LUIS SOLLEIRO (XXXX - 1989)

Rejoneador
Obra del pintor Luis Solleiro
http://www.arcadja.com/auctions/es/solleiro_luis/artista/364154/

Refiere el cronista "Don Alcalino" en una brillante editorial llamada "Los Solleiro", que el diario La Jornada de Oriente le publicara el lunes 29 de julio de 2002, que: La tarde del domingo anterior (día 21), cuando el público desalojaba la México en medio de una tormenta, se reportó que una persona yacía en la boca de uno de los túneles de acceso a las gradas, aparentemente muerta. Era este aficionado un hombre de edad, y un infarto repentino lo había fulminado. Las indagaciones del Ministerio Público no tardaron en identificarlo como Antonio Solleiro, y de inmediato, la gente del toro asoció ese apellido con el de Luis Solleiro, que desde los años cuarenta firmaba garbosas estampas taurinas -reproducidas luego en la prensa o en boletos y carteles-, y que falleció también de muerte inesperada cuando presenciaba una corrida en la monumental de Morelia, allá por 1989. Pronto se supo que ambos hermanos compartían, con la desbordante afición a los toros, el gusto por la pintura, aunque sólo Luis la practicara profesionalmente. Así pues, los Solleiro crecieron juntos amando la misma fiesta, sintieron al unísono el impulso de trasladar al lienzo o al papel los lances de la lidia que más los impresionaban -y en ellos y con ellos a los toreros de su predilección-, y terminarían unidos también por el azar misterioso -desgracia o privilegio, según se vea- de una muerte inusual, ocurrida con trece años de diferencia en el mágico lugar donde se supone sólo pueden caer los toreros: la plaza de toros.

Un arte dentro de otro. Seguramente usted ha coincidido alguna vez en el tendido con personajes parecidos, que sacan punta a sus lápices como los mozos de estoques a las espadas de sus maestros allá abajo, en el callejón, y luego de ensimismarse en la contemplación del toreo se hunden sin vacilaciones en su liviano universo de trazos suaves para ir reproduciendo sobre el papel lo que fue arte efímero en la dura realidad de la arena. Yo he visto entregarse con naturalidad a este noble impulso a compañeros de localidad como Rafa Sánchez de Icaza o José Luis Ayala, pero también, en Puebla y en México, a personas cuyo nombre no indagué, y seguramente lo hacían por puro placer, como una de tantas formas de participación entrañable que sabe suscitar nuestra mal comprendida fiesta brava. Conservo, como un obsequio invaluable, alguna de estas espontáneas creaciones, y cuando intermitentemente regreso a ella, no es raro que descubra nuevos matices, tanto en el pintor como en el modelo. Precisamente, buscando obra de Solleiro me puse a hurgar en estos días entre boletos y carteles taurinos, y asimismo revisé los periódicos y revistas que solían publicar escenas de la corrida del domingo anterior bajo la firma de algún dibujante de prestigio -por lo visto, tan hermosa costumbre sólo persiste en nuestra Jornada nacional-; así, he podido confirmar los rasgos estilísticos que diferencian un Ruano Llopis de un Pancho Flores, pero también la evolución de la pintura taurina, y del toreo mismo, que va de Luis Gómez o Antonio Jiménez a Carreño, Navarrete, Rincón Gallardo, Reynaldo Torres, Reus, Reveles o Sánchez de Icaza, por no hablar de la extensa lista de cultores hispanos del apunte y la pintura taurinos, lista que incluye hasta al monosabio Fermín Vázquez, de servicio activo en la madrileña plaza de Las Ventas y uno de los más pintores más cotizados de la actualidad. Destinos paralelos. Pero el interés estético cedió al estremecimiento cuando di con los alegres colores de otro pintor que, como Luis y Antonio Solleiro, también encontró la muerte en el lugar de sus vivencias más intensas: la plaza de toros. Me refiero a Raúl Bassó, un yucateco cuyo desbordado amor por la tauromaquia encaminó tempranamente a la pintura, y más tarde lo indujo a probar fortuna como aspirante a torero. Para ganarse la vida combinaba lápices y pinceles con las banderillas y el percal de su función de subalterno, hasta que un novillo de Cerro Gordo acabó con su vida en el pueblo mexiquense de Santa Clara, el 30 de noviembre de 1969. Igual que los Solleiro, vida, esencia, amor y muerte se reunieron al final en la misma tela.

DANIEL LUCA DE TENA Y LAZO (1918 - 1989)

Cortesía del historiógrafo José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

Nació en Sevilla el 22 de enero de 1918. Se presento en Madrid, precedido de grandes triunfos logrados en importantes plazas el 20 de mayo de 1934, con reses de don Celso Cruz del Castillo y alternando con Manolete, Miguel Palomino y Félix Almagro, aunque las crónicas refieren que ese día no repitió en el ruedo de la carretera de Aragón tales sucesos, no obstante, mostró destellos de sus habilidades, pues en su primer toro se le ovacionó mucho en la suerte de matar, por lo que hubo de salir a los medios en dos ocasiones a agradecer los aplausos.

En agosto de 1939 se retira como novillero y en 1962 pasa a las filas de los banderilleros a las órdenes de Juan Mejías, "Bienvenida"; Gabriel España, Rafael Valencia y Aurelio Núñez. Posteriormente se dedicó a la pintura en la que ha sobresalido, sobre todo en la especialidad del retrato. En abril de 1982 se le ofreció un festival taurino como despedida del toreo en la localidad francesa de Mont de Marsan en el que dio muerte a una becerra y le fueron concedidas las dos orejas. Falleció el 11 de agosto de 1989 en accidente de circulación.

Lo cita Camilo José Cela en su novela "San Camilo", 1936, en la página 43 de la edición de 1990 de Ed. Destino. Dice así: "…es lástima que no haya chamarileros de conciencias ni de mujeres muertas, el valiente matador de reses bravas Daniel Luca de Tena ha nombrado apoderado al antiguo banderillero José Riaño Riañito, todo tiene relación con todo menos el apestoso hedor de Magdalena,…"


Cortesía del diario ABC de Sevilla España del 20 de agosto de 1989
Fuente:
Revista: ¿Quien es Quien?/ Tercera Entrega
http://jeanfiguier.files.wordpress.com/2010/04/quien-es-quien-3c2aa-entrega.pdf

OKY BOTERO (1935 - 1989)

Días de gloria del afamado rejoneador colombiano "Oky" Botero
http://www.proyectopabloescobar.com/2014/10/oky-botero-rejoneador-y-pablo-escobar.html

Refieren en el portal en Internet "Mediaveronica.com", que un 7 de noviembre de 1989, durante un tiroteo, muere en Medellín, el rejoneador colombiano "Oky" Botero.

El 7 de noviembre de 1989 el afamado capo Pablo Escobar ordenó asesinar al rejoneador Oscar Andrés "Oky" Botero, en un semáforo de "El Poblado", solamente por ser un amigo declarado del general Jaime Ruiz Barrera, comandante de la IV Brigada de Medellín, con quien Escobar mantenía cazada su batalla personal.
Fuente:
http://www.proyectopabloescobar.com/2014/10/oky-botero-rejoneador-y-pablo-escobar.html

El diario ABC, de Sevilla, España, publicó el jueves, 9 de noviembre de 1989, que la fiesta de los toros no escapa en Colombia a la mafia del narcotráfico.- El asesinato la noche del martes del reconocido rejoneador Oscar Juan Andrés "Oky" Botero O´Brien en una calle de Medellín y la captura hace varios días de otros dos, igualmente conocidos, coloca al mundo de los toros en una inminente realidad: ni la fiesta brava escapa a los conflictos de la mafia.

"Oky" Botero, de cincuenta y cuatro años de edad, casado y natural de Medellín, fue baleado por pistoleros a las 7:50 de la noche del pasado martes en la carretera 43 con calle 5-A, en el exclusivo sector de El Poblado. El rejoneador asesinado había mostrado su talento y experiencia en numerosas plazas de América y de España, y aunque su muerte es aún materia de investigación, se constituye en una gran pérdida.

"El Poblado" está situado al sur de Medellín, Capital del Departamento de Antioquía, región que sirve de asiento a los principales capos de la droga de Colombia y escenario de constantes acciones de orden público por parte de subversivos, grupos paramilitares y bandas de sicarios al servicio del narcotráfico. El parte oficial entregado por las autoridades de la llamada "Ciudad de la montaña o de la eterna primavera", informó que el asesinato del conocido hombre de los toros se produjo cuando dos sicarios interceptaron el campero Mitsubishi que conducía y sin mediar palabra le dispararon, causándole la muerte. Aunque ese boletín oficial no adjudicó el crimen al narcotráfico, una vez más en forma extra oficial, voceros de los organismos de seguridad aseguraron que se trata de un asesinato en el que se halla tatuada visiblemente la huella criminal de la mafia de las drogas. (Fin de la nota)

Aunque no es el mismo caso, porque al "Oky" Botero no se le conoce que haya andado en malos pasos ni inmiscuido en actividades oscuras, sino que en contrario, era persona honorable y muy amigo incluso de un alto mando militar colombiano; el pasado 11 de octubre, agentes del DAS y la Interpol-Colombia, capturaron en un lujoso restaurante del norte de Bogotá al emproblemado rejoneador Rafael Abelló Silva, alias "El Mono Abelló", hombre quien incursionó durante varios años con cierto éxito en los ruedos, en los cuales mostró destreza como rejoneador, tras haber sido formado profesionalmente por su especial amigo, el también famoso en Colombia Dairo Chica. Anónimamente, su aureola de poder se vio inflada por ser, según el DAS, el quinto en el Cártel de Medellín y el jefe de la organización de la droga en la costa atlántica colombiana.

FULGENCIO SANABRIA MARTÍNEZ (1934 - 1989)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia Parroquial Santo Domingo de Silos (s, XVI), Pinto, Madrid, España
Cortesía de Xauxa

El acreditado diario "El País", del martes 15 de agosto de 1989, de la pluma de su corresponsal en Pinto Miriam de las Heras, informó que había muerto un hombre por cornada de toro en Pinto.- Fulgencio Sanabria Martínez, de 55 años de edad, y vecino de Pinto, murió el pasado domingo (13) a consecuencia de las cornadas que le produjo un novillo durante los tradicionales encierros que se celebran en la localidad madrileña con motivo de las fiestas de Nuestra Señora de la Asunción. Fulgencio Sanabria era muy conocido y popular en el pueblo de aproximadamente 21, 000 habitantes. A su carácter extravertido unía el trabajo que le ocupaba desde que se jubiló, las rifas, y su reconocible cojera. Era muy aficionado a los toros. El domingo, primer día de encierro, Sanabria se encontraba en uno de los postes que protegen a los asistentes. Según testigos presenciales, desde allí llamó la atención de uno de los toros, que se dirigió en embestida hacia él. Sanabria no tuvo tiempo de reaccionar y fue aplastado por el animal, que le propinó dos cornadas. Trasladado al Hospital Doce de Octubre, fue intervenido quirúrgicamente. Falleció mientras le operaban. El parte médico facilitado por el centro sanitario apunta que Sanabria falleció a causa de un choque hipovolémico irrecuperable. En el encierro celebrado ayer se registraron tres contusionados de carácter leve. Hoy se celebra el tercer y último encierro de estas fiestas patronales.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1989/08/15/madrid/619183460_850215.html

FRANCISCO MANUEL DE LA CRUZ JIMÉNEZ (1964 - 1990)

Solo para efectos ilustrativos

Nava de la Asunción (Segovia)

Cortesía del Sitio Web: http://pueblos.nortecastilla.es 

Francisco Manuel de la Cruz Jiménez, de 26 años, falleció a consecuencia de una cornada en el pulmón derecho, cuando participaba en un encierro, el 15 de septiembre de 1990, en Nava de la Asunción, en la provincia de Segovia. (Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”.)

 

JUAN LORENZO FRANCO COLLADO " EL LOREN " (1965 - 1990)

Charco Lentisco, cerca de Cieza (1990), reconstrucción del asesinato de tres novilleros. "El Loren", Juan Carlos Rumbo y Andrés Pandruo que fueron acribillados en la finca propiedad del antiguo apoderado de uno de los novilleros. Foto cortesía de mcornit en Flickr

Los novilleros, alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Albacete, Juan Lorenzo Franco Collado (el Loren) de 25 años; Andrés Pandero Jiménez, de 22; y Juan Carlos Rumbo Fernández, de 19, cuando, según parece, intentaban, a la luz de la luna, torear a unos novillos en una finca de reses bravas denominada “El Charco de Lentisco”, en Cierza (Murcia), fueron alevosamente asesinados por disparos de escopeta. Este brutal y abyecto suceso ocurrió en la madrugada del 1 de diciembre de 1990. (Crónica del ilustre cronista don Juan José de Bonifaz Ybarra, contenido en su libro “Víctimas de la Fiesta”).

 

En la interesante página web (http://www.casoabierto.com ) aún se puede leer la nota periodística de fecha 20 de mayo de 2007, donde se informa,  que el ganadero Manuel Costa, y su sicario asesino, José Manuel Yépez, de Charco de Lentisco,  salieron de prisión en 2007  tras pagar su condena por la  masacre de los novilleros. Los hechos por los que Manuel Costa y José Manuel Yépez han pasado más de tres lustros de su vida entre rejas se produjeron en la madrugada del 1 de diciembre de 1990 en la finca ganadera Charco Lentisco de Cieza (Murcia). Esa noche, el ganadero, su mujer y uno de sus hijos, de 7 años, así como dos empleados de la finca, sorprendieron a tres novilleros, El Loren; Andrés Panduro y Juan Carlos Rumbo, cuando toreaban a la luz de la luna llena un novillo que habían apartado de los corrales. Siempre según la sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial, Manuel Costa condujo su coche Toyota con las luces apagadas para sorprenderlos, y unos segundos después abrió el maletero para permitir que sus empleados cogiesen una escopeta Franchi, con la que iniciaron la persecución de los novilleros. Cuando los tres chicos fueron acorralados en un cruce de caminos, el mayor de los empleados de Costa, José Manuel Yepes, y otra persona que nunca llegó a ser identificada, comenzaron a disparar sobre ellos. "Manuel Costa -se recoge en la sentencia-, que había llegado al lugar durante el desarrollo de los últimos disparos, no impidió el desenlace de los hechos, sino que incluso permitió que continuaran disparando". Otras fuentes indican, que estando acorralados los novilleros,  fue el propio ganadero quien disparó a mansalva a “el Loren”, lo mismo que el padre de Yépez, quien pidió a su hijo menor, se echase la culpa,  para evadir el asunto, y atenuar la condena.  Manuel Costa, el ganadero implicado, murió en 2008 de un infarto que se lo llevó a la tumba, apenas unos meses después de haber quedado en libertad.


Juan Lorenzo Franco Collado "El Loren"
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

Andrés Panduro Jiménez
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

Juan Carlos Rumbo Fernández
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

ANDRÉS PANDURO JIMÉNEZ (1968 - 1990)

Charco Lentisco, cerca de Cieza (1990), reconstrucción del asesinato de tres novilleros. "El Loren", Juan Carlos Rumbo y Andrés Pandruo que fueron acribillados en la finca propiedad del antiguo apoderado de uno de los novilleros. Foto cortesía de mcornit en Flickr

 

Los novilleros, alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Albacete, Juan Lorenzo Franco Collado (el Loren) de 25 años; Andrés Pandero Jiménez, de 22; y Juan Carlos Rumbo Fernández, de 19, cuando, según parece, intentaban, a la luz de la luna, torear a unos novillos en una finca de reses bravas denominada “El Charco de Lentisco”, en Cierza (Murcia), fueron alevosamente asesinados por disparos de escopeta. Este brutal y abyecto suceso ocurrió en la madrugada del 1 de diciembre de 1990. (Crónica del ilustre cronista don Juan José de Bonifaz Ybarra, contenido en su libro “Víctimas de la Fiesta”).

En la interesante página web (http://www.casoabierto.com ) aún se puede leer la nota periodística de fecha 20 de mayo de 2007, donde se informa,  que el ganadero Manuel Costa, y su sicario asesino, José Manuel Yépez, de Charco de Lentisco,  salieron de prisión en 2007  tras pagar su condena por la  masacre de los novilleros. Los hechos por los que Manuel Costa y José Manuel Yépez han pasado más de tres lustros de su vida entre rejas se produjeron en la madrugada del 1 de diciembre de 1990 en la finca ganadera Charco Lentisco de Cieza (Murcia). Esa noche, el ganadero, su mujer y uno de sus hijos, de 7 años, así como dos empleados de la finca, sorprendieron a tres novilleros, El Loren; Andrés Panduro y Juan Carlos Rumbo, cuando toreaban a la luz de la luna llena un novillo que habían apartado de los corrales. Siempre según la sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial, Manuel Costa condujo su coche Toyota con las luces apagadas para sorprenderlos, y unos segundos después abrió el maletero para permitir que sus empleados cogiesen una escopeta Franchi, con la que iniciaron la persecución de los novilleros. Cuando los tres chicos fueron acorralados en un cruce de caminos, el mayor de los empleados de Costa, José Manuel Yepes, y otra persona que nunca llegó a ser identificada, comenzaron a disparar sobre ellos. "Manuel Costa -se recoge en la sentencia-, que había llegado al lugar durante el desarrollo de los últimos disparos, no impidió el desenlace de los hechos, sino que incluso permitió que continuaran disparando". Otras fuentes indican, que estando acorralados los novilleros,  fue el propio ganadero quien disparó a mansalva a “el Loren”, lo mismo que el padre de Yépez, quien pidió a su hijo menor, se echase la culpa,  para evadir el asunto, y atenuar la condena.  Manuel Costa, el ganadero implicado, murió en 2008 de un infarto que se lo llevó a la tumba, apenas unos meses después de haber quedado en libertad.


Juan Lorenzo Franco Collado "El Loren"
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

Andrés Panduro Jiménez
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

Juan Carlos Rumbo Fernández
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

JUAN CARLOS RUMBO FERNÁNDEZ (1971 - 1990)

Charco Lentisco, cerca de Cieza (1990), reconstrucción del asesinato de tres novilleros. "El Loren", Juan Carlos Rumbo y Andrés Pandruo que fueron acribillados en la finca propiedad del antiguo apoderado de uno de los novilleros. Foto cortesía de mcornit en Flickr

Los novilleros, alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Albacete, Juan Lorenzo Franco Collado (el Loren) de 25 años; Andrés Pandero Jiménez, de 22; y Juan Carlos Rumbo Fernández, de 19, cuando, según parece, intentaban, a la luz de la luna, torear a unos novillos en una finca de reses bravas denominada “El Charco de Lentisco”, en Cierza (Murcia), fueron alevosamente asesinados por disparos de escopeta. Este brutal y abyecto suceso ocurrió en la madrugada del 1 de diciembre de 1990. (Crónica del ilustre cronista don Juan José de Bonifaz Ybarra, contenido en su libro “Víctimas de la Fiesta”).

En la interesante página web (http://www.casoabierto.com ) aún se puede leer la nota periodística de fecha 20 de mayo de 2007, donde se informa,  que el ganadero Manuel Costa, y su sicario asesino, José Manuel Yépez, de Charco de Lentisco,  salieron de prisión en 2007  tras pagar su condena por la  masacre de los novilleros. Los hechos por los que Manuel Costa y José Manuel Yépez han pasado más de tres lustros de su vida entre rejas se produjeron en la madrugada del 1 de diciembre de 1990 en la finca ganadera Charco Lentisco de Cieza (Murcia). Esa noche, el ganadero, su mujer y uno de sus hijos, de 7 años, así como dos empleados de la finca, sorprendieron a tres novilleros, El Loren; Andrés Panduro y Juan Carlos Rumbo, cuando toreaban a la luz de la luna llena un novillo que habían apartado de los corrales. Siempre según la sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial, Manuel Costa condujo su coche Toyota con las luces apagadas para sorprenderlos, y unos segundos después abrió el maletero para permitir que sus empleados cogiesen una escopeta Franchi, con la que iniciaron la persecución de los novilleros. Cuando los tres chicos fueron acorralados en un cruce de caminos, el mayor de los empleados de Costa, José Manuel Yepes, y otra persona que nunca llegó a ser identificada, comenzaron a disparar sobre ellos. "Manuel Costa -se recoge en la sentencia-, que había llegado al lugar durante el desarrollo de los últimos disparos, no impidió el desenlace de los hechos, sino que incluso permitió que continuaran disparando". Otras fuentes indican, que estando acorralados los novilleros,  fue el propio ganadero quien disparó a mansalva a “el Loren”, lo mismo que el padre de Yépez, quien pidió a su hijo menor, se echase la culpa,  para evadir el asunto, y atenuar la condena.  Manuel Costa, el ganadero implicado, murió en 2008 de un infarto que se lo llevó a la tumba, apenas unos meses después de haber quedado en libertad.


Juan Lorenzo Franco Collado "El Loren"
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

Andrés Panduro Jiménez
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

Juan Carlos Rumbo Fernández
Cortesía de Rafael Gómez Lozano

MONTADOR DESCONOCIDO " EL GAVILÁN DE PUEBLA " (XXXX - 1990)

Momentos en que “El Gavilán” era arrastrado y pisoteado por el toro

Cortesía del Sitio Web: http://www.youtube.com/watch?v=ChDdnkcZLSU&feature=related

Famoso montador de toros, estrella del jaripeo ranchero, conocido en el medio como “El Gavilán de Huachinantla”, Puebla, de donde era originario y que falleció en la ciudad de Iguala, Estado de Guerrero, México,  a consecuencia de las graves  lesiones que le ocasionó  el toro “El Texano” la noche del  23 de febrero de 1990. Tuvo la desgracia, después de haber dominado al toro por más de 25 segundos, que intempestivamente el bicho se dejara caer de lado, aplastándole una pierna y provocándole una grave contusión cerebral, y al incorporarse la bestia, quedó colgado de cabeza enganchado de un pie, por lo que lo golpeó y pisó de toda forma durante medio minuto, arrastrándolo por todo el coso como un pelele, hasta que las asistencias, pudieron inmovilizar al animal, pero ya era demasiado tarde.

El 23 de febrero de 2015, tuve la suerte de encontrar en la Red, un video del corrido del Gavilán interpretado por la cantante Norma Beatriz, donde aparte de mostrar su trágica monta postrera, se desprende que el toro el Texano era de la ganadería del Rancho El Borrego, y que su víctima, "El Gavilán de Puebla", se llamaba Félix Álvarez García, fallecido el sábado 3 de marzo de 1990.

Videoteca:
http://rryoutube.com/?v=UElu0ZmBjS0&suggestions=1&l=en
http://rryoutube.com/?v=5m4jRgkOcKk&suggestions=1&l=en

JOSÉ ALEJANDRO GARCÍA LABASTIDA (1969 - 1990)

Refiere don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), el respetado historiador propietario de la página en la Internet “Toreros Mexicanos”, de donde estoy tomando con su venia esta foto del artista, que << el novillero mexicano José Alejandro García Labastida, de 21 años de edad, e hijo de quien hacía empresa en el "Rancho del Charro", en la capital mexicana, Alejandro García; resultó muerto por voluntad propia, al suicidarse el lunes 28 de mayo de 1990. Había mostrado su valor y su arrojo hasta esa fecha, en diversas novilladas del interior de la República, cobrando oficio a costa de golpes y cogidas, incluso en la afamada Plaza México, pagó cuota de sangre, producto de una fuerte cogida de dos trayectorias, en la que, aguantándose como un valiente en el albero, despachó al valle de los muertos a su enemigo en suerte, antes de que fuera atendido de sus heridas; sin embargo, y para su desgracia, esta mansalva de infames volteretas, arrastran traumatismos cerebrales que mal atendidos causan depresiones y trastornos de personalidad tan graves como encubiertas, y que quizá,  en  algo hayan influido,  para que esta joven promesa del toreo tomara tan terrible decisión.>>

DOS MUERTOS EN LA FERIA DEL NIÑO JESÚS EN PERÚ (XXXX - 1990)

Catedral del Cusco (Antigua capital del Estado Inca)

El 23 de marzo de 1534, Francisco Pizarro fundó la ciudad del Cusco

Cortesía de http://www.sergioblanco.org/personal/

Refiere don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), el afamado cronista taurino, con informes de la agencia noticiosa (ANSA) del 6 de agosto de 1990 fechada en Lima, que dos jóvenes resultaron muertos y otros cinco gravemente heridos el día 5 de agosto de 1990 durante la tradicional corrida taurina peruana de la Festividad del Niño Jesús. El incidente se produjo durante la corrida, que durante más de tres siglos se celebra anualmente en el poblado andino de Cachinchiua, a unos 150 kilómetros al noreste de Cusco. La corrida de toros es una de las principales atracciones de la Feria del Niño Jesús y anualmente en la plaza principal del poblado se reúnen los jóvenes más valientes de la región contra los toros más bravos. Desde horas antes, para elevar el nivel de la fiesta y combatir el frío, los pobladores, especialmente quienes saldrán a lidiar los toros, ingieren gran cantidad de licor. En esta oportunidad, según los informes, JUAN DE DIOS QUITO, de 29 años de edad y ELEUTERIO HUAMAN de 18 años, se pasaron de tragos y pagaron con su vida la falta de reflejos ante el bravo animal. El toro embistió con sus cuernos durante varios minutos a ambos jóvenes, hasta que algunos espontáneos saltaron al improvisado ruedo a fin de intentar distraer al animal, para rescatar a las víctimas. El animal atacó también a los improvisados toreros e hirió a otros cinco, hasta que los pobladores mataron al toro con palos y piedras.

PACO DÁVALOS (1955 - 1990)

Raúl Francisco Dávalos Garcés, hijo con los mismos nombres de su padre, Raúl Francisco Dávalos de la Calle -otrora primer y decano torero de Riobamba Ecuador-, solo que este se hizo célebre con su primer nombre y su hijo, quizás abrigando la ilusión de cuando creciera fuera torero, y por ende con un nombre más sugestivo desde chiquitito, le empezamos a llamar "Paco".

Paco tuvo una corta pero intensa vida, nació el 6 de octubre de 1955, meses después de que su padre se había hecho matador de toros, en la feria de abril, los dos sucesos acaecidos en la ciudad de Riobamba.

Por los misterios del destino murió muy joven como su progenitor e igualmente en un trágico mes de febrero, y en accidente automovilístico, después de haber asistido a una corrida de toros en la Feria de la fiesta de las flores y las frutas de Ambato. Triste Carnaval de 1990. El día de su fallecimiento no iba manejando, fue con unos amigos y de regreso de Baños ocurrió el accidente. Tuvo un hijo en su primer matrimonio llamado Ransses Dávalos Poveda y tres hijos en su segundo matrimonio con Janette Herrera Balarezo: Raúl Francisco, María Verónica y Christian Alejandro Dávalos Herrera

Paco sin duda pudo ser torero, porque afición, valor y planta no le faltaron, pero fue aficionado práctico, actuó en un sinnúmero de festivales formales. El que más recuerdo en la vieja plaza de rastro de Cachapamba –adecuada muy coquetamente para el festejo- pero sobre todo por haber logrado una faena escalofriante a una vaca grande, astifina y toreada del Rocío, ejemplar que todavía me acuerdo de nombre Manzanilla quizá por su pelo castaño salpicado de mi ganadería, la cual había vendido un año antes a uno de los tantos ganaderos de Mocha, que no se complican para lidiar reses con tales antecedentes.

Quizá la muerte prematura de su padre marco su vida, huérfano a muy corta edad se desorientó en el entorno íntimo que necesita esta vocación. Si el hombre es fruto del paisaje, el torero tiene que fortalecer su atavismo, viendo, sintiendo y viviendo este mundo que como bien se ha denominado es el Planeta de los Toros.

Prueba de este espíritu fue su otra actividad, la que tuvo más importancia por los logros alcanzados, primero compitiendo en moto-cross y luego en los más importantes circuitos de coches de hasta 1200 cc. Y como se vive se muere, el no fue la excepción y dejó su piel y su vida regresando de Baños, en el imponente encañonado de la carretera en donde se juntan los ríos Chambo y Patate, cuyas corrientes se llevaron su espíritu ya en el Pastaza, pero no su recuerdo de este intrépido muchacho que pudo haber dado mucho mas de si, en la velocidad, en la vida y en el toreo.

Fuente:
Investigación del historiógrafo ecuatoriano Francisco Quevedo S. con crónica original del torero de alternativa Rodrigo Viteri de la Calle, hermano de madre del también primer espada Raúl Dávalos de la Calle, padre de "Paco Dávalos".

ROSA PÉREZ LEMA "ROSITA LERMA" (1937 - 1990)

La valerosa rejoneadora española Rosita Lerma (Q.E.P.D.)
http://www.santamariadelparamo.com

El 25 de marzo de 2015, recibí una amable carta del historiador taurino Rafael Gómez Lozano, donde me allega una liga hacia los personajes ilustres del sitio en la Red "Santamariadelparamo.com" y donde cuentan que: Rosa Peréz Lema, Rosita Lerma.- Nació en Santa María del Páramo (al sur de la provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León, España) el 11 de octubre de 1937 como había podido nacer en cualquier otro lugar. Sus padres -Enrique Pérez y Carolina Lema- eran componentes de los "Los Henry", un grupo circense que recorría pueblo a pueblo España y que llevaba algún tiempo en tierras leonesas protegiéndose de los duros avatares de la Guerra Civil. "Los Henry" eran dos hermanos, Angelita y Enrique Pérez, y la esposa de este último, Carolina. En aquellos años, según uno de los testimonios recogidos en este programa de televisión, el del payaso Tonetti, "Los Henry" eran pioneros en acrobacias perchistas, consistentes en dar vueltas soportando todo el peso del cuerpo con la fuerza de la boca. Actuaban detrás de la iglesia parroquial de la capital del Páramo con desigual éxito, apenas si para paliar el hambre. "Los Henry" permanecieron en Santa María del Páramo hasta que se disolvió el circo, a principios del mes de noviembre de aquel mismo año 1937. La familia de Rosa partió entonces hacia Galicia. Allí pasó varios años Rosa hasta que emigró a Madrid en busca de una oportunidad. Quedo segunda en el concurso de nuevos talentos de la revista "Radiocinema", con el seudónimo de Rosalind O`Hara. Llegó a ser actriz con Paco Rabal, en la compañía de teatro de José Tamayo, modelo para una firma de ropa valenciana, artista circense con su familia y rejoneadora, momento en el que utilizo el nombre artístico de "Rosita Lerma", actuando en un sinfín de festejos y compartiendo cartel con Manuel Benítez “el Cordobés” que empezaba a despuntar.


Rosita Lerma
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

En el cine trabajo en la película "Ursus" de 1960 en la que tenía una pequeña frase, e hizo de doble de Brigitte Bardo y Claudia Cardinale en la película "Las Petroleras" de 1971. Harta de una vida llena de sinsabores y malas compañías, murió sin nombre y en la indigencia, una calurosa noche de agosto de 1990 (en su lápida dice 5 de febrero de 1990), al caer esa madrugada por las escaleras de la estación del metro de la Plaza del Callao, padecía de tuberculosis, estaba en huesos, falleció esta valerosa rejoneadora en el Hospital Gregorio Marañon al poco tiempo de ingresar, simplemente identificada como el cadáver número 112 recogido en el Cementerio Sur de Carabanchel, en Madrid.


Rosita Lerma
De las generaciones de las rosas que en el fondo del tiempo se han perdido,
Quiero que una se salve del olvido.
Jorge Luis Borges
Cortesía de http://www.rtve.es

Fuentes: http://www.santamariadelparamo.com/cosas-del-pueblo/ilustres/ Un equipo de TVE, indaga en la vida de una mendiga muerta, en el metro de Madrid enterrada sin identificar. Tras una investigación, que dura meses descubre la vida de Rosa Pérez Lema, con familia e hijos, que llegó a triunfar, como actriz y rejoneadora. Su declive empieza tras un matrimonio, que la llevó a la pobreza y a la bebida. Acaba en la calle, sola por decisión propia, con tuberculosis y alcoholizada, hasta morir cayendo por las escaleras del metro Callao. Premio Especial del Jurado Ondas 1991 y Nominación a los premios Emmy 1991. http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-caso-112/645093/

JESÚS MARTÍN DOMÍNGUEZ (1952 - 1990)

Solo para efectos ilustrativos
Catedral de Coria, Cáceres, España.
www.spain.info

El distinguido diario español "El País", del miércoles 27 de junio de 1990, de la mano de su corresponsal en Cáceres, Pedro Jara, informó con tristeza: "Muere un hombre de una cogida en un encierro de Coria".- Jesús Martín Domínguez, de 38 años de edad, falleció en la madrugada de ayer (26) como consecuencia del traumatismo cráneo-encefálico que tras ser embestido por un toro durante los encierros de Coria (Cáceres). Según los comentarios que ayer circulaban por la ciudad, un hombre esperó al toro a la entrada de la plaza de la Torre y allí le quebró. El animal se lanzó contra las talanqueras (vallas protectoras), barriéndolas. Apenas habían transcurrido siete minutos cuando Jesús Martín Domínguez intentó salvar una valla. El animal arremetió contra él, "degollándole", según se decía en el pueblo. El golpe le produjo una irractura mortal en la base del cráneo. Éste es el primer accidente mortal de los encierros de este año.
Fuente:
http://elpais.com/diario/1990/06/27/espana/646437624_850215.html

CHRISTIAN MONTCOUQUIOL "NIMEÑO II" (1954 - 1991)

Christian Montcouquiol “Nimeño II”, hermano del novillero Alain Montcouquiol “El Nimeño”, queda hasta hoy como la más grande figura del toreo que ha tenido Francia. Ayudado desde su niñez por su hermano Alain, Christian, el de Nimes quiere ser alguien en el toreo y trabaja mucho para eso. Tras su novillada del 17 de mayo de 1975 en Nîmes, obtiene la ayuda del gran apoderado Manolo Chopera y se abre puertas en España, triunfando en las plazas de importancia. Después de su alternativa “Nimeño II” torea con todas las figuras de su época, sumando 42 actuaciones para su primera temporada de matador y 38 en 1978. Hasta 1982 torea un buen número de corridas obteniendo importantes trofeos tanto en su país como en España y América, donde su cartel en México es importantísimo.  En 1982 se separa de Manolo Chopera y eso le afecta.  

Con la ayuda de su fiel hermano, “Nimeño II” sigue luchando y reencuentra la moral en las corridas toreados en México. Pero no consigue abrirse paso y triunfar como quiere tanto en Francia como en España. En 1989, ya apoderado por José Luis Segura, el torero por fin puede exprimirse en corridas y cosos de categoría. La baja de Víctor Méndez  en un mano a mano en Nimes el 14 de mayo de 1989 le deja matar a Christian un corridón de Guardiola y salir por la Puerta de los Cónsules con el mayoral, después de una corrida de antología.  

El 10 de septiembre de 1989 (era su corrida n° 428 desde la alternativa) hace el paseo en Arles con Víctor Méndez y Rafael Perea “El Boni” para estoquear toros de Eduardo Miura. Su segundo enemigo, "Pañolero", Toro de la divisa de D. Eduardo Miura  Fernández, Estaba marcado con el nº 26, era cárdeno de capa y playero de cuerna (con más de un metro de pitón a pitón) y pesó 549 kilos. Le propina una voltereta de la cual Christian cae sobre las cervicales. Herido de gravedad, lucha durante muchos días contra la muerte y muchos meses para rehabilitarse; pero después de tantos meses si salva la vida queda definitivamente inútil para la profesión. Toda la afición francesa sigue día a día la evolución de Christian porque quiere de manera impresionante a su torero. Pero él no soporta no poder ya enfundar el traje de luces. Cuando todos pensaban que el matador había reencontrado la moral para seguir viviendo con su familia, alejado de los ruedos, eso sí,  pero siempre presente en el mundillo, Christian decide quitarse la vida y se suicida el 25 de noviembre de 1991 en el garaje de su casa. Eso fue un verdadero terremoto en Francia donde Christian esta aun presente.

El maestro tiene su estatua cerca de la Plaza de Toros de Nimes, donde cada año se otorga el "Trofeo Nimeño II" a un joven triunfador de las novilladas sin picadores. La plaza de Eauze lleva el nombre de “Nimeño II” y en las plazas de Arles, Mont de Marsan, Beziers, así como en Aguascalientes (México) hay placas o azulejos recordando momentos de triunfos de la vida de esta gran figura del toreo. En octubre de 2000 la plaza del pueblo de Caveirac, donde vivía (a algunos kilómetros de Nimes), ha sido bautizada "Plaza Christian Nimeño".

 

Foto de Nimeño II cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

LOS 3 MUERTOS EN LA CORRALEJA DE CHINÚ, COLOMBIA (XXXX - 1991)

Solo para efectos ilustrativos

Foto que ilustra las añosas Corralejas en la Ciudad de Montería (Capital del Departamento de Córdoba, en Colombia) Cortesía de © Carlos Crismatt Mouthon

MAYRA ARRIETA (BANDERILLERA)1964-1991

JOSÉ ANDRÉS DÍAZ  (MANTERO) 1969-1991

SILVIO BETRÁN COABAS  1949-1991

 

Refiere don Antonio (el Toño) Sánchez,  en una brillante  editorial publicada el  27 de noviembre de 1991 en “El Tiempo.com” (Noticias de Colombia), que acaecieron tres muertes y 27 heridos en el inicio de las “Corralejas” celebradas en Chinú, Córdoba, Colombia. La nota textual dice: << el luto, la sangre y las cogidas aparatosas volvieron a teñir la arena el redondel de las corralejas de Chinú (Córdoba), donde tres personas perdieron la vida y 27 más resultaron heridas en las fiestas de 1991. Un toro, conocido como el hijo del celebre “Viruta”, un bayo, de más de 600 kilos y con cornamenta impresionante, hizo cachichí (desastre): mató a una banderillera muy conocida en las plazas de Sucre y Córdoba, de nombre Mayra Arrieta de 27 años, e hirió a varios espontáneos. Los otros muertos fueron el mantero José Andrés Díaz, de 22 años, natural de Chimá, quien llevaba once años recorriendo las ferias de la Costa, y Silvio Beltrán Cuabas, de 42 años, natural de Chinú y sepulturero de la localidad. "

 

Un promedio de 20 participantes mueren cada año en varios festivales, conocidos como las corralejas, que se han realizado anualmente durante más de un siglo y medio en pueblos de las sabanas del norte colombiano.

 

El libro: “Historia de las Corralejas”, de Juan Santana Vega, en referencia a algunos toros famosos que llenaron de sangre la historia de las añosas Corralejas Colombianas al dar muerte a más de 45 personas, relata que:

 

EL CHIVO MONO: Toro de raza criolla del ya fallecido ganadero Vinicio Cordero S. La mezquindad de su estampa no denunciaba la malicia que escondía en su ser, ya que parecía un buey, cuando pastaba en su dehesa, hiciera que muchas personas que nunca le vieron en corralejas se tomaran equivocados conceptos de su mal genio. Ha sido uno de los toros que más ha enlutado hogares en todos los pueblos del departamento donde hacía sus presentaciones y al nivel de la Costa. El Chivo Mono era de una cornamenta ligeramente defectuosa. Lo que lo ayudaba a ser más rápido para coger a sus víctimas y propinarles sus pitonazos. Fidel Madera da testimonios que éste toro tenía la particularidad de golpear la corraleja y abrirse un tanto para ver quien caía de los racimos humanos que se hacían en las vallas y así poder cobrar una víctima. Fue una tarde del 10 de Diciembre es unas fiestas patronales en Sahagún, mandó al hospital a más de cuatro personas, entre manteros y espontáneos. Fue una masacre horrenda. Esa tarde llamó la atención fue la manera o pericia con que el toro hundía el cuerno una vez que tenía a la víctima a merced suya.

La matanza más grande propinada por el Chivo Mono en los largos años de su carrera mortuoria en las plazas, la realizó en una fiesta en Planeta Rica. Esa tarde mató a siete personas entre ebrias y sobrias. Durante esa matanza, el toro le mantuvo dándole de cornadas en el aire sin dejar caer al suelo sus cuerpos, mientras que sus intestinos iban quedando regados por toda la plaza, por toda la arena.

Años después don Vinicio Cordero se lo regaló a don Jerónimo Berrocal, quien lo llevó por última vez, a una fiesta en Santa Lucía. Ya era un toro que se le notaba la fatiga en los ojos cansados que tenía. Esa vez se resistía a salir de los chiqueros porque prefería que la muerte la siguiera ejecutando otros de su especie y de las nuevas generaciones. Más tarde, don Jerónimo Berrocal, se lo obsequió a don Orlando García quien se lo llevó a su hacienda "Tequendama" donde vivió los últimos días de su vida. De aquel despiadado y maligno toro sólo quedan sus inmemorables presentaciones en las plazas del departamento. De él sólo queda su cabeza disecada, empotrada en las paredes del comedor de la casa de don Orlando García, en la ciudad de Cereté. Quien dio muerte al toro fue Melanio Murillo, quien fue en su vida novillero, rejoneador de cartel, hacedor de toreros grandes como Pepe Cáceres y Alfonso Vásquez (Vázquez II) y además taxidermista de reconocida trayectoria Nacional, y embalsamó su testuz, porque se había hecho viejo y había perdido la vista. Allí permanece como un adorno grotesco, mirando con sus ojos muertos y amenazando con su cuerno un tanto caído hacia delante y abierto un poco hacia fuera, a los dueños de casa y a los visitantes.

EL BARRAQUETE: Fue uno de los toros más famosos que se han jugado en las corralejas del departamento de Córdoba. Su fama está basada, más que todo, en su criminalidad y en la facilidad con que alcanzaba a las personas de arriba de los palcos de la corraleja. Una vez que hacía su entrada a la plaza empezaba a recorrerla en un trote muy particular, se dice que lo hacía como especie de rastreo para ver que personas se habían enganchado mal en la valla y poder cogerles. “El barraquete” era un toro criollo, de pelambre negra que sabía valerse muy bien de sus dos cuernos así como de sus cuatro patas ya que también hacía uso de ellas para matar. Era como tener cuatro cuernos más.

Este toro cometió una serie de actos criminales durante el período que se mantuvo yendo a las corralejas, de los cuales se desprende la razón para tomarle como el toro más asesino y despiadado que ha pisado las plazas del departamento. El acto más cruel que cometió el Barraquete en su carrera de muerte, lo hizo en una plaza de Cereté. Esa tarde mató a un muchacho imprudente que quiso alcanzar uno de los billetes que los ganaderos les tiran a sus toros para que éstos tengan mayor oportunidad de cogerles o de matar. El muchacho tenía una edad entre los 16 y 17 años, el cual casi nadie lo conocía. El muchacho recibió una horripilante cornada en la parte baja de sus costillas falsas, que le produjo la muerte instantánea. La cornada le destrozó el hígado y los intestinos. Una vez que el toro le mató, su cadáver fue llevado al anfiteatro del hospital local a esperar que lo reclamaran, pasaron tres días y nadie lo reclamó. Al cuarto día cuando se le iba a dar sepultura, apareció su padre, un señor de apellido Cuello quien resultó ser una persona adinerada y que andaba en busca de su hijo pródigo.

El propietario del toro, Miguel Soto, dueño de la hacienda "Cuba Libre", se lo dejó como herencia a su hijo Rafael Soto quien a su vez se lo obsequió o vendió a don Alejandro Saibis Sossa para que le sacara cría. Así ocurrió, el rico ganadero logró que le diera seis toretes con las mismas características físicas del padre; color, tamaño, y unas cornamentas por el mismo estilo, pero no tenían la bravura ni la malignidad del viejo reproductor.

EL 016: Toro de color negro con un alto porcentaje de la raza miura, nacido y criado en la Hacienda El tomate, propiedad del ganadero cereteano, Laguando Barguil Rubio. Este toro pudo haberse hecho célebre por su bravura como lo son los astados nacidos en estas propiedades; pero lastimosamente fue famoso porque dio muerte a don Eugenio Sánchez Artega, hijo muy querido de Lorica; ciudad que lloró con lágrimas de dolor y con sentimiento de cariño su inesperada desaparición. La muerte de Sánchez Artega ocurrió cuando se desempeñaba como gerente de la Lotería de Córdoba, y todos los días, en las horas de la tarde, un a vez finalizaba sus labores en Montería, se desplazaba a la ciudad de Lorica donde tenía su hogar. Por aquellos días se realizaban fiestas de toros en la localidad de Cotorra. Una de esas tardes de corralejas un toro negro que resultó ser "El 016", escapó del escenario de la corrida y siguió los rumbos de su dehesa sin que fuera perseguido por las personas encargadas de resolver estas situaciones; se olvidaron o quisieron ignorar el gran peligro que este animal representaba en aquellos caminos. Cerca de la localidad de Carrillo, el toro encalambró, allí en plena vía permaneció hasta las horas de la noche. En ese lugar le encontró el infortunado funcionario quien al verlo se bajó de su auto y quiso poner unas ramas para advertir a los demás conductores de su presencia en la vía, pero con tan mala suerte que el toro se puso de pie y le propinó un pitonazo en el estómago y le destrozó el hígado lo que le ocasionó una grave hemorragia y con ella la muerte. El chofer al ver el hecho quiso ayudarle pero casi corre con la misma suerte, entonces tuvo que esperar que el toro se alejara un poco, el chofer pudo rescatar al herido y conducirlo al hospital de su ciudad. En vano fueron los esfuerzos que se hicieron para salvarle la vida.

EL TAPA E’TUSA: Toro de pelo negro retinto y adornado con una lista blanca que le recorría el lomo desde la cruz hasta el rabo. De raza criolla pura. Criado en la ganadería Quibdó de propiedad del ya fallecido don Rafael Páez. Esta hacienda está ubicada en la región de la Madera, corregimiento de San Pelayo. Era un toro que se destacaba por su valentía en las plazas y por su mansedumbre en su dehesa.

Una vez en el municipio de San Antero, mató a siete personas entre manteros y espontáneos. Otra tarde que se llevó a la población de tres palmas, mató a tres personas, y cierto día que se le sacó a El Carito, le arrebató la vida a cuatro más, sin incluir el número de heridos. De sus otras presentaciones, en las plazas de provincia, no se puede dar una lista completa de las muertes que llevó a cabo, pero es muy posible que haya ocasionado el entierro de muchas personas más.

Este toro logró acabar con muchas vidas, pero también tuvo un final muy curioso, ya que al parecer, un pariente de alguna de las víctimas tuvo el deseo de venganza por la afrenta de la desdicha, y decide un plan macabro, pensó matarle de un balazo. Dicho lo iba a cumplir cuando se le diera la oportunidad y esa oportunidad se le cumplió en la hacienda "Las Manuelitas" también de propiedad del señor Rafael Páez, el astado recibió la descarga mortal en plena cabeza, la que le ocasionó, además de espantosos y lastimosos bramidos, una desesperada carrera que lo llevó a los rodeos de la hacienda "Quibdó", donde murió con las luces del día.

EL PLUMA EN EL AIRE: Fue un toro de la ganadería "Cielo Azul", propiedad de don Nando Otero; criollo, de cuernos bien formados y con una pelambre del color de la melcocha. Su nombre se debe a la facilidad con que levantaba a sus víctimas al aire aprovechando su cornamenta bien formada. El hecho más destacado de este toro lo realizó una tarde de febrero en la corraleja de Cereté. Donde logró coger a un hombre imprudente y lo levantó a lo alto, le esperó con los pitones levantados, sin dejarle caer al suelo. El hecho se repitió por tres veces seguidas. Al parecer la víctima pudo haberle causado su muerte la caída de cabeza que tuvo ya que las cornadas no hubiesen sido suficientes para acabar con su vida.

EL POLLERA AZUL: Toro de la ganadería de don Nando Otero. Poseía un hermoso color negro azabache, adornado con pequeñas manchas blancas. De raza criolla como "El pluma en el Aire". Tenía una cornamenta perfecta y temible, con la que logró dar muerte a una veintena de hombres y desfondar a muchos caballos.

EL CAMARRENGA: Este toro criollo, hosco y bragado; tomó su nombre de la ganadería donde era oriundo hacienda "Camarrenga". De propiedad del ya fallecido, doctor Eugenio Giraldo R. Este toro integra la cuarteta de toros más asesinos que se han presentado en las corralejas del departamento. Estos toros son: "El Chivo Mono", "El Barraquete", "El Tapa E’Tusa" y "El Camarrenga".

Han existido muchos otros toros famosos, pero que es casi imposible relacionarlos en detalles. Sin embargo, los que más relucen son: "El Lechuza", negro azabache, de raza criolla y de propiedad de don Clímaco Espinosa. "El Viruta", de propiedad de Nando Otero. "Nacho Vive", de la hacienda El caucho, propiedad de Vitaliano Cárdenas. Toro de color azorrado. Una tarde de un Diciembre, en la corraleja de Sahagún, hirió de gravedad a Catalino Pérez; el popular "loco Catalino". Tenía este astado una particularidad especial, no permitía el acercamiento de personas extrañas. Su amo lo llevó a muchas plazas entre ellas las de Sincelejo, Sampués, Colomboy, etc.

Por su parte refiere el historiador Diego Andrés Rosselli Cock, MD que don Arturo Cumplido (fallecido en agosto de 2009, e hijo del legendario ganadero Hermógenes Cumplido) criador de toros criollos y de media casta en Santa Teresa, cerca de Tolú, era el dueño del famoso toro BALAY, el más solicitado en las corralejas por haber dado muerte a más de 40 personas, El animal murió en San Pelayo, envenenado por un rehiletero que vengó con una banderilla emponzoñada la muerte de su hermano (días antes muerto por Balay en una corraleja en Corozal, Sucre). Este famoso toro, al que incluso le compusieron un “porro”, por asesino, era bayo, bajito, y sencillo, pero con unos cuernos de fortaleza. Se paseó por todas las plazas, desde Turbaco, pasando por Sincé, su plaza sincelejana, hasta la cereteana y jamás perdió batalla.

 

El Diario Eltiempo.com del 13 de noviembre de 2009, en una editorial de nombre: Corralejas: Muerte en la arena, refiere que <<José Madera Maderita , toda una leyenda del capote, la muleta y las banderillas, recuerda la tristemente célebre historia de los toros Tapa e Tuza, El Chivo Mono, El Barraquete y La Escoba. Los cuatro sumaron 53 muertos, así: 27, 16, 6 y 4, respectivamente. Al Tapa e Tuza lo mataron en la finca de Rafael Páez cuando destruía una cosecha de maíz. Otros toros con renombre fueron El Llorón, de Santos Cogollo y El Barcino de Marco España.Ultimamente han hecho historia El Masamorro, El Perro, El Policía, El Aviléz, Sarampión, Perrazo y el Siete Cajas, el más temible de todos. De antaño, Chivo Mono, con más de 30 muertos en sus cuernos; El Barraquete, El Murciélago, El Cocao, El Arrancatete, Jabonero y Fidel Castro. Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-59521

 


25 MUERTOS EN "LA MACARENA" DE MEDELLÍN, COLOMBIA (XXXX - 1991)

Plaza de Toros de Medellín, Colombia

Cortesía de http://imagecache.artistrising.com

El 16 de febrero de 1991 un atentado terrorista en las cercanías de la  Plaza de Toros “La Macarena” de Medellín arrojó un saldo de 25 víctimas mortales. La Policía señaló a los diarios, en ese entonces, como posibles culpables, al cartel de Medellín de Pablo Escobar Gaviria, o a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El trágico suceso acaeció al explotar un coche  bomba en cercanías de la Plaza de Toros. Unos 35 vehículos y diez casetas quedaron totalmente destruidos. El carro bomba explotó en la Autopista Sur, bajo el puente de la Avenida San Juan, sobre el Río Medellín, a unos cincuenta metros de la Plaza de Toros. La explosión se registró a las 6:18 de la tarde, minutos después de terminar la octava corrida de la “Feria Taurina de Medellín”. Muchas personas aún no habían acabado de evacuar los alrededores de la plaza, y otras departían en las casetas instaladas en los alrededores. En una amplia área quedaron esparcidos los cadáveres, los heridos,  y los restos de los vehículos destruidos. Según la policía, el explosivo fue dejado debajo del vehículo en el que los agentes del F-2 se disponían a movilizarse, el Mazda WD 6415, adscrito a la institución. Se informó que el artefacto fue accionado a control remoto. (Fuente: Diario El Tiempo) 

JOSÉ ANTONIO MORA " EL CHATO " (1926 - 1991)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/search/label/Jos%C3%A9%20Antonio%20Mora%20%22El%20Chato%22

El matador de toros mexicano José Antonio “El Chato” Mora, muere el 12 de noviembre de 1991 en la Ciudad de México luego de ser atropellado por un automóvil.

(Fuente: Efemérides taurinas del 12 de noviembre/ http://suertematador.com)

Citan en el diario ABC de Madrid del  23 de agosto de 1946, que alterna en una novillada dominical en la Plaza de Toros de Madrid con “el Belmonteño” y el fino torero Gabriel Pericás con toros de don Eugenio Marín, y donde refieren, como antecedente, que el torero mexicano arrancó grandes ovaciones el día de su presentación por su valor sereno y tranquilo, lo cual es muestra de su calidad, porque este diario, por veraz,  nunca ha sido afecto a obsequiar halagos inmerecidos.

 

Asimismo encontré en la página web, “Suerte Matador.com” (Editorial del 25 de octubre de 2009 de Alejandro Escárcega) que  torea el 25 de diciembre del año de 1952 en Puruándiro, Michoacán, México: 6 toros de Rodrigo Tapia  para el maestro potosino Fermin Rivera, el diestro Luis Procuna "El Berrendito de San Juan", y José Antonio  Mora "El Chato".

Don Rafael Gómez Lozano, el historiador taurino contemporáneo que mantiene en la Red el Blog enciclopédico "Toreros Mexicanos" cita de este malogrado personaje de la fiesta:

JOSE ANTONIO MORA GARCIA.- Matador de toros. Nació en Morelia, Michoacán, México, el 29 de agosto de 1926. Se presentó en la Plaza de toros México el 16 de septiembre de 1947, con el novillo "Bordador" de la ganadería de Santo Domingo. Alternó ese día con Jorge "El Ranchero" Aguilar y Edgar Puente.

Toma su primera alternativa el 6 de febrero de 1949, en Morelia, Michoacán, en la plaza de toros "El Rancho del Charro", siendo apadrinado por el legendario matador Lorenzo Garza y de testigo Manuel Capetillo, siendo el toro de su doctorado "Manguito" de Santa Marta.

Su segunda alternativa la consigue el 28 de mayo de 1950 en Trujillo, Perú, siendo apadrinado, en mano a mano, por el diestro Jesús Córdoba, con toros de La Viña.


Recibiendo los trastos de matador del inmenso torero Lorenzo Garza
"El Ave de las Tempestades"

RONNIE ROSSEN (1936 - 1991)

Ronnie Rossen

Cortesía del Sitio Web:

http://www.billingsgazette.com/sports/article_ec816464-28ed-5c40-9765-2906431f8aaa.html

Fue un extraordinario montador de toros norteamericano nacido en Ogallala, Nebraska, en 1937, el segundo de cinco hermanos. Todos sus dientes delanteros fueron eliminados antes de que terminara la escuela secundaria. Se unió a RCA en 1956 y en su primera Final Nacional se le fracturó la mandíbula cuando un toro le pegó en la cara, pero con gran coraje y decisión ganó dinero la última noche de rodeo con su mandíbula cosida con alambre. Tenía una fuerza tremenda y la habilidad de ignorar por completo el dolor.  Calificó ocho veces para las finales nacionales de rodeo, siendo Campeón Nacional en 1964 y 1965 y  Campeón del Mundo en 1961 y 1966. Perdió la vida el 16 de agosto de 1991 montando un toro en una competencia profesional para mayores celebrada en  Rodeo Viejo en Rocky Ford, Colorado, cuando fue pateado por un toro en el pecho. Tenía cincuenta y cinco años de edad al fallecer. Al ser golpeado sufrió tremendas hemorragias en zonas cercanas al corazón que no pudo superar, falleciendo a escasas 2 horas del accidente. Una muestra de su gran corazón y nobleza se vio  cuando después de jubilado abrió unas escuelas de monta, y al fallecer uno de sus estudiantes en un accidente, cerró la escuela y vendió sus bienes para entregar el dinero a la familia del joven vaquero.

Fuentes:

Joe Kusec/The Gazette Staff

Gail Hughbanks Woerner

http://www.rodeoattitude.com/dir_hd/gail/ch_10_05.htm

FRANCOIS ANDRÉ (1921 - 1991)

Solo para efectos ilustrativos

Anfiteatro Romano de Arles, Francia ( fue construido hacia los años 80-90)

http://www.ladonia.net/new_herald/wp-content/uploads/2006/10/arles%20over.jpg

 

Refiere el erudito taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) que un sábado 1 de Junio de 1991, el reconocido ganadero francés FranÇois André, de 70 años, muere en su finca, próxima a Arles, a consecuencia de un accidente mientras tomaba un baño en la piscina.

 

El 1 de octubre de 1962 fue creado el  Sindicato de Ganaderos Franceses, agrupando únicamente a los criadores de toros de raza española. La sede era el Café de la Bourse  en Nimes Francia  y don François André su secretario. El 27 de febrero de 1968, este sindicato cambia de apellido y se le nombra  Asociación des Eleveurs de Taureaux de Race Espagnole, cambiando su sede en la Chambre d’Agriculture de Arles y constituyendo una nueva junta donde don François André fue su Vice-Presidente, repitiendo en su puesto en la nueva junta de esta Asociación formada el 26 de mayo de 1990. Hoy  la  Asociación des Eleveurs Français de Taureaux Brave está reconocida como asociación poseedora del libro genealógico de la raza brava, enseguida al aviso favorable emitido el 10 de enero de 1996 por el Comité Bovino de la Comisión Nacional de Amelioracion Genetica del Ministerio francés de Agricultura, Pesca  y Alimentación. La Asociación cuenta actualmente con 38 miembros quienes hierran sus productos con una F de Francia. 

Fuente:

http://portaltaurino.com/ganaderias/asociaciones/asociacion_francesa.htm

HIJO DE CIPRIANO PIRIS BORRALLO (1978 - 1991)

Refiere el erudito taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) que un miércoles 5 de junio de 1991, un hijo de trece años de don Cipriano Piris Borallo, uno de los hermanos propietarios de la ganadería Herederos de Bernardino Piris Carvallo”, se cayó del caballo en el campo, y tras veinte días en coma, falleció en esta fecha.

 

La ganadería de Badajoz, España, “Herederos de Bernardino Píriz Carvallo”, con divisa celeste, roja y oro, de cuya procedencia sabemos que fue formada en 1941 por Juan Sánchez Rodríguez. En 1950 y por fallecimiento de éste se divide la ganadería y pasa a sus hijos. El lote de Sinfo Sánchez Martín es llamado "Los Hoyos Verdes" y en 1951 comprado por Bernardino Píriz, que en ese año compra vacas y sementales a Rafael Peralta. En 1968 adquiere un semental de Juan Pedro Domecq, eliminando lo anterior en 1969, formando con vacas y sementales de Alberto Cunchal Patricio, procedentes de Pinto Barreiros y Tamarón, encaste que se mantiene.

Fuente:

http://portaltaurino.com/ganaderias/b_piriz.htm

ERNESTO AGUADO GALIPIENZO (XXXX - 1991)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de toros la “Chata de Griseras” en Tudela

http://www.fiestasdetudela.com/taurino/

El 25 de julio de 1991 hubo un encierro muy aciago en la plaza de toros la “Chata de Griseras” en Tudela, España. Después de lanzar los cohetes indicando que los astados ya habían salido, un toro se volvió hacia los corrales. Alcanzó al lanzador de los cohetes, Jesús Lasheras "Ancianillo" y a Marián Díaz, a quienes dio varias cornadas. No fue fácil introducir al animal en el camión y el ganadero tuvo que emplear dos dardos anestésicos para doblegar al astado. Ese mismo día, en los corrales de la plaza, otro toro alcanzó por el pecho al pastor murchantino Ernesto Aguado Galipienzo estando presente su hijo, también pastor, que nada pudo hacer. Murió en el acto.

Fuente:

http://www.diariodenavarra.es/20080729/fiestas/las-cogidas-importantes-siglo-xx.html?not=2008072901405717&idnot=2008072901405717&dia=20080729&seccion=fiestas&seccion2=fiestas&chnl=50

El segundo Anuario Taurino Internacional que amablemente me envía el erudito taurino don Rafael Gómez Lozano (Dientefino) consigna que el 25 de julio de 1991 fallece por asta de toro, el mayoral Ernesto Aguado Galipienzo en la Plaza de Tudela por un astado de la ganadería de Lahuerta.

FERNANDO RAMÍREZ << EL GATO >> (1953 - 1991)

Foto cortesía de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.com/2010/04/fernando-ramirez-el-gato.html

Espada mexicano que encontró la muerte en accidente carretero, alternativado como matador el 18 de diciembre de 1977 en la Ciudad de Riobamba (La Sultana de los Andes),  en la hermana  República de Ecuador.

Intentando ahondar sobre la tragedia, le pedí socorro al excelente historiador, don Rafael Gómez Lozano, “Dientefino”,  quien amablemente me envió una foto y una nota del Diario el ESTO, de México D.F., del 27 de noviembre de 1991, donde refieren en las notas taurinas del cronista Francisco Lazo, que << La parca continuó su paso implacable y se llevó al matador de toros en retiro Fernando Ramírez “El Gato”, quien viajaba en un auto compacto en Ocampo, Guanajuato, rumbo a San Miguel Allende para desembarcar los astados que iban a lidiarse en el festival de ayer. Estaba trabajando con el matador Manolo Espinosa “Armilla”, quien se hará cargo de los gastos del sepelio. Fernando de 38 años de edad, nacido en esta capital, se hizo matador de toros en Ambato, Ecuador. Fue llevado a Aguascalientes, donde vivía con su esposa Concepción, y será sepultado hoy, en el panteón de esa ciudad. Descansa en paz. >>

Fuente:
Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

Cita Don Rafael Gómez Lozano en su Blog en la Red Toreros Mexicanos, que, Fernando Ramírez "El Gato" fue un matador de toros que nació en México, Distrito Federal, el 14 de septiembre de 1942. Se presentó en la Plaza de toros México, el 5 de abril de 1970, con el novillo "Cartuchito" de la ganadería de Peñuelas. Alternó con Alfredo Bustamante, Fernando Rodríguez "Caminante", Jorge Salazar, Adolfo Guzmán y Armando Chávez "Carnicerito de Puebla".
Se presentó en Caracas, Venezuela, el 9 de marzo de 1975. Alternó con Iván Rodríguez y Alberto Ruiz con novillos de Nicasio Cuéllar. Debutó con el novillo "Vacilón", número 14, de 390 kilos.
Alternativa
Fecha: 18 de Diciembre de 1977
Lugar: Riobamba, Ecuador
Padrino: Edgar Peñaherrera
Testigo: Armando Chávez "Carnicerito de Puebla"
Ganadería: ¿?

Fuente:
http://torerosmexicanos.blogspot.com/search/label/Fernando%20Ram%C3%ADrez%20%22El%20Gato%22

LA MUERTE DE LAS NIETAS DE DON ÁLVARO DOMECQ Y DÍEZ (XXXX - 1991)

Solo para efectos ilustrativos
D. Álvaro Domecq Díez  lee la noticia de la muerte de Manolete. Había estado con él hasta el momento de su muerte, pues le unía una gran amistad.
Cortesía de: http://portaltaurino.com/rejoneadores/alvaro_domeq_diez.htm

 

El 22 de marzo de 1991 fallecen en accidente de carretera cuatro nietas del ex rejoneador, empresario, escritor, político y afamado ganadero de reses bravas don Álvaro Domecq y Díez. El desgraciado accidente de las hijas de don Luis Fernando de Domecq e Ibarra y de doña Fabiola Domecq y Romero, se produjo, cuando se dirigían desde Jerez de la Frontera (Cádiz) a la finca “Los Alburejos” propiedad del ganadero. Las victimas se llamaban María José Domecq y Domecq, de 21 años, que conducía el vehiculo,  y sus hermanas Valvanera, de 15 años, Esperanza de 13 y Patricia de 11. También murió en el accidente de las hermanas Domecq Domecq, su profesora Manoli Puerto Galindo de 29 años.
Fuente: http://detoros.mforos.com/829521/8302961-efemeridfes-taurinas-2-tal-dia-como-hoy/?pag=22

Las cuatro jóvenes, acompañadas de su señorita de compañía, Manuela Puerto Galindo, de veintinueve años, se dirigían en un Opel Kadett familiar a la finca “Los Alburejos” propiedad de su abuelo Álvaro, donde el diestro “Paco Ojeda” iba a torear unas vaquillas. En el kilómetro 13 de la carretera comarcal 440 (Jerez-Los Barrios) a la altura de la venta “El Mata”, en el término municipal de Medina Sidonia,  cuando en una peligrosa curva, el coche ocupado por las nietas  de don Álvaro Domecq chocó contra la parte trasera de un Renault 21, que se frenó inesperadamente, cuando, al parecer, intentaban adelantarle. Esto provocó que el turismo ocupado por las jóvenes se desplazase hacia la parte izquierda de la calzada y chocase frontalmente  con un camión. Los conductores de los otros dos vehículos involucrados en el accidente resultaron ilesos. Como consecuencia de la violenta colisión, el Opel Kadett quedó completamente destrozado, y sus cinco ocupantes quedaron aprisionados en el mismo, por lo que fue necesaria la presencia de los Bomberos. Al lugar del accidente se desplazaron don Álvaro Domecq Díez y don Álvaro Domecq Romero, que llegaron cuando los cuerpos de sus nietas y sobrinas estaban aún en el interior del vehículo. Una de las jóvenes fue sacada del turismo aún con vida, si bien murió cuando era trasladada al Hospital de la Seguridad Social de Jerez. A este centro sanitario fueron también llevados los cuerpos de las otras cuatro víctimas que, después de haberles sido realizada la autopsia, fueron trasladados al domicilio de don Álvaro Domecq Díez, donde durante toda la noche quedó instalada la capilla ardiente. El sábado 23 de marzo más de dos mil personas acudieron a la parroquia de Fátima en Jerez para acompañar a la familia Domecq. Después de celebrarse el funeral, oficiado por el Obispo de Jerez, Rafael Bellido Caro, los cuatro féretros fueron trasladados al Cementerio de La Merced.
Fuente:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1991/03/24/061.html

Los padres de las fallecidas, que tienen otros siete hijos, son Fabiola Domecq Romero y Luis Fernando Domecq Ibarra. Este sufrió hace algunos años un accidente de tráfico en el que perdió una pierna. Las cuatro hermanas fallecidas eran sobrinas del ex rejoneador y director artístico de la Real Escuela del Arte Ecuestre, Álvaro Domecq Romero.
Fuente:
http://www.elpais.com/articulo/espana/DOMECQ_DIEZ/_ALVARO/2000/personas/asisten/Jerez/funeral/nietas/Domecq/elpepiesp/19910324elpepinac_1/Tes

La vida de don Álvaro Domecq y Díez (1917-2005), huérfano de madre a los 4 y de padre a los 20 años de edad,  estuvo marcada por la gloria y la tragedia. Enterró a catorce de los diecinueve hijos que tuvo con doña María Josefa Romero Sánchez (a cuenta de accidentes, problemas del factor Rh y disentería),  y a cuatro de sus nietas, que fallecieron en un trágico accidente de tráfico. Otros de los momentos más duros para el ilustre rejoneador, fueron sin duda la muerte de su amigo, el torero Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”; en 1966 por la muerte del rehiletero Antonio Rizo Pastor, que fue cogido por el toro “Bolero”, (número 176, berrendo en cárdeno, de hermosa lámina de don Álvaro Domecq, en Bilbao) y otra más que se agrega, a este rosario insufrible de tragedias, y que hablan de su admirable fortaleza, cuando seis de los doce caballos toreros de sus nietos fueron brutalmente abrasados en el camión cuando regresaban de torear de la madrileña feria de Las Ventas.
Fuentes:
http://www.trofeocaballo.com/noticia/1184/Otros-reportajes/muere-alvaro-domecq-diez.html
http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2005/327/1135964567.html
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81lvaro_Domecq_D%C3%ADez

JOSÉ HORTA (HIJO) (XXXX - 1991)

El 17 de septiembre de 2012, recibí una amable carta de mi amigo y cronista taurino, Rafael Gómez Lozano, sin duda uno de los coadjutores más prolíficos de este humilde compendio necrológico de tragedias taurinas, donde me cuenta generosamente de sus investigaciones, que un momento de profundo pesar para el Grupo de Forcados Amadores de Montijo, fue el que vivieron en el mes de mayo de 1991, cuando al regreso de un torneo en la línea de Pegões, el valeroso forcado José Horta fue víctima de un brutal accidente vehicular que le segó la vida. José Horta, un esforzado forcado natural de Montijo que venía despuntando por sus cualidades, era hijo de una popular leyenda entre los forcados portugueses, llamado José Luís Horta-"Maxinó", quien alineó durante años en el Grupo de Forcados Amadores de Montijo. Dios le tenga entre los justos.

ANTONIO GOUVEIA (1966 - 1991)

Cortesía de
Grupo de Forcados Amadores de Montijo

El 17 de septiembre de 2012, recibí una amable carta de mi amigo y cronista taurino, Rafael Gómez Lozano (Dientefino), propietario de la enciclopedia virtual en la Internet "Toreros Mexicanos", donde me comparte de sus indagatorias, que el forcado portugués Antonio Gouveia nació en Alcácer do Sal el 4 de Agosto de 1966, era hijo del mayoral de la Ganadería de Branco Núncio. Goveia comenzó a pegar toros a los 19 años de edad en el Grupo de Forcados Luistanos comandados por Francisco Costa. Más delante paso a alinear con los Forcados Amadores de Montijo, cuyo líder era José Luís Figueiredo. En gira por las Azores con los Amadores de Montijo, Gouveia pegó el 3 de agosto de 1991 en Praia da Vitória un toro de la Ganadaria de don Paulo Caetano. Al día siguiente, 4 de agosto de 1991, justo cuando cumplía 25 años de edad, participaron en una corrida realizada en Angra do Heroísmo (Ilha Terceira). António Gouveia intentó pegar un toro de la ganadería de don Gaspar Baldaya (con fierro de Rego Botelho), con peso de 500 Kgs., que ya había sido lidiado por el caballero rejoneador local João Carlos Pamplona. Cogido de gravedad, fue enviado para el Hospital de San Miguel, adonde iría a fallecer víctima de traumatismo craniano, fractura de columna y diversas lesiones internas que habían resultado de la brutal cogida. António Gouveia era casado y dejó en la orfandad un hijo de apenas 20 meses. La consternación estaba patente en el rostro de los innumerables amigos que lo acompañaron hasta su última morada en su tierra natal de Alcácer do Sal.
Fuente:
http://gfamontijo.jimdo.com/forcados-na-escrita/em-mem%C3%B3ria-de/

JOSÉ MANUEL CALVO BONICHÓN " MONTOLIU" (1954 - 1992)

Nació el 15 de agosto de 1954 en Valencia; debut con caballos en Algemesí, 21 de septiembre de 1986 (donde corta dos orejas) con novillos de Giménez Indarte, compartió cartel con Javier Buendía y Juan Diego. Debut en Las Ventas el 30 de julio de 1989 (festejo nocturno), novillos de Antonio San Román, compartió cartel con  Cruz Ordóñez y Rafael de Julia. Temporada 1987: 11 novilladas, 26 orejas; Temporada 1988: 12 novilladas, 12 orejas; Temporada 1989: 4 novilladas, 1 oreja. A partir de esta  fecha se emplea como banderillero de reconocidos matadores. El día 1 de mayo de 1992, en la Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla, un toro de los Señores  herederos de don Atanasio Fernández Iglesias de nombre “Cubatisto” de una cornada en el costado derecho le partió el corazón. Era el toro  marcado con el número 27, negro zaino de capa, que pesó 596 kilos quien le causo una: "Herida inciso contusa en la base y cara interna del tórax derecho. Rompe las arterias suprahepáticas, rompiendo también la base del pulmón derecho y el pericardio atravesando el ventrículo derecho del corazón y la aurícula izquierda, rompiendo el lóbulo superior del pulmón izquierdo llegando hasta la base izquierda del cuello. Ingresó en la enfermería prácticamente cadáver, sin reflejos, sin respiración. Inmediatamente se procedió a abrir el tórax, a realizar maniobras de resucitación sin que se pudiera lograr en ningún momento la resucitación del paciente". El tal toro de los Herederos de don Atanasio era un "tiarrón". Negro, altote, más bien basto que fino, con fiereza de enterado en el fulgor de su espabilada mirada. Monstruosa la exageración de su peso, pues le faltaron cuatro kilos para llegar a los seiscientos. ¡Toro anormal, ilógico, irracional y tremendamente astifino!

Se recreó —en banderillas— con exceso Montoliu e hizo la suerte por afán de hacer las cosas bien hechas, con demasía en la despaciosidad. Perdió una milésima de espacio en el momento del embroque y en ese instante, al desequilibrarse, le prendió el toro que ya conocía el olor de la sangre. El toro, con el pitón izquierdo, el que le clavó a Montoliu hasta abrirle el corazón en dos hojas como si fuera un libro, en frase del doctor Vila, que en realidad lo único que pudo hacer es certificar el hecho de que era el aún caliente cadáver de Montoliu lo que entró en la enfermería. Escenas patéticas en la enfermería. Sobran todas las palabras. Se notifica que el resto de la corrida se suspende —se arría la bandera y toque de duelo en el clarín— por la muerte de Montoliu.

VIDEOTECA DE TRAGEDIAS TAURINAS:
http://www.youtube.com/watch?v=c9vP8IZ3WrY&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=WO4WnD6m5w0&NR=1

RAMÓN SOTO VARGAS (1951 - 1992)

Foto de Ramón Soto Vargas (Semanario El Ruedo), de la Hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino)

Novillero y rehiletero gitano de 41 años originario de Camas (Sevilla) murió en la Plaza de Toros de La Real Maestranza de Caballería de Sevilla al ser corneado por el tercer novillo del festejo celebrado el 13 de septiembre de 1992 (y que le correspondió su lidia y muerte al novillero Leocadio Domínguez). A la salida del tercer par de banderillas empitonó al banderillero Ramón Soto Vargas. Como consecuencia de la cogida, el infortunado torero dejó de existir unas horas después en la enfermería de la plaza. El toro de nombre “Avioncito”, No. 5, negro listón de capa de 458 Kg. de peso, era de la ganadería del Conde de la Maza. Tres horas después de la cogida, ocurrida hacia las 19.55, el cirujano jefe de la plaza, el doctor Ramón Vila, con el rostro desencajado, anunciaba la muerte del subalterno, debida a las heridas en el hemitórax, que le afectaron el corazón.

 

Ramón Soto debutó sin picadores en 1971 y con caballos en Sevilla en 1973. Tras su paso por el escalafón de novilleros vistió el traje de plata a la órdenes de matadores como Antonio Chenel "Antoñete", Curro Romero, Rafael de Paula y el novillero Marcos Sánchez Mejías. No pasó de la media docena de funciones anuales ninguna temporada, salvo la de 1974 en que hizo el paseíllo en dieciséis ocasiones, anotándose triunfos sonados más de una tarde. Sirva de ejemplo la del 12 de mayo de 1974 en la Plaza de Toros de Sanlúcar la Mayor (Sevilla), donde cortó cuatro orejas y un rabo a un novillo de don Rufino Santamaría, alternando con Antonio Vargas y Manuel Ruiz (Manili), o la del 21 de mayo de 1974 en la Plaza de Toros de Aracena (Huelva) donde le concedieron tres orejas y un rabo de sus enemigos, del hierro del conde de la Maza, alternando con Luis Sánchez (Guerrita) y Jesús Franco (Cardeño). No fue menor el éxito alcanzado en su patria chica al alternar en un mano a mano con su paisano Antonio Chacón, el  2 de julio de 1974 y obtuvo tres orejas y un rabo del tercero de su lote.  Según el parte medico del día de su tragedia, la cornada que sufrió en la cara anterior del hemitórax izquierdo, penetra en cavidad pulmonar con rotura de hilio pulmonar y desgarro de vasos hiliares. Herida penetrante en pericardio con rotura del infundíbulo pulmonar y tronco de arteria pulmonar. Parada cardiorrespiratoria y shock hemorrágico. "Se procede a la Intervención", sigue diciendo el parte, "con transfusiones masivas por tres vías de sangre y plasma en 2,600 centímetros cúbicos, bicarbonatado y fisiológico. Se procede a la sutura de la brecha cardiaca y cateterización auricular lográndose sacarlo de la parada, debiéndose proceder a varias desfibrilaciones por fibrilación ventricular. A los 20 minutos de estabilización cardiaca, se procede al cierre de la herida dejando drenaje pleural. En ese momento entra de nuevo en fibrilaciones ventriculares repetitivas, sin que se puedan controlar, falleciendo el paciente". El doctor Ramón Vila señaló que en el momento de la cogida no se dio cuenta de la gravedad de la herida, aunque el torero llegó a la enfermería con la expresión de Montoliu, el banderillero trágicamente fallecido en este mismo coso el pasado 1 de mayo. Añadió que el paciente había sangrado muchísimo y que había resultado decisiva la falta de riego cerebral. "Este es un año gafe o es que estamos gafados", concluyó, "dos cornadas y las dos en el corazón". La cogida de Ramón fue una de las muchas que sufren los banderilleros. El novillo, con trapío de toro y 458 kilos de peso, manso como todos sus hermanos, fue muy reservón en el segundo tercio. Sin apuros, pero sin lucimiento, habían colocado banderillas Soto Vargas y Juan de Triana. Al cerrar el tercio, el primero de ellos fue arrollado tras clavar los garapullos y cayó al suelo junto a la barrera del tendido 7. El novillo hizo por él en un instante. El banderillero se levantó por su propio pie y fue su compañero Juan de Triana quien se percató de que tenía manchado de sangre el forro de la chaquetilla. Trasladado inmediatamente a la enfermería, nada hacía pensar en un fatal desenlace. La capilla ardiente quedó instalada en la sala de prensa del coso, y velaron su cadáver su esposa, familiares, compañeros y amigos; entre otros, los diestros Espartaco, José Antonio Campuzano y el rejoneador Álvaro Domecq. Los novillos del Conde de la Maza estuvieron bien presentados, con problemas para una terna inexperta y sin grandes recursos, la formaban Antonio Vázquez, que dio una vuelta al ruedo, Juan de Félix, ovacionado en uno de sus toros, y Leocadio Domínguez, que dio vuelta al ruedo en los dos. (Fuente: Diarios y Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega) 

"Avioncito" derriba a Soto Vargas y hace por el en el suelo, Instantes después se produciría la mortal cornada.
Semanario El Ruedo/ 22 de septiembre de 1992/ Época IV, No. 75

FERNANDO " EL CHAYOTE " (XXXX - 1992)

Solo para efectos ilustrativos

Panteón de Tequesquitlán, Jalisco

Cortesía del Sitio Web: http://tequesquitlan.com

Reconocido jinete de jaripeos rancheros que falleció un jueves 30 de enero de 1992 en la Plaza Providencia del poblado de Tequesquitlán, Municipio de García Barragán, Jalisco, México, a consecuencia de las lesiones que le causó un toro de nombre “el  Guacho”  del hierro de Arias,  recia crianza del Rancho La Copa, de Villa Purificación.

 

T. R. SPRAGUE (XXXX - 1992)

Solo para efectos ilustrativos

2009 Shawnee Rodeo

Cortesía de

http://www.flickr.com/photos/smantrom/3958667712/

El editorialista Bryan Painter del prestigiado diario norteamericano “News OK/The Oklahoman”, refiere en un artículo publicado el 6 de julio de 2008, y titulado “Las tragedias impulsan el uso de cascos y vestimentas de seguridad para la monta de toros”,  que: << el Departamento Estatal de Salud informó de 75 lesiones traumáticas del cerebro y 6 de médula espinal en los eventos de rodeo celebrados en  Oklahoma desde 1992 hasta 2003. - Esto suma 81 lesionados en 12 años, para un promedio de casi 7 accidentes por año en un solo estado de la Unión Americana, lo que da una idea del grave peligro que representa la monta de toros.- En julio de 1992, el doctor Mark Brandenburg, quien ha sido un impulsor del uso de protecciones, estaba trabajando en la sala de emergencias del Centro Médico de Oklahoma, cuando un joven cowboy de Colorado llamado T. R. SPRAGUE  fue remitido por vía aérea para su atención medica desde el auditorio donde se celebraban las Finales Nacionales de Rodeo Escolar en Shawnee. El toro que T.R. Sprague había estado montando saltó realmente alto y se volvió atrás. El toro echó la cabeza en el aire y el impulso causó que el vaquero se inclinase hacia delante para encontrarse cara a cara con la bestia. Desgraciadamente Sprague no estaba usando casco protector (muy pocos, o ninguno de los cowboys los usaban en aquellos días), por lo que sufrió  una grave fractura de cráneo con hundimiento que le causó la muerte al día siguiente. >>

Fuente:

http://newsok.com/tragedies-push-use-of-bull-riding-safety-vests-helmets/article/3266361 Oklahoman