JESÚS MARTÓN SENOSIAÍN << JESÚS MARTÓN >> (1907 - 1951)

JESÚS MARTÓN SENOSIAÍN
Revista El Ruedo del 10 de mayo de 1951
Cortesía del historiador taurino Rafael Gómez Lozano

Modestísimo banderillero, nacido en Zaragoza, en la calle Arcedianos, el día 17 de octubre de 1907, falleció en 1951, a los 44 años de edad. El 23 de abril de 1951, en la Plaza de Toros de la villa de Tauste (Zaragoza), con motivo de las fiestas patronales, se celebró un festejo taurino; sencillamente algo así como una capea seria. Durante su celebración, una de las vaquillas, de un ganadero de la región, de nombre “La Cojita”, atropelló el banderillero zaragozano, proporcionándole un fuerte varetazo en el pecho, al que nadie, ni el mismo diestro, dieron importancia alguna. Terminada la capea regresó a su domicilio, en la capital, como si nada hubiera ocurrido. Pero al día siguiente se sintió repentinamente enfermo y falleció en su propia casa el día 24. Dedicado al toreo pasado los veinte años, sus aspiraciones se fueron esfumando en novilladas de segunda y tercera categoría en la región natal, pues tenía escasos méritos. En cierta ocasión perteneció a una agrupación cómico-musical, de las muchas que se formaron al calor de los éxitos de "El Empastre." En vista de que en la profesión de torero nada tenía que hacer, el la abandonó por propio acuerdo. Pero, volvió a ella, ya maduro. Su última novillada en la que vistió de luces fue en la Plaza de Toros de Alcañiz (Teruel) el día 8 de abril de 1951, actuando a las órdenes de un novillero de por allá, Manuel Omedes.
Fuente:
Revista El Ruedo del 10 de mayo de 1951.

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra lo relaciona en su compendio “Víctimas de la Fiesta” bajo el nombre de JESÚS MARTÍN, y refiere de él,  que fue un << banderillero de escasa categoría profesional, que recibió un fuerte palotazo cuando intervenía en un festival celebrado en Tauste (Zaragoza) el 23 de abril de 1951. El óbito no se hace esperar, pues se registra el día siguiente en la ciudad del Pilar, patria chica del infortunado diestro. "

No buen remedio me resulta a veces el seguir investigando, cuando en vez de esclarecer, exhumo dudas. El ilustre cronista "José Alameda", en su obra "Crónica de Sangre", enlista a este oscuro personaje de la fiesta como el banderillero JESÚS MARÍN, cogido mortalmente el 23 de abril de 1951 en la plaza de Tauste.


Solo para efectos ilustrativos
Villa de Tauste (Zaragoza)
Cortesía del Sitio Web: http://www.jorgetutor.com

MANUEL BAEZA MUÑOZ (XXXX - 1951)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de San Pedro Advíncula de Villavieja de Yeltes

Cortesía de:  Mscs/ Wikimedia 

Novillero muerto en Valencia en un mes de mayo (Revista La Montera/ Editorial de don Rafael González Zubieta/ “Mayo un buen mes para morir en los ruedos”)

 

Por su parte el erudito Juan José Zaldívar Ortega en su obra-web “Víctimas del Toreo”,  refiere de su vida,  que <<Manuel Baeza Muñoz, novillero cuyo nombre no figura en el Cossío, que la tarde del 24 de abril de 1951, toreando en la Plaza de Toros de Villavieja de Yeltes (Salamanca) una vaca resabiada en un tentadero, de la ganadería de don Agustín García, recibió un fuerte golpe en el pecho, a consecuencia del cual falleció el mismo día. "

 

Abundando en los detalles, el ilustre historiador d. Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su trágica singladura taurina, en su libro “Víctimas de la Fiesta”,  que << el novel novillero valenciano Manuel Baeza Muñoz recibe un fuerte golpe en el pecho, propinado por una vaquilla de la ganadería de Agustín García, cuando tomaba parte en un tentadero celebrado en el término municipal de Villavieja de Yeltes, en el campo salamantino, el 24 de abril de 1951.Se le traslada a Valencia para ser intervenido quirúrgicamente y ahí expira el siguiente 1 de mayo "

MARCOS LÓPEZ SANZ (XXXX - 1951)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Linares (Jaén) España

Cortesía del Sitio Web: http://.e-linares.com

El día 15 de mayo de 1951 sería herido en los corrales de la plaza de toros de Linares (Jaén) el aficionado Marcos López Sanz, que poco más tarde moriría. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)

JUAN EVANGELISTA "EL BLANCO " (1891 - 1951)

Solo para efectos ilustrativos

“La Fiesta de los Toros”

Obra del eximio grabador mexicano José Guadalupe Posada Aguilar (1852-1913)

Refiere don André López Lorente (Nomenclature en hommage aux victimes du toreo édité par la Société Taurine "La Muleta" 2007) que fue un rehiletero que falleció en Miramas Francia por un toro de nombre “Azulejo” de la dehesa de Lucien Cartier en 1951. El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << en una plaza improvisada de la localidad francesa de Miramas, el 29 de julio de 1951, un novillo de la divisa gala de Sol propinó una grave cornada en una ingle al valenciano Juan Evangelista (el Blanco). El veterano torero, que contaba con sesenta años de edad, expiró el día 31 del citado mes de julio de 1951. "

EUGENIO SALA ANEIRO (XXXX - 1951)

Solo para efectos ilustrativos

Iglesia de Almorox

Cortesía de Amancio de Gregorio/Sitio Web: http://.panoramio.com

El espontáneo Eugenio Sala Aneiro sucumbió el 19 de agosto de 1951, como consecuencia de la cogida que sufrió en la villa toledana de Almorox. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)

PABLO MARTÍN HARO (XXXX - 1951)

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Nava de la Asunción (Segovia), España

Cortesía del Sito Web: http://.cope.es

 

El espontáneo, Pablo Martín Haro, encontró su trágico destino el 19 de septiembre de 1951, como resultado de las heridas recibidas el día anterior en Nava de la Asunción (Segovia). (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)

GUILLERMO RODRÍGUEZ MARTÍNEZ "EL SARGENTO" (1915 - 1951)

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Guillermo Rodríguez Martínez, nació el 11 de Julio de 1915 en la ciudad de Huaral, departamento de Lima. Guillermo Rodríguez "El Sargento" falleció a consecuencia de infección tetánica, producto de un pisotón que le inflingiera en la fractura abierta de su mano derecha, su primer toro de la ganadería de Santa Rosa de d. Mario Álvarez, en la corrida celebrada el domingo 23 de Septiembre de 1951 en la Plaza de Toros de Cuzco Perú. El público llenó por completo el coso situado en la Av. del Sol atraído por el magnifico cartel de lidiadores y el prestigio de los toros de Álvarez. Según detallan las crónicas, la atención médica que se le prestó, dejó mucho que desear, se buscó afanosamente el suero antitetánico por toda la ciudad de Cuzco y no se encontró, remitiéndose luego desde Lima, pero el medicamento llegó demasiado tarde, muriendo el 2 de octubre de 1951. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega de su obra “Víctimas del Toreo”)Por su parte el afamado cronista peruano,  Dikey Fernández Vásquez,  refiere de este lidiador que << Guillermo Rodriguez Martínez nació el 11 de julio de 1915 en la localidad norteña de Huaral, a 100 kilómetros de Lima, fue hijo de Doña Ofelia Martínez Manrique y del ingeniero español Virgilio Rodriguez. Guillermo Rodríguez "El Sargento" adoptó ese remoquete porque hizo el servicio militar en 1937. Toreó mucho por los ruedos del Perú, luego viajó a la Península Ibérica donde tomó la alternativa en la plaza Inca (Islas Baleáres), en España, el 27 de julio de 1947 siendo su padrino "Curro Caro" y teniendo de testigo a "Morenito de Valencia", ante toros de la ganadería de Marín. El 23 de septiembre de 1951 toreo en la Plaza del Cuzco (coso ubicado en la Av. El Sol, calle principal en la ciudad del Cuzco, plaza que ya no existe), aquella tarde alternó con el hispano Juan de Lucas y el nacional Paco Céspedes; ese día el primer toro de la tarde de la ganadería de Mario Álvarez le propinó una tremenda cogida que le provocó una fractura abierta de la mano derecha, además de otras lesiones en el dorso de la mano izquierda, contusiones múltiples en la pierna derecha y hematomas en el tórax, así manifestó el informe del doctor Humberto Cobarruvias de la Clínica Paredes, el torero huaralino falleció el 2 de octubre de 1951 en la ciudad del Cuzco, como consecuencia una infección tetánica. "De este valeroso diestro  refiere el Maestro Juan José de Bonifaz Ybarra, que << muy poco conocido en España, aunque aquí tomara la alternativa en la mallorquina plaza de Inca el 27 de julio de 1947, el limeño Guillermo Rodríguez Martín (el Sargento) resultó cogido al lancear de capa a un toro  de la vacada del Valle de Santa Rosa, el 24 de septiembre de 1951, en el coso peruano de Cuzco. Pisoteado por la res, se le entablilló en la enfermería de la plaza un dedo de la mano derecha, sin que la lesión preocupara a los facultativos. Sin embargo, se presentó una seria infección de carácter tetánico, que produjo el óbito del modesto espada el día 2 del siguiente mes de octubre de 1951. "

JESÚS VÁZQUEZ " CARNICERITO " (XXXX - 1951)

Solo para efectos ilustrativos

Parroquia de San Sebastián, León, Guanajuato, México

Cortesía del Sitio Web: http://www.comerciamex.com.mx/litografias.php

Antigua parroquia franciscana dedicada al patrono de la ciudad, ubicada entre la plaza principal y la plaza de los Fundadores, plaza que ocupa el sitio del cementerio anexo al convento de los frailes que dejaron la ciudad en 1767. La torre es del siglo XVIII de un barroco sobrio, y en ella llama la atención la gran dimensión de la bella cruz que remata la linternilla de la cúpula.

Refieren en la página de Internet “Campo Bravo” – México,  de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia,  en la sección de “Efemérides”, de los historiadores, don Luis Ruiz Quiroz y don Gabriel Medina, que << el 22 de abril de 1951, el novillero Jesús Vázquez "Carnicerito" sufre severos golpes en una novillada celebrada en la ciudad de León, Guanajuato, México, de los que moriría el 1 de mayo de 1951.

SARA GUADARRAMA (XXXX - 1951)

Solo para efectos ilustrativos
“Sin Título”
Aguafuerte y aguatinta del eximio ilustrador español
Lorenzo Goñi

Comenta el historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano (Dientefino) haber leído textualmente en el libro “Silverio o la sensualidad en el toreo” de don Guillermo H. Cantú, que << desde hacía varios años estaba con la familia Pérez  Domínguez, Sarita Guadarrama, aquella chica tierna que se quedó esperando en vano el regreso de su novio “Carmelo Pérez”. Ella era inquilina de una de las casas en la calle de Doctor Jiménez (Colonia de los Doctores), donde vivía con su único hermano, pero a la muerte de éste, quien se suicidó, fue acogida por la familia del “Compadre” (Silverio Pérez). La mañana del 9 de diciembre de 1951 (fecha en que se celebraba la quinta corrida de la temporada en México y donde el texcocano volvería a sentir una vez más la ronda de la muerte), Silverio le preguntó a Sarita: “Chaparra, ¿qué vas a hacer?” “Voy a ir a los toros a verte”, fue su contestación y la última vez que cruzaron palabra. Ni la agonía atroz de su amado, ni los percances sufridos por “Silver” habían mermado el gusto de aquella mujer por las corridas de toros. Y se fue a la plaza, sola. Con su segundo toro “el Faraón” se inspiró en grande al bordar un quitazo por chicuelitas como solo él era capaz de hacerlo. Sarita aplaudió frenética el arte de su “cuñado”. Luego Silverio empezó a hilvanar derechazos espléndidos, pases de trinchera inmensos e inverosímiles ¡naturales! La plaza era un manicomio. Sarita coreo aquellos oles interminables y emocionados, recordó a su entrañable Armando (“Carmelo Pérez”), disfrutó de la plasticidad silveriana en la gran faena izquierdista, retuvo el último muletazo, intentó pronunciar un ole y se desplomó fulminada por un infarto. Ya no tendría la esforzada enfermera que preocuparse por sus pacientes; ya no necesitaría la guapa morena recordar a su heroico Carmelo. La muerte, al fin, los había unido…gracias al sentimiento privilegiado de Silverio. >>

Armando Pérez Gutiérrez, o “Carmelo Pérez” para la fiesta, había fallecido el 18 de octubre de 1931, a los 22 años de edad en un hotel madrileño recuperándose de una cirugía; luego esto quiere decir, que Sarita perduró 20 años después de la muerte de “Carmelo”, por lo que, es de suponerse, que debió contar con menos de 42 años al momento de su muerte.

 

Don Fernando Vinyes, en su obra “México diez veces llanto”, escribe en la página 103, que: Sara Guadarrama  no se separaba del lado de Carmelo en su triple condición de novia, vecina y enfermera, aunque ejerciera profesionalmente en una clínica oftalmológica. Después de la muerte de Carmelo no dejó de ir a los toros. El destino, tantas veces irónico, le reservaba una pirueta trágica final. Falleció de un síncope cardiaco, en el tendido de la plaza “México”, el día 9 de diciembre de 1981, mientras que el que debía haber sido su cuñado, Silverio, pasaba de muleta al cuarto toro de la tarde. Trasladada a la enfermería, solo pudieron certificar su muerte.

JUAN NAVIA RODRÍGUEZ (XXXX - 1951)

Plaza de toros de Almendralejo (1843)

El 13 de noviembre de 2014, recibí un correo electrónico del historiador taurino mexicano, D. Rafael Gómez Lozano , propietario del Blog taurino en la Red: "Toreros Mexicanos", donde me allega amablemente la digitalización del Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", número 393, del 3 de enero de 1952, y donde en su página 25, sección: "Por los ruedos del Mundo", informan que el empresario taurino, don Juan Navia Rodríguez falleció a consecuencia de un accidente.- El pasado lunes día 31 de diciembre de 1951, falleció en Madrid, a consecuencia de un accidente de circulación, el empresario don Juan Navia Rodríguez. Descanse en paz.

El señor Navia habla almorzado con su socio en asuntos taurinos don Luis Álvarez López; se separó de él y con un amigo se dispuso a realizar unas diligencian, con el fin de trasladarse seguidamente a Almendralejo, lugar de su nacimiento y residencia. Cuando el señor Navia y su acompañante hablan cruzado casi totalmente la calzada de la calle de Alcalá, en lugar próximo a la Puerta de Alcalá, frente al número 69 de la citada calle, fueron arrollados por un triciclo de reparto, que derribó a los dos. E1 señor Navia cayó de espaldas, y al dar con la cabeza en el encintado se fracturó la base del cráneo.

Fue trasladado a un sanatorio, y a las ocho de la noche dejó de existir. El lunes día 1 de enero de 1952 se procedió al traslado de los restos mortales del señor Navia a Almendralejo. Don Juan Navia Rodríguez era persona conocidísima en Extremadura. Poseía una fábrica de harinas y otros negocios industriales y explotaba once cinematógrafos, y con don Luis Álvarez López era empresario de las Plazas de toros de Badajoz, Cáceres, Mérida, Almendralejo y otras de las provincias extremeñas.

El afamado diario ABC de Madrid, del 5 de enero de 1952, página 33, edición de la mañana cita: El empresario de Cáceres y Badajoz, muerto por atropello.- El empresario de las plazas de toros de Badajoz, Cáceres y Mérida, D. Juan Navia, que se hallaba pasando unos días en Madrid, fue atropellado en la plaza de la Independencia por un triciclo montado por Manuel Ráez Gallego. El señor Navia cayó violentamente al suelo, dando con la cabeza en el bordillo de la acera. Se produjo lesiones que fueron calificadas de graves. Más tarde se comprobó que había sufrido fractura de la base del cráneo, a consecuencia de cuya lesión falleció. El cadáver del señor Navia ha sido conducido a Almendralejo (en la provincia de Badajoz, España).

SANTIAGO TORRES (XXXX - 1952)

Solo para efectos ilustrativos

“Toro Embolao” (2009)

Obra de la excelente pintora valenciana Amparo Salvador Martínez

En el mes de febrero de 1952 fallece en Caracas (Venezuela), al tratar de encerrar una vaquilla, Santiago Torres, padre del espada de alternativa José Vicente Torres Bello (Joselito). (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra de su obra “Víctimas de la Fiesta”, Capitulo 7, Página  198)

MANUEL MORENO ARAGÓN (XXXX - 1952)

Plaza de Toros de Asdrúbal

Joven torero cómico que participaba en el acostumbrado festival del Sindicato Hortícola, Sección de Tabacaleros, y la hacía de "Señorita Panchita” en este festejo, cuando fue alcanzado por una becerra en uno de los saltos. Al caer se fracturó la columna vertebral y falleció al día siguiente, 23 de junio de 1952. El infortunado suceso acaeció en la Plaza de Toros de Asdrúbal en Cádiz, primera en la historia de esa ciudad  que no era de madera, y que fue inaugurada el 30 de mayo de 1929 y derribada el 15 de mayo de 1976, cerrada previamente por ruina desde 1967, como si una neblina de maldición le hubiese caído encima.
Fuente:
Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”

El erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de esta víctima de la fiesta, que << al ser revolcado por un becerro, Manuel Moreno Aragón, tuvo la mala fortuna de producirse graves lesiones en la columna vertebral, en un festejo celebrado por “Educación y Descanso” en el coso de Cádiz. La fatal consecuencia de tal suceso fue el óbito del torero cómico, que se produjo el 22 de agosto de 1952. " 

Cita "don Víctor", el cronista madrileño propietario del Blog taurino en la Red "A los Toros" que el 23 de junio de 1952 en el Hospital Provincial de Cádiz falleció el torero cómico Manuel Moreno Aragón, a consecuencia de las lesiones producidas la tarde anterior por una vaquilla cuando actuaba en la cuadrilla bufa de "El Sereno Torero". Esa tarde se celebró un festival cómico-taurino organizado por el Grupo de Empresa de Educación y Descanso de la Fábrica de Tabacos, se lidiaron cuatro reses de Belmonte. En la última parte del festejo actuó la cuadrilla bufa en la que Manuel Moreno hacía de "Señorita Panchita". Al dar un salto sobre la vaquilla fue achuchado por el animal que lo lanzó a gran altura, cayó al suelo de mala manera quedando sin conocimiento. En la enfermería le apreciaron fractura de la columna vertebral de pronóstico gravísimo, trasladado al Hospital Provincial dejó de existir al día siguiente. El infortunado torero era natural de Cádiz y allí tenía fijada su residencia. El festejo tuvo lugar en la plaza de toros de Asdrúbal, primer coso taurino de fábrica construido en Cádiz.

NICOLÁS PÉREZ DELGADO "CARDEÑA " (XXXX - 1952)

Solo para efectos ilustrativos

“Banderillas”  (2000)

Obra del pintor Manuel Alcázar Martín

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el erudito taurino, refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta”, en forma por demás sucinta, que << otro golpe fue la causa del fallecimiento del diestro, de 29 años de edad, Nicolás Pérez Delgado (Cardeña), registrado el 25 de julio de 1952. " Y es cuanto de él se dice. 

FERMÍN ANTÓN "RELOJERITO" (XXXX - 1952)

Solo para efectos ilustrativosAguafuerte de Pablo Picasso (1957)

Refieren las crónicas taurinas que en la plaza de toros de Calatayud acaecieron dos tragedias taurinas: La del espontáneo Calixto Abad Alcor en 1913 y la del novillero “Relojerito”, un 16 de agosto de 1952. La primera de ellas,  el 11 de septiembre de 1913. Toreaban “Joselito”, el azteca Luis Freg y “Limeño”. El segundo toro de la tarde fue retirado del ruedo, por manso, después de haber sido condenado a banderillas de fuego. Poco antes, sin embargo, se tiró de espontáneo Calixto Abad Lacor, lo que era costumbre, al parecer, cada vez que retiraban un toro a los corrales, prueba de ello es que la actitud de Calixto no representó una excepción, pues fue seguida por otros espectadores. Pero sólo él tuvo la desgracia de que le empitonara el toro, perteneciente a la ganadería de Villalón;  Calixto Abad recibió un tremendo cornalón del que murió en la enfermería de la plaza. Tenía treinta años, estaba casado y regentaba una peluquería en la calle Heroísmo de Zaragoza. La segunda cogida mortal se registró el 16 de agosto de 1952 y costó la vida al novillero "Relojerito".

Don Fernando García Bravo, erudito español en asuntos taurinos, indagando a solicitud de parte, sobre los aspectos biográficos del misterioso “Relojerito” de Calatayud, me comenta que: << después de agotar todas las posibilidades de encontrar datos biográficos de “Relojerito”, le ha resultado imposible hasta ahora localizar alguno, una vez consultado en enciclopedias, anuarios, revistas, prensa local y demás bibliografías, revela que la única noticia que encuentra  aparece es en la revista “El Ruedo”, en su resumen de final de año, donde dan cuenta de su existencia y fallecimiento en la plaza de toros de Calatayud el 16 de agosto de 1952, cogido por una vaquilla, dato que arrastra el anuario de Pensamientos, el Cossío, etc.. Este “Relojerito”, según comenta,  no fue novillero y si aficionado, ya que no figura en ninguna relación de novilleros que torearon el año 1952. "

 

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra,  refiere de ésta víctima de la fiesta, que << un aficionado apodado “Relojerito” moría, el 16 de agosto de 1952, en Calatayud (Zaragoza), al intentar torear a una vaquilla en una capea que allí se celebraba. "  (Fuente: “Víctimas de La Fiesta”, Capítulo 7, Página 198) 

El 15 de diciembre de 2012, recibí una amable carta del Sr. Daniel Antón, donde me dice textualmente: "Hola Soy el nieto de Fermín Antón "Relojerito", quería darle la información de que no falleció el día 16 de agosto de 1952, fue un error, hoy en día sigue estando vivo. Para él sería un honor contactar con usted, aquí le dejo su teléfono por si podría llamar".

Al respecto les comento, que ya me puse en contacto con don Fermín Antón, para que nos entere de lo sucedido y agregar una enmienda en su supuesta "necrología", no sin antes agradecer a Dios que le mantenga vivo.

ANTONIO DEL CASTILLO (XXXX - 1952)

Solo para efectos ilustrativos

Masueco de la Ribera (Salamanca), España

Cortesía del Sitio Web: http://masueco.com

Matador de novillos del que sólo contamos con la referencia de que actuando como tal y único espada, en la Plaza de Toros de Masueco (población al Noroeste de  Salamanca), la tarde del 20 de agosto de 1952 recibió varias cornadas, a consecuencia de las cuales falleció ese día. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega de su obra “Víctimas del Toreo”).

 

Al respecto de su vida el maestro Juan José de Bonifaz en su obra “Víctimas de la Fiesta”, refiere que << residía en Salamanca el sevillano de Alcalá de Guadaira, Antonio del Castillo y actuaba preferentemente en los pueblos del campo charro. En uno de ellos. Masueco de la Ribera, fue herido de extrema gravedad por una res de Ramos cuando intervenía, como espada único, el 20 de agosto de 1952. El deceso se produjo al ser urgentemente conducido a Vitigudino (Salamanca). "

AGUSTÍN GONZÁLEZ (XXXX - 1952)

Cortesía de don Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Agustín González, matador de novillos que no aparece en el Cossío y del que no sabemos ni la fecha ni el lugar de su nacimiento, pero sí la fecha de su trágica muerte, acaecida el 16 de agosto de 1952, en la Plaza de Toros de Piedralaves (Ávila) , debido a una gravísima cornada producida por un novillo de Sánchez Monje. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

Abundando sobre la vida de este lidiador, d. Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre historiador,  refiere que << no había pasado el madrileño Agustín González de ser una promesa de buen torero cuando interviene en un festejo de carácter económico celebrado en Piedralaves (Ávila) el 16 de agosto de 1952. En tal ocasión es herido de importancia por un cornúpeta de la divisa de Sánchez Monje. Se le traslada al madrileño Sanatorio de Toreros y allí emite su último suspiro el posterior 4 de septiembre. " 


Solo para efectos ilustrativos
Foto de Piedralaves - “La flor del Tiétar”
Cortesía de http://es.wikipedia.org/wiki/Piedralaves

RUBÉN GONZALO ANDRADE BOSQUES "EL ECUATORIANO" (XXXX - 1952)

Semanario "El Ruedo de México", del 28 de septiembre de 1952
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

Novillero al parecer de nacionalidad ecuatoriana, contando con la única referencia de su trágica muerte en la Plaza de Toros de Morelia (capital del Estado mexicano de Michoacán) la tarde del 15 de septiembre de 1952, en una novillada en la recibió la cornada mortal, sin que sepamos la edad que tenía el infortunado diestro. Sin embargo, es posible que no muriera ese mismo día y sí en los primeros de octubre, tras luchar casi veinte días con la muerte. (Fuente: Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega)

Don Juan José de Bonifaz Ybarra, el ilustre cronista taurino, es más sentencioso al afirmar que << Rubén González Andrade, diestro de nacionalidad ecuatoriana, halló su final a consecuencia de la cornada recibida el 15 de septiembre de 1952 en la plaza de la ciudad mexicana de Morelia. "

El afamado cronista taurino, don "José Alameda", lo contempla con distinto nombre en su obra "Crónica de Sangre", al citar que " el novillero RUBÉN GONZALO, resultó con cogida de muerte en septiembre de 1952 en una plaza en México.

El 18 de agosto de 2011, recibí una atinada y amable carta de don Rafael Gómez Lozano (Dientefino), el conocido cronista taurino propietario del Blog "Toreros Mexicanos" , donde me envía más información sobre esta víctima de la fiesta, y que en lo personal refiere como: Rubén Gonzalo Andrade Bosques "El Ecuatoriano", misma información que proviene de un compendio biográfico de toreros michoacanos, entre los que se encuentra el moreliano Jesús Torres Calderón "Torrecillas" ( páginas 86 y 87) , y en una parte de esta biografía consignan que: El 14 de septiembre de 1952 se dio una novillada en el Rancho del Charro de Morelia con un mano a mano entre Gustavo Castro "El Santanero", con Sidronio Rodríguez, novillos de Alfredo Ochoa y un quinto toro para Jesús Torres Calderón "Torrecillas". A Gustavo Castro lo mandó a la enfermería su primero y el quinto toro no se lidió porque se había hecho de noche. Al día siguiente (15 de septiembre de 1952) lo iba a matar Rubén Gonzalo Andrade Bosques "El Ecuatoriano" (era de Ecuador), pero el novillo lo corneó partiéndole la femoral. Esa misma noche murió.
Fuente:
http://www.fic.umich.mx/~lcastro/torrecillas.pdf


Semanario "El Ruedo de México", del 28 de septiembre de 1952
De la hemeroteca de don Rafael Gómez Lozano

MARIANO ALARCÓN SOLÁ (1916 - 1952)

Nació el 21 de marzo de 1916 en la localidad granadina de Jerez del Marquesado, su padre, decidió un día emigrar a Cataluña, porque no quería que sus hijos trabajaran en las minas como él. La familia se mudó a la Ciudad Condal en 1924 y fijó su residencia a pocos metros de la plaza Monumental. Ahí se despertó su vocación y la ilusión de ser torero. La Guerra Civil y un prolongado servicio militar frustraron, en buena parte, su propósito y no le dejaron más que hacerse banderillero. Se visitó de luces por vez primera en una función nocturna en la plaza de Las Arenas de Barcelona en el verano de 1940 y su andar profesional transcurrió en las plazas de Cataluña y al sur de Francia. Para aquel 5 de octubre de 1952, una de las últimas funciones de la temporada en Barcelona, se anunciaba un cartel con “Cagancho” (fue su última actuación en La Monumental), Pepe Bienvenida, y el mejicano Luis Briones para estoquear toros de la dehesa de Félix Moreno Ardanuy. En las cuadrillas de Bienvenida y Briones había dos puestos libres y se produjo la lógica disputa entre los banderilleros barceloneses para hacerse con ellos, ya que significaban una remuneración importante para la época, 1.100 pesetas. Para Alarcón, era la cifra más alta que hubiera cobrado en su vida como torero y equivalía ganar en una tarde el sueldo de un mes en el taller metalúrgico. La pugna fue tan enconada que hasta la tarde del sábado, víspera de la corrida, no supo que iba a torear a las órdenes de Briones completando la cuadrilla que formaban los picadores “Lolo” y “Page” y los banderilleros “Minuto” y “Valencia”. Su esposa tuvo que coser aquella noche el desgarro causado en la taleguilla por una cogida sufrida en la plaza francesa de Ceret, quince días antes, cuando actuó en la cuadrilla del rejoneador Juanito Balañá. Tras lucirse en banderillas y ser muy aplaudido en el tercero de tarde, le correspondió correr al sexto que cerraba plaza. Es esta una suerte con la que se iniciaba la lidia y que hace ya años dejó de ejecutarse. El toro, se llamaba “Negroso”, era cárdeno y veleto, estaba marcado con el número 28 y dio un peso en canal de 540 kilos. Alarcón lo tomó a una mano en terrenos del tendido 1, bastante cerrado en tablas y la res entró fuerte al capote comiéndole el terreno en los últimos lances hasta cornearle contra las tablas antes de que pudiera refugiarse en el burladero de matadores que quedaba a su izquierda. Primero le empujó con el pitón izquierdo y después le lanzó un derrote seco con el derecho al abdomen. El parte facultativo del doctor Olivé Gumá explicó que: “Durante la lidia del sexto toro, ha ingresado en la enfermería el banderillero Mariano Alarcón que ha sufrido una cornada con orificio de entrada en el epigastrio que probablemente interesa al corazón. El herido ingresa en la enfermería en estado agónico. A pesar de los auxilios prestados, falleció a los pocos minutos”. La muerte de Mariano Alarcón el 5 de octubre de 1952, fue la primera que se registró en la Monumental de Barcelona desde su inauguración en 1914 (hay que recordar que dos años más tarde fue reinaugurada con el nombre y estructura actuales) y fue también el primer parte de defunción firmado por el insigne cirujano taurino, del que el propio Alarcón solía comentar que no se le había muerto ningún torero. Era una forma de tranquilizar a la familia cuando toreaba en la Ciudad Condal. El suceso conmocionó no sólo al mundo del toro, sino a toda la ciudad y al entierro, celebrado dos días después, asistieron miles de personas, al tiempo que las peñas se movilizaban en ayudar de viuda, para lo que se abrieron, de inmediato, numerosas suscripciones. Sin embargo, el festival benéfico habitual en estos casos no llegó a celebrarse nunca. Los restos del malogrado torero descansan en el cementerio de Montjuïc, donde está enterrado también el que fuera gran amigo suyo, el matador de toros Aurelio Puchol  “Morenito de Valencia”, muerto asimismo de una cornada. Sucedió en la plaza de Guayaquil (Ecuador) el 9 de octubre de 1953; un año y cuatro días después de la tragedia de Barcelona. Su único hijo, el ahora periodista y critico taurino José María Alarcón Pobill refiere que "en la medalla que llevaba de la Virgen del Pilar, y que desapareció, quedó la marca del pitón".El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de este lidiador en su libro, “Víctimas de la Fiesta”, que << el cárdeno “Negroso” de la ganadería de Félix Moreno Ardanuy, fue el causante de la muerte del granadino, de Jerez del Marquesado, Mariano Alarcón Solá, el 5 de octubre de 1952, en la plaza Monumental de Barcelona, ciudad donde residía desde mucho tiempo atrás. La herida, en el epigastrio, era mortal de necesidad, por lo que el deceso se produjo pocos momentos después de su ingreso en la enfermería del coso.

JESÚS FERNÁNDEZ GUTIÉRREZ << VENENO >> (1923 - 1952)

Solo para efectos ilustrativos

Collage titulado “Picadores”

Obra del destacado pintor español Juan Antonio Álvarez Pérez

Refiere el ilustre y extinto cronista, don Ángel Villatoro, en su libro “Antología Taurina Mexicana, que << Jesús Fernández (Veneno), fue un infortunado picador de toros, natural del Distrito Federal (Capital de México), donde nació el 9 de marzo de 1923. En 1952 puso voluntariamente fin a su vida. Padecía trastornos nerviosos. Buen varilarguero, perteneció siempre a cuadrillas de espadas nombrados desde que se hizo profesional en 1943. En Monterrey, Estado de Nuevo León (en México), en 1947, sufrió una caída, y, ya en la arena, lo pisoteó el toro, principalmente en la cabeza, sobreviniéndole grave congestión cerebral que le tuvo privado de la vista durante mucho tiempo. >>

 

En un libro escrito por don Rafael Aviña de nombre: “David Silva: Un campeón de mil rostros” y publicado en 2007 por la Universidad Nacional Autónoma de México, relata que la noticia de que el joven picador , Jesús Fernández Gutiérrez “Veneno” se había pegado  un tiro en la sien derecha con una pistola calibre 38 especial y había dejado un breve recado póstumo, explicando que no se culpara a nadie de su muerte, causó honda impresión en el afamado actor mexicano David Silva, dado que le había visto actuar en varias ocasiones en la Plaza México, en razón de su afición taurina.

ANTONIO OSÉS ABAIGAR (1946 - 1952)

Plaza de toros de la ciudad de Estrella, Navarra, España

Un hecho trágico sucedió en la charlotada celebrada el 4 de agosto de 1952, en la plaza de toros de la ciudad de Estrella, Navarra, España, cuando un torero entró a matar y dejó clavada la punta de la espada en la cruz de la res. Entonces el animal cabeceó, y la espada salió disparada hiriendo mortalmente a Antonio Osés Abaigar, niño de seis años (en la fotografía superior está señalado con un círculo), vecino de Noveleta, que desde el graderío de sombra presenciaba junto con su familia el espectáculo.

 

Fuente: Foto y Crónica de Javier Hermoso de Mendoza.

http://www.sasua.net/estella/articulo.asp?f=toros

JOSÉ DOMÍNGUEZ OREA (XXXX - 1952)

Solo para efectos ilustrativos
Iglesia Arciprestal de Santa María en Sagunto, España (1334)

El 13 de noviembre de 2014, recibí un correo electrónico del historiador taurino mexicano, D. Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog taurino en Internet: "Toreros Mexicanos", donde me adjunta la digitalización del Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", número 425, del 14 de agosto de 1952, y donde en su página 24, sección: "Por los ruedos del Mundo", informan con tristeza que en el poblado "El Puerto" de Sagunto, Valencia, España, con motivo de las fiestas en honor de su Patrona, Nuestra Señora de Begoña, se organizó un espectáculo cómico-taurino, entre otros festejos. Momentos antes de comenzar, y sin que se sepan las causas, uno de los palcos de la provisional plaza construida se derrumbó. En el accidente pereció el niño José Domínguez Orea, vecino de El Puerto, y resultaron con fractura de la base del cráneo Antonio Marín Mila, de veintiséis años, también de la citada localidad, y con ligeras contusiones y erosiones un buen número de vecinos. Los heridos fueron trasladados al sanatorio de Altos Hornos, donde quedaron hospitalizados. Las autoridades locales decidieron suspender todos los festejos anunciados en señal de duelo.

CIPRIANO DANATO (XXXX - 1952)

Plaza de toros de Cartagena, Murcia, España

El 13 de noviembre de 2014, recibí una amable misiva del historiador taurino mexicano, D. Rafael Gómez Lozano, propietario del Blog taurino en Internet: "Toreros Mexicanos", donde me hace llegar la digitalización del Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", número 428, del 4 de septiembre de 1952, y donde en su página 23, sección: "Por los ruedos del Mundo", informan con congoja, que en la Plaza de Cartagena (Murcia, España) se celebró el pasado domingo una novillada con reses de Enrique García Serna. Antes de empezar el espectáculo, el espectador Cipriano Danato se sintió repentinamente enfermo. Fue asistido de primera intención en la enfermería, y cuando era trasladado a su domicilio falleció. Luis Redondo, pitos y palmas en el primero y pitos en el cuarto y en el sexto. Galera, palmas en el segundo y vuelta en el sexto. El venezolano León Rivero cumplió en el tercero y fue cogido y sufrió una contusión en la región cervical por el sexto.

RICARDO TORRES (1914 - 1953)

Foto cortesía de don Rafael Gómez (Dientefino)
http://torerosmexicanos.blogspot.com

Ricardo Torres, matador de toros azteca que murió en accidente carretero el 4 de agosto de 1953 en Méjico. (Fuente: Hemeroteca del Diario ABC de Madrid del 9 de noviembre de 1976).

Refiere el eminente cronista taurino, don Abel Muriño Adame, en su brillante página de Internet, “Historia del Torero”, que el lidiador Ricardo Torres << nació en Jasso, estado de Hidalgo (Méjico), el 14 de agosto de 1914. Vino a España en 1934 y se presentó en Madrid como novillero el día 15 de abril, para matar reses de Clairac, con Miguel Palomino y su compatriota Lorenzo Garza. Hasta que el día 7 de junio siguiente le cogió e hirió gravemente en la misma plaza el toro “Jabato”, de Coquilla, su labor fue muy notable; pero luego, el recuerdo de aquel percance le hizo retroceder. Ya no tenía tanto lucimiento lo que ejecutaba. ¡Se ha repetido tanto el mismo caso!... No obstante, se determinó a tomar la alternativa, la cual le otorgó Marcial Lalanda en Barcelona el 16 de septiembre del mismo año al cederle un toro de don Julián Fernández, en cuya corrida fue Antonio Posada sugundo matador. Después del ascenso, toreó en aquel año tres corridas más. Hizo la siguiente campaña invernal en Méjico; al volver aquí en 1935 no toreó más que siete corridas, una de ellas la del 12 de abril en Madrid para que “Valencia II” le confirmara la alternativa con toros de Pallarés en presencia de José Amorós y Pepe Gallardo; la guerra de España le hizo trasladarse a América; el Perú, Venezuela, Colombia y, finalmente, Méjico le vieron torear de 1936 a 1938; renunció a la alternativa, sin mejorar por eso su fortuna; la volvió a tomar en la metrópoli de su país el 10 de diciembre de 1939 de manos de José Ortiz; pero ya no tenía nada que hacer. En el despeñadero de la adversidad, no paró hasta que encontró la muerte en un accidente de automóvil con fecha 4 de agosto de 1953. "


Cortesía del historiógrafo taurino José Antonio Román Romero
http://gestauro.blogspot.mx/

En las efemérides taurinas del 3 de agosto de la acreditada página de Internet, "Suerte Matador", del distinguido historiador, don Adiel Armando Bolio, refiere que en 1953 muere en México Distrito Federal el matador de toros Ricardo Torres, a consecuencia del accidente automovilístico que sufrió cinco días antes, cuando viajaba de Matamoros a Ciudad Victoria, Tamaulipas, México.

En las efemérides taurinas del afamado historiógrafo y escritor, Luis Ruiz Quiroz, que publican en la página "Campo Bravo-México" de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), refiere que: El 29 de julio de 1953, Ricardo Torres sufre gravísimo accidente de carretera en el estado de Tamaulipas del que moriría días después.

Refiere "don Víctor", el cronista madrileño coetáneo que mantiene en la Red el Blog taurino "A los Toros", que el 4 de agosto de 1953 falleció el diestro mejicano Ricardo Torres a consecuencia del accidente de automóvil que sufrió en la carretera de Matamoros a Ciudad Victoria, Tamaulipas, México. Nació el 14 de agosto de 1914 en Jasso, estado de Hidalgo. Se presentó en Madrid como novillero el día 15 de abril de 1934 junto a Miguel Palomino y Lorenzo Garza. Tomó la alternativa en Barcelona de manos de Marcial Lalanda el 16 de septiembre del mismo año, se lidiaron toros de Julián Fernández y Antonio Posada actuó de testigo. El 12 de abril de 1935 Victoriano Roger (Valencia II) se la confirmó en Madrid con toros de Pallarés, en presencia de José Amorós y Pepe Gallardo. Renunció a la alternativa y viendo lo poco que toreaba en el escalafón inferior la volvió a tomar en México el 10 de diciembre de 1939, José Ortiz le cedió el toro "Relicario" de la ganadería de Lorenzo Garza con Paco Gorráez como testigo.

JUAN ANTONIO GÓMEZ CALVO (1913 - 1953)

"El Ruedo" - Semanario gráfico de los toros, Número 485, del 8 de octubre de 1953
Cortesía del historiador D. Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

Banderillero del que sólo contamos con la referencia de su trágica muerte acaecida en la Plaza de Toro de Logroño, en la que un toro de don Arturo Sánchez de Cobaleda le infringió una  mortal cornada en el vientre la tarde del 21 de septiembre de 1953, cuando alternaba con José Ordóñez y contaba 40 años de edad. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra “Víctimas del Toreo”).

Para mayor abundamiento sobre el personaje de la Fiesta, don Juan José de Bonifaz Ybarra, en su obra “Víctimas de la Fiesta”, refiere en adición que, " había figurado en cuadrillas tan importantes como la de Francisco Martín Caro (Curro Caro) , Julio Aparicio y Antonio Ordóñez el madrileño Juan Antonio Gómez Calvo, cuando al hacerlo en la de José Ordóñez, el 21 de septiembre de 1953, en el coso de Logroño, es corneado gravemente en el vientre por un astado de la vacada de Arturo Sánchez y Sánchez. Tras una transfusión de sangre se le conduce al Sanatorio de Toreros, en Madrid, donde fallecería el siguiente 4 de octubre de 1953. "

El 4 de septiembre de 2014 recibí una amable carta del historiógrafo taurino Rafael Gómez Lozano, quien mantiene en la Red el Blog taurino "Toreros Mexicanos", donde me allega la digitalización de la revista "El Ruedo" - Semanario gráfico de los toros, Número 485, del 8 de octubre de 1953, donde refiere D. Francisco Narbona que: La capilla del Sanatorio de Toreros se ha convertido en un jardín. Coronas de flores, con lazos negros y sentidas dedicatorias, rodean el féretro donde yace sin vida el infortunado Juan Antonio Gómez. Un sacerdote está rezando cuando e1 periodista se asoma. Parientes y amigos del banderillero muerto hacen su guardia postrera. Apenas suena el leve rumor de la oración, dicha sin voz, del llanto contenido a duras penas...; Al fin, alguien avisa: "Ya es la hora." Sobre el cadáver de Juan Antonio caen las últimas flores. El féretro queda cerrado y, a hombros de varios amigos, sale por la galería hacia el jardín que preside la estatua de Ricardo Torres, "Bombita. Una multitud silenciosa aguarda fuera. . Poco después la comitiva se pone en marcha hacia el cementerio de la Almudena, donde el pobre Juan Antonio va a recibir cristiana sepultura. Entre la muchedumbre van muchos toreros y aficionados. Los "Cagancho", Julio Aparicio, César Girón, "Jumillano", Jaime Malaver, Pepe Dominguín, Dámaso Gómez, Paquito Muñoz, Manolo Cano, Antonio y Curro Caro..., y Manolo Morán, Fernando Gago, Pardal, Escanciano, Juan de Lucas, el crítico de Radio Nacional Antonio García Ramos, Capdevila, " Tilu". Las coronas casi o cultan el coche en que van. Las hay del Sindicato Nacional del Espectáculo, de la Asociación y del Montepío, de los hermanos Ordóñez (íntimos del torero muerto, pero ausentes hoy, por tener que torear en Colmenar), de César Girón, de Gago y de Pardal, de Curro Caro... En la presidencia del duelo van, con los hermanos del finado, Vicente Pastor y el jefe nacional del Sindicato del Espectáculo. La multitud camina por la calle Bocángel, hacia Alcalá. Antes de llegar a la populosa vía se organiza el desfile de cuantos han acudido al entierro ante la familia doliente. Después, el coche funerario, seguido de numerosos vehículos, emprende el camino del cementerio. Queda a la izquierda el redondel de las Ventas, hoy en silencio, sin bulla; con unos carteles medio arrancados....

Al margen de la Fiesta de toros, donde -su pundonor y habilidad se imponían, Juan Antonio Gómez Calvo era un muchacho excelente. De familia acomodada -tienen un comercio en la calle de Torrijos-, comenzó estudios que no terminó. Pudo más su afición. Pero nunca tuvo ambiciones excesivas. No quiso ser matador. Se conformó con el oficio de banderillero. En sus principios fue con Julio Aparicio. Después estuvo con Antonio Ordóñez. Esta temporada, al abandonar Checa la cuadrilla de Pepe Ordóñez, oc upó su puesto. Pero, al margen del riesgo de los toros, Juan Antonio era un muchacho refinado, amable, con extraordinaria afición al dibujo. ("Tilu" me dice, cuando vamos camino del cementerio, que conserva algunos dibujos de Juan Antonio. "Un día -cuenta "Tilu"- me dijo en broma que era capaz de hacerlo mejor que yo,... Y, en efecto, trazó unos diseños con motivos taurinos muy acertados.") Tenía Juan Antonio treinta y nueve años. Y era ésta la primera vez que sufría una cogida de importancia. En tantos años de profesión los toros le habían respetado.

La cogida que ocasionó la muerte de Juan Antonio tuvo por escenario la Plaza de Logroño. Fue el 21 de septiembre. Ese día toreaba el desgraciado subalterno a las órdenes de Pepe Ordóñez, benjamín de la dinastía creada por "E1Niño de la Palma". El cartel lo formaban, además del aludido diestro "Chicuelo II" y Antonio León. Los novillos pertenecían a la ganadería salmantina de don Arturo Sánchez y Sánchez, de Pedrecillo de los Aires. Esta ganadería, en la que se mezclan sangre de las vacadas de Trespalacios, de Cunha, de Mihura, de Infante da Cámara..., fue adquirida por D. Mati as Sánchez Cobaleda, que a su vez la cedió a su hijo al morir. El desgraciado percance ocurrió durante la lidia del segundo novillo .Juan Antonio Gómez resultó cogido al banderillear. Aunque el accidente fue muy aparatoso, nadie creyó, al ver que el diestro ganaba la enfermería por su pie, que la herida fuera de tanta gravedad. Sin embargo, dos semanas después moría en e1 Sanatorio de Toreros a consecuencia de la cornada. El parte facultativo dado en la enfermería de la Plaza Logroñesa acusó ya la extrema gravedad del herido. Juan Antonio tenía una herida penetrante en la región lumbar izquierda, con dos trayectorias, una ascendente, hacia la fosa renal, que interesaba masas musculares y aponeuróticas, y otra hacia atrás y adentro, que afectaba planos musculares aponeuróticos, con fractura conminuta del hueso Ilíaco y adherencias de grasa retroperitoneal. En la misma enfermería, y posteriormente en la clínica de "Santa Cruz, de Logroño, le fueron practicadas dos intervenciones quirúrgicas y una transfusión de sangre, y como se viera que el herido, experimentaba cierta mejoría, se dispuso su traslado al Sanatorio de Toreros, de Madrid. El sábado 26 ingresó Juan Antonio en dicha clínica, quedando al cuidado del doctor don Enrique Castillo, segundo médico de la enfermería de la Plaza madrileña, el cual apenas se hizo cargo del herido se vio precisado a practicar con toda urgencia una nueva transfusión de sangre. Durante los días que siguieron, tanto el doctor Giménez Guinea como el doctor Castillo lucharo n denodadamente, con todos los recursos de la ciencia, para salvar la vida del infortunado banderillero. Pero las complicaciones surgían a cada momento y el estado de Juan Antonio se fue agravando por horas. Cada vez más postrado, dándose perfectamente cuenta del triste final que le aguardaba, solicitó Los Santos Sacramentos, que le fueron administrados el miércoles día 30. Pareció entonces más tranquilo y hasta experimentó una ligera mejoría, que hizo concebir a los médicos, cierta esperanza. Sin embargo, un inesperado colapso periférico cortó, al mediodía del domingo, la vida del banderillero.

La suerte de cada uno es cosa que viene de allá arriba. . . Pepe Iglesias, torero un día, banderillero hoy, fue testigo de la mortal cogida de Juan Antonio. Él es quien me cuenta interesantes pormenores de la misma. Y resume así: La suerte de cada uno es cosa que viene de allá arriba.... El pobre Juan Antonio jamás pensó que fuera éste su final. Confiaba en su buen oficio. Más de una vez me dijo: "Los toros no cogen más que a los torpes...," — ¿C ó m o fue el percance? — Fue al banderillear al segundo novillo de la tarde. El bicho era bueno, pero después de picado cambió. Se puso mal. Adelantó por el lado izquierdo. Juan Antonio fue a colocar un par en la misma raya del picador. Quiso pasar en falso, y apuradamente colocó una banderilla. Fue entonces cuando el bicho le prendió. Se vio claro que el cuerno se hundía a la altura del riñón izquierdo. Después el bicho se ensañó con él. Yo creo que la herida grave se la produjo en aquel contundente derrote primero. Juan Antonio, cuando le hicieron el quite, se levantó y, sujetándose el brazo, con frecuencia sufría la luxación del hombro derecho, pasó, ayudado por "Remache", a la enfermería. Nadie podía pensar que iba herido de muerte. Cuando al finalizar la lidia, del cuarto toro fui a verle con "Chicuelo II", le estaban operando. Me extrañó que los médicos anduvieran explorándole, bisturí en mano, el vientre; pero, por lo visto, la herida era tan profunda que hacía necesaria tal intervención, — ¿No le vio más? —Sí. Cuando terminó la corrida me fui a la clínica de Santa Cruz, donde había sido hospitalizado el pobre. Hasta las once de la noche no volvió en sí. Yo estaba a su lado cuando, pasado el efecto de la anestesia, pronunció las primeras palabras. Se le notaba decaidísimo como si temiera el trágico desenlace de quince días después. Al día siguiente, a las seis de la mañana, antes de abandonar Logroño, acudí nuevo a la clínica para interesarme por él. Ya no le vería más.


"El Ruedo" - Semanario gráfico de los toros, Número 485, del 8 de octubre de 1953
Cortesía del historiador D. Rafael Gómez Lozano
http://torerosmexicanos.blogspot.mx/

AURELIO PUCHOL ALDÁS "MORENITO DE VALENCIA" (1914 - 1953)

Foto cortesía del Sitio Taurino de Dale Pierce Who´s Who

Matador de toros  nacido en Aldaya (Valencia) el 26 de marzo de 1914,  que se presenta como novillero en Madrid el 27 de agosto de 1939 junto con Cecilio Barral, y Luis Mata, frente a novillos de la ganadería de Mora Figueroa. Toma la alternativa en Valencia (España) el 27 de julio de 1941 de manos de Juan Belmonte Campoy  y atestiguando Manuel Martín Vázquez, frente a los toros de la ganadería José de la Cova. En algún momento de su andadura por los ruedos llegó a  tener cierto cartel en Barcelona. Se considera que era un torero muy valiente y completo, pero que faltó personalidad para llegar a ser figura. Después de la alternativa, la dificultad en la búsqueda de contratos en España le llevó a probar suerte en América Latina, viajando hacia aquellas latitudes,  en varias ocasiones. Torero de mucho oficio y largo repertorio, fue gravemente herido en la Plaza de Guayaquil (Ecuador) el 9 de octubre de 1953 (otros cronistas, como Juan José de Bonifaz y d. Juan José Zaldívar Ortega, refieren que fue el día 11 de octubre),  al recibir una cornada en el estómago de un toro de nombre “Cique” de la ganadería de d. Lorenzo Tous, cuando el diestro de rodillas, toreaba de muleta. Relatan las crónicas de la época que un numeroso grupo de nativos que presenciaba la corrida al enterarse de la gravedad de la cogida (puesto que la profunda cornada en el vientre le produjo la salida del paquete intestinal) irrumpieron en aplausos pues creían que la muerte del espada era señal de buena suerte para los espectadores.  Murió el día 11 de octubre de 1953,  por la gravedad de sus heridas. Los restos del malogrado torero descansan en el cementerio de Montjuïc.

Don Juan José de Bonifaz, el ilustre cronista español, refiere de la trágica singladura taurina de este personaje de la fiesta,  que << Aurelio Puchol Aldás (Morenito de Valencia), valenciano de Aldaya, que en algún momento llegó a tener cierto cartel en Barcelona, ciudad en la que residía, marchó a Hispanoamérica en varias ocasiones en busca de contrato, de difícil logro en su patria. El 11 de octubre de 1953 torea en Guayaquil (Ecuador), donde un astado de la ganadería de Lorenzo Tous le propinó una profunda cornada en el vientre, con salida del paquete intestinal, cuando el diestro, de rodillas, toreaba de muleta. Muy poco más tarde expiraba  el espada en la clínica donde urgentemente fue llevado. "


Aurelio Puchol "Morenito de Valencia"
Cortesía de
don Rafael González Zubieta "El Zubi"

Refiere don Rafael González Zubieta "El Zubi", en su visitado Blog Taurino en la Internet: Larga Cordobesa, que: Aurelio Puchol "Morenito de Valencia", fue un matador de toros nacido en Aldaya (Valencia) el 26 de marzo de 1914. Murió con 39 años toreando en Guayaquil (Ecuador), cuando un toro de la ganadería de Lorenzo Tous le propinó una fortísima cornada en el vientre un 11 de octubre de 1953. Aurelio Puchol se formó como novillero toreando en las plazas de la zona de Levante y Cataluña en las que tenía cierto prestigio. Se presenta en Madrid como novillero en agosto de 1939 junto a Cecilio Barral y Luis Mata, aunque antes en Marsella el 25 de octubre de 1936, hizo la pantomima de tomar una falsa alternativa de manos de El Estudiante. Su mejor temporada fue sin lugar a dudas la de 1940, lo que le empujo para decidirse a tomar la alternativa en serio pronto, cosa que hizo en Valencia un 21 de julio de 1941, de la mano de Juan Belmonte Campoy, actuando de testigo Manuel Martín Vázquez, con ganado de Vicente Charro. En 1943 participa en 17 corridas de toros, el año que más actuaciones sumó pues desde ahí su carrera fue descendiendo como un rayo, hasta tal punto que tres años más tarde torea sólo en tres ocasiones. Mal viviendo pasa en España cinco años más, entrenándose durante los inviernos en ganaderías salmantinas, en Matilla de los Caños, hasta que decide marcharse a probar suerte en América. En estos años además tuvo graves percances en los pocos espectáculos taurinos en los que tomó parte, como el ocurrido en Vinaroz en 1942 en que un toro le metió el cuerno por la axila derecha o la cornada recibida en Valencia (Venezuela) en 1949 que le atravesó el muslo. En 1948 el infortunado "Morenito de Valencia" decide irse a América a buscar lo que precisamente su patria le niega: contratos para torear, y lo que son las cosas, ya no volvería más a su tierra pues allí se dejó la vida. Pasa unos años en Colombia y Venezuela toreando con cierto éxito. El 11 de octubre de 1953 lo contratan para torear en la Plaza de Toros de Guayaquil (Ecuador) con ganado de don Lorenzo Tous, y en el segundo de su lote, cuando toreaba de muleta, quiso adornarse dando un pase de rodilla, con tan mala fortuna que el toro le dio una cornada seca en el vientre espectacular con salida de los intestinos. Una cornada tan fea que él público de la plaza quedó muy impresionado, y aunque no se suspendió el festejo, los tendidos comenzaron a quedarse vacíos. La cogida fue tan grave que Aurelio Puchol murió a los pocos minutos de llegar a la clínica donde fue conducido a la carrera desde la Plaza de Toros. Aurelio Puchol "Morenito de Valencia" fue lo que se dice un torero del montón, currante y peleón, que tenía oficio y facilidad para torear pero estaba falto de arte y de esa chispa comunicativa que todos los toreros deben de tener para emocionar al público con sus faenas. Además cometió el grave error de no tomar la alternativa en la Plaza de Madrid, cuestión esta que le cerró mucho las puertas del éxito y le perjudicó de manera evidente en su carrera. Para definir en pocas palabras el estilo de este desafortunado torero, se podría decir que su toreo era vulgar aunque ejecutado con conocimientos y buen sentido, lo que hacia que el resultado fuera poco brillante.

CARLOS SEPTIÉN GARCÍA " TÍO CARLOS " (1915 - 1953)

Carlos Septién García “Tío Carlos”

Cortesía de don Xavier Gonzáles Fisher

http://laaldeadetauro.blogspot.com

El abogado, político y periodista queretano, Carlos Septién García, más conocido por su alias de “El Tío Carlos”, también firmó en lo taurino como “Don Pedro” y “El Quinto”.  Don Carlos, cubre con su narrativa los acontecimientos taurinos de una etapa que resulta importante para la comprensión del devenir actual de la Fiesta en México, pues entre 1941 y el año de su defunción, tuvo la ocasión de presentar a la afición mexicana una visión más o menos ecuánime – su preferencia por Silverio y por Arruza trascienden a su obra – y desinteresada, de lo que sucedía en las plazas de toros de la Ciudad de México, las principales de esta República. Para alguno o algunos “El Tío Carlos” fue el mejor cronista taurino que ha dado México. (Crónica de don Xavier González Fisher)

 

El 19 de octubre de 1953, fallece en accidente aéreo, al ser invitado dentro de la comitiva periodística que cubriría la inauguración de la Presa Falcón, y el encuentro de los presidentes Eisenhower y Ruiz Cortines. El avión de PEMEX en el que viajaba  junto con el reportero Carlos Violante, también del periódico “El Universal”, y miembros de la Orquesta Sinfónica de México, y que había despegado de Monterrey,  se estrelló contra la sierra de Mamulique. Pocos años antes había dirigido la Escuela de Periodismo, entonces iniciativa de la Acción Católica Mexicana, que ahora, laica y abierta, lleva su nombre. (Fuente: Diario REFORMA) 

ESPONTÁNEO MUERTO EN MEDELLÍN (XXXX - 1953)

Plaza de toros "La Macarena" en
Medellín, Colombia
Fue abierta en 1945
Cortesía de SajoR (2007)

En el Semanario Gráfico de los Toros "El Ruedo", No 452, del 19 de febrero de 1953, Sección "Por Los Ruedos del Mundo", informaron de un espontáneo muerto en Medellín, Colombia.- Fue mala la corrida que en el ruedo colombiano de Medellín despacharon Julián e Isidro Marín con Ángel Luis Bienvenida con ganado sin casta ni trapío, de tal forma que no se le pudo ni lidiar, ni sustituir por ganado bravo, hasta el punto de que Bienvenida vio cómo uno de sus loros era devuelto al corral, sin habérsele podido ni picar. Dos espontáneos resultaron heridos. Uno de ellos recibió tan tremenda cornada en el vientre que falleció en el hospital. Dos de los toros tuvieron que ser fogueados.
Fuente:
https://bibliotecadigital.jcyl.es/es/catalogo_imagenes/imagen.cmd?path=10062546&posicion=1®istrardownload=1

PEDRO GOTILLA "PEDRO ROMERO " (XXXX - 1954)

Solo para efectos ilustrativos

Fuerte de San Juan en Marsella

Cortesía de Ma. José Rubín

Matador de novillos, que resultó gravemente herido en el vientre en una corrida celebrada en el Palacio de Deporte de Marsella el 3 de enero de 1954, alternando con los espadas Domingo Tormo y Jeromie Clavel. (Fuente: Crónica de don Juan José de Bonifaz Ybarra, de su obra “Víctimas de la Fiesta”.)

HÉCTOR SAUCEDO GALINDO (1928 - 1954)

Héctor Saucedo en la Plaza de Toros "Armillita" de Saltillo Coah.
23 de marzo de 1952
Cortesía del Ing. Manuel Gómez Ramírez

Matador de toros mexicano, nacido en Ramos de Arizpe, estado de Coahuila (México),  en 1928. Tomó la alternativa el 27 de noviembre de 1949, en la ciudad de Monterrey, estado de Nuevo León (México), al cederle Fermín Rivera el toro primero del hierro de Golondrinas que se lidió aquella tarde, en presencia de Ricardo Torres. Falleció, víctima de un accidente de aviación, el 25 de marzo de 1954.
Fuente: Crónica de don Abel Murillo Adame/ http://.historiadeltorero.com

Foto Cortesía de
Ing. Manuel Gómez Ramírez

Refiere el extinto cronista, don Ángel Villatoro, en su "Antología Taurina Mexicana", que << Héctor Saucedo, tiene en 1952 su época de mayor apogeo. Tales son sus triunfos por los estados, que la empresa de la capital le ofrece contratos, que él rechaza. Toma la alternativa en el interior, sin confirmarla en el Distrito Federal. Era valeroso y artista y, en lo personal, muy extraño en su comportamiento. A veces se dejaba la barba como un ermitaño. Muchas tardes salía a torear sin el añadido y con medias de un color rosa muy subido. Mataba con decisión y era muy artista con el capote. Era simpático, aunque a veces caía en extrañas ausencias. Murió en Monterrey a consecuencia de un accidente de aviación, cuando se dirigía a dicha ciudad para tomar parte en una corrida. >>

El miércoles 26 de enero de 2011, el prestigiado Diario de Coahuila publicó una editorial del cronista Miguel Ángel Tovar titulada "Un Torero con Historia", anotando que Héctor Saucedo Galindo tomó la alternativa como matador en el Coliseo de Monterrey, la tarde del 27 de noviembre de 1949, acompañado por el padrino Fermín Rivera y de testigo Ricardo Torres, para lidiar al toro "Muñeco", número 44 de la ganadería Golondrinas. Murió en un accidente de aviación el 25 de marzo de 1954 al regresar de Nogales, Sonora. Se le recuerda sobre todo con mayor insistencia en estas fechas, pues se aproxima el LVII aniversario luctuoso. Baldemar Saucedo Galindo, hermano de Héctor, menciona que fue un torero completo. "Ponía banderillas y sabía ser variado con el capote y la muleta. Realizaba el toreo con esencia, con base en temple, mando y mucha valentía", refirió. "Su época de novillero la hizo de 1946 a 1949 y actuó como matador de toros de 1949 a 1954. Así, pues la familia vivió intensamente la fiesta durante 9 años."Baldemar con mente fotográfica dice que el cerro denominado "La Pandura del Oso", ubicado muy cerca del antiguo aeropuerto de Monterrey, fue en donde ocurrió el accidente. "Yo fui el primer civil que llegó al sitio del accidente, ya estaba ahí la Cruz Roja y el Ejército. A la una de la mañana nos avisaron en la casa de Monterrey, unas personas preguntaron por Armando el apoderado de Héctor y dijeron que el avión no aparecía. Llegamos al aeropuerto y nos encontramos con Boby Arreola y Francisco Villarreal, se comentó que en la torre central del aeropuerto se le avisó al piloto que diera una vuelta, mientras salía uno de Mexicana de Aviación y en el intento de retomar la pista vino la tragedia", añadió. "Desde abajo del cerro nos dimos cuenta que no era fácil llegar al lugar en donde estaba el avión, sin embargo llegué junto con mi hermano Román y 2 periodistas. Aproximadamente a la distancia de 2 kilómetros vi que el avión estaba humeando, me acerqué corriendo y el primer cuerpo que vi boca arriba era el de Héctor, de la cintura para abajo estaba quemado. Al llegar horas después un helicóptero al bajar ocasionó fuertes vientos y las piernas de Héctor y un brazo se volaron, así pues por ese motivo fue sepultado medio cuerpo con un brazo. Hice una oración y me regresé para empezar a bajar, no dije nada a mi hermano Román, pues se trataba de un momento muy difícil. De pronto éste se fue a Monterrey y yo tuve que empezar a buscar cómo llegar a casa, al hacerlo me encontré con una multitud en las calles de Allende y Juárez. La afición, familiares y amigos querían enterarse."Baldemar comentó que Héctor nació en el centro de la ciudad. Calle Ramos Arizpe y Mina. "Mi padre ahí tuvo una tienda de abarrotes. Finalmente, Baldemar explicó que para él ha sido muy grato haber formado una peña taurina y estructurar un museo en honor de su hermano. La fiesta brava forma parte importante de su vida, ha sido presidente del patronato de la Plaza Fermín Espinosa "Armillita", ganadero y empresario.
¿Quién fue?...
Héctor Saucedo Galindo
Fecha de nacimiento: 26 de junio de 1927.
Lugar de nacimiento: Saltillo, Coahuila.
Alternativa: 27 de noviembre de 1949.
Padres: Román Saucedo Aguirre y María Luisa Galindo de Saucedo.
Hermanos: Benito, Román, José Ángel, Héctor, María Luisa, Irma, Roberto Guadalupe y Baldemar.

JOSÉ ARIAS MOYANO (XXXX - 1954)

Plaza Portátil de Arevalo, Ávila

Cortesía del sitio web: arevaloinfo.blogspot.com

Novillero principiante, nacido en Madrid, que actuaba por tentaderos y capeas celebradas por plazas de segunda y tercera categoría por tierras salmantinas y vallisoletanas. El 6 de junio de 1954, fue cogido por una res en uno de aquellos modestos festejos celebrados en la plaza portátil de Arévalo (Ávila) al intentar dar una larga cambiada de rodillas, resultando corneado en un costado y con fractura de la base del cráneo. Trasladado al domicilio de sus padres falleció poco tiempo después. (Fuente: Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra "Víctimas del Toreo").

El erudito taurino, Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere en su libro "Víctimas de la Fiesta", que " en la avilesa de Arévalo recibió heridas mortales el espada principiante José Arias Moyano, madrileño de nacimiento, el 6 de junio de 1954. La defunción tuvo lugar a su llegada a la Villa y Corte.