprana de 48 años,  falleció de una congestión cerebral  seguramente a resultas de golpes en la cabeza mal atendidos en su domicilio de la calle Silva de Madrid, logrando pasar a la historia como uno de los mejores varilargueros. (Crónica del historiador, don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo)


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/2013_05_01_archive.html

ANTONIO DÍAZ SANTOS "EL SEÑORITO " (1872 - 1906)

Solo para efectos ilustrativos
Obra del genial pintor español Baldomero Romero Ressendi (1924-1977)

Rehiletero que fue cogido por un novillo el 15 de abril de 1906 y que falleció el día 17 siguiente. Ese día alternó con José González “Serranito” banderilleando con los novilleros José Gallardo “Coquinero” y Antonio Gavira “Gavira Chico” que alternaron en la plaza de Lima (Perú) el 15 de abril de 1906, lidiando ganado del país. Aquella tarde, al darle “Gavira Chico” al segundo astado un cambio de rodillas, fue enganchado y arrastrado sin consecuencias; el mismo diestro intentó dar el salto de garrocha y recibió un fuerte varetazo en la región frontal que le impidió seguir toreando. Se hizo con el animal el espada “Coquinero”, y al torearlo de capa, salió perseguido, y alcanzado en el momento de tomar la barrera, viéndose arrojado contra el burladero, resultando con la pierna dislocada por la tibia con salida del hueso, pasando a la enfermería. El desconcierto se apoderó de los toreros restantes. Salieron a banderillear José González “Serranito” y “El Señorito”; el primero colocó un par a la media vuelta y sufrió un revolcón, y al intentar Antonio Díaz colocar un par al cuarteo fue cogido y volteado; en el suelo, metió los cuernos la terrible fiera, lo empitonó de nuevo y lo campaneó furiosamente. El infortunado banderillero resultó con una cornada grande en el bajo vientre, con salida de intestinos, y con varias lesiones en el pecho y en la cara. A los dos días, el 17 de abril de 1906, falleció en el hostal donde se hospedaba.

 

Respecto de este lidiador, el historiador Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Antonio Díaz Santos “El Señorito”, fue un  banderillero, nacido en Sevilla el 23 de abril de 1872, y que falleció en su domicilio por astas de toro el 17 de abril de 1906, dos días después de haber sufrido una terrible cornada, a los 34 años de edad. Al colocar un par al cuarteo fue cogido y volteado; en el suelo, metió los cuernos la terrible fiera, lo empitonó de nuevo y lo campaneó furiosamente. El infortunado banderillero resultó con una cornada grande en el bajo vientre, con salida de intestinos. "

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador taurino, refiere de su trágica suerte, que << bien lejos de su natal Sevilla, en el Quito ecuatoriano, encontraría el final de su existencia Antonio Díaz Santos (el Señorito), el 17 de abril de 1906. En la novillada que allí tuvo lugar dos días antes, una fiera res del país, que ya había herido a los espadas José Gallardo (Coquinero) y Antonio Gavira (Gavira chico) y al banderillero José González (Serrantito) , le abrió el vientre, con salida del paquete intestinal, lo que provocó el reseñado deceso. "

MIGUEL FERNÁNDEZ MIÑEA "ARIJA " (1883 - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

“Natural” (2004)

Obra de la pintora mexicana Virginia Maury 

Novillero nacido hacia el año 1883, falleció el 26 de junio de 1906 de una cogida el día anterior, cuando contaba 23 años de edad. Comenzó a trabajar como tal en 1901, y pese a ser muy modesto, fue muy valiente en cuantas novilladas tomó parte, hasta el 25 de junio de 1906 en que sufrió una grave cogida en la Plaza de Toros de Villaverde (Madrid), a  consecuencia de la cual dejó de existir al día siguiente, con el silencio y el heroísmo de los lidiadores anónimos. Desconocemos la región anatómica en la que se produjo el percance. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo)

 

El erudito español, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta”,  que << madrileño de Getafe, el espada Miguel Fernández Miñea (Arija) no pasó nunca de los primeros escalones de su arriesgada profesión, ya que los escenarios en que logró actuar fueron los difíciles cosos pueblerinos. En el de Villaverde, en los aledaños de la capital de España, recibió tan importante cornada el 24 de junio de 1906 que pasó a mejor vida al día siguiente. "

JERÓNIMO GÓMEZ "CURRINCHE " (XXXX - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

“Toros”

Obra del pintor mexicano Rafael Sánchez de Icaza

Banderillero de novillos, nacido en Noblezas (Toledo), empezó en 1904 a dar muestras de trastorno mental. Recluido en el Manicomio de Ciempozuelos, donde falleció en el mes de junio de 1906. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo)

FRANCISCO BAENA FERNÁNDEZ "CHICO " (1876 - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

Gacetilla Taurina de Zaldivar-Serrano Tomo II

Picador que fue cogido y muerto el 14 de octubre de 1906 en la Plaza de Sevilla por un toro de nombre “Rebolao” de la dehesa de don Antonio Adalid.

 

Abundando sobre la vida de este lidiador, el cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere en su obra “Víctimas del Toreo”,  que << Francisco Baena (Chico), picador nacido en Sevilla el 5 de enero de 1876, que el 14 de octubre de 1906 actuó en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla una novillada, y al poner una vara al toro “Rebolao”, de don José Antonio Adalid, sufrió una caída que le produjo tan tremendo golpe en el vientre que murió en unos momentos. "

 

El novillo “Rebolao”, del hierro de José Antonio Adalid, fue el causante de la muerte de Francisco Baena Fernández (el Chico) en el coso maestrante de su Sevilla natal, el 14 de octubre de 1906. La conmoción visceral que produjo la violenta caída tuvo fatales e inmediatas consecuencias. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro Víctimas de la Fiesta).

IGNACIO SÁNCHEZ "SALERITO" (XXXX - 1906)

Solo para efectos ilustrativos

“La Estocada”

Aguafuerte de Pablo Picasso (1957

En 1904 se construyó el segundo coso en Cali Colombia en la calle 12 con carrera 3a, que era apenas un remedo de circo. A partir de 1906 aparecen los nombres de "Piedra", "Relámpago", el antioqueño Luciano Jaramillo, y el infortunado caleño Ignacio Sánchez "Salerito", quien murió por cornada. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

El docto historiador taurino Pablo Rodríguez Jiménez, profesor de historia de la Universidad Nacional de Colombia, cita en su ensayo: "La Fiesta de Toros en Colombia entre los siglos XVI - XIX", que en las arenas colombianas perdieron la vida muchos toreros. Allí cayeron corneados, entre otros, Ignacio Sánchez, “Salerito”. Este banderillero caleño, de humilde cuna, se inició en los toros trabajando en el matadero. En la tarde soleada del once de noviembre de 1906 recibió mortal cornada en el muslo izquierdo. Pocas horas más tarde falleció desangrado en una casita de calle estrecha. Su traje verde oscuro, hecho hilachas, fue guardado y convertido en motivo de devoción por su viuda y sus amigos.
Fuente:
http://www.taurologia.com/imagenes%5Cfotosdeldia%5C1672_ensayo__la_fiesta_de_toros_en_colombia.pdf

ANTONIO MONTES VICO (1833 - 1907)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de toros nacido  en Sevilla el 20 de diciembre de 1876 en la calle Pureza del barrio de Triana. Una temprana sordera y una taciturna personalidad, lo hicieron refugiarse en la ocupación de sacristán del templo de Santa Ana en el barrio de su nacimiento.  Recibe su alternativa el 2 de abril de 1899 en Sevilla de manos de Antonio Fuentes, atestiguando “Bombita” con toros de la dehesa de Otaolaurruchi, marcando un interesante caso para la historia taurina de esos días, pues pasó por el escalafón de la novillería sin ser banderillero anteriormente. Pronto va a llamar la atención su manera de hacer el toreo, quizás no considerado artístico para aquellas fechas, pero demostrativo de un gran valor, pues paraba a los toros y los hacía volver para intentar ligar las suertes en un mismo terreno, considerado por muchos el precursor del toreo bellmontino, que llegaría para afincarse en todos los cosos del mundo.

Cogido al entrar a matar en la Plaza de Toros México de la entonces Calzada de La Piedad que acabó por ser de Ramón López,  por el toro,  cárdeno oscuro,  "Matajacas", segundo de la tarde,  de la ganadería de Tepeyahualco, el 13 de enero de 1907.  Toreaba esa aciaga tarde con Antonio Fuentes y Ricardo Torres (Bombita). Falleció cuatro días después (al amanecer del día 17 de enero de 1907) en el Hotel Edison de esa capital mejicana,  a causa de infección por cornada punzo contundente en el glúteo izquierdo, interesando todos los planos musculares, penetrando en la cavidad ciática y causándole grande hemorragia al interesar un vaso venoso; cuando se le realizó la autopsia de rigor se encontró que la cornada tenía una extensión de 40 centímetros y que llegaba internamente hasta el hipocondrio derecho. Una herida mortal por necesidad.


Cortesía de
http://torerosespanoles.blogspot.mx/search/label/Antonio%20Montes

Su cadáver fue depositado en el Panteón Español en espera de su traslado a Sevilla, y tras varios días de espera, por caída "accidental" de los blandones encendidos del catafalco en el que lo tenían, sin darse cuenta nadie, se incendió el ataúd y el propio cadáver, al cual se le apreciaba después, ennegrecido del rostro y de las manos, con arriscamiento del cuero cabelludo y las cuencas de los ojos vacías. Posterior a la tragedia continuaron las desgracias, pues sucedió que al estar embarcando su ataúd en el barco que lo llevaría a Sevilla, se rompieron de improviso los cables que sujetaban al nuevo ataúd cayendo al agua, de donde fue rescatado. Finalmente descansa en paz en el cementerio de San Fernando en Sevilla donde se puede apreciar su tumba. El ilustre cronista Juan José de Bonifaz, refiere que en razón de haberse carbonizado el cuerpo del torero, en el incendio declarado en el depósito, solo fueron sepultadas sus cenizas en el cementerio sevillano, contrastando lo anterior con el resto de las crónicas mejicanas, quienes detallan que solo se quemó en parte, y que se le embarcó hacia España de cuerpo completo en un ataúd.


Cortesía de don José Antonio Román Romero

Refiere el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra que << el sevillano Antonio Montes Vico, al más que un tratadista taurino considera el precursor del toreo belmontino que poco después acabaría imponiéndose en todas partes, marcha a México para intervenir en la temporada invernal de 1906-1907. Le agrada retornar a tierras aztecas, donde sus partidarios forman legión. En el Distrito Federal hace el paseíllo el 13 de enero de 1907 junto a Antonio Fuentes y Ricardo Torres (Bombita) para despachar ganado de la divisa de Tepeyahualco. El segundo de la tarde, el cárdeno oscuro “Matajaca”, le cornea, al entrar a matar, en la región glutea izquierda y a consecuencia de tal herida muere el siguiente 17 de enero de 1907en el Hotel Edison de la capital mexicana. Su cadáver fue depositado en el Panteón Español, en espera de su traslado a Sevilla, resultando carbonizado en un incendio declarado en el depósito, por lo que fueron sus cenizas las que recibirían sepultura en el sevillano cementerio de San Fernando. "

Al respecto de lo anterior, esta confirmado que se envió a España su cadáver achicharrado  y no en cenizas, según se desprende del informe sobre su muerte publicado en  Gaceta Taurina de Salvador García Bolio/ Enero de 1997/ Número 6 (http://.bibliotoro.com/gacetas/Gac_2-06.pdf)


http://laaldeadetauro.blogspot.com/2010/01/antonio-montes-103-anos-de-su-muerte_13.html

Sobre la muerte de Antonio Montes cuenta don José Antonio Román Romero en su Blog en Internet "De Hombres Toros y Caballos", que mala sombra tuvo en México el cartel formado por Antonio Fuentes, Antonio Montes y Ricardo Torres. El 14 de Enero de 1906, los anuncios que llenaban las calles, leídos con inmensa satisfacción por millares de aficionados, rezaban que Fuentes, Montes y Bombita, juntos por vez primera, torearían en la plaza mejicana, causando ese cartel entusiasmo tan vivo, que el circo resultó pequeño para contener tanta gente. Y aquella tarde un toro de Piedras Negras cogió a Bombita al intentar cambiarle de rodillas y le lastimó gravemente. Un año después, día por día, el 13 de Enero de 1907, los mismos prestigiosos nombres figuraban por segunda vez en el cartel. Los partidarios del toreo clásico, serio, elegante, maravilloso, tenían singular adalid en Fuentes; los que gustaban del arrojo sin límites, los que gustaban de emociones tremendas, veían en Montes la encarnación más acabada de la temeridad, y, finalmente, aquellos que gozaban con los jugueteos, con los primores y galas del toreo alegre, encontraban en Bombita a la personificación de su ideal. Y allá se fue a la plaza la gente entusiasmada y llenó los palcos, tendidos y barreras, y alborotó con su algazara y animó la fiesta con su alegría.


Cortesía de don José Antonio Román Romero

La bravura y nobleza del primer toro de la tarde, del marqués del Saltillo, proporcionó a Fuentes lucido triunfo, que le premió el concurso con palmas y vítores. Y Montes, con el natural afán de emular las excelencias del toreo de Fuentes, en cuanto vio salir de los chiqueros al segundo toro, de Tepeyahualco, acudió a él, haciendo gala de esos arrestos suyos que arrebataban al público. Tan en corto y tan ceñidos fueron los lances con que le burló, que el toro se le metió debajo, le empitonó y le arrojó al suelo, sin más desavío ,que la taleguilla destrozada, que reparó el mismo Montes atándose en ella un pañuelo. Los aplausos le enardecían, y con valentía que rayaba en locura, se metió a los quites, alardeando., muy justamente de inacabable temeridad. Y después, en el trasteo de muleta, cada pase arrancaba un grito de entusiasmo y de susto. En el instante de cuadrar, y cuando se disponía el matador a arrancarse sobre el toro, Fuentes le gritó: "aligera". Fuentes notó que el de Tepeyahualco estiraba el cuello, que humillaba, defendiéndose; por lo tanto, había que entrar a matar de cerca y con todos los pies. De ahí su aviso, o no oyó Montes la advertencia o no hizo caso de ella, confiado en su valor. Entró despacio, muy por derecho, con imponente valentía y admirable vergüenza. El toro, que vio adelantar lentamente la figura del matador, no hizo más que alargar la gaita, y cuando Montes le hundía en lo alto del morrillo el acero, le cogió, le levantó en vilo y le enganchó nueva-mente, volteándole y metiéndole toda el asta por la nalga izquierda. La estocada era de muerte. Allí mismo quedó el toro sin vida, en tanto que el desdichado lidiador era conducido a la enfermería. Era la herida tremenda, herida de caballo. Tanta sangre brotó de ella, que el calzón blanco de uno de los monos que le levantó de aquella arena, quedó tinto en rojo, el mozo volvió al ruedo con aquella inmensa mancha sangrienta, y el público, horrorizado, le obligó a gritos a retirarse. Fuentes apoyó la frente sobre la barrera y lloró, a la vez que Ricardo Torres, pálido y con la tremenda impresión retratada en el semblante se quedó un buen rato inmóvil. Y al fin, dominándose uno y otro, y bajo la impresión de dolor y de conmiseración hacia el pobre compañero, a quien curaban en tanto.


Foto del cadáver de Antonio Montes
Cortesía de D. José Antonio Román Romero

JOSÉ MELO DE LA CRUZ "MELITO " (1881 - 1907)

Solo para efectos ilustrativos

“Torero y Toro”  (1985)

Obra del pintor toledano Eustaquio Carrasco Carrasco

Banderillero de toros, nacido en Carabanchel Alto (Madrid) el 3 de noviembre de 1881,  y que  falleció el 7 de febrero de 1907 a los 26 años de edad. El día 4 de febrero de 1907 acudió  como espectador de la novillada que tradicionalmente se celebra en la Plaza de Toros de Valdemorillo (Madrid). El toro destinado a la muerte era grande y cornalón, además de manso. Melito, al observar las dificultades con que tropezaban los modestos  banderilleros para cumplir su cometido, se lanzó a la plaza y puso un par magnífico, saliendo cogido y volteado. He aquí cómo narró el percance “Sol y Sombra”: "El muchacho paró demasiado y el morlaco le trompicó, haciéndose con él y le lanzó a una altura considerable después le recogió en el suelo dos veces, entre la confusión y el pánico que es de suponer." Trasladado a Madrid, falleció tres días después. El astado le había inferido dos tremendas cornadas: una que le atravesada de parte a parte el muslo derecho y otra en un costado. Así acabó este buen banderillero, que había hecho concebir grandes esperanzas a la afición. Tras una serie de ensayos en las plazas de la provincia madrileña, hizo su presentación en la Plaza de Toros de Plasencia el 8 de junio de 1902. En Madrid vistió por primera vez el traje de luces el 23 de noviembre de  1903, en la cuadrilla del banderillero vallisoletano Anastasio Castilla. Desde esa fecha trabajó con frecuencia en la Corte y provincias, ya con novilleros, ya con matadores d e alternativa. Consiguió sobresalir del nivel medio de los banderilleros, pero la desgracia cortó su carrera de manera inesperada. (Fuente: Crónica del historiador, don Juan José Zaldívar Ortega)

 

Por su parte el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de este valeroso rehiletero que << asistía como espectador José Melo de la Cruz (Melito) al modesto festejo que se celebraba en Valdemorillo (Madrid) el 4 de febrero de 1907, cuando viendo las dificultades que pasaban los torerillos en la lidia de una difícil res, se lanzó al ruedo y colocó un par de rehiletes. El astado le cogió y recogió, dándole dos cornadas, una en un costado y la otra en el muslo derecho, al que atravesó totalmente. Trasladado a Madrid, allí expiró el posterior día 7 del mismo mes de febrero de 1907. Había nacido en Carabanchel Alto, entonces municipio independiente al madrileño. "

RAFAEL SANZ "NUEVO GUERRA " (XXXX - 1907)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Matador de novillos, nacido en Córdoba, lugar donde hizo el aprendizaje en capeas y novilladas de poca categoría. El 2 septiembre de 1906  se presentó en la Plaza de Toros de Tetuán de las Victorias (Madrid), mostrándose afortunado en la lidia de un novillo de Bertólez y otro de don Francisco Sánchez, de Coquilla, que le correspondieron. En vista de su buen éxito, le contrataron para corridas sucesivas, saliendo bien de todas ellas. El 24 de mayo de 1907 de mayo del año siguiente se celebró en Segovia una novillada en la que alternó con Hilario González (Serranito), siendo los novillos de  don Victoriano Cortés, de Guadalix de la Sierra (Madrid). Uno de los cornúpetos empitonó y volteó al torerillo cordobés, sin que al parecer le causara heridas de importancia..., pero el daño mortal estaba hecho en su interior. Trasladado a Madrid para que fuera mejor atendido, se encargó de sufragar los gastos que se ocasionasen su paisano Machaquito. A poco de estar en la Corte se agravó de tal manera el herido, que dejó de existir a los tres días de traerlo de Segovia. Rafael Sanz apuntaba algunas condiciones toreras, y sin duda hubieran llegado a cuajar con un poco de método y una buena dirección. (Fuente: Don Juan José Zaldívar Ortega/ De su obra, “Víctimas del Toreo”- Apartado de Novilleros)

 

El historiador Juan José de Bonifaz Ybarra lo contempla entre las víctimas de la fiesta compendiadas en su excelsa obra, al decir que << nada menos que “Nuevo Guerra” fue el apodo utilizado por el cordobés Rafael Sanz en su aventura torera. Al tomar parte en la corrida celebrada en Segovia el 24 de junio de 1907, fue empitonado por una res del hierro de Victoriano Cortés, sin que a la herida se le diera mayor importancia. Sin embargo, ya en Madrid, surgen complicaciones que finalizan con la muerte del novillero el día 27 del mismo mes de junio de 1907. "

JOSÉ GARCÍA DOMÍNGUEZ "EL BILLETERO " (XXXX - 1907)

Foto de José García Domínguez, tomada del semanario ilustrado, "Respetable Público",
No 37, del 27 de diciembre de 1908, cortesía de Don José Antonio Román Romero

Banderillero de escasos méritos, natural de la República del Paraguay, del que tenemos la única referencia de su cogida mortal por un astado criollo, la tarde del  2 de agosto de 1907, en la Plaza de Toros de Asunción. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega)

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre cronista taurino, refiere en su libro “Víctimas de la Fiesta”, que << en la remota Asunción, capital de la República de Paraguay, emprendió el viaje sin retorno, el 2 de agosto de 1907, José García Domínguez (el Billetero), pues fue mortalmente herido por un morlaco del país. En sus andanzas por tierras hispanoamericanas había actuado alguna vez como novillero. " 

El 2 de abril de 2017 recibí una amable carta del historiador José Antonio Román Romero, propietario del Blog taurino en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", donde me anexa una publicación madrileña del Semanario Ilustrado, "Respetable Público", No 37, del 27 de diciembre de 1908, donde reportan, desde Asunción, Paraguay, que, "en este mes habrá dado comienzo la temporada taurina en ésta; la Empresa Sres Urruty y Campos se halla en trato con novilleros de bastante fama en España. El ganado que se lidie pertenecerá a la estancia de Don Pancho Campo, por ser los que más juego dieron en la temporada pasada (se refiere a la de 1907). Los toros de esta ganadería fueron, a su vez, los que ocasionaron en una misma tarde la muerte del novillero José García, "Billetero", y la grave cogida del banderillero Juan García, Lavi. Los toros de dicha ganadería son de lámina excelente y bastante bravura."


Foto de Juan García, Lavi, tomada del semanario ilustrado, "Respetable Público", No 37,
del 27 de diciembre de 1908, cortesía de Don José Antonio Román Romero

JUAN ZAMORA (XXXX - 1907)

Solo para efectos ilustrativos

Antigua Plaza de Toros de Cartagena (Murcia), España. (1853)

La plaza se construyó apoyando su estructura sobre las ruinas de un antiguo anfiteatro romano.

Se verá reconvertida en 2012 en el Museo de Arte Contemporáneo de la Región de Murcia.

Cortesía del Sitio Web: http://.spain-2.com

Refiere el ilustre cronista, don Juan José de Bonifaz Ybarra, en su libro “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página 189, que << el 4 de agosto de 1907 en el coso de Cartagena (Murcia) murió el carpintero del inmueble, Juan Zamora, como resultado de las heridas que le produjo un toro de la ganadería de Coruche. " 

FRANCISCO RUBIO "SARGENTO " (XXXX - 1907)

Solo para efectos ilustrativos

Foto de la vieja Plaza de Toros de Badajoz, ahora Palacio de Congresos

Cortesía del Sitio Web: http://img60.imageshack.us

En la plaza de toros de Badajoz resultó gravemente herido el 16 de agosto de 1907 el picador de novilladas Francisco Rubio (Sargento), al sufrir una tremenda caída. Trasladado a Madrid, expiró en un hospital pocas fechas más tarde. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su libro Víctimas de la Fiesta).

 

Como un tributo a los ejecutados durante los horrores de la Guerra Civil Española en Badajoz, vale recordar por lo vil, que en ese infausto sitio, sucedieron nutridos fusilamientos de inocentes. (Fuente: http://franciscopilo.blogspot.com) 

FAUSTINO POSADA CARNERERO (1884 - 1907)

Cortesía del Dr. Juan José Zaldívar Ortega

Matador de toros nacido en Sevilla el 9 de noviembre de 1884 y que falleció en la enfermería de la Plaza de Toros de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) la noche del día 18 de agosto de 1907, un día después de la cogida que sufrió, cuando contaba 23 años de edad. Refiere don Enrique Vila que el joven torero Faustino Posadas Carnero de 23 años de edad encontró trágico final  en la plaza de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), el día 18 de agosto de 1907, teniendo que estoquear en ella ganado de don Eduardo I Miura, Faustino Posadas y “Corchaíto”. Fue mucha gente de Sevilla a verle, Guadalquivir abajo, en aquel inefable barco de ruedas en cuya cubierta se servía a los pasajeros deliciosos refrescos de panales.  Salió en primer lugar el miureño llamado “Agujeto”, berrendo en negro, el cual tomó codicioso cuatro varas, dando lugar a que se lucieran con él los lidiadores. Llegó la hora de matar, y Posadas, después de una buena labor de muleta, se dispuso a ello; tenía la costumbre peligrosa de volver la cara para ordenar algo a sus peones o para brindar al público, en plena lidia, estando junto al toro. Igualado el animal, Faustino volvió la cabeza en ese movimiento tan característico de los toreros al entrar a matar y estando haciéndolo, se le arrancó Agujeto, no teniendo tiempo el diestro para hacer ningún movimiento defensivo... volteándole e infiriéndole en el cuello una herida de 10 centímetros, con desgarramiento de tejidos y perforación de la tráquea y la laringe... ¡otra vez una imprudencia delante de un Miura!... y es que, especialmente a los miureños hay que guardarles respeto hasta que están en el desolladero de la plaza. El desdichado Posada anduvo unos inciertos pasos por el ruedo con evidentes muestras de asfixia, hasta que en gravísimo estado lo llevaron  por su propio pié a la enfermería. Rápidamente intervinieron los médicos que operaron al herido encabezados por  el Sr. José López Ballesteros de Puerto Real, quedando éste tranquilo después de la intervención. No se movió al herido de la enfermería de la plaza y al siguiente día fue desde Sevilla con el padre del torero y D. Eduardo I Miura, el entonces eminente cirujano Dr. Lozano, que diagnosticó la extrema gravedad del torero y la imposibilidad de que fuera trasladado a Sevilla, como se había pensado.  Murió en la enfermería después de terribles dolores, pasada las doce de la noche ya del día 19. El novillero “Corchaíto”, tuvo que despachar la corrida entera porque la tragedia sobrevino en el toro primero. A las doce de la noche el pobre Faustino Posadas, dejó de existir después de haber recibido los auxilios de la religión. La agonía había sido desgarradora. Rodeaban al torero, al tiempo del fallecimiento, el padre, los banderilleros y don Eduardo I Miura, que no había salido de la plaza desde que por la mañana llegó a Sanlúcar. El cadáver fue llevado a Sevilla, donde los sevillanos le rindieron un merecido homenaje. En el entierro de Posadas se vistió Sevilla de luto, sobrecogida su población por tan lamentable suceso. Faustino Posadas contaba al morir con veintidós años de  edad. Una vida joven, cargada de ilusiones, había sido literalmente segada por los cuernos de un toro de Miura. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega/ de su obra, “Víctimas del Toreo”)

 

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, describe por alguna razón al mismo personaje con los apellidos algo distintos, al mencionar en su obra “Víctimas de la Fiesta”,  que << hermano mayor de los que serían espadas de alternativa  Francisco y Antonio, y de los novilleros José y Rafael, fue FAUSTINO POSADA CARNERERO una gran figura del toreo, desaparecido en la misma temporada en que había decidido doctorarse en tauromaquia. Pero contrató la fecha del 18 de agosto de 1907 en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) para alternar mano a mano con Fermín Muñoz (Corchaíto) en la lidia de un encierro de la divisa de Miura. El astado que abrió plaza, el berrendo en negro “Agujeto”, hirió en el cuello, con rotura de la tráquea, a Posada, cuando éste, en gesto muy característico, hacía un desplante antes de entrar a matar. Y en la propia enfermería de la plaza dejaría de existir a la medianoche. El entierro en su natal Sevilla constituyó una multitudinaria manifestación de duelo, fiel reflejo del entusiasmo que había despertado su manera de interpretar el buen toreo. "

"Don Víctor", el reputado cronista coetáneo propietario del leído Blog taurino: "A los Toros", refiere en sus leídas efemérides que << el 19 de agosto de 1907, sin apenas dar tiempo a que despuntara el día, no se le trasladó debido a su extrema gravedad, falleció en la enfermería de la Plaza de Toros de Sanlúcar de Barrameda el novillero Faustino Posadas Carnerero, hacía pocas horas -fué cogido la tarde del 18- que el novillo "Agujeto", berrendo en negro, de Miura, le infirió una herida de diez centímetros en el cuello con desgarramiento de tejidos y perforación de la tráquea, cuando se colocaba para ejecutar la suerte suprema. Su cadáver fué trasladado a Sevilla que le rindió póstumo homenaje ya que tenía muchísimos adeptos y era muy querido entre sus paisanos, llevaba camino de convertirse en un gran torero de no haber ocurrido el fatal desenlace.

Nacido en Sevilla el 9 de noviembre de 1884 se vistió por primera vez de luces en la Plaza de Toros de Zufre Huelva) el 10 de septiembre de 1901, junto a Antonio Pazos. Se presentó en Madrid el 14 de junio de 1906 con el vasco Rufino San Vicente y Navarro "Chiquito de Begoña" y el almeriense Julio Gómez y Cañete "Relampaguito", reses de Adalid y Halcón; el primero que estoqueó, "Cabrito", era de la ganadería de Halcón y el segundo, " Espantavivos", de la de Adalid. La ultima novillada que toreó en Madrid lo hizo el 11 de agosto de 1907, estaba acartelado con Fermín Muñoz "Corchaíto" y el mencionado "Relampaguito". >>

Por su parte, el respetado cronista don Rafael González Zubieta (El Zubi), refiere en su visitado Blog Taurino en la Internet "Larga Cordobesa" que: Faustino Posadas Carnerero, fue un novillero nacido en Sevilla el 9 de noviembre de 1884, que murió con 23 años en la Plaza de toros de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), un 18 de agosto de 1907. Un novillo de Miura le dio una cornada en el cuello que le partió la tráquea. Faustino Posadas era hijo de un guarda de Tablada y a los catorce años, tras acompañar desde muy pequeño a su padre al campo, se hizo también guardia nombrado por el Ayuntamiento. Como desde pequeño tuvo contacto con las reses bravas decidió a los 17 años ser torero y abandonó el oficio de su padre. Se vistió de luces por primera vez en Zufre (Huelva) el 10 de septiembre de 1901, alternando con Antonio Pazos. En 1902 formó parte de la cuadrilla de los niños toreros junto a Fernando Gómez "Gallito", y para tal ocasión se presentó en Sevilla con el nombre de "Currito", apodo que no volvería a utilizar más. El año siguiente se metió como banderillero en la cuadrilla de "Bonarillo" y lo pasó toreando en Lima. A la vuelta de América centra su carrera como novillero y comienza a obtener grandes éxitos sobre todo en Sevilla y en Madrid, como los cosechados en 1906. Posadas había encontrado la madurez profesional y llegado 1907 pensaba tomar la alternativa en Sevilla a finales de temporada. Fue Faustino Posadas un torero inteligente y artista que manejaba muy bien tanto el capote como las banderillas y la muleta, y era muy aseado en todas las suertes ya que sabía llegar al público con sus bonitos adornos. Además paraba mucho a los toros y esto le daba a su toreo una gran emoción. Fue un seguro estoqueador y hubiera sido sin duda un extraordinario matador de toros de no haberle truncado la vida un novillo de Miura. Esto ocurrió el 18 de agosto de 1907 en Sanlúcar de Barrameda, donde Posadas alternó en un mano a mano con el cordobés "Corchaíto". El astado que abrió plaza, un berrendo en negro de nombre "Agujeto" salió codicioso y tuvo que tomar cuatro varas. Tras una gran labor con la muleta Faustino Posadas prepara el toro para entrar a matar. El torero tenía la peligrosa costumbre de volver la cara al toro para brindar al público en plena lidia y encima del bicho, y ese fatídico día lo hizo y estando en esta actitud de brindar, se le arrancó el toro y le dio una fuerte voltereta infiriéndole en el cuello una herida de 10 centímetros con desgarramiento de tejidos y perforación de la tráquea. Posadas, malherido fue conducido con rapidez a la enfermería, de donde no saldría ya con vida, pues su estado era tan grave que los doctores no se atrevieron a moverlo de allí. La situación fue empeorando hasta que murió a las 12 horas de la noche del día siguiente 19 de agosto, tras haber sufrido terribles y desgarradores dolores. Su cadáver fue trasladado a su ciudad natal, Sevilla y el entierro constituyó una multitudinaria manifestación de duelo, reflejo del entusiasmo que este joven torero había despertado en Sevilla con su manera de interpretar el buen toreo.
Fuente:
http://rafazubi52.blogspot.mx/search/label/La%20Muerte%20que%20mitifica%20a%20los%20toreros


Cortesía de Don José Antonio Román Romero

Cita don José Antonio Román Romero en su Blog Taurino en la Red "De Hombres Toros y Caballos", que, Faustino Posada (no Posadas como decían los carteles), nació en Sevilla el 9 de Noviembre de 1884, siendo bautizado en la parroquia de Santa Ana, situada en el populoso barrio de Triana. Fueron sus padres Francisco Posada González y Ángela Carnerero Fernández. Desde niño fueron sus aficiones las faenas de acoso y derribo de reses; a los trece años de edad derribó la primera vaca llamando la atención de cuantos lo presenciaron. Sus aficiones taurinas nacieron, según dicen, de la pregunta siguiente, que lo hizo el tan popular como simpático matador de toros Antonio Reverte Jiménez: «Chiquillo; ¿tú no quieres ser torero?» Don Carlos Cárles le regaló un becerro de tres años, que toreó y mató de una superior estocada en la escuela taurina de Sevilla, demostrando ser una esperanza del arte. En 1902 toreó en Zufre con Antonio Pazos; en el mismo ano alternó en Alcalá de Guadaira con Francisco Martín Vázquez. , en 1902 se presentó en Sevilla, alternando con Pulguita y Campitos, no estuvo afortunado. En 1903 alternó con los mejores novilleros de su época. En 1904 toreó seis corridas en Badajoz y en las Islas Terceras. En 1905 ingresó como banderillero en la cuadrilla de Bonarillo; con éste marchó a Lima en calidad de sobresaliente de espada, en donde alternó con matadores de novillos. A su regreso a la Península reapareció en la capital andaluza el 3 de Junio de 1906, alcanzando un éxito tan justo como ruidoso.

SU DEBUT EN MADRID.-

 Sin venir precedido de esa aureola que tanto perjudica, algunas veces, a los principiantes, debutó en Madrid el 14 de Junio de 1906. Se lidiaron tres novillos de Adalid y otros tres de Halcón, por las cuadrillas de Julio Gómez (Relampaguito). Rufino San Vicente (Chiquito de Begoña) y Faustino Posada. Mató Faustino el tercer novillo, "Cabrito", de Halcón, cárdeno, de un superior volapié, siendo ovacionado; y el sexto, "Espantavivos", de Adalid, negro, de un pinchazo y una estocada. Con la muleta, en su primero, estuvo cerca y con buen estilo; dos veces que tuvo al toro igualado, se lo quitó un banderillero; igualó por tercera vez, y entró recto y despacio, sepultando el estoque en lo alto hasta las cintas. Vestía Faustino Posada terno color de café con adornos de oro.

SUS COGIDAS.-

 Tuvo varias. Una en Sevilla y otra en Huelva. En Madrid, el 8 de Julio del mismo año 1906, el toro "Bravio", de Olea, negro zaino, al entrarle a matar corto y despacio, le infirió una gravísima herida en el pecho, que tardó en curar mucho tiempo.

ÚLTIMA CORRIDA EN MADRID.-

 Tuvo lugar el día 11 de Agosto del año 1907, alternando con Corchaíto y Relampaguito, matando reses del Duque de Veragua. Mató los toros "Judío", cárdeno, y "Bailador", sardo bragado. Posada brindó la muerte del sexto toro a los del tendido 7, y toreó con deseos de ganar palmas, procurando hacerse con el toro, al que después de uno cambiado, tres altos y uno con la derecha, atizó un pinchazo en hueso, hallándose el toro algo sesgado en la valla del 4 y junto á un caballo muerto, saliendo despedido el estoque. Frente al 7 volvió a entrar con fe y desde corto, dejando otro pinchazo en lo duro y volviendo a escaparse el arma, El veragüeño, después de este último alarde, fue a morir junto a la barrera del 1, siendo el diestro sacado en hombros. Vestía traje violeta y oro.

LA ÚLTIMA COGIDA.-

 Se lidiaban en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) el día 18 de Agosto del año 1907, seis novillos de la ganadería de D Eduardo Miura, por las cuadrillas de Faustino Posada y Alfonso Muñoz Corchaíto. El primer novillo se llamó "Agujeto" y era berrendo en negro; tomó cuatro varas. En el último tercio, después de un lúcido trasteo de muleta, y cuando el diestro se hallaba con la franela liada y el brazo armado en dirección al morrillo, volvió la cabeza hacia el tendido para brindar la muerte a los espectadores. El toro, al advertir el movimiento de la muleta, arrancó de improviso, llegando con la cabeza al cuerpo del infortunado matador. El cuerno resbaló por el calzón y la chaquetilla y fue á hundirse en la garganta del espada. Posada se llevó ambas manos al cuello, de donde salía la sangre a borbotones. Conducido a la enfermería, expidieron el siguiente:

PARTE FACULTATIVO.-

 Durante la lidia del primer toro ha ingresado en esta enfermería el diestro Faustino Posada con una herida de diez centímetros en la región infrahiodea, con desgarramiento de los tejidos en distintas direcciones, teniendo perforada la tráquea. El herido sufre frecuentes colapsos. Su estado es muy grave. -Doctor López Ballesteros. La postración del herido se acentuó por momentos. La ciencia se declaró inútil y al herido se le administraron los Santos Sacramentos. El desventurado Faustino falleció á las doce y cuarto de la madrugada del día 20 en la enfermería de la plaza de toros. En la misma noche fue embalsamado el cadáver, siendo trasladado á Sevilla, recibiendo cristiana sepultura en el cementerio de San Fernando de dicha población. La llegada del cadáver fue una verdadera manifestación de duelo. Faustino había trabajado buen número de novilladas y pensaba tomar la alternativa al final de temporada.


Cogida en Sanlúcar de Barrameda, de Faustino Posadas, foto tomada 6 horas antes de su muerte, el que
está a su izquierda con sombrero es su padre, a los pies los médicos Dr. José López Ballesteros, y Sr. Amoronis
Cortesía de Don José Antonio Román Romero

MANUEL JIMÉNEZ VERA "CHICUELO " (1879 - 1907)

Manuel Jiménez Vera "Chicuelo"
Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

Torero sevillano, nacido en el barrio de Triana el 10 de diciembre de 1879, que figuró en la cuadrilla de jóvenes que capitanearon Algabeño-chico y Gallito (Rafael), de la que salió para ser espada en otra, teniendo de compañero a Pulguita-chico. Vistoso y alegre, de amplio repertorio, ecelente banderillero y muy aceptable estoqueador, con recursos suficientes para conquistar fácilmente un ambicionado puesto, se explica que produjera ruido no sólo en provincias sino en Madrid, cuya plaza se llenó algunas tardes del año 1901 al influjo de su nombre. Los éxitos alcanzados le indujeron a tomar la alternativa en dicha plaza madrileña el 15 de septiembre de 1901, de manos de Lagartijillo, con toros de don Felipe de Pablo Romero y el Algabeño de testigo, y quiso la fatalidad que su segundo toro --mansurrón y muy duro-- volviera al corral después de sonar el tercer aviso. La importancia que en aquel tiempo se concedía a un revés así, le perjudicó considerablemente; pero poniendo de su parte cuando pudo fue rehabilitándose. Los días 14 y 15 de agosto de 1904 toreó en Palma de Mallorca con Quinito toros de Anastasio Martín y de Miura, respectivamente, y en la primera tarde, uno de los de Martín le dio un fuerte varetazo en el pecho, al entrar a matar, y le produjo lesiones internas que, descuidadas al principio, originaron la tuberculosis. En 1905 tomó parte en once corridas; en 1906 no pudo torear más que cuatro --la última en Valencia, el 17 de junio--; marchó al campo con esperanza de reponerse; pasó el año 1907 en lucha con su enfermedad, y el 18 de noviembre del mismo dejó de existir.

(Fuente: http://.historiadeltorero.com)

JOSÉ VARGAS GONZÁLEZ "NOTEVEAS " (XXXX - 1907)

Cogida y muerte de José Vargas (Noteveas). Puebla (México) 1º de Diciembre 1907.

Revista taurina “La Corrida” Año II y último. Madrid, lunes 22 de Junio de 1908. Núm. 13.

Rehiletero sevillano que fue cogido por un toro de Nopalapán el 1 de diciembre de 1907 en el ruedo de El Paseo en Puebla, México, muriendo ese mismo día, en el hotel donde estaba hospedado,  por los efectos de la cornada.


Cortesía del historiógrafo taurino
D. José Antonio Román Romero

Abundando sobre la tragedia de este desafortunado  lidiador, la pluma del erudito Juan José Zaldívar Ortega nos ilustra sobre su vida al referir en su obra, “Víctimas del Toreo”, que << José Vargas (Noteveas), fue un banderillero sevillano, que el día 1 de diciembre de 1907 fue a torear a la Plaza de Toros de Puebla de los Ángeles. Salieron los toros de la dehesa de estreno de Tuzamapam  cornalones y difíciles. Al entrar a banderillear el primero de la suelta, fue cogido y volteado, resultando con una cornada en la parte superior del muslo derecho, que penetraba en la cavidad abdominal. Conducido a la fonda poblana, se agravó rápidamente, falleciendo a las ocho y treinta de la tarde del mismo día. Era hermano de Enrique Vargas (Minuto), y como auxiliar suyo comenzó su profesión y a su lado estuvo hasta su retirada el año 1900. Fue un banderillero de mediocres aptitudes y facultades, pero práctico por la eléctrica prontitud con que clavaba los palos apenas se disponía para ello. Ayudó igualmente a su hermano en menesteres políticos, y llegó a desempeñar una alcaldía de barrio, que gobernó como un gerifalte. En 1905 volvió de nuevo a los toros, como siempre, de escudero de su hermano, terminando con él la temporada de 1907. Se vino entonces a México y toreó en la plaza de El Toreo de la Condesa (ciudad de México, D. F.). Logró ajustar nuevos contratos para los Estados. "

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el afamado historiador,  refiere de este personaje, que" José Vargas González (Noteveas), hermano del matador de toros Enrique (Minuto), marchó a México a finales de la temporada de 1907. El 1 de diciembre de dicho año actúa en Puebla de los Ángeles, siendo corneado en el muslo derecho tan profundamente que el pitón entero penetró en el vientre. El toro homicida lucía la divisa, que aquel día se estrenaba, de la ganadería de Tuzamapam, y la muerte le llegó aquella misma tarde, en el lugar donde se alojaba. "

Dentro de las efemérides del mes de diciembre de la página de Internet "Campo Bravo México", propiedad de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, refiere el docto cronista (LRQ), que, el día 1 de diciembre de 1907, muere en la Ciudad de Puebla el banderillero español José Vargas "Noteveas" por cornada de un toro de la ganadería Tuzamapan en cartel que integran Enrique Vargas "Minuto" y Manuel González "Rerré".

En 1907 en la Plaza de Toros "El Paseo" de la Ciudad de Puebla, en México, un toro de la ganadería de "Nopalapan" mató al banderillero español José Vargas "Noteveas".
Fuente:
Historia de las plazas de toros y toreros en Puebla Don Manolo Ureña (El Indultado) Matador de Toros

Al respecto de este infortunado lidiador, cita don José Antonio Román Romero en su Blog en Internet "De Hombres Toros y Caballos": Era este un banderillero que ejercía la peligrosa profesión más por afecto a su hermano que por vocación, hermano del matador de toros "Minuto", toreando a las órdenes de este el día 1 de diciembre de 1907 en Puebla (México), fue alcanzado por el primer toro de la vacada de Tuzamapan, en otros sitios Fuzamapán o Pezumapan a la salida de un, par de banderillas, resultando con una cornada de 12 centímetros de profundidad en la cara interna del muslo derecho, en dirección de abajo arriba, que seccionaba la vena femoral y penetraba hasta la cavidad abdominal. Falleció a la cuatro horas de recibida la lesión en la misma enfermería de la plaza de Puebla. La desgracia ocurrida al banderillero "Noteveas", se efectuó de la manera siguiente: Al entrar a banderillear el primer toro, que estaba terciado en las tablas de sombra, debajo de la presidencia, José Vargas "Noteveas", no cuarteó lo bastante, y al meter los brazos y clavar los rehiletes fue cogido, romaneado y volteado por el lado derecho. En silla de manos improvisada por los monos sabios, fue conducido a la enfermería. Allí se vio, después de despojarlo de la ensangrentada taleguilla, que presentaba una cornada en la cara interna del muslo derecho, de doce centímetros de profundidad, de abajo hacia arriba, y que había interesado el tejido celular, los músculos y la arteria femoral. Por más esfuerzos que se hicieron, los médicos no lograron salvar al herido, y José Vargas murió a causa de la abundantísima hemorragia. José Vargas "Noteveas" tenía unos treinta y cuatro años. A los doce formaba parte de la cuadrilla de niños sevillanos que capitaneaban "Faico" y "Minuto". Cuando éstos tomaron la alternativa, Noteveas siguió, naturalmente, con su hermano, hasta que éste, en 1900, se retiró del toreo. Cuando, por adversidades de la fortuna "Minuto" volvió a torear, "Noteveas", que, convertido en un buen burgués, disfrazado con un gran bigote negro y poseedor de una modesta industria, había llegado hasta a ser alcalde de su barrio, lo dejó todo para seguir la suerte de su hermano, a quien adoraba... Y en esta expedición a México, que comenzaba con tan buena fortuna para ambos, ha vino a encontrar la muerte, lejos de la patria y de su familia. En Sevilla se iniciaron suscripciones para socorrer a la viuda e hijos del infeliz banderillero. El día 2 de diciembre se verificó el sepelio del cadáver del infortunado José Vargas en el cementerio de dicha localidad. En Puebla (México) se celebro el 5 de Febrero de 1908 una corrida a beneficio de la familia, lidiándose seis toros de la ganadería de San Nicolás Peralta, que estoquearon: Minuto, Valenciano, Pepete, Rerre, Vicente Segura y Moreno de Alcalá. Tenía otro hermano en la profesión: el Picador "Tornero", en el que momento de la desgracia se encontraba en España.

RAFAEL LIMÓN "LIMONCITO" (XXXX - 1907)

Solo para efectos ilustrativos
Plaza de Toros de La Condesa en Ciudad de México (1907-1946)
Cortesía de don Xavier González Fisher/ Sitio Web: http://laaldeadetauro.blogspot.com

Refieren en el libro "Historia de la Cirugía Taurina en México (Desde los siglos virreinales a nuestros días), del Dr. Raúl Aragón López y del Maestro en historia D. José Francisco Coello Ugalde, Ed. Fomento Cultural Tauromaquia Hispanoamericana, 2018, página 304, No 47, que, a finales de 1907, el banderillero Rafael Limón "Limoncito", al realizar tareas de apartado de algún encierro en la ganadería de Nopalapam, fue herido mortalmente por uno de los toros.


Cortesía del Maestro en Historia José Francisco Coello Ugalde

Como antecedente de la víctima podemos evocar una cita del cronista D. Jaime Silva Gutiérrez en una de sus tantas editoriales: "Una familia muy taurina fue la de los Limón a principios del siglo XX, pues Rafael y Carlos fueron banderilleros, aquel muerto por un toro de Nopalapan en la ganadería, el otro murió en España al dar el salto con garrocha. Primo de ellos fue don Ramón Limón, gran aficionado, impresor y empresario taurino. Uno de sus hijos fue el novillero Jorge Limón Montiel, nacido en el barrio de "El Carmen" en Puebla, el 17 de enero de 1907.
Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.com/2017/11/jorge-limon-limoncito.html

Una gesta para la posteridad de Rafael Limón "Limoncito" la encontramos en una efeméride del 22 de septiembre de 1907, de D. Gustavo Mares, donde cita: "En terrenos de la Colonia Roma, en la ex hacienda de "La Condesa", es inaugurada la plaza de toros "El Toreo" con cuatro astados de la ganadería de Tepeyahualco para la alternativa de Agustín Velasco "Fuentes Mexicano" siendo apadrinado, en mano a mano, por el cordobés Manuel González "Rerré" y cuatro novillos de la misma procedencia para la Cuadrilla Juvenil que encabezaban Samuel Solís y Pascual Bueno. El primer toro, el del doctorado, se llamó "Barrilito"-número 24, negro bragado-. El primer capotazo lo dio Alberto Cosío "Patatero"; el primer puyazo lo logró Arturo Quintana "Portugués Chico"; el primer par de banderillas lo colocó Rafael Limón "Limoncito" y el primer cachetazo lo dio Macario Castelán "Gallinito".
Fuentes:
https://torosyfaenas.com.mx/efemerides-taurinas-del-22-de-septiembre/
http://sanluisatiempo.com/?p=51464

ANTONIO MULA "OLIVERITO " (XXXX - 1908)

Foto cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Rehiletero que fue cogido por un toro el 24 de junio de 1908 y que falleció al día siguiente.

 

Los hermanos Antonio y Juan Mula, españoles, fueron banderilleros de principios del siglo XX, ambos murieron en los cuernos de los toros por diferencia de días. Un hermano fue muerto en La Ronda después de una puesta de garapullos, mientras que el otro fue muerto en una capea cuando trabajaba con el capote. La historia de estos dos parientes de la mala suerte ha sido olvidada por muchos cronistas de la historia de la fiesta brava.

 

Refiere el historiador don Juan José Zaldívar Ortega que <<Antonio Mula (Oliverito), banderillero de novillos, que no pasó de torear en cuadrillas de novilleros de segunda fila. El 24 de junio de 1908,  un morucho le cogió toreando en una capea celebrada en la Plaza de Toros de  Albacete, ocasionándole tan grave cornada que falleció al día siguiente. "

 

Por su parte,  el erudito Juan José de Bonifaz Ybarra refiere que << tan solo había intervenido Antonio Mula (Oliverito) en festejos de muy modesta categoría, cuando el 25 de junio de 1908, participa en una capea celebrada en Albacete, en la que es herido de tal consideración que deja  de existir al día siguiente. "

JUAN MULA "OLIVERITO CHICO " (XXXX - 1908)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del pintor mexicano Rafael Sánchez de Icaza

Rehiletero cogido por toro el 6 de septiembre de 1908 y que falleció al día siguiente a resultas de sus heridas.

 

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador, refiere que << Juan Mula (Oliverito chico) tendría el mismo trágico fin que su hermano Antonio, y bien poco después, ya que la cogida tuvo lugar el 6 de septiembre de ese mismo año de 1908 y el óbito durante la siguiente jornada. El suceso aconteció en La Roda (Albacete) y el novillo causante de las heridas pertenecía a la divisa de Damián Flores. "

 

Don Juan José Zaldívar Ortega, en su obra “Víctimas del Toreo”, refiere,  que << el 6 de septiembre de 1908, Juan Mula fue a La Roda en la cuadrilla de Francisco Martínez (Palmerito). Al poner un par de banderillas al tercer toro, perteneciente a la ganadería de don Damián Flores, salió perseguido y fue cogido al llegar a la barrera, y empitonándole el astado por la entrepierna, le arrojó al callejón. De resulta de la cornada falleció al día siguiente, exactamente igual que su hermano. "

HILARIO GONZÁLEZ DELGADO " SERRANITO " (1883 - 1908)

Torero español que nació en Olivares (Sevilla) el 21 de diciembre de 1883.  Sostuvo una profesional competencia en su etapa novilleril con José Gallego “Pepete” en Andalucía y en especial en Sevilla, lo que habla de su calidad torera. Toma la alternativa el 28 de junio de 1908 en la Plaza de Murcia.  Fue corneado en el ano en la suerte de matar  por un toro de nombre "Sordito", de la dehesa de d. Santiago Naches el 23 de agosto de 1908 en la Plaza de Astorga (León),  falleciendo a resultas de sus heridas en Madrid, en las primeras horas del  13 de octubre de 1908. La grave cornada en la zona rectal, parecía estar ya curada, cuando se le presentaron complicaciones al no observar el régimen alimenticio recomendado. Esa aciaga tarde de la cogida en Astorga,  sustituía a Antonio de Dios "Conejito" y toreaba con Antonio Boto "Regaterín".

En el Diario “La Crónica de León”, España, publicaron una brillante como sucinta editorial titulada: “Centenario de una Tragedia Taurina en la Plaza de Astorga”, refiriendo lo siguiente acerca del infortunado suceso: << cuando en la ciudad maragata va a celebrarse su tradicional festejo taurino, cabe recordar cómo, hace hoy cien años, se registró en su plaza la muerte de un torero. En 1908 los carteles de la feria de Astorga se componían de dos corridas para los días 23 de agosto, domingo, y 24, lunes. En ambos se anunciaban, mano a mano, el madrileño Antonio Boto “Regaterín” y el sevillano Hilario González “Serranito”, con toros de la vacada zamorana de Santiago Nieches, que debutaba como ganadero. El día 23 reinaba una animación extraordinaria en Astorga. Pero tras las diversiones surgió la tragedia: al entrar a matar por quinta vez, Serranito fue cogido por el toro “Sordito”, un manso cárdeno que ofreció muchas dificultades y que, tras tirar al suelo al torero, le propinó una tremenda cornada en la región anal. El público quedó impresionado por la cogida y en seguida se dio cuenta de su gravedad. Ante la evidencia de los acontecimientos se trasladó al torero a Madrid donde, tras dolorosas operaciones, falleció el 13 de octubre de 1908. Contaba 25 años y había nacido en la localidad sevillana de Olivares. Tenía muy reciente su alternativa, ya que le había doctorado Rafael González Machaquito en Murcia el 28 de junio del mismo año de su muerte. "

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el eximio cronista, refiere que << bien breve es la biografía taurina de Hilario González Delgado (Serranito), ya que tras una apasionada competencia, localizada en Andalucía y muy especialmente en Sevilla, que mantuvo en su etapa novilleril con José Gallego (Pepete), toma la alternativa en junio de 1908, para morir el 13 de octubre de 1908. La mortal cornada la recibió el 23 de agosto del citado 1908 en el coso de Astorga (León), al pretender estoquear al toro “Sordito”, de la vacada de Santiago Necher. La grave herida, situada en la zona rectal, parecía prácticamente curada cuando sobrevinieron complicaciones al no observar el régimen alimenticio recomendado, produciéndose el fallecimiento, en Madrid, en la fecha ya concretada. "

El 6 de septiembre de 2013, recibí una valiosa aportación de la hemeroteca de la Srita. Pilar González Dual, nieta de un hermano del "Serranito", que me permito agregar a continuación, no sin antes agradecerle la gentileza que ha tenido al compartir tan valiosa información. Ella cita textualmente del diestro en su comunicado: que en su pueblo Olivares (aunque vivió en la Plaza de los Zurradores No 10 de Sevilla) fue muy querido y admirado, de hecho tienen una plaza en su nombre llamada "del Serranito". En 2008 le hicieron un homenaje del cual me siento muy orgullosa y agradecida. Solo intento recopilar todo lo que en archivos encuentro de él, para organizarlo y encuadernarlo para que su pueblo lo tenga.

SEBASTIÁN CHÁVES "CHANO " (XXXX - 1908)

Foto reeditada, cortesía de http://.elguichidecarlos.com

Publicada originalmente por el Diario de Cádiz

Diestro gaditano que viendo su poco éxito como novillero se marchó a probar fortuna en Méjico. De vuelta a España tomó la alternativa, azul y oro, el 16 de agosto de 1908 en Cádiz, con ganado de Parladé y con Vicente Segura de padrino y “Moreno de Alcalá” de testigo. Al no volver a torear ninguna otra corrida se marchó de nuevo a tierras aztecas,  siendo allí que fué muerto el 13 de noviembre de 1908,  en una riña a manos del banderillero José Traverso “Marinerito”, alegó que le había atacado con un puñal y que para defenderse le pegó dos tiros. (Fuente: Blog Taurino, A los Toros/ http://alostoros.blogsome.com)


Cortesía del historiador
D. José Antonio Román Romero

Por un diario llegado de México sabemos más datos del asesinato de El Chano. Se decía que el asesino había sido “Relampaguito”, con quien antes tuvo un altercado. Otros que “Maera” era el homicida y los de más allá que “el Marinerito”, no faltando quien le colgara el milagro al empresario de toros de San Luis de Potosí, con quien habían visto a “Chano” un cuarto de hora antes de morir. Según confesión de “Marinerito”,  “Chano” le pidió dinero y que le pagara más copas después de que anduvieran un rato de juerga.

”Marinerito” le dijo que no llevaba un centavo y el torero de La Isla le colmó, según dice, de injurias. “Marinerito” dice que no contestó a las ofensas pero que (el Chano) metió mano a la bolsa de pecho y se dio cuenta de que llevaba puñal, sacó una puntilla y empezó a tirarme con ella. “Marinerito” dice que al ver que corría peligro su vida sacó su pistola y le dio dos tiros al “Chano”. “Marinerito” dijo a la policía cuando lo detuvo: "Crea usted que fue una embestía de chipé. Si no ando vivo me ensarta, vaya que me ensarta". La gente de coleta y las manólas están muy preocupadas con este crimen pues los protagonistas gozaban de simpatías entre ellos. Los toreros tienen presente que hace un año tuvieron un disgusto serio Sebastián Chaves "Chano" y “Marinerito”.
Sebastián Chaves "Chano" era natural de San Fernando y tomó la alternativa en Cádiz el pasado 16 de agosto de 1908,  de manos del mexicano Vicente Segura con toros de la ganadería de Parladé. “Chano” vestía en aquella ocasión, en que recibió estoque y muleta de manos de Vicente Segura, de azul y oro y durante la faena sonó con un pasodoble. Pocos meses después terminaría fatalmente su carrera en México. Precisamente se había hecho torero en aquel país. A aquella corrida de alternativa asistió un importante contingente de aficionados desde La Isla. José Traverso "Marinerito" también es paisano de “Chano”. (Fuente: Don Carlos Rodríguez/ http://.elguichidecarlos.com)


José Traverso "Marinerito"
Cortesía de
D. José Antonio Román Romero

El Diario ABC de Madrid del 18 de diciembre de 1908, publica una nota aclarado que << Días pasados, haciéndonos ecos de informes que publicaba la prensa de Méjico acerca de la muerte del matador de toros Sebastián Chaves (Chano), consignamos ciertos antecedentes penales que del autor del crimen, José Traversa (Marinerito), daban  aquellos periódicos. Decíase en ellos que este banderillero gaditano había huído a Méjico cuando solo contaba diez y seis años de edad, por haber matado a un guardia civil. Noticias directas que recibimos de personas que residen en Cádiz y conocieron al (Marinerito) niegan exactitud a tal especie y abonan la buena conducta observada por el banderillero en su tierra, que visitó varias veces después de su ida a América. "

MARIANO AZNAR (XXXX - 1908)

Solo para efectos ilustrativos

Obra del Pintor Toledano Julián Sánchez

Banderillero en novilladas muy modestas, que actuó los años 1906 y 1907, del que sólo se sabe, según don Indalecio, que murió trágicamente, hacia 1908, poco después en una capea, sin que sepamos la fecha ni la población en que recibió la mortal cornada, siendo, eso sí, una víctima ignorada de las bárbaras capeas o vacadas pueblerinas, casi siempre con animales toreados y peligrosos. De escasa talla, sin maneras toreras, fue siempre muy deficiente su trabajo. (Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

 

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el historiador, lo refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, en la que apunta sobre este personaje, que << en fecha y lugar no determinados, muy posiblemente en el fatídico año, para los banderilleros, de 1909, dejó de existir en una capea  el modesto aragonés Mariano Aznar, del que ni su paisano el marques de la Cadena, (Don Indalecio), competente crítico y escritor taurino, obtuvo más datos. "

JOAQUÍN MENASALBAS " BARBERILLO " (XXXX - 1908)

Solo para efectos ilustrativos

Cortesía del Sitio Web: http://www.mexicomaxico.org/Reforma/images/PaseoRef1880D.jpg

Litografía de 1856, obra de Casimiro Castro y muestra la estatua ecuestre de Carlos IV en la primera glorieta del entonces Paseo de Bucareli. Del lado derecho se encuentra la Plaza de Toros del Paseo Nuevo y al fondo se distinguen el Bosque y el Castillo de Chapultepec.

El 1 de mayo de 1908 se suicida en México el banderillero español, Joaquín Menosalvas, conocido con el mote de “el Barberillo ”.

Fuente: http://www.campobravo.org/efemerides.php

El historiógrafo taurino José Antonio Román Romero, me cuenta que en un periódico de la época leyó, que Joaquín Menosalvas, era natural de Leganés (Madrid).

Joaquín Menasalbas (Barberillo).- Banderillero madrileño. Empezó a torear novilladas de escasa importancia, gustando su labor, en Madrid le veo anunciado por primera vez en carteles el año 1881, y así aparece también los años siguientes a las órdenes de diversos espadas de novillos. En 1885 ingresó en la cuadrilla de Raimundo Rodríguez (Valladolid), trabajando con él algunas temporadas. El año 1889 ocupó en la cuadrilla de (Frascuelo) la vacante de Saturnino Frutos (Ojitos) que se marchó a México. El día de la despedida de su jefe, 12 de mayo de 1890, actuó a las órdenes de Antonio Moreno (Lagartijillo), y con éste trabajó algunas temporadas con buen éxito. Incitado por los triunfos y popularidad de Ojitos en México, se embarcó para allá. La suerte no le fue tan lisonjera a él. Disgustos familiares le indujeron a poner fin a su vida el 1 de mayo de 1908. Joaquín Menasalbas (Barberillo) fue un banderillero que cumplía con su labor sin grandes notabilidades. Corría muy bien los toros a punta de capote, y ésta era su especialidad más estimable.
Fuente: (J.M. de C. T. III, 590)

NOVILLERO APODADO "EL MOSCO" (XXXX - 1908)

Foto de Jerez de García Salinas, Zacatecas, México Foto cortesía de D. César Landeros Soriano

El lunes 23 de abril de 2018 recibí una amable carta de mi amigo el historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog enciclopédico en la Red "Toreros Mexicanos", donde me anexa, de su hemeroteca, una digitalización de "El Diario" - Periódico Nacional Independiente, de fecha sábado 26 de diciembre de 1908 (Volumen VI, Número 804, del Distrito Federal), donde en su portada dice: Grave cogida de "El Mosco" - Está agonizante- Exclusivo para El Diario.- Jerez (Zacatecas, México) 25 de diciembre.- Hoy se efectuó en la plaza de esta Villa una corrida emocionante, en la que fue cogido de muerte el novillero conocido por el mote de "El Mosco" quien está exhalando el último aliento.
Se había tocado a muerte del tercer toro-novillo cuando "El Mosco" se enfrentó con el bicho, que le comió terreno y lo enganchó sobre la barrera, que el diestro se apresuraba a tomar en busca de defensa.
El cuerno penetró por el recto, interesó las esfínteres y produjo una cornada tan horrorosa, que "El Mosco" quedó privado de los sentidos.
En brazos de los monos sabios fue llevado a la enfermería, en donde los médicos que examinaron la herida, hicieron la declaración de que "El Mosco" moriría, confirmándose el pronóstico, pues momentos después sobrevino la peritonitis y el infeliz torero entró en agonía.
El público se retiró de la plaza impresionadísimo.

FERNANDO ROMERO MARÍN "LAGARTIJILLA " (1879 - 1909)

Rehiletero que fue cogido y muerto el 25 de abril de 1909. Fue “Merino” un toro de la dehesa de la viuda de Concha y Sierra, lidiado en Madrid el 25 de abril de 1909, que tomó cinco varas, mató un caballo, volteó al diestro mexicano Rodolfo Gaona y dio una terrible cornada en el cuello al banderillero Fernández Romero “Lagartijillo”, que le produjo la muerte instantánea.

 

Al respecto del mismo garapullero, me encontré en la hemeroteca del diario La Vanguardia de España  del día 26 de abril de 1909 una columna que dice << La fiesta nacional: El día del toreo de hoy puede marcarse con tinta negra, ó mejor con tinta roja por los defensores de la bárbara fiesta nacional. En la plaza de toros de Madrid, al lidiarse .el sexto toro fue cogido el espada Gaona, encornado por la pantorrilla derecha y volteado; por fortuna no fue la herida de grande daño, pues pudo acabar su misión. En cambio fue cogido también el banderillero Fernández Romero, (a) "Lagartijillo"; le tiró al suelo y dióle una cornada en el cuello. Fue trasladado inmediatamente á la enfermería, comprendiéndose enseguida que la herida era gravísima, pues el doctor Hurtado ordenó que se le administrara la Unción. El cuerno del toro había lesionado la columna vertebral. Minutos después había dejado de existir. Era el difunto natural de Cádiz. E1 cadáver quedó en la enfermería. "

 

A efecto de aclarar dudas sobre el nombre del lidiador, el cronista Juan José Zaldívar Ortega refiere que << Fernando Romero (Lagartijilla) -banderillero, nacido en Alcalá de los Gazules (Cádiz)- fue herido de muerte en la Plaza de Toros de Madrid el 25 de abril 1909, por un toro de don Joaquín Pérez de la Concha y Álvarez, llamado “Merino” no sin antes haber volteado a Rodolfo Gaona. Desde muy joven se dedicó al toreo, pasando a México, donde procuró ganarse la vida, unas veces de banderillero y algunas de matador. Deseoso de volver a España, y no teniendo dinero para el pasaje, consiguió que le llevara Rodolfo Gaona en 1909, con su cuadrilla, habiendo de satisfacer el gasto con su trabajo como banderillero. Toreó en Madrid con Gaona la corrida de inauguración, mereciendo ser notada su labor en la brega. "Cuando pierda el justificado temor de la plaza madrileña ha de saber hacerse notar entre muchos", escribió de esta corrida Ginés Carrión (Sol y Sombra, 1909, número 677). Volvió a la Plaza de Toros madrileña, tras una escapada a su pueblo natal, el citado 25 de abril de 1909 a torear el ganado reseñado. Alternó con su matador Gona, Vicente Pastor y Rafael (el Gallo). Al banderillear el sexto toro, se quedó algo en la suerte Lagartijilla, y al querer salirse, tropezó, cayendo al suelo, y al incorporarse le asestó el de Pérez de la Concha una terrible cornada en el cuello lanzándole despedido a dos metros de distancia. Quedó rígido el desgraciado torero, saliendo a borbotones la sangre por la herida, y sólo una fuerte convulsión evidenció el final de todo. Pocas cogidas habrán producido una impresión dramática más intensa. El cuerno le produjo la fractura de la columna vertebral, sección de la médula y de las arterias vertebral y cervical. Amortajado el cadáver, permaneció en la enfermería hasta el día 26, en que fue llevado al depósito judicial. El 27 se verificó el entierro. La impresión y el sentimiento fueron unánimes y se testimoniaron en tal acto "

 

Lo anterior se ratifica al leer también la crónica del erudito Juan José de Bonifaz Ybarra, quien refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, que << el lecho de muerte de Fernando Romero (Lagartijilla) no fue otro que la arena de la plaza de toros de Madrid, al cornearle un astado del hierro de Concha y Sierra  en el cuello, con sección de la médula espinal. El luctuoso hecho ocurrió el 25 de abril de 1909. Hacía poco que había retornado de México, al ser incluido en la plantilla del espada Rodolfo Gaona. "

Don Antonio Martínez, propietario de la hermosa página en la Internet “Toros and Bulls”, consiguió mediante los buenos oficios del erudito Jesús Cuesta Arana, la fecha de nacimiento de este lidiador, directamente de su partida de nacimiento en el Registro Civil, y la cual refiere que dicho suceso ocurrió el 8 de marzo de 1879 en Alcalá de los Gazules (Cádiz), por lo que sabemos ahora que falleció a los 30 años de edad.

Fernando Romero “Lagartijilla”
Cortesía de don Jesús Cuesta Arana
http://www.torosandbulls.com

"Don Víctor", el docto taurino propietario del Blog "A los Toros" refiere de su desventura, que el 25 de abril de 1909, se lidian esa tarde en Madrid, tercera corrida de abono, toros de la viuda de Concha y Sierra por los espadas Vicente Pastor, Joselito y Rodolfo Gaona. El toro que cerró plaza, "Merino", era negro y no muy grande, entró cinco veces a los piqueros matando un jamelgo. El público pidió a los matadores que banderillearan y el mejicano tomó los palos ofreciéndoselos a Joselito. Este no acepta y Rodolfo al intentar clavar al cambio es cogido y volteado. Se retiró por su pie a la enfermería, pero sin entrar volvió al ruedo repuesto de la conmoción que le había causado el porrazo. Toman los banderilleros los palos y "Aguilita" pone un par aceptable, Fernando Romero "Lagartijilla" cierra con otro, escurriéndose y cayendo al suelo a la salida de la suerte. Cuando intentaba levantarse el toro hizo por él empitonándole por el cuello y arrojándole a corta distancia. Cuando era conducido a la enfermería tuvo unos movimientos convulsivos que hicieron adivinar un rápido desenlace funesto. Por desgracia, así ocurrió. Colocado en la cama de operaciones fue reconocido por el doctor don Jerónimo Hurtado, ayudado por los alumnos señores Martín Fernández y Talegón y los clínicos Milano y Taboada, que intentó reanimarlo aplicándole inyecciones de cafeína y suero, expiró a las seis y treinta y cinco minutos, en aquel momento terminaba la corrida. El parte facultativo decía: "Fernando Romero "Lagartijilla" ha ingresado en esta enfermería a las seis y diez minutos de la tarde, en estado agónico, y al proceder a cohibir la abundante hemorragia que de la parte izquierda del cuello se producía por una herida de asta de toro que interesaba el cuerpo de las vértebras cervicales, que estaban fracturadas, teniendo destruida la médula espinal cervical y la arteria vertebral izquierda y vena yugular interna del mismo lado, falleció en el acto de curarle, a consecuencia de las lesiones mencionadas." El facultativo de guardia: Doctor Jerónimo Hurtado. Fernando Romero tenía veintisiete años. Cuando contaba con veintidós años marchó a Méjico, logró hacerse un buen cartel como banderillero e ingresó en la cuadrilla de Gaona., con el que vino a España. En Madrid debutó un mes antes en la corrida de la Prensa del 25 de marzo. En Madrid residía junto a su madre en la calle Aduana 13. Fue enterrado en el cementerio madrileño de Nuestra Señora de la Almudena.

JUAN GONZÁLEZ "SANGARUTO " (18XX - 1909)

 

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia en Zocoalco de Torres, Jalisco, México

Cortesía del Sitio Web: http://es.wikipedia.org / Alejandro 24

Banderillero, tal vez mexicano, que actuaba por las plazas de la República a las órdenes de novilleros. El 30 de mayo de 1909, al intentar recortar con el capote a un novillo del país, en la Plaza de Toros mexicana de Zocoalco, le cortó la res el terreno y lo enganchó, infringiéndole una grave cornada de la que falleció a poco de entrar en la enfermería (Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

 

Con respecto a este lidiador, el célebre historiador don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere que << el mexicano Juan González (Sangaruto) murió en la enfermería del coso taurino de Zocoalco (México), el 30 de mayo de 1909, a poco de ser herido por un novillo de una vacada azteca. "

Refiere el eximio cronista Ángel Villatoro en su "Antología Taurina Mexicana", que << JUAN GONZÁLEZ (SANGARUTO), fue un banderillero muy diestro en la brega y rápido con los palitroques. Más que en la capital de la República, donde sus actuaciones fueron las menos, la zona de sus funciones fueron los Estados. Su final fue desgraciado, pues su nombre vino a incrementar el de las víctimas del toreo. En la plaza de Zocoalco (Estado de Jalisco, en México) el 30 de mayo de 1909, al recortar un novillo criollo capote al brazo, le cortó el terreno y lo enganchó, dándole una cornada, de la que murió al entrar en la enfermería. >>

TOMÁS FERNÁNDEZ ALCALDE "ALFARERITO " (1883 - 1909)

Cortesía de la hemeroteca del diario ABC de Madrid -11 de junio de 1909: Entierro del “Alfarerito”. La comitiva fúnebre al salir del depósito judicial para trasladar el cadáver del infortunado torero a Vallecas.

Refiere don Juan José de Bonifaz Ybarra, el historiador,  en su libro “Víctimas de la Fiesta”, que << el 7 de junio de 1909 fallece en Madrid Tomás Fernández Alcalde (Alfarerito), como consecuencia de la cogida sufrida la víspera en el coso carabanchelero de Vista Alegre. El novillo “Cuquito”, de la ganadería de García Bueno, fue el causante de la desgracia, al cebarse en su presa, pese a que, por su manifiesta mansedumbre, había sido condenado a banderillas de fuego"


Tomás Fernández Alcalde (Alfarerito)
Cortesía de don Rafael Gómez Lozano

Don Juan José Zaldívar Ortega, en su obra “Víctimas del Toreo” (Apartado de Banderilleros), refiere que fue un << banderillero de toros, nacido en Vallecas (Madrid) el 17 de agosto de 1883, falleció por astas de toro la tarde del 7 de junio de 1909, a los 26 años de edad. Comenzó a torear en novilladas y capeas de los alrededores de Madrid, figurando después en la cuadrilla del matador de novillos Agustín García Malla. Con éste toreó en algunas plazas de segundo orden, destacando Alfarerito por su valentía. El 6 de junio de 1909 se dio una corrida en la plaza madrileña de Vista-Alegre, lidiándose toros de García Bueno, de Salamanca, por las cuadrillas de Luis Mauro, Alfonso Cela (Celita) y Agustín García Malla. En último lugar salió el toro, llamado “Cuquito”, que resultó ser manso; en vista de ello, el presidente ordenó que fuese banderilleado con las de fuego. “Alfarerito” clavó bien el primer par, y al intentar clavar el otro salió perseguido, siendo alcanzado al tratar de saltar la valla y fue lanzado dentro del callejón. El animal, de la ganadería de los Hermanos Arriba, saltó tras él, volteándole y enganchándole; seguidamente hirió al picador gaditano Rafael Alonso Bertolesi (el Chato), hirió a tres policías, contusionó a un guardia civil; hirió a un municipal; contusionó a un sereno y mató a “Alfarerito”; como estaban abiertas las puertas, el cornúpeto entró nuevamente en el redondel llevando al torero en la cabeza y arrojándole frente a la puerta de entrada. Llevado a la enfermería se le apreció una herida de seis centímetros de extensión situada en la parte posterior inferior del muslo izquierdo, interesándole todo los tejidos blandos, atravesándole el asta por debajo el paquete muscular. Murió en su domicilio a las seis de la tarde del día siguiente. “Recortes”, al hacer la semblanza del infortunado diestro, dijo: "Este desgraciado muchacho hubiera sido con el tiempo un buen banderillero; era muy valiente y procuraba agradar al público." ".


Cortesía de
http://gestauro.blogspot.mx/

Cita el historiador José Antonio Román Romero en su Blog en Internet "De Hombres, Toros y Caballos", que Tomas Fernández (Alfarerito) cambió las seguridad del sueldo que en su oficio ganaba por los toros, y ansiando llegar a conseguir gloria y dinero, llevó durante muchos años la triste vida del que sin medios ni elementos pretende abrirse paso en profesión tan peligrosa. Tomó parte en infinidad de capeas, y cuando ya se consideró con los conocimientos suficientes lidió en plazas de alguna importancia al lado de novilleros de cartel. Posteriormente quiso probar fortuna e intentó hacerse cantador; pero bien porque espontáneamente reconociese que carecía de condiciones para ello, ya porque el público se encargara de disuadirle, es lo cierto que Alfarerito volvió a figurar como banderillero en las cuadrillas de los que toreaban en las plazas de Carabanchel, Tetuán y otros pueblos de esta provincia.

Tomas había también toreado en Madrid, al lado, como ya hemos dicho, de diestros que hoy son matadores conocidos, como Cocherito, Mazzantinito, y otros; pero su modesta categoría lo tenía alejado hace ya mucho tiempo de aquellos que fueron sus maestros. Toreando en la plaza de Carabanchel, Alfarerito colocó un par de banderillas al sexto toro, que pertenecía a la vacada de García Bueno, y al salir de la suerte fue perseguido por el bicho, viéndose obligado a saltar la barrera. El toro saltó tras a, y lo estrelló contra una columna de piedra, recogiéndolo después del suelo, corneándolo y zarandeándolo horriblemente. Conducido a la enfermería, se practico al infeliz muchacho una cura provisional, y en una camilla fue trasladado a su domicilio. En un principio se creyó que no tenía más que un puntazo atrás del muslo, y ésta fue la herida que el facultativo de la plaza le apreció; pero al día siguiente sintió en el pecho tales dolores, que la familia hubo de llamar al médico de la Casa de Socorro para que lo reconociera y aplicase algún calmante. Por la tarde visitaron también al herido un ayudante y el médico de la plaza, a las seis y media, del día 7 de junio de 1909 en medio de agudísimos dolores, falleció Alfarerito. El Juzgado se trasladó, a la calle de la Ruda, núm. 3, donde habitaba el desdichado banderillero, tan pronto como tuvo noticia de su muerte, y ordenó la conducción del cadáver al Depósito. Tras el furgón marcharon Malla, a cuya cuadrilla pertenecía Alfarerito, y Claudio y Pedro Fernández, hermanos del difunto. Estos tres velaron el cuerpo del torero durante toda la noche. Tomas Fernández (Alfarerito) contaba treinta y un años de edad y era natural de Vallecas. Estaba casado dejo un hijo, y a su mujer encinta. La precaria situación de la familia del pobre banderillero obligo a Malla, Infante, Celita y otros diestros a abrir una suscripción para socorrer a la viuda e hijo del torero muerto.